ObamaWORLD

miércoles 13 de octubre de 2010

Estados Unidos quiere gastar menos en armas pero no sabe (y los europeos nos aprovechamos)

El déficit federal de Estados Unidos es el más alto desde 1945. No es un problema sólo económico. El debate del gasto público -en qué debe gastarse Estados Unidos su dinero- marcará las elecciones del 2 de noviembre. Los republicanos dicen que hay que recortar lo que sea como sea y ya (menos gasto social, en suma). Los demócratas -con Obama a la cabeza- son más cautos.

Hay cuatro partidas que se llevan el 75 partido del gasto americano: un 21 por ciento paga la sanidad pública para jubilados y pobres; un 20 por ciento paga las jubilaciones, la viudedad y las largas enfermedades, un 14 por ciento paga el paro y otros servicios sociales. Los republicanos tienen todo esto para recortar. Pero hoy me interesa el que queda: un 20 por ciento va a defensa y seguridad nacional, incluidas las dos guerras en marcha.

Cualquier recorte que se plantee para el presupuesto de 2011 debe incluir la defensa. Desde hace unos días hay un debate en Estados Unidos sobre su pertinencia. Tres figuras conservadores escribieron la semana pasada este artículo: “La paz no se mantiene sola”. Para que el comercio aumente y el país crezca, decían, la seguridad es indispensable. En seguida les respondieron: es cierto, pero hay margen de sobra para el recorte discreto y para el recorte radical. Aquí cuento las claves del asunto, que afectan también a Europa y al mundo que queremos.


El secretario de Defensa se arremanga

Robert Gates fue nombrado secretario de Defensa por George W. Bush. Bajo su mando, la guerra de Irak aflojó. Obama le ofreció seguir -Gates es el primer secretario de Defensa desde que se creó la figura en 1947 que sigue en su cargo tras un cambio de partido en la Casa Blanca- y ahora es una figura esencial en el Despacho Oval.

Gates se ha puesto manos a la obra con los recortes antes de que el presidente y el Congreso le obliguen. En agosto anunció planes para reducir gastos: cerrar una base en Virginia, ajustar los precios de las armas, hacer menos informes, reducir el número de generales de cuatro estrellas. En suma, rebajar burocracia.

El ejército americano es uno de los menos eficientes del mundo en relación al número de soldados por personal de apoyo (los mejores son los de siempre: Noruega, Holanda junto a un sorprendente Kuwait). Hay ahí un gran margen de mejora.

La trampa de Obama y Gates es doble. Primero, si no estuviera detrás de las propuestas Gates -un republicano en una administración demócrata-, estos recortes discretos recibirían más críticas. Segundo, Gates mantiene contentos a los militares: todo lo que disminuyan se lo podrán gastar en otras partidas. El objetivo final de Gates es poder conservar el crecimiento del Pentágono sin pedir cada año más dinero al Congreso.

El proyecto de Gates se va a encontrar con dos problemas:

1. El Congreso americano tiene que aprobar los recortes. Es probable que los planes de Gates se encuentren con un Congreso republicano, más reacio a recortar en seguridad. Pero la dificultad real no depende del color de los congresistas, sino de su origen. El gasto militar americano está repartido por todo el país: hay bases y fábricas en muchos estados. Esto significa que decenas de congresistas no quieren que cierren un grifo de la economía local, y lo defenderán con saña. Un buen ejemplo es la propuesta de supresión de una base de comando unificado en Norfolk, Virginia, donde trabajan casi seis mil personas. Los políticos locales han dicho que cuidado con lo que hacen. Gates, para calmarles, ha ofrecido a Virginia que se construya allí un nuevo submarino. Así funciona la política de recortes, con el palo y la zanahoria.

