ObamaWORLD

Domingo 12 de septiembre de 2010

¿Qué pasaría si quemáramos mil Biblias?

Ya ha pasado el 11 de septiembre. El pastor Jones no quemó Coranes. En ocasiones así siempre surge la misma cuestión: ¿qué pasaría si alguien quema Biblias o crucifijos? La pregunta se responde sola: no pasaría nada. Es lo más obvio del mundo. Se ha hecho mil veces en Occidente.

Todo esto quiere decir otra cosa obvia: somos los mejores. Ninguna civilización ha llegado a nuestro nivel de libertades. La mejor prueba es que en las cosas esenciales el la gente de otros lugares aspira a acercarse a nuestro modelo. Muchos -en gobiernos, elites y bandas terroristas- tratan de impedirlo y mantener sus cuotas de poder.

Somos en suma tan los mejores que si alguien quema por ejemplo una Biblia, nadie arde como venganza. Miembros de otra religión -la que sigue el Corán- sí que amenazan con hacerlo. Son bárbaros, sin duda. ¿Pero hay que quemar Coranes para que entiendan nuestras libertades de golpe a miles de kilómetros?

El argumento es incluso un pelín más complejo. No sólo queremos probar estos valores allí, también aquí: primero empieza el islam y luego todas las religiones acabarán por pedir ese respeto sagrado. No se puede dar un paso atrás: si podemos quemar Biblias, debemos poder quemar Coranes. No se puede, sin embargo, permitir la construcción de un centro musulmán cerca de la zona cero: se ve que la libertad de expresión es más sagrada que la de culto. (Los medios españoles por cierto repiten “una mezquita en la zona cero” cuando está a dos calles y media; quienes abogan por colocarla más lejos sería ¿a cuatro calles? ¿A seis? ¿A 20 kilómetros? ¿Dónde? No hay medida para eso; hay que aplicar la ley.)

Pero da igual. Hay también que aplicar la ley en el caso del pastor Jones. No se le puede prohibir nada con la Constitución en la mano. Puede quemar Coranes, claro. Es una decision de un ciudadano, privada. ¿La decisión de un ido con ganas de notoriedad es el mejor modo que tenemos de demostrar que no tememos a nadie y que nuestras libertades son intocables? ¿Para demostrar nuestro inmenso valor hay que ponerse en manos del pastor? Hay que ser más listos.

El lío más grande que se montó por la probable quema de Coranes fue en Afganistán -murió un afgano. Nunca sabremos qué hubiera ocurrido si la quema se hubiera hecho y las imágenes hubieran corrido por el mundo, pero ya es suficiente con ese muerto. Afganistán es el segundo país más pobre del mundo, hay un 70 por ciento de analfabetos. ¿Queremos dar lecciones de libertad constitucional desde Florida? Muy bien, hagámoslo, a ver qué pasa. Las consecuencias no serán, por supuesto, responsabilidad nuestra. El final de un libro nunca equivale al de una persona. Claro que no. ¿Pero debemos demostrar que tenemos más narices que nadie? ¿Qué ganaremos? Muertos. ¿Afganistán será una pizca más libre? No.

Al Qaeda son terroristas sanguinarios. Ninguna acción suya tiene excusa. Pero saben muy bien qué hacen. Son malos, no palurdos. En esta carta de un ex dirigente de un grupo libio que se reunió con Osama Bin Laden en el 2000 cuenta cómo se enteró de que preparaban algo grande. Ya no lo podía parar, le dijo. El mulá Omar -el líder de Afganistán- había dado cobijo a Bin Laden por su apoyo en la guerra contra la Unión Soviética. Pero le pidió que no lanzara desde allí ataques contra Estados Unidos. Omar y Bin Laden sabían las consecuencias. Omar quería evitarlas y Bin Laden, provocarlas. Quería atraer a Estados Unidos a la guerra. Lo consiguió.

Eso no hace de Omar ningún santo. Es un personaje radical que somete a su pueblo a vejaciones por motivos absurdos. No podemos permitirlas, como muchas otras cosas en el mundo. Pero Omar ya hacía años que mandaba en Afganistán cuando atacamos en 2001. No fuimos a liberar a un pueblo. Tampoco lo hemos hecho en muchos otros lugares del mundo.

