ObamaWORLD

Domingo 14 de noviembre de 2010

Quién será presidente de Estados Unidos en 2013 (si no lo es Obama, que es el más probable)

Las elecciones de 2012 para la presidencia están en marcha. Un candidato es probable: el presidente Barack Obama. No ha confirmado que se presente y alguien podría retarle en las primarias. Las dos cosas son difíciles: se da por hecho que un presidente aspira a la reelección y la única política que podría ganarle es Hillary Clinton, pero no se presentará; si quisiera, tendría más opciones en 2016.

El espectáculo está en el bando republicano. La especulación crece. Nadie, ni tan sólo los favoritos, han confirmado que se presentarán. Las primarias empiezan en enero de 2012. Queda más de un año, pero para ser presidente hay que empezar a prepararse pronto. Hay que crear un equipo, empezar a poner oficinas en estados importantes y recaudar dinero. Aquí está la lista de los probables candidatos. Antes, dos detalles importantes.

1. Es difícil ganar a un presidente. Desde Herbert Hoover -que fue elegido en 1929- sólo dos presidentes no han conseguido salir reelegidos: Jimmy Carter y George Bush padre. Los dos fueron elegidos en circunstancias particulares. Carter ganó en 1976 a Gerald Ford, que había sustituido dos años antes a Nixon tras su dimisión. Bush ganó tras ocho años de ser el vicepresidente de un presidente muy popular, Ronald Reagan. Los dos perdieron luego contra grandes políticos: Carter contra Reagan, Bush contra Clinton.

Obama ganó también en circunstancias especiales (la mala fama de Bush y una crisis profunda), pero por ser negro su mérito crece. Entre los candidatos republicanos no parece que haya un Reagan o un Clinton. Los mejores parecen esperar a 2016. Aunque en política, para ser presidente, sólo suele haber una oportunidad.

2. El dinero contará por los dos lados. En las elecciones de 2010 se habrán gastado unos cuatro mil millones de dólares. En 2006, se invirtieron tres mil. La campaña de Obama en 2008 es aún la más cara de la historia, con 5,3 millones de dólares. La diferencia este año ha sido la posibilidad de las empresas de invertir sin tener que dar la cara, gracias a una decisión del Supremo. Sus mensajes no eran de apoyo directo a un candidato, sino por ejemplo para animar a rechazar la reforma sanitaria o a luchar contra el cambio climático.

En 2012, este dinero aumentará. El Congreso no pasó en 201o ninguna ley para impedirlo por el bloqueo republicano (los demócratas querían que se supiera qué compañías financiaban los anuncios); tampoco lo harán ahora con los republicanos en mayoría. Así que los demócratas se preparan para reunir más dinero que nunca.

Pero eso no es lo más importante: la lucha en el fondo será dinero contra dinero. En cambio, gracias al anonimato, millonarios demócratas podrían invertir para intentar denostar en las primarias republicanas al mejor candidato. George Soros es el más conocido. Es exagerado, pero de momento el locutor conservador Glenn Beck ya utiliza su nombre para denunciar una conspiración para crear “un nuevo orden mundial”:

Imagen de previsualización de YouTube

Más allá de todo esto, lo que realmente contará será el candidato. Aquí está la lista.


Los inevitables

Romney es el favorito. Mitt Romney quedó segundo tras John McCain en las primarias de 2008. Es el candidato que más hilos ha movido para volverse a presentar. Hoy es el favorito: centrista, presidenciable, millonario. Pero tiene defectos: cuando era gobernador de Massachusetts pasó una reforma sanitaria parecida a la de Obama, apoyó el “derecho de la mujer a elegir” y es mormón. En las generales son errores que le irían bien, pero en las primarias republicanas necesitará suerte. Es el John Kerry de 2012 (el candidato menos malo). Su candidato a vicepresidente -su John Edwards- sería quizá el recién elegido senador Marco Rubio.

