ObamaWORLD

domingo 18 de julio de 2010

La improbable paz entre Palestina e Israel sería un parche y gracias

El presidente de Egipto, Hosni Mubarak, se reunió el domingo con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, el presidente palestino, Mahmud Abbas. Les ha sondeado para que empiecen un nuevo proceso de paz. Tras los encuentros, sólo ha hablado el ministro de exteriores egipcio y ha dicho que lo ve difícil. Palestina ha puesto una precondición que Israel no concederá: que la base de la negociación sean las fronteras de antes de la guerra de los Seis Días de 1967 (entonces, claro, Palestina era mayor).

Israel no quiere precondiciones, sino que se negocie sobre lo que hay. Es lo que más le conviene. Si sin embargo las negociaciones empiezan, el objetivo sería crear dos estados, uno judío y otro árabe. Estos serían los temas clave de las charlas.


Israel quiere sobre todo seguridad

Israel aspira a asegurarse que el nuevo estado palestino no le ataque una vez  se retire, como ya le pasó con Gaza y Líbano. Como garantía, va a pedir tres puntos:

1. Una Palestina desmilitarizada. Israel permitirá que haya una policía palestina para que controle su territorio, como la que hay ahora, pero más grande. Pero no quiere armamento pesado ni nada que se le parezca. Tampoco quiere saber nada de una fuerza internacional que controle las fronteras y que se coloque entre ambos ejércitos. Los experimentos anteriores -en el Líbano, en Bosnia, en el Sinaí, por ejemplo- de fuerzas de Naciones Unidas demuestran que cuando el panorama se pone feo, las fuerzas internacionales se esconden.

2. Unas bases de seguridad. La mayoría de israelíes viven cerca de la costa del mar Mediterráneo. Es una llanura. Cisjordania en cambio está sobre unas colinas. Sería fácil desde allí controlar y atacar intereses básicos israelíes: carreteras, red eléctrica, aeropuerto, además de las ciudades. Israel quiere tener la certeza de que nadie lo hará. Para eso, necesitaría mantener bases militares en lugares clave de la nueva Palestina soberana.

3. El control de la frontera este, con Jordania. Si Palestina fuera independiente, algunos ejércitos árabes -o Irán- podrían pasar por Cisjordania para ayudar en un ataque contra Israel. La frontera entre Cisjordania y Jordania también puede servir para el contrabando de armas. Israel no quiere permitirlo, y menos ahora que Irán puede tener pronto armas nucleares. En el valle jordano hay cinco pasos por donde pueden circular ejércitos y quiere controlarlos.


Palestina, por pedir que no quede

Siempre que se han enfrentado a Israel, los árabes han perdido. Por eso tienen en la mesa de negociaciones tantas cosas que pedir. Israel ha concedido en otras ocasiones territorios a cambio de paz. No siempre le ha salido bien. Ahora mismo no parece dispuesto a hacerlo de nuevo. Las peticiones básicas palestinas son estas tres:

1. Las fronteras de antes de 1967. Palestina quiere cuanto más territorio, mejor. El presidente palestino ha pasado de pedir como precondición para negociar el fin del crecimiento de los asentamientos a volver a las fronteras de 1967. Son asuntos relacionados. Los asentamientos están dentro de las fronteras. Si Israel se lo concediera, debería abandonar los asentamientos o intercambiar esa misma cantidad de territorio en otro lugar.

2. Los asentamientos, fuera. Está íntimamente ligado con las fronteras. Pero los asentamientos son algo más que puro territorio y seguridad. Como conté el día en que fui a Hebrón, para una parte de los israelíes los asentamientos son su punta de lanza en la tierra  prometida, que no puede ser dividida y debe ser sólo judía. Esto es hoy sobre todo un problema interno israelí, que afecta lógicamente a los palestinos y a las esperanzas de paz. Israel sabe sin embargo que sin el final de algunos asentamientos no hay solución. Porque si quiere mantenerlos debe anexionarse Palestina y no es posible: el nuevo estado tendría mayoría árabe o, como me dijo, un árabe “ya nos encargaríamos nosotros de que la tuviera” (se refería a hacer más hijos que los judíos). Además de los asentamientos está la división de Jerusalén, la ansiada capital de los dos estados.

3. Los refugiados, dentro. Los refugiados son hoy un problema para todos. En 1948, miles de palestinos abandonaron sus casas porque quedaban en territorio del nuevo estado de Israel. Hoy siguen siendo refugiados. A ellos y sus descendientes se les debe permitir un día volver a su casa. Israel ya ha dicho que ni pensarlo. Si quieren, que vuelvan al nuevo Estado palestino. (Israel podría hacer excepciones y permitir que algunos volvieran a lo que hoy es Israel por motivos familiares.) El problema es que si todos los refugiados -los que ahora están fuera de Palestina, en Jordania o el Líbano- vuelven al nuevo estado palestino, no caben. Es decir, o no se les permite volver o hay que buscar otra solución: que Palestina por ejemplo se confederara con Jordania, que tiene sitio de sobra.

En suma, en el juego de las negociaciones puede ocurrir de todo. Pero es extremadamente difícil que se llegue a un acuerdo. Si pudiera apostar, diría que no lo habrá. Pero pongamos sin embargo que, después de mil equilibrios, sí llegan a un acuerdo: no será definitivo. Si los palestinos aceptaran por ejemplo bases militares israelíes en su territorio, será un tema insoportable en su política nacional. Si los israelíes concedieran soberanía absoluta a los palestinos, el temor a un ataque -o a los preparativos para un ataque- provocaría un estado de tensión continuo.

La paz entre Israel y Palestina va mucho más allá de lo que decidan los políticos de turno. Unos y otros deben aceptar que se puede vivir tranquilos y juntos. Lo máximo que he visto es que pueden vivir separados. Sólo una parte de los israelíes y algún palestino con la boca pequeña, lo soportaría. Por eso la paz será un parche, aunque un parche también sirve: permite vivir unos años sin que nadie muera.

Esto es lo que puede pasar en las negociaciones. De aquí unos días sin embargo quiero probar y hacer un post imposible sobre “¿Quién tiene más razón: Israel o Palestina?” A ver si sale. Antes hablaré un poco más de cómo es Israel.

Etiquetas: , , ,

Comentarios Un comentario

Comentarios

  • 06.08.2014 Daniel Sosa

    hola, hace poco publique una experiencia sobre el Conflicto Araba Israeli, quiera vuestro parecer. Me parece muy buen post. solo que faltarian las bases que fundamenten.
    Un saludo
    aqui dejo el link del articulo.
    http://www.komparte.com/Experiencias/Detalle/24481

TRACKBACKS

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia
Fatal error: Uncaught wfWAFStorageFileException: Unable to verify temporary file contents for atomic writing. in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php:47 Stack trace: #0 /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php(650): wfWAFStorageFile::atomicFilePutContents('/usr/home/obama...', 'saveConfig('livewaf') #2 {main} thrown in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php on line 47