ObamaWORLD

lunes 15 de febrero de 2010

La invitación ya está enviada

La Casa Blanca envió el viernes la invitación para la reunión entre demócratas y republicanos sobre la reforma sanitaria. El presidente Obama ha eliminado el resto de posibilidades para aprobar la nueva ley: o recibe apoyo republicano o no pasará. La apuesta es arriesgada. La carta está firmada por el jefe de gabinete de Obama, Rahm Emanuel, y la ministra de Sanidad, Kahtleen Sebelius. Invita a los líderes del congreso y del senado y a las personas más implicadas en el debate sanitario de los dos partidos. El texto es interesante por tres cosas:

1. El chivo expiatorio. Hace unos días la mutua Anthem Blue Cross anunció que subiría la tarifa hasta un 39 por ciento a sus asegurados individuales de California (aunque estos aumentos enormes no se dan sólo en ese estado). Los norteamericanos tienen sanidad a través de su puesto de trabajo. Las empresas, al negociar planes para muchos empleados, consiguen mejores precios. Esta subida afectaría sólo a los asegurados por Anthem que van por libre: porque lo prefieren o porque no tienen trabajo.

El gobierno ha aprovechado el alza para probar la necesidad de una reforma que limite estos abusos. Sebelius escribió una carta a Anthem. La subida es 15 veces mayor que la inflación, decía. El gobierno duda de que tal subida se deba a los costes médicos, que es la explicación de Anthem. Sospechan que parte de los nuevos ingresos se usarán para sueldos, burocracia y anuncios, no para mejorar los servicios sanitarios. California ya tiene una ley que obliga a las mutuas a usar 70 centavos de cada dólar en gastos médicos. La nueva reforma federal aspira a tomar medidas similares para todo el país -y sobre todo a controlar que se cumplan.

Este asunto ha venido muy bien al gobierno. Los medios lo han seguido. Anthem incluso ha decidido retrasar el aumento del 1 de marzo a mayo. Sería la primera víctima de una reforma que aún no se ha firmado. El texto de la carta habla de Anthem al inicio.

2. El tiempo pasa. La estrategia republicana es empezar de cero. El presidente, lógicamente, no quire permitirlo. No quiere estar otro año -y electoral- con este tema sobre la mesa. Los demócratas podrían de hecho pasar sin ayuda republicana la ley. Un sistema llamado de reconciliación permitiría aprobar la reforma con sólo 51 votos en el senado. A los demócratas les sobrarían. No van a hacerlo porque les podría costar votos en noviembre y es una tactica cobarde. No suele hacerse para grandes cambios. Pero eso implica que la nueva ley pueda quedarse en la cuneta. La Casa Blanca por tanto apuesta todo o nada. Se puede quedar sin reforma.

A cambio de esta apuesta difícil, pide a los republicanos que discutan sobre lo que ya hay en la mesa, aunque pasó por el congreso y el senado sólo con votos demócratas. Los objetivos de la medida son sobre todo tres: reducir el gasto sanitario americano, que es una de las principales causas del déficit preocupante; rebajar el coste para los asegurados, que el caso de Anthem refleja, y conseguir asegurar a la mayoría de los casi cincuenta millones de personas que no tienen sanidad.

Los republicanos están de acuerdo en que hay que afrontar estos problemas. La ley ya prevé soluciones. Los republicanos dicen que tienen soluciones mejores. En una rueda de prensa inesperada la semana pasada, Obama dijo: “Estos son mis objetivos. Ahora tenemos una propuesta que cumple estos criterios y objetivos. Pero cuando estuve en Baltimore en la reunión con los congresistas republicanos, me dijeron que podían obtener estos objetivos sin costes. Yo dije, perfecto, dejádmelo ver. No tengo ningún interés en hacer algo que es más caro y más difícil de alcanzar si otro tiene un modo más fácil de hacerlo”.

Es una encerrona. Las ideas republicanas no tienen los mismos objetivos y los costes no serían menores, sino distintos -una de sus ideas es por ejemplo privatizar la sanidad, algo que ni todos ellos aprueban. En la reunión Obama intentará que se vea esa contradicción. Los republicanos tratarán de ocultarla y dar largas. Será un debate complicado de seguir, pero de gran política.
Los republicanos a día de hoy aún guardan un as en la manga: no han confirmado su asistencia. Podrían no ir. Sería gordo.

3. El presidente moderará. El líder republicano en el Congreso, John Boehner, es el que ha insinuado no asistir. El del Senado, Mitch McConnell, quiere discutir el formato. La invitación deja claro que Obama moderará el debate. El presidente tiene la lección aprendida. Sabe que la figura del comandante en jefe es respetada. Jugará en casa con la tele en directo. Con todo a su favor, tiene las de ganar y los republicanos verse contra las cuerdas. Ahora los republicanos tienen el partido ganado: si la reforma no pasa, el gobierno fracasa. Si van a la Casa Blanca a debatir con las reglas del presidente, saben que las cosas se pueden torcer: aunque sea con rectificaciones, si la reforma pasa, el gobierno gana. La pregunta es la de siempre: ¿deben pensar en su bien o en el del país?

Etiquetas: , , , , , , , ,

Comentarios No hay comentarios

Comentarios

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia
Fatal error: Uncaught wfWAFStorageFileException: Unable to verify temporary file contents for atomic writing. in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php:47 Stack trace: #0 /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php(650): wfWAFStorageFile::atomicFilePutContents('/usr/home/obama...', 'saveConfig('livewaf') #2 {main} thrown in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php on line 47