ObamaWORLD

martes 15 de diciembre de 2009

Por qué Obama es distinto (si lo es)

Obama me interesa. Su país me interesa. Las políticas de su gobierno me interesan. Por eso llevo estas crónicas aquí. Pero sobre todo me interesa él como político. Quiero saber si es un político distinto. El director de este periódico me decía el otro día que Obama será el primer presidente del mundo. Puede ser; ya lo haría distinto a los demás.

Pero no basta. Tiene que haber algo más que lo haga diferente. Esa es mi impresión. Obama es un gran político, sí. Pero el mundo ha tenido otros grandes políticos. Que yo haya visto en el poder, diría estos tres: Clinton, Blair y Sarkozy. Los tres ganan o ganaron elecciones con facilidad, dieron sensación de seguridad y sinceridad, convencieron a sus votantes y a parte de sus adversarios. Pienso en estos tres y Obama se les parece. Pero no es igual.

David Plouffe fue jefe de campaña de Obama. Acaba de publicar en Estados Unidos sus recuerdos de las elecciones, Audacity to win. Leo ahora el libro, no está mal. Plouffe no trabaja en la Casa Blanca, no tiene por tanto la obligación de hacerle favores a Obama, aunque seguro que le está agradecido. Al principio del libro cuenta esto: en octubre de 2006, había cierta especulación sobre si Obama sería candidato a presidente en 2008. Tenía esa semana una entrevista en la tele y se lo iban a preguntar. En enero había dicho que no. Su equipo, apenas formado, discutía cómo responder. Estaban Plouffe, David Axelrod, que aún hoy es su asesor principal, y Robert Gibbs, también hoy su portavoz. Pensaban en las respuestas típicas: “Ahora mismo estoy centrado en ayudar a los demócratas a recuperar el Congreso” (faltaban unos días para ir a las urnas) o “Aún no hemos pasado ni las elecciones de 2006, así que calmémonos un poco; ya habrá tiempo de discutir acerca de 2008”. Escribe Plouffe: “Obama escuchaba y entonces ofreció un nuevo enfoque: ‘¿Por qué no decimos simplemente la verdad?’ Que nunca había pensado en presentarme en 2008 cuando lo dije en enero, pero que ahora las cosas habían cambiado, y que me lo pensaré después de las elecciones al Congreso”.

Sigue Plouffe: “Esta respuesta puede parecer irrisoria, pero los políticos siempre serpentean y niegan lo obvio en esas entrevistas. Su instinto de dejarse de historias y decir lo que pensaba era refrescante”. Los políticos serpentean. Obama no. Me parece un argumento válido. Ocurre a menudo que vemos un político y no le damos importancia: ya sabemos qué dirá; los políticos no suelen sorprender. Con Obama esto ocurre menos. Incluso hay quien dice que de él se puede aprender. Esta será una de las tesis que intentaré comprobar con más hechos que los de Plouffe o mi simple impresión. Yo creo que Obama serpentea poco y que eso puede hacerle distinto. Si me equivoco, lo pondré aquí.

*

Hay sin embargo otra cosa que lo asemeja a otros políticos. Para ser político, hay que creérselo. Me decía un día Lorenzo Gomis, maestro de tantos periodistas: “Ni tú ni yo seremos nunca políticos”. Lo decía sobre todo por él. La modestia no es virtud política. Una cierta arrogancia es necesaria. El mérito es controlarla.

En su libro Plouffe escribe que Axelrod dice a menudo que Obama es “una de las personas más listas que ha conocido -quizá la que más”. Obama lo sabe. Plouffe le decía un día al principio que tenía que delegar aspectos de su campaña: “Tu personal seguro que se equivocará. Pero uno de los recursos más caros en una campaña es el tiempo. El tiempo del candidato. Tu tiempo. Tienes que ser el candidato. No el jefe de campaña, el organizador o el chófer”. Lo mejor es la respuesta de Obama: “Lo entiendo intelectualmente, pero esto es mi vida y mi carrera. Y creo que podría hacer cada trabajo de la campaña mejor que la gente a quien contrataré para hacerlo”.

La revista Politico publicó hace unos días las siete noticias que Obama no querría oír. Una, está claro, es esta: “Está enamorado de sí mismo”. No es sorprendente. Su inteligencia deberá superar su ego. Más allá de sus decisiones, la vanidad podría hacer fracasar su presidencia. En una entrevista de Navidad con Oprah Winfrey, Obama se ha dado un notable alto. Sus méritos son casi los mismos que yo daba aquí cuando hablaba de narrativas. Ya dije que no servían, que una cosa es aprobar una ley y la otra que funcione. Un político debe tener que decir estas cosas. Rozaría ya el serpenteo, pero Obama no miente. Sus méritos los repite en este artículo un diplomático europeo.

En suma, algunos buenos políticos serpentean. Otros que parecen no serpentear tanto -George W. Bush-, son menos avispados. Me parece increíble esta charla entre Ben Bernanke, Hank Paulson y George W. Bush en septiembre de 2008, en plena crisis de AIG. Paulson y Bernanke le cuentan a Bush que AIG está a punto de hundirse.

No pueden dejar que quiebre, le dicen. Bush no lo entiende, pero lo acepta y dice: “A veces uno tiene que tomar decisiones duras. Si creéis que hay que hacer eso, tenéis mi bendición”. Y cuando se levantaba para irse: “Pero algún día tendréis que contarme cómo acabamos con un sistema así. Sé que no es el momento de dejar que desaparezcan estas instituciones pero seguro que hacemos algo mal si sólo tenemos esta elección miserable”. Es verdad que a Bush le quedaban tres meses de mandato real, pero el desinterés es exagerado y, diría, impropio de un presidente.

No creo que Obama lleve las cosas con esta lejanía. Para mí, Obama está en el filo entre el serpenteo de Clinton y la falta de preparación de Bush. Si aguanta el equilibrio, será un político distinto. Ya será mucho y lo recordaremos por su Nobel, discursos y libros. Pero seguro que él quiere más y ser un presidente distinto -incluso el primer presidente del mundo. Para eso, tendrá además que acertar y tener suerte.

Etiquetas: , , , , , ,

Comentarios Un comentario

Comentarios

  • 06.05.2016 Bette

    That’s an apt answer to an innttesrieg question

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia
Fatal error: Uncaught wfWAFStorageFileException: Unable to verify temporary file contents for atomic writing. in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php:47 Stack trace: #0 /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php(650): wfWAFStorageFile::atomicFilePutContents('/usr/home/obama...', 'saveConfig('livewaf') #2 {main} thrown in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php on line 47