Dejemos Afganistán. Vamos a un país musulmán más civilizado: Indonesia. El presidente Yudhoyono le envió un mensaje a Obama para que parara la hoguera. Mientras, en su país, se detenía a un clérigo acusado de colaboración con terrorismo. Por otro lado, también en su país, quemaban a una persona porque un bus que iba demasiado rápido había atropellado una moto. No comparo nada. Son países que tienen cuentas pendientes no sólo con su religión, también con su cultura.

Ya sé que lo que está en juego es que no se puede equiparar la quema de un libro con la de una persona. Ya sé que hace siglos que nosotros no lo hacemos. Hemos avanzado más. Es un orgullo, una suerte, un ejemplo que se quemen mil Biblias y no muera nadie. ¿Eso nos obliga a hacer lo mismo con Coranes para comprobarlo? No dejemos ahora de ser los más listos. Hay un grupo de tarados -¿cuántos? ¿Diez mil? ¿Quinientos mil? ¿Diez millones?- entre los mil millones de musulmanes que quieren cambiar nuestras costumbres y las de ellos. El islam no desaparecerá porque ganemos guerras. Como mucho, cambiará; como cambió en su día el cristianismo y cambia aún. Estamos en guerra sólo contra un grupo de musulmanes: ¿para qué ponerles las cosas más fáciles? Hay que perseguir y derrotar a esos, no hacerles favores para que consigan crecer. El comandante en jefe de un país en guerra no puede tomar ese camino. No de es valientes. Es de tontos.

Etiquetas: , , , ,

Comentarios 20 comentarios

Comentarios

  • 12.09.2010 Arkaitz Mendia

    Muy buen artículo como siempre Jordi.
    Está claro que no podemos cambiar a los afganos de Afganistán de golpe, y menos quemandoles su libro sagrado. Pero…¿Y a los musulmanes que han venido a vivir entre nosotros? ¿No es justo exigirles una adaptación y un respeto a nuestras leyes? Ya sé que no dices que no! Pero la cantera de radicales que hay en Inglaterra y Francia nacidos allí me lleva a pensar que el islam es una religión que favorece los fanatismos. Aunque el imbécil del reverendo ese es otro fanático. En fin…Espero que tengas razón y vaya evolucionando a su ritmo. Lo que ocurre es que en mi opinión el Islam va involucionando, ya que se está adoptando la doctrina wahabí, mucho más radical en lugares en los que no hay esa tradición, como Marruecos.
    saludos

  • 12.09.2010 David Caparrós

    Muy en sintonía con mi forma de pensar. Soy anti-religioso, y estoy a favor de que la sociedad civil plante cara al poder eclesiástico de cualquier índole. Lo hemos hecho en occidente y el resultado ha sido una sociedad más libre, en la que los individuos son los que cuentan, y no las doctrinas aborregantes. Pero claro, lo hemos hecho nosotros contra nuestra religión imperante, y así se ha conseguido. ¿Hubiese valido de algo en esa lucha que miembros de otras religiones del mundo hubieran atacado al catolicismo? No, se hubiera interpretado como una agresión externa contra la que el poder religioso se hubiera blindado. Ha sido la pérdida de respeto hacia la iglesia católica por parte de los ciudadanos de los países católicos los que han minado su poder, permitiendo la creación, poco a poco, de sociedades laicas.

    De igual manera, el ataque desde un país católico contra la religión musulmana no ayuda en nada al laicismo de los países musulmanes, sino todo lo contrario, sólo alimenta el sentimiento de victimismo, que es una de las excusas más socorridas de los extremistas para mantener viva la llama del odio. Las sátiras, las irreverencias, los chistes contra el islam, las manifestaciones e incluso la quema de coranes (aunque siempre he tenido una aversión especial contra la quema de libros de cualquier signo, me parece una expresión muy gráfica del fascismo) deben de proceder del interior de los propios países musulmanes. Los movimientos laicos internos son los que deben de plantar cara a sus propios gobiernos religiosos, a su propio integrismo. Cuando sean los musulmanes los que se rían del Corán como nosotros hemos sido capaces de reirnos de nuestra Biblia, entonces se habrán dado pasos en la dirección correcta.