Palin es la apuesta salvaje. Si Romney es el Rino (Republican in Name Only; republican sólo en el nombre), la pureza es Sarah Palin. Romney y Palin representan dos almas del Partido Republicano. Muchos miembros del entusiasta Tea Party la ven como uno de los suyos: madre de cinco hijos, con pocos estudios, alejada de Washington, que cree lo que dice y dice lo que quiere. Tiene muy pocas opciones y cada vez más gente la ve mal, pero en unas primarias lo que cuenta es el apoyo dentro del partidoy el de Palin es fervoroso. Sea como sea, 2011 será el año de Palin, con todos pendiente de ella podrá conseguir mucho dinero. Si finalmente no se atreve, quizá se quede solo en la Fox con un programa, pero ya será rica. No es Hillary Clinton ni Belén Esteban.

Huckabee es el tapado. Mike Huckabee fue pastor, gobernador de Arkansas y ahora es presentador en Fox. Se presentó en 2008 y le dio fama nacional. Ahora, en unas encuestas recientes en seis estados, Romney gana en cuatro y Huckabee en las otras dos. Es un candidato de consenso: entre Romney y Palin. Huckabee sabe hablar, debate bien, pero le falta empaque. Sólo tendría opciones si Palin se hunde y Romney comparte sus votantes con sus “clones”. Sería quizá el John Edwards republicano: siempre está ahí, atrae a una parte de su base, pero nunca gana.

Gingrich es el de siempre. Hay candidatos que se presentan a las presidenciales para mantener su influencia. Gingrich es uno de ellos (aunque quizá maree la perdiz y no se presente, como en 2008). Esto sirve para todos: desde el momento en que dicen que no se presentarán, salen de la actualidad y del lucro. Conviene alargar la pantomima. Las posibilidades de Gingrich dependen de que Palin se descarte. Aunque su rocambolesca vida sentimental le quita opciones. Es un buen estratega político y como Huckabee un gran parlanchín. Este año además ha vuelto fuerte porque fue el último protagonista de una clara victoria republicana en el congreso contra un presidente demócrata (Clinton en 1994).


Los que esperan

Los candidatos de este grupo tienen el mismo problema: no son conocidos. Cuando empiecen a serlo, saldrán a la luz su pasado y sus dotes. Ahí es donde se funden los candidatos. La ventaja que tienen los cuatro inevitables de arriba es que ya han pasado esta etapa.

Todos aspiran al trono que ahora tiene Romney -conservador moderado, buen gestor, serio-, menos quizá Pence, que cae muy bien a los Tea Party. De hecho, en las encuestas en que mejor salen, Romney pierde puntos. Por ahora, esperan. Según dicen aquí, sin embargo, mejor que se espabilen si no quieren que se les pase el tren.

Tim Pawlenty. Ha sido gobernador de Minnesota entre 2003 y este año, que no se ha presentado a la reelección. McCain le valoró para ir de vicepresidente en 2008. De este grupo, es el que más movimientos nacionales ha hecho. Es claramente una alternativa a Romney: el típico gobernador republicano. Ha dicho que lo decidirá en marzo. En Minnesota tiene un índice de aprobación parecido al de Obama para todo el país. No es una garantía de éxito.

Mitch Daniels. Es gobernador de Indiana desde 2004. Su perfil se pisa con Romney y Pawlenty. Pero en la búsqueda del Partido Republicano por un candidato para ganar a Obama, aparece en las listas. Su principal anécdota es que en sus campañas recorre parte del estado en su Harley Davidson; le da un toque independiente. Fue además director de presupuestos con George W. Bush. Su interés son los asuntos fiscales y deja de lado asuntos más sociales más peliagudos. Tiene más opciones que Pawlenty, pero se ha preparado menos. Tiene mandato como gobernador hasta 2012.

