ObamaWORLD

viernes 15 de enero de 2010

Esto es América (I)

Hoy empiezo una pequeña serie: hablaré de Estados Unidos y de cómo son los americanos. Yo ya estoy contento con ser un español, como me han dicho esta mañana, un poco italiano e inglés, pero Estados Unidos me gusta y me siento cómodo allí. No es un país ideal, pero tiene muchas cosas fascinantes. Para entender a Obama y sus antecesores, hay que saber al menos seis cosas. Hoy pongo la primera. Las iré repartiendo por este Obamaworld.


Es un país enorme

La penúltima vez que estuve en Estados Unidos, en el verano de 2008, cogí un coche en Portland, Maine, y fui hasta Denver, Colorado. Son 3.332 kilómetros. Entre Lisboa y Varsovia hay 3.335. En el viaje americano, la lengua es la misma, la comida es calcada, las casas se parecen y sólo cambia un poco el paisaje. En Europa, se pasa al menos por cinco países, cuatro lenguas y nada se parece mucho, ni tan sólo en el mismo país.

Los norteamericanos viven en el este -en el área que hay entre Chicago y la costa- y en California. En el medio está el fly-over country (región que se sobrevuela). La mayoría de americanos que viven en las dos costas no han estado nunca en estados como Iowa, Dakota del Sur o Montana. No hay nada, dicen. Es verdad, no hay nada, apenas vive gente, no hay nada que hacer, no hay casi ni parques naturales de fama nacional. La mayoría de indios viven aquí, las grandes plantaciones de maiz están aquí. Pero poco más. Lo de los indios es triste. Viven en reservas autónomas, donde se gestionan sus recursos. En Estados Unidos -menos en Nevada- está prohibido el juego, pero a los indios se les permite instalar casinos para que tengan una fuente fija de recursos. Allí acaban apostando ellos junto a los granjeros vecinos. El alcohol es también un problema grave. Son zonas inmensamente pobres, con casas que se caen y coches destartalados.

En mi viaje americano, poco después de Chicago, paré en Springfield, capital de Illinois. Era agosto y Obama presentaba en un mitin ante el capitolio local a su candidato a vicepresidente, Joe Biden. Allí había trabajado Obama todos sus años en el congreso estatal y allí había presentado su candidatura a principios de 2007. El mitin acabó a primera hora de la tarde. Paré a comer algo y a tomar un café en un Starbucks de Srpingfield. Sería mi último café de máquina normal hasta Denver, tres días más tarde (ese tipo de café es europeo en la América profunda y allí no hay nada europeo). A partir de aquí, parte de la civilización desaparece. Sólo quedan hamburguesas. En la frontera entre Illinois y Missouri, está el pueblo de Hannibal. Mark Twain vivió aquí e hizo correr a Huckleberry Finn. Estuve un rato en este pueblo medio vacío. Es una zona ya mucho más pobre, de población blanca.

Aquella noche paré a dormir en Chillicothe, en el centro de Missouri. Un joven negro me atiende en el hotel. Le pido un sitio para cenar. “Aquí delante”, me dice. La recepción del hotel está un poco elevada y abajo se ve una típica calle americana de tres carriles por lado. Hay un McDonald’s, un Hardees. ¿Algo más? “Un poco más arriba”, me indica. Lo más lejos que este chico había estado de Chillicothe es Florida, para ver el mar, una vez en su vida. Fue con un amigo en coche, más de treinta horas, sin parar.

Acabo en un Domino’s Pizza que llevan un par de adolescentes. Son las nueve de la noche y no hay nadie en la calle. Me acerco al centro del pueblo, que es como en el oeste: dos bancos, dos iglesias, correos. Nada más. Así es esto.

Sao Paulo, París, Pekín quedan a millones de kilómetros emocionales de Chillicothe. Ya no digo España: qué demonios les importa España a esta gente. En su vida han oído hablar de España. Siempre que menciono España por estas zonas me miran con cara de mexicano. No me parece extraño. Hasta a mí, aquí, España me parece tan lejos como Saturno. En estos países continentales -en China me pasa igual-, en el centro de la nada, a miles de kilómetros de cualquier lugar distinto, lo extranjero es extraterrestre.

Cuando digo a mis amigos de Nueva York que he estado en sitios como Chillicothe ríen. Ellos a veces parecen creer que se parecen más a mí que a sus compatriotas de Chillicothe. En Nueva York un carcamal republicano profundo les parece tan lejano como a nosotros. “En Texas sólo hay salvajes”, me dijo una mujer en la redacción de una revista en Manhattan. Eso en realidad es una ilusión. Son todos, en el fondo, americanos. Obama, por supuesto, también. Todo eso de que es un presidente europeo es una pantomima. Es más americano que John Wayne.

Aquí, en el inmenso tamaño de Estados Unidos, me quedo por hoy: los otros cinco puntos de este “Esto es América” son “Yo solo me lo guiso y me lo como”, “El Estado, lejos”, “La patria, en el corazón”, “La sociedad cuenta” y “Qué es el sueño americano, si es algo”.

*

Sigo con la agenda del día que toca de Obama. Hoy no saldrá de la Casa Blanca. Es un día económico y soso. Ayer jueves fue mucho más movido, aunque también muy económico: presentó el nuevo impuesto para los bancos y se reunió con Geithner, pero también habló de Haití y sermoneó a las cinco de la tarde a los congresistas demócratas. Así pasa Obama en cambio el viernes:

9:30am: recibe el resumen presidencial diario (lo suele recibir entre 9 y 10).

10:00am: se reúne con consejeros en el Despacho Oval.

1:45pm: recibe el resumen económico diario en la sala Roosevelt.

3:45pm: se reúne con el secretario del Tesoro Tim Geithner, de nuevo en el Despacho Oval.

Comentarios Un comentario

Comentarios

  • 16.01.2010 Hércor

    ¡Muy buena crónica, Pérez Colomé, de la América profunda! Muy bien escrita, disfruté leerla.
    Yo también sobrevolé el “corn belt” y no conozco nada de él.
    Para los argentinos, y creo que para muchos otra gente, USA se reduce a New York, California y Miami.

TRACKBACKS

  • 11.02.2010 Esto es América (2) | Obamaworld

    […] Es una herencia del espíritu de los pioneros. Si uno puede apañarse solo, si puede buscarse la vida más allá, lo hace. Siempre parece que hay nuevas oportunidades para el que las quiera. Esto tiene consecuencias en otras parcelas: el Estado tiene a la fuerza un papel menor y la sociedad civil, mayor. Lo contaré en las proximas entregas de esta serie de “Esto es América” (la primera entrega, sobre la América profunda, está aquí). […]

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia
Fatal error: Uncaught wfWAFStorageFileException: Unable to verify temporary file contents for atomic writing. in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php:47 Stack trace: #0 /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php(650): wfWAFStorageFile::atomicFilePutContents('/usr/home/obama...', 'saveConfig('livewaf') #2 {main} thrown in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php on line 47