ObamaWORLD

jueves 28 de octubre de 2010

‘Nada será como en 2008’

He ido en este viaje a seis oficinas demócratas. Tres estaban cerradas. En la campaña de 2008, estuve en unas veinte. Estaban abiertas a todas horas y llenas de gente.

Debo hacer dos aclaraciones. Primero, en 2008, estuve en Virginia, Pensilvania y Ohio. En los tres estados se jugaba la presidencia. Eran esenciales. Ahora he estado en Luisiana, Alabama y Georgia. Son tres estados conservadores. Los demócratas se juegan poco aquí. Sólo tienen opciones en los distritos donde viven los negros. Es en parte lógico que haya menos emoción.

Segundo, estas elecciones tienen menos peso. No se elige al presidente, que le da un interés nacional. Además, el ambiente general perjudica a los demócratas.

Estas dos precondiciones no quitan lo esencial: los demócratas lo tienen crudo. Ayer por la tarde estuve en casa de Noel Mart, en una zona rica del norte de Atlanta. Mientras buscaba la dirección vi alguna mansión que recordaba a la Casa Blanca. Noel me dice que sus vecinos son todos republicanos y saca la lengua en señal de asco. Ella es distinta: “Incluso llegué a ser marxista leninista, pero ya he visto que tampoco funciona”, dice. Su casa tiene rasgos de progre acomodada: come queso, está el New Yorker encima de la mesa, hay libros leídos, un cartel de madera donde pone “Peace”, un cierto desaliño controlado, alguna decoración exótica de sus viajes. No es la casa de los vecinos ricos tradicionales de Noel.

Por cuarta vez este año, Noel ha cedido su casa para que unos cuantos voluntarios llamen a votantes –en inglés, phone banking. (No se reúnen en la oficina porque hay menos espacio y queda más lejos.) Hay seis personas: un dulce matrimonio mayor –la mujer cuando acaba alguna llamada, dice: “Recuerde que esta elección es muy importante y que cada voto cuenta”-, dos chicas negras, un joven profesor y Noel.

Sheryl es una de las jóvenes negras. Le pregunto por la implicación de los voluntarios: “Nunca será como en 2008. Ahora somos menos de la mitad, un tercio, diría”. Coincide con las otras dos personas a las que he preguntado y que estuvieron muy implicadas en 2008: hay bastante menos de la mitad de voluntarios.

Hoy llaman a casas del sudoeste de Georgia (otro día pueden llamar cualquier zona del país que lo necesite.)  Las listas de votantes son de OFA –Organizing For America-, el grupo que creó a Obama y que acabó por llevarle a Washington; entonces se llamaba Obama For America. Tienen a los votantes divididos por partido y por las veces que ha votado en su vida. En estas llamadas, el objetivo es conseguir que los votantes propios sepan que hay elecciones y vayan a votar. En 2008, los recursos y el ambiente eran favorables que se permitían llamar a algún votante que tendiera a republicano. Andy, el profesor´, aún recuerda la dureza de aquellas llamadas. Debió oír algún taco.

El proces siempre es el mismo. Cuando alguien descuelga, dicen: “Hola, mi nombre es Sheryl y soy voluntaria de OFA” y preguntan si está la persona que aparece en la lista. Si está, siguen: “¿Cómo estás esta noche? Mi llamada es para recordarte que hay elecciones y saber si tienes previsto apoyar a los demócratas”. Si la persona dice que sí, quedan aún cosas: “¿Sabe que se puede votar ya? [en muchos estados los colegios electorales están abiertos durante varios días antes del 2 para facilitar la participación]. En su caso puede hacerlo en” y da la dirección del lugar de voto de ese distrito. Luego le menciona los nombres de los candidatos a senador federal, gobernador y vicegobernador. Los tres perderán seguro, pero lo último que se pierde es la esperanza.