John Thune. El senador por Dakota del Sur es el mejor ejemplo de que cuando se dice que un candidato es presidenciable, en realidad se quiere decir “guapo” (además fue estrella en el fútbol americano y en el baloncesto universitarios). A pesar de ser senador sólo desde 2005 -ganó al líder de la entonces minoría demócrata, Tom Daschle-, es el cuarto líder del grupo republicano en el senado. Como dicen aquí, “cualquiera que está en el senado se ha imaginado alguna vez como presidente”. No pasa nada porque haya uno más y sea John Thune. Este año ha sido reelegido con el cien por cien del voto porque los demócratas decidieron no presentar a nadie. Sólo ha habido seis senadores que han conseguido todos los votos.

Mike Pence. Pence es congresista. Su mayor mérito es que en un encuentro conservador este año -el Value Voters Summit- ganó el concurso para ser candidato a presidente (hizo un buen discurso). Pence parece que ha escuchado, porque ha renunciado a dirigir un comité en el congreso; así que aspira a más. También podría querer ser gobernador de Indiana en 2012. Tiene un problema: no hay precedentes de miembros del Congreso que salten directamente a la Casa Blanca (esta ley cuenta también para Gingrich).


Los que miran a 2016

Esta es una selección de los candidatos más improbables, pero con mejores posibilidades. Es probable que miren todos a 2016, aunque si alguno decidiera arriesgarse, tendría números. Algunos son más conocidos que los anteriores. Los cuatro son gobernadores y se dejan querer.

Haley Barbour. Es presidente de la Asociación de Gobernadores Republicanos (que ha crecido mucho en las elecciones de 2010) y gobernador de Misisipi. Fue elegido en 2003 y en 2011 no puede volver a presentarse. Quizá 2016 le quede lejos, pero por ahora no ha hecho mucho por apostar por 2012. Su cargo en la Asociación desde 2009 le ha dado presencia nacional, sobre todo como recaudador.

Rick Perry. Acaba de ganar con holgura un tercer mandato como gobernador de Texas ante Bill White, ex alcalde de Houston y buen candidato. Su perfil ha subido. Su mandato acabaría en 2014, ideal para 2016. Seguiría los pasos de su predecesor, George W. Bush.

Chris Christie. Es la nueva perla republicana. Es el gobernador de Nueva Jersey, un estado de la costa este, desde 2009. Su elección confirmó que el impulso de Obama flojeaba. Su peso y su naturalidad le dan muchas opciones con los votantes más independientes e incluso demócratas. Su mérito es haberse enfrentado a algunos lobis -los sindicatos de profesores- sin miedo y su facilidad para el debate. Su llegada reciente al panorama nacional hace que sea probable que se espere.

Imagen de previsualización de YouTube

Bobby Jindal. Era el nuevo Obama, pero ahora parece que ese manto le toca al latino Marco Rubio. Jindal tiene 39 años, es indio americano y gobernador de Luisiana desde 2007. Acaba de sacar un libro donde critica la gestión de Obama del escape de petróleo; quizá en la gira de presentación sondee aspirar a cargos mayores. Pero su hora parece que aún no ha llegado.

En suma, los mejores candidatos están en el último grupo. Quizá Daniels es el mejor de los otros. Si ninguno se presenta, Obama lo tendrá más fácil. Por ahora, entre los más probables no hay nadie que parezca poner en peligro la presidencia de Obama; a no ser que la economía empeore y le pase como a Herbert Hoover.

Etiquetas: , , , , , , ,

Comentarios 11 comentarios

Comentarios

  • 14.11.2010 JM Guardia

    Muy bueno, Jordi, De todos modos hay un factor en juego: la gran incógnita es si cristaliza un tercer partido / candidato (sabes que se habla mucho de Bloomberg en este sentido). Si es así, los Republicanos lo tendrían muy complicado. De hecho fue Ross Perot el motivo por el que Bush padre perdió ante Clinton; eso es lo que hace su no reelección algo totalmente distinto a lo que le pasó a Carter.

  • 14.11.2010 Jordi Pérez Colomé

    Sobre Bloomberg he leído otra teoría plausible. Si el trío de candidatos fuera por ejemplo Obama-Bloomberg-Palin, Bloomberg podría birlar a Obama y Palin algunos estados importantes (los moderados republicanos le votarían en masa). Quedarían los tres candidatos sin mayoría. Decidiría el congreso, de mayoría republicana: presidenta Palin.