  • 12.09.2010 Ramon Gomà

    David, hablas como si ser religioso tuviera una relación directa con los fanatismos, las tiranías y la ignorancia. ¿Todas las religiones son “doctrinas aborregantes”? ¿Toda persona religiosa está “aborregada”? Además de pésima educación –de malas maneras, quiero decir– lo único que demuestran este tipo de pronunciamientos es pintar de fanático, tirano e ignorante al que los publica. Para que lo veas más claro: cambia en tu texto “anti-religioso” por “anti-laico” y “poder eclesiástico” por “poder civil” y verás como es el discurso de un fanático, un tirano y un ignorante.

    Valiente, anda a explicar laicismo en los poblados de África, en los suburbios de las metrópolis, entre los campesinos asiáticos.

    Y si no eres tan valiente, ten más respeto.

  • 12.09.2010 Arkaitz Mendia

    Ramón: No creo que se interprete de las palabras de David lo que dices. Yo respeto a quienes practican las religiones, pero no las religiones. Una fe no se puede discutir, porque es un sentimiento, no es algo racional. Yo paso de organizar mi vida según una religión de pastores del año catapúm, lo siento.

  • 12.09.2010 David Caparrós

    En efecto, no es mi intención ofender a nadie, sólo indico que los avances que en occidente se han realizado en pos de una sociedad laica, que nos ha llevado a este nivel de libertad del que disfrutamos, se han realizado (entre otras muchas cosas) a base de librarnos del papel que la iglesia ha tenido en el estado. Ese poder de la iglesia sobre el estado, y por tanto, sobre la vida de todos los ciudadanos, imponiendo su visión de la moral y la ética, no lo ha renunciado la iglesia católica por voluntad propia (nadie renuncia al poder voluntariamente), sino que ha sido la sociedad la que poco a poco se ha librado de ese control. Desde dentro. No con ataques desde otras religiones, que sólo hubieran servido para atrincherarnos en nuestras costumbres. Y en ese proceso, una de las circunstancias que se han dado ha sido la crítica, la sátira, la pérdida del respeto como vía de perder el temor que ancestralmente se tenía a la iglesia.

    Por tanto, yo veo como algo positivo que un proceso similar se diera en los países en los que la religión musulmana ejercer un poder similar sobre el estado. Como un camino para que un día la religión musulmana tenga el mismo papel que ahora tiene la católica, es decir, una opción de vida personal voluntaria y respetable a nivel individual, no un poder que rige la vida de las personas, que marca las leyes ni que sirva como pretexto de los fanáticos. Y lo que digo es que en ese camino los ataques “externos” no ayudan. Una viñeta humorística sobre Mahoma hecha en un país occidental se puede considerar por los musulmanes como un ataque. La misma viñeta hecha por un humorista musulmán, podría significar un pequeño avance.

    Espero que ahora se me entienda mejor :)

  • 12.09.2010 Ismael

    El problema no son las religiones. LA religión bién llevada no es mala. Como decía Unamuno “Todas las religiones son verdaderas siempre que enriquezcan espiritualmente a los pueblos que las profesan…” El problema son las religiones institucionalizadas, donde el individuo se disuelve en una maraña histérica. Yo vengo de un país árabe. Soy cristiano (No católico) Me considero una persona abierta de mente y sensata. Y si quemarán la biblia no me escandalizaría ni me acordaría de la madre de nadie. Mas bién me daría pena el pirómano en cuestión. Por la mente tan retorcida que le ha llevado a eso. El problema no son las religiones, sino las personas aborregadas. En occidente pasa lo mismo pero con la politica y el futbol. ¿Cuantas muertes ha habido y sigue habiendo por diferencias políticas y por perder un partido de futbol el equipo de favorito de alguien? Gente con piedras en la cabeza hay en todos lados.

