ObamaWORLD

miércoles 20 de enero de 2010

Calma, calma

Un momento de calma. Esto es lo que ha ocurrido en Massachusetts. Uno de los dos senadores demócratas, Edward Kennedy, murió en agosto. El gobernador del estado escogió entonces a un senador interino: Paul Kirk, asesor de Kennedy. El Partido Demócrata mantenía así en el senado una mayoría justa para pasar leyes sin bloqueo republicano: 60 escaños contra 40. Ayer fueron las elecciones para sustituir a Kirk, que no se presentaba. Ganó el candidato republicano, Scott Brown. Los demócratas han perdido su mayoría. Ha sido una victoria inesperada. Massachusetts es un estado muy demócrata. Ayer todo esto era previsible y ya di los detalles, igual que las soluciones que tiene ahora los demócratas para salvar uno de sus proyectos estrella: la ley de reforma sanitaria. Aún dependen de ellos.

No me gusta elucubrar sobre por qué la gente vota lo que vota. Hay montones de elementos mezclados. Pero a veces hay que hacerlo. Voy a probar. Estas son las lecciones de Massachusetts.

Es un grito contra Obama, pero limitado. Primero las malas noticias. Obama ha perdido lustre. Pero no creo que la derrota de la candidata demócrata Coakley sea culpa sobre todo de Obama. El gobierno gasta. Hay que tomar decisiones. Toda decisión es un error en potencia. Los rivales critican como es lógico cada movimiento y, lo que es peor, algunos seguidores fieles ven que el presidente no cumplirá con lo que  esperaban. La política es una labor diaria de pasitos, no revolucionaria. Dos mandatos dan para las medidas que dan y, quizá, para un cambio de tono. Ese es el cambio que cabía esperar de Obama -aunque él lo exagerara en campaña a sabiendas. La historia juzgará.

Hay sin embargo un detalle significativo. Además de con un discurso distinto, Obama llegó a la Casa Blanca gracias al apoyo de millones de voluntarios. El Partido Demócrata tiene 13 millones de direcciones electrónicas de gente que en algún momento dio su tiempo al partido. Con todo eso se montó Organizing for America. Debía ser un ejército que ayudara en elecciones como esta. No ha sido así. Hay cierto desánimo en las filas. El gobierno de Obama no ha sabido dar poder a esa gente ni tampoco llevar a cabo sus esperanzas progresistas. No es lo mismo dirigir la Casa Blanca -con toda su responsabilidad- que una campaña. Está claro que su director de gabinete ahora, Rahm Emanuel, tiene preferencias distintas a David Plouffe, su jefe de campaña, que se fue a la empresa privada tras las elecciones. “A Emanuel no le importa nada esa lista de mails y tampoco cree que sea muy útil”, ha dicho un ex voluntario. Obama mantiene un tono similar al de la campaña, pero sus tácticas son las de la política de siempre. Era una apuesta complicada y no se ha atrevido. En días como hoy debe lamentarlo.

Ahora las buenas noticias, o menos malas. Mientras se votaba en Massachusetts la popularidad de Obama crecía gracias a su gestión del terremoto de Haití. Los vaivenes de la opinión pública dependen de cosas a veces peregrinas. Es una prueba más de que Massachusetts no es un referéndum sobre el presidente. Obama aún tiene en sus manos su futuro y la reelección. La mayoría de presidentes han gobernado con congresos dominados por el partido rival. Obama será uno más. La ola demócrata que le llevó a la Casa Blanca ha durado, de momento, sólo un año. Habrá que ver qué ocurre en las legislativas de noviembre. La elección de Scott Brown es un gran toque de atención. Entre los demócratas cundirá el pánico y olvidarán que muchos congresistas deben su escaño al empuje de Obama en noviembre de 2008 (la gente que fue a votar por Obama y no lo había hecho nunca aprovechaba y votaba también al candidato demócrata de turno). Tampoco deben olvidar que la oficina del presidente, bien utilizada, tiene un extraordinario poder. Que se lo pregunten al presidente que Obama más parece admirar: Ronald Reagan.

Es una victoria de los republicanos, claro, pero no de todos. En Massachusetts, Sarah Palin nunca ganaría. Scott Brown lo ha hecho. “No todas sus opiniones son claramente conservadoras, lo que quizá es una de las claves para entender por qué le ha ido tan bien en Massachusetts, donde la mayoría de los votantes se definen como independientes”, escriben en el Wall Street Journal. Son distintos. Brown dijo que votaría en contra de la reforma sanitaria y quiere que el matrimonio sea sólo entre un hombre y una mujer, y menos impuestos. Pero está a favor del aborto y le preocupan las emisiones de dióxido de carbono. Se ha definido en suma como un “republicano a la Scott Brown”. En su discurso de victoria, Brown no ha hablado ni una sola voz de “conservadores” y ha agradecido su elección a “la voz independiente de Massachusetts”, no la voz “republicana”. Los republicanos no deben olvidar que no tienen de momento ningún candidato entre los que ha dado un paso al frente que fuera capaz de ganar unas elecciones a Barack Obama. Por ahí, por ahora, Obama no debe sufrir mucho.

Imagen de previsualización de YouTube

Por último, el tema que debe preocupar a Obama, por encima de republicanos y demás historias: la economía. Por encima del 10 por ciento de paro, las elecciones estarán muy difíciles, sean donde sean. Tiene unos meses para mejorar las cosas.

*

El presidente hoy, lógicamente, seguirá con su agenda, lejos de los líos de Massachusetts.

9:30am: recibe junto al vicepresidente, Joe Biden, el resumen presidencial diario.

10:15am: habla y firma una directiva presidencial contra empresas que defraudan y consiguen contratos federales. “Es un acto con prensa”, dicen en Politico, “¿alguien podrá colar a gritos una pregunta sobre Massachusetts o el estado de la reforma sanitaria?”

11: 50am: se reúne con asesores.

4:05pm: habla en un acto en honor del Mes Nacional de los Mentores. Es una organización que se ocupa de conseguir que mentores adultos se ocupen de jóvenes que lo necesitan. Es una muestra más de la fuerza de la sociedad civil americana. Es lógico que la presidencia la cuide.

Comentarios Un comentario

Comentarios

  • 25.01.2010 Diego

    El problema para Obama es que, aún tomando como ciertos los hechos tal y como los expones en este post, su imagen irá atribuida a una serie de percepciones que no valoran los atenuantes. El titular es que Obama pierde y que en un año de mandato su popularidad ha descendido notablemente y, por tanto, la imagen que traslada es esa.

    Ponerse a explicar detalles es una tarea siempre ardua y poco valorada.

TRACKBACKS

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia
Fatal error: Uncaught wfWAFStorageFileException: Unable to verify temporary file contents for atomic writing. in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php:47 Stack trace: #0 /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php(650): wfWAFStorageFile::atomicFilePutContents('/usr/home/obama...', 'saveConfig('livewaf') #2 {main} thrown in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php on line 47