En las dos horas y media que ha durado la sesión, los seis voluntarios han hecho 321 llamadas –el que más 67; el que menos, 27. De esos, 111 votarán, y 100 votarán demócrata. Los 11 que faltan no es que voten republicano, es que no han dicho a quién votarían.

El Partido Demócrata y OFA no es lo mismo. El presidente del partido es Tim Kaine y el de OFA es Mitch Stewart. Las tres oficinas que he encontrado cerradas eran del partido. La diferencia en actitud y organización es enorme; OFA es aún hoy el único as en la manga que les queda a los demócratas. Si dependieran sólo del partido, estarían perdidos. El mayor mérito de Obama para su partido es haber creado OFA.

Las sedes del partido son las de siempre. La gente que trabaja es la de toda la vida: el aparato. OFA es otra cosa. Sus miembros fueron formados para ganar elecciones y la inmensa mayoría de encargados no llega a los 30 años. Las oficinas del partido son así, cerradas y sólidas, llenas de pósters de Clinton y Pelosi. Esta es de Montgomery, Alabama.

Aquí está la de LaGrange, Georgia.

Y la de East Point, también en Georgia, en los suburbios de Atlanta.

Las oficinas de OFA son en cambio lugares de paso, montados con muebles prestados sólo para ganar las elecciones. Una de las mejores frases para definir esta diferencia me la dijo un voluntario en Columbus, Ohio, en 2008: “Hace cuatro años, la campaña de John Kerry estaba organizada como una ong; este año la campaña de Obama es una empresa”. En 2010, el partido vuelve a tener peso –al menos aquí- y vuelve el ritmo pesado del aparato.

Sheryl no tiene dudas: “Yo soy voluntaria de OFA, no del Partido Demócrata, de hecho me considero independiente”. ¿Así que dejará de ser voluntaria después de 2012, si reeligen a Obama? “No sé, no pienso a tan largo plazo”.

La jefa de Sheryl, Lauren, que está a sueldo de OFA desde 2008 para dirigir las campañas del condado (en estos dos años ha organizado la defensa, por ejemplo, de la reforma sanitaria), dejará también OFA después de las elecciones de 2012.

Los demócratas, en suma, lo tienen mal. Su esperanza es que OFA logre sacar a los votantes de su casa el día 2. No le será fácil, la mayoría cree que votar no ha servido para nada. Muchas elecciones se decidirán por mil o dos mil votos. Los voluntarios de OFA pueden conseguirlos en algún distrito. Pero no en todos. Además, este año tienen un grupo más motivado que ellos en el bando rival: el Tea Party.

Mañana tengo cita con dos grupos del Tea Party de los alrededores de Atlanta. Espero vivir emociones fuertes. He hablado bastante del Tea Party con las demócratas voluntarias de hoy, entre llamada y llamada. Ninguna conocía a nadie que fuera miembro del Tea Party. Yo, en menos de una semana aquí, ya conozco a más. Sus opiniones se parecen a las que se oyen en España. Lo dejo para mañana.

Etiquetas: , , ,

Comentarios 2 comentarios

Comentarios

  • 28.10.2010 Jacobo

    Otra entrada estelar, Jordi. Enhorabuena!

  • 06.05.2016 Johnie

    Thanks for shanirg. Always good to find a real expert.

TRACKBACKS

  • 03.11.2010 Ahora sí que Obama será bipartidista | Obamaworld

    […] demócratas. Entonces había empujones por hacer de voluntario. Esta vez las oficinas estaban medio vacías. Había menos ganas de implicarse y los menores de 30 -un bastión de Obama- se han dedicado a otras […]

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia
Fatal error: Uncaught wfWAFStorageFileException: Unable to verify temporary file contents for atomic writing. in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php:47 Stack trace: #0 /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php(650): wfWAFStorageFile::atomicFilePutContents('/usr/home/obama...', 'saveConfig('livewaf') #2 {main} thrown in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php on line 47