  • 12.09.2010 Horrach

    Tampoco hay que ser autocomplaciente. No ‘somos los mejores’, pero en Occidente existe una moralidad de raíz judeocristiana y griega, que impulsa a sus ciudadanos a superarse en el respeto al otro. Luego depende de que esos principios se ejerzan; no se trata de presumir identitariamente de ellos y luego hacer otra cosa, como suele suceder en ocasiones.

    Además, ya pasaron los tiempos en que se pueda hablar de nosotros-ellos cuando nos referimos al Islam. La religión musulmana es ya plenamente occidental, es parte de nuestra civilización y de nuestras ciudades. Por esa cercanía precisamente interesa que al menos en el Islam occidental se entienda que la libertad de expresión está por encima de según qué sacralidades. Una cosa que me cabrea mucho de la iglesia católica actualmente es esa envidia poco disimulada que tienen por el aura de sacralidad en que vive el Islam. Esto sería una cadena: si al Islam se le permiten determinadas concesiones, lo peor del catolicismo también exigiría una contrapartida, y ya nos encontraríamos con el ‘respeto a las religiones’ como el principal y absurdo dogma de nuestro tiempo. No entiendo por qué los religiosos tienen preferencias en algunos aspectos que los agnósticos (como yo) o los ateos no tenemos.

    En cuanto al muerto de Afganistán, no creo que haya tenido mucho que ver el anuncio del impresentable Jones. Cuando uno tiene exceso de celo y ganas de bronca, recurrirḉa a cualquier excusa para justificarse. Lo de Jones no era ninguna causa de ninguna violencia, sino la excusa que a veces necesitan algunos para legitimar su violencia. Y era ahí donde se equivocaba Obama y otros: convertía las palabras de un mindundi en una Gran Causa. Esas teorías causalistas hacen mucho daño a la democracia, porque tratan de invertir la verdadera cadena lógica que dirige los hechos.

  • 12.09.2010 Horrach

    Bueno, no hay que ser autocomplacientes, pero tampoco hay que negar lo obvio, es decir, que Occidente haya alcanzado un nivel de libertades nunca visto en la historia eso no es ponerse estupendos, sino que describe objetivamente la realidad. Negarlo es caer en posicionamientos relativistas que no hacen más que premiar precisamente a los bandos menos respetuosos.

  • 12.09.2010 Horrach

    Por cierto, se me olvidaba decir algo sobre el nombrecito de la mezquita-centro cultural que se pretende erigir. Jordi, ¿no te parece que el nombrecito que han escogido para bautizarlo, Cordoba House, no es el más apropiado por delatar, creo yo, cierta mentalidad de sus impulsores?

    Me refiero a que conecta con lo más maximalista de la mitología islámica, ese Al Andalus que siguen considerando parte fundamental de su mundo. Un An Andalus, dicho sea de paso, que la propia Al Qaeda sigue reclamando como ‘tierra islámica’ que debe ser recuperada.

  • 12.09.2010 Jordi Pérez Colomé

    Horrach,

    los organizadores escogieron el nombre de Cordoba porque allí convivieron durante un tiempo en paz cristianos, musulmanes y judíos y porque fue un lugar de gran actividad cultural: Maimónides y Averroes nacieron allí. Podría decirse que fue el Nueva York de hace 10 siglos.
    Está también la otra interpretación, la que dices. Quizá para evitar aún más malentendidos, cambiaron el nombre del proyecto a Park51, que es la dirección del centro. A pesar de eso, si la propuesta sigue adelante es muy probable que acabe por llamarse Cordoba House.
    Gracias por el resto de comentarios y el buen debate religioso. Es fantástico que nadie se insulte, incluso en temas así.

  • 12.09.2010 SPQR

    Totalmente de acuerdo, Jordi. Acabo de leer a Espada y a punto estaba de escribirle, pero se me han quitado las ganas. No sé por qué esa manía de considerar a Obama y Petraeus como débiles mentales, por haber descrito la realidad. ¡Ah!, ¿que la realidad no es lógica?, ¿ni moral? Eso ya lo sabíamos, algunos. Resulta que acusamos a los políticos de vivir en la higuera y para una vez que definen la realidad, nos ponemos estupendos y escribimos de los mundos de Yupi. Hombre, hombre.