    Bloomberg sería un problema más grave para los republicanos si el candidato fuera de su perfil (Romney, Pawlenty, Daniels). Ahí sí que se pisarían y Bloomberg haría de Perot.

    Es verdad lo de Perot en el 92. Descuidé ese factor. Gracias por recordarlo.

  • 14.11.2010 JM Guardia

    Cambiando un poco de tema: te decía que Oleg Atbashian es un genio del photoshop. Una nueva prueba :)

    http://thepeoplescube.com/current-truth/celeb....t6406.html

  • 15.11.2010 Jesus

    Creo que la cosa es clara para Obama, si la candidata republicana es la Palin o gana Obama o se hunde USA, si es otro el candidato, y Obama sigue queriendo negociar con los republicanos, mal veo a Obama.
    Si Bloomberg como independiente se presenta posiblemente gane hasta hasta la Palin.

  • 15.11.2010 rojobilbao

    Creo que si los republicanos eligen a Palin (la que más me gusta, de largo) precisarían de un candidato a vice “encantador” guapo, que no tenga enemigos claros, que no se meta en demasiados jardines y con mucha experiencia en Washighton, asignatura pendiente de Palin. (Tampoco sería mala idea u republicano no demasiado conservador y experimentado como Chuck Grassley)

  • 15.11.2010 Anónimo

    @Jesus: ¿Por qué si gana Palin se hunden los EUA? Recuerdo que lo que ahora son ideas ‘conservadoras’, estaban antes en boga. Y no veo que se hayan hundido; de hecho, eran los primerísimos a años luz de los demás…

  • 16.11.2010 Rafa

    Hola Jordi, como siempre muy buen post. Si dices que Rubio -con lo que coincido plenamente- es el nuevo Obama y además iría de vicepresidente en 2016, ¿no crees que sería el primer candidato para entonces? No sé, pero ese tío parece que será presidente, y no creo que se demore mucho pese a su juventud. De hecho, ya es senador, que no es poco. No sé, a los profanos nos suena más Rubio que no Christie, Perry o Barbour (o al menos eso creo).

  • 16.11.2010 Jordi Pérez Colomé

    Rafa,

    no, ojo, digo que Rubio podría ir de vice en 2012 (por ejemplo con Romney), no en 2016. Si perdieran, Rubio podría prepararse para ser presidente en 2016. Para 2012 no tiene tiempo. Obama se hizo famoso en 2004, fue elegido y tuvo dos años de senador para pensarlo. En febrero de 2007, anunció su candidatura. Rubio no tendrá ese tiempo. Sólo puede aspirar a 2016. Pero de hoy hasta entonces, puede haber resbalado muchas veces. Su carrera nacional acaba de empezar. Como es lógico, los primeros meses mantendrá un perfil bajo. No oirás mucho de él por ahora.

    En España suena más Rubio porque es más atractivo para la prensa, pero los otros le llevan ventaja. En suma, Rubio en 2012 sólo puede soñar con ir de vicepresidente. Luego ya se verá.

  • 06.04.2012 pablo garzon bermejo

    “pero por ser negro”

    obama es negro. y las chinas adoptadas por españoles, chinas.

    esa es su palanca, que a la vez es blanco y negro. y no por ser mulato.

  • 13.05.2012 Cristian

    El presidente de los estados unidos, para 2013, va a ser Ray Mabus, o sea el anticristo nombrado por Michael de Notre Dame. (nostradamus)

  • 23.10.2012 Miguel

    Espero que America tome la depiction correcta de darle una nueva oportunidad a su presidente Obama porque si el que gana las eleccion es Romney podemos decir que sera el fin de el mundo
    En mi opinion muchos paises tienen Armas Nucleares Cuales ponen en riesgo de una nueva era de guerra pero en este instance sera la ultima espero. que la gente piense un poquito mas antes de Tomar una decision que afectara el futuro del mundo

TRACKBACKS