2. Las armas son carísimas. Hoy las mejores armas se distinguen por su software. En el consumo común, un producto nuevo se abarata gracias a la enorme demanda: hoy cuesta menos un disco duro de 100 gigas que hace cino años uno de 100 megas. En el sector militar, no. Cada país hace sus armas y el software es a menudo secreto. Siempre hay que empezar de cero. Además, desde que se aprueba un proyecto de un avión, por ejemplo, hasta que se entregan los aparatos pueden pasar años. Como cuentan aquí, en ese tiempo el desarrollo tecnólogico no se ajusta a lo pedido, los altos cargos militares aprovechan para pedir nuevas funciones, los políticos retrasan el pedido para ajustarlo a su año fiscal, con el retraso la tecnología pasa y hay que adapatarla de nuevo y al final el gobierno decide eliminar unos cuantos aviones del pedido inicial. ¿Qué pasa? El coste de las 96 mayores armas del ejército americano en 2008 crecieron de media un 25 por ciento y se retrasaron 22 meses. Ningua empresa privada puede permitirse algo así.

No sólo las armas encarecen el presupesto de Defensa. Cada vez más, el ejército americano confía en la subcontratación. Este fue el tema de un proyecto periodístico enorme (13 mil palabras) del Washington Post en julio: “Top Secret America”. Entre sus conclusiones está que desde el 11-S, la inversión en seguridad del país ha sido “tan masiva que su eficacia es imposible de determinar”. Ese es el mejor campo para el gasto descontrolado.


¿Las guerras del futuro serán iguales o distintas?

Estados Unidos gasta en defensa lo mismo que todo el resto del mundo reunido. Es decir, el 5 por ciento de la población mundial gasta lo mismo para protegerse que el otro 95 por ciento. Pero aquí hay una trampa. Parte de ese 95 por ciento de la población confía en Estados Unidos para que les defienda: sus aliados de la OTAN.

En 2002, la OTAN pidió a sus miembros que gastaran el 2 por ciento de su producto nacional bruto en defensa. En 2009, de los 28, sólo cuatro lo cumplen: Reino Unido, Francia, Grecia y Albania. Estados Unidos gasta el 4,9 por ciento (3,6 sin el coste de las guerras). Fuera de la OTAN, los aliados americanos tampoco llegan al límite: ni Japón ni Australia gastan un 2 por ciento.

Estos datos empeorarán: tanto Reino Unido como Francia se plantean recortes serios en sus presupuestos de defensa. Así, nuestros países podrán arreglar sus economías mientras los americanos mejoran su ejército para que nos defienda a todos. Pero por este camino, cuando Estados Unidos decida una acción militar, nadie tendrá fuerza moral para pedirle que no haga algo. Ahora está el amigo Obama, pero un par de años quizá haya que tratar con la presidenta Palin.

Sin embargo, no todo es tan fácil. La estrategia de Estados Unidos es estar preparado para cualquier tipo de guerra. Sus generales aún encargan vehículos anfibios para invadir costas enemigas. ¿Pero contra qué país deberá usarlos Estados Unidos en una guerra convencional que hace décadas que no lanza? ¿Irán, China, Rusia? ¿Es razonable con la crisis actual seguir gastando ese dineral en guerras imaginarias? Hay quien defiende que con un presupuesto bastate menor Estados Unidos podría estar igual de bien preparado ante todos los retos (o mejor). Eso es un cambio generacional -pasar de la guerra fría o una nueva etapa- y no lo hará Obama. Al menos, no ahora.

El resto de países -Reino Unido y Francia a la cabeza- confían en que los conflictos del futuro no pasen de problemas con guerrillas o escarceos puntuales para mantener abiertas las vías comerciales navales. Si los chinos quieren guerra, para eso está Estados Unidos.Es una actitud quizá hipócrita o aprovechada, pero Estados Unidos hace años que basa su política exterior en ser el gendarme mundial. Eso tiene unos costes, haya crisis o no. Por ahora no dejarán de pagarlos, por suerte.

Etiquetas: , , , , ,

Comentarios Un comentario

Comentarios

  • 13.10.2010 Miguel Ballenilla

    Jordi,
    Excelente, como siempre. Magnífica la recopilación de enlaces y valiente el título y la última frase. GRACIAS.
    Miguel B.

TRACKBACKS

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia
Fatal error: Uncaught wfWAFStorageFileException: Unable to verify temporary file contents for atomic writing. in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php:47 Stack trace: #0 /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php(650): wfWAFStorageFile::atomicFilePutContents('/usr/home/obama...', 'saveConfig('livewaf') #2 {main} thrown in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php on line 47