  • 13.09.2010 Horrach

    También me alegro por el mantenimiento de las formas en debates caldeaditos como éste.

    Pero siento disentir de nuevo con un comentario tuyo, jejeje. Me refiero a la Córdoba de Al Andalus. Sí que es cierto que fue una sociedad más avanzada en algunos aspectos que otras de la misma época, pero tampoco deberíamos dejar de lado el elemento mitificador que tratan de conservarle algunos ojos, porque Maimónides no fue una persona precisamente que quedara contenta con el trato que se les daba a los judíos… Recuerda, Jordi, que Maimónides se vio obligado a largarse de Córdoba para evitar que los almohades lo asesinaran. Averroes, precisamente, tampoco lo pasó muy bien en Córdoba. No sé, no me convence que esa Córdoba fuera “la NY de hace 10 siglos”, la verdad.

  • 13.09.2010 Jordi Pérez Colomé

    Horrach,

    Puede ser. Lo que he puesto yo es lo que dicen los promotores. Su plataforma previa se llamaba ya Cordoba Initiative. Se dedica a mejorar las relaciones entre occidente y los musulmanes. No creo que para hacer eso desde hace años en Nueva York pusieran un nombre con sentido de reconquista. Más bien debería ser un recuerdo del mejor momento cultural de la historia musulmana. No sé decir más. Si tienen una agenda oculta, creo que la esconderían mejor. No permitirían que se insinuaran sus intenciones oscuras en el nombre.

    SPQR,

    no podría haberlo dicho yo mejor. Gracias.

  • 13.09.2010 Horrach

    Jordi, tienes razón: si tuvieran una ‘agenda oculta’ serían más cautos a la hora de escoger nombre.

    SPQR, no estoy de acuerdo: ni Petraeus ni Obama ‘describieron la realidad’ dándole bola al pirado Jones, pues lo que anunció este tipo no tenía ningún nivel de representatividad, y, por tanto, su capacidad de describir un suceso relevante era escasa. Relevante habría sido que lo anunciara un predicador con más seguidores, estilo Fallwell, pero un tipo que sólo se ha dado a conocer gracias a este episodio. Petraeus fue quien comenzó la cadena, probablemente por picar ingenuamente a una pregunta en rueda de prensa.

    De todo esto la noticia no es el anuncio de Jones, sino el miedo de los dirigentes occidentales. Ese miedo fue lo que constituyó la noticia, no el anuncio de Jones. La prueba es que, en el link que dejé aquí el otro día, otros pirados han realizado lo de la barbacoa coránica y no ha sido noticia ni ha habido ningún terremoto islamista.

  • 13.09.2010 Jordi Pérez Colomé

    Horrach,

    sólo una cosa: Petraeus no comenzó la cadena. Jones había salido el 31 de julio en la CNN -semanas antes- y algunos medios empezaron a seguirle. Petraeus habló porque la polémica se había extendido por los medios del mundo musulmán, y sacó un comunicado, no respondió a una pregunta en la rueda de prensa. Fue por tanto el primero de los grandes en reaccionar, pero entonces la información estaba ya difundida.
    Es verdad que ha habido dos casos más de quema de Coranes y no ha pasado nada de momento. Han sido como dos petardos fallidos: sin presentación, nudo y desenlace. “Miedo” es una manera forzada de definir la precaución de dirigentes que deben ganar una guerra, no un partido de fútbol. Si tengo 150 mil soldados en las calles de Afganistán e Irak me daría igual que me llamaran miedica por algo así. Mi objetivo va más allá.

  • 13.09.2010 Gaze

    “Jordi, tienes razón: si tuvieran una ‘agenda oculta’ serían más cautos a la hora de escoger nombre.”

    Tres hipótesis referentes al proyecto Córdoba:

    1. el liderazgo musulmán cree con convicción absoluta de que el pueblo americanos y sus dirigentes políticos son ignorantes de primera (eso quedó traslucido en la entrevista del Iman-Rauf en la CNN, primero: por la forma en que respondió las preguntas de su entrevistadora (con misogenio aparente), y dos: el discurso del imán-Rauf dejó en evidencia la carga ideología-musulmana del “miedo popular” del 9/11” que se traduce a: “me dan lo que quiero, o paguen las consecuencias”… tal como él lo dijera bajo el referente de esto es- “un problema de seguridad nacional”.
    2. el discurso ideológico (radical( del Imán-Rauf controla los medios de difusión (mediática) al punto que mueve sensibilidades humanas-como se vio con una buena parte del universo musulmán que salio a la calle alborotados con el asunto del Corán y donde ya han matado dos cristianos-
    3. en cuanto a Mr. Jones…. Bueno, sus motivaciones del barbacoa no son radicales ni ideológicas como las de posesionarse del planeta como cultura-islámica-universal del Imán-Rauf… sino simplemente, apoyar el SENTIR EMOCIONAL de neoyorquinos que perdieron sus seres queridos, ya cansado de las concesiones liberales buscó la forma de llamar la atención de que en América, aun quedan esos que se “aferran a su Biblia, armas y desdeñan todo aquello que no es igual a ellos” (palabras de Obama dichas durante su campana presidencial)….

    Eso, tan simple como eso….. (:=

  • 13.09.2010 Juande González Moyano

    Hola a todos. Tengo algunos comentarios que quizás interesen a alguien:
    1. Todo el jaleo parece provenir de la oposición de dos posturas: la que quiere salvaguardar los principios laicos y democráticos frente a la que quiere dar prioridad a la seguridad y al pacto. Todo es una gran paradoja: para que nuestra democracia laica no sufra menoscabo hemos de permitir la performance de un fanático religioso en Miami. Bien, pues así es. De hecho no puede ser de otro modo: no hay ley que se lo impida. Pero este mismo argumento nos lleva a aceptar el uso del burka (con las excepciones que queramos relativas al ámbito educativo, edificios públicos, etc.) y la construcción de la mezquita en las cercanías de la zona cero.
    2. La actitud de Obama. No niego que le preocupen las posibles víctimas de más que podría haber tras la quema. Pero lo que me sugiere la observación detallada de los políticos y su hábitat es que siempre hay algo más. Obama ha ganado puntos con muchos líderes árabes y musulmanes. A estos efectos da igual que al final los coranes se quemen o no. Él ya ha aparecido como el hombre prudente y sensato. La visión que tengan de Obama (y a través de él de los Estados Unidos) los líderes e incluso las poblaciones de Palestina, Egipto, Jordania, Arabia… puede ser importante en medio de un proceso negociador. Esta es una hipótesis que no puedo sustentar con pruebas, pero que me parece razonable.
    3. Un daño colateral: el laicismo. Sí, Terry Jones (el pastor, no el de los Monty Python) tenía el derecho. Otra vez la paradoja, la de un sistema laico que termina dando voz a tantos y tantos fanáticos. La democracia debe permitir su expresión, pero sin que esta expresión llegue a dominar el debate. Últimamente hay una presencia muy fuerte de argumentos religiosos en la discusión pública, tanto en Estados Unidos como en Europa. Y a mí, personalmente, no me gusta.
    Saludos.

  • 14.09.2010 Horrach

    Jordi, a mí me ha parecido que el miedo de Obama, Petraeus, la UE y la ONU se parecía más a la histeria que a la cautela. Obviamente, es necesario que gobernantes o cargos importantes sean cautos y traten de conciliar ante posibles conflictos. A mí ese rol me parece que es indispensable. El problema ha sido de grado, es decir, que se ha magnificado algo que no lo merecía.

    En resumen: hay que ser cautos y tener vocación práctica (conciliadora), pero no hay que tirar la inteligencia por la borda y mucho menos determinados principios.

  • 14.09.2010 Horrach

    Por cierto, otro caso más, en Murcia, de supuesto ‘atentado a la sensibilidad religiosa’:

    http://www.abc.es/20100914/local-murcia/polem....40953.html