ObamaWORLD

viernes 10 de diciembre de 2010

El nuevo Wikileaks y una libertad de expresión que no es igual para todos

Ayer en mi gimnasio discutían sobre Wikileaks. El asunto ha llegado ya a los bares, ha salido de la sección de internacional. Los cables de hoy son aún interesantes y afectan a protagonistas nuevos, como las empresas Pfizer o Shell (hay además uno muy adecuado: Estados Unidos echa una mano a Visa y Mastercard en Rusia; ¿conspiración?), pero estamos a otro nivel: la libertad de expresión. Son palabras mayores, que provocan frases así: “La información libre se abre paso a pesar de intereses y poderes. El mundo obediente y cautivo (y censurado) se acabó. Esto es solo el principio”. La preocupación es aceptable, pero no hay que desesperar.

Wikileaks depende de otros. Wikileaks existe desde 2006. Nunca había alcanzado tanta popularidad. Los documentos que publicaba en los primeros años eran menos relevantes: sobre corrupción en Kenia, la Iglesia de la Cienciología o algunos correos de Sarah Palin. A pesar de que estos logros le sirvieron para recibir algún premio, en 2009 tuvo que suspender operaciones por falta de dinero.

En abril de 2010 llegó la fama, con el vídeo y los 718.030 documentos que presuntamente consiguió el soldado Bradley Manning. El vídeo era el asesinato de dos periodistas de Reuters junto a otros iraquíes desde un helicóptero americano. Wikileaks lo publicó en su web, con una frase inicial de Orwell. Después, a partir de julio, llegaron los archivos de Afganistán, Irak y los cables diplomáticos.

Las filtraciones de Wikileaks por ahora o no han interesado mucho o se las han dado. Eso no significa que hoy tenga una importancia distinta y que dispongan de mejores archivos secretos aún sin publicar. Por ahora, Wikileaks solo ha sido un intermediario esencial.

Nuestra libertad de expresión es sagrada. Al gobierno de Estados Unidos se le ha ido la mano. No tengo pruebas, pero hay dos grandes indicios: la coincidencia de la detención ahora de Assange y las empresas asustadas. El primero me parece más débil. Hay quien dice: ¿quién puede pensar que hubieran detenido a Assange sin su labor en Wikileaks? (Sin Wikileaks, tampoco lo hubieran denunciado y ni tan sólo hubiera ido a Suecia a dar la conferencia). Pero podría ser cierto. Aquí dicen que es muy raro que un caso así vaya tan rápido. Los intereses y las presiones pueden haber jugado su papel.

Pero el segundo indicio es más obvio: las empresas que han cortado tratos con Julian Assange o Wikileaks (EveryDNS, Amazon, PayPal, Mastercard, Visa, PostFinance), sin una amenaza seria, no hubieran dado todas ese paso. Aunque no es la primera vez que por ejemplo PayPal intenta bloquear la cuenta de Wikileaks. Ya lo hizo en enero y la liberó días después; entonces no fue noticia mundial.

Así que ahí hay algo. Quizá solo es que haya gobiernos que ya estén cansados de Wikileaks. Pero la reacción americana ha hecho que olvidáramos los cables y pasáramos a defender la libertad de expresión. Nada como el sexo sin condón y las conspiraciones secretas para dar que hablar. Es sin duda noticia. ¿Por qué Estados Unidos se ha puesto así? Di teorías posibles en el último post. No voy a hacer más cábalas.

Los ataques cibernéticos que han recibido estas empresas no tienen nada que ver con Wikileaks ni con los hackers. Son, como dicen aquí, manifestaciones en la red, algo parecido a las protestas vandálicas contra el G-20 en la calle.

La libertad de expresión de otros es menos sagrada. El objetivo de Wikileaks, según Assange, es hacer que gobiernos y empresas se porten mejor por temor a que si hacen algo mal alguien se chive y la opinión pública se entere. Esto solo puede ocurrir en países libres. En los otros, por mucho Wikileaks, nadie se entera de nada.

Hoy dan el premio Nobel de la paz a un chino, Liu Xiabo, que esta en la cárcel. Su país bloqueó ayer los medios internacionales -en inglés- y por supuesto la prensa china está censurada. Rusia ha pedido el Nobel de la paz del año que viene para Assange por demostrar el doble rasero de Occidente. En el Líbano, un ataque cibernético ha hundido la web de un periódico que había publicado cables de Wikileaks relacionados con la región: el último, sobre la corrupción del presidente de Túnez.

En 2006, el “interés principal” de Wikileaks era “exponer a los regímenes opresivos de Asia, el antiguo bloque soviético, la África subsahariana y Oriente Medio”. Por ahora ha sabido sobre todo promover la transparencia en Occidente. Está bien, los secretos opresores deben airearse. Pero también hay que imaginar cómo ayudar en otras partes.

Los secretos son fáciles de inventar. Ayer se dio el primer caso público de uso fraudulento de Wikileaks: varios periódicos paquistaníes publicaron cables en los que diplomáticos americanos criticaban a India. Lo ha descubierto el Guardian, que ha cotejado las publicaciones con sus cables. No existen. La fuente era una agencia paquistaní que suele llevar noticias favorables al ejército. Ningún periodista firmaba la pieza.

Este es el problema de los secretos. Son fáciles de inventar y colocar. Esta vez ha sido fácil de descubrir. Pero en la próxima filtración de cien mil archivos “buenos”, puede haber varios falsos desde su origen. ¿Quién los detectaría? Wikileaks dice que hace todo tipo de comprobaciones, pero un día podrán no ser suficientes. También hay otras opciones para aprovecharse de Wikileaks: ¿cómo se sabría si un donativo enorme es de un gobierno o una empresa?

El futuro será de filtraciones. No hay vuelta atrás. Si alguien quiere hacer una filtración, seguro que encontrará el modo. Estará Wikileaks, pase lo que pase con Assange. No hay modo de bloquear una web que sabe reubicar su información. Pero además, Wikileaks tendrá competencia seria desde el lunes. Se llama Openleaks y son ex empleados de Wikileaks que acabaron mal. Su objetivo, como Wikileaks, es hacer llegar información secreta al público y garantizar el anonimato de la fuente. (Aquí está su tuiter, recién nacido.) Serán lo mismo que Wikileaks, pero sin Assange: “Queremos asegurarnos de que la organización será gobernada democráticamente por todos sus miembros, más que limitada a un grupo o individuo”, ha dicho uno de sus miembros.

Según su tercer tuit, sus prioridades son “infrastructura, neutralidad y fuerte relación con periodistas”. Quieren ser solo intermediarios: garantizar datos y anonimato, sin agenda política y que cada medio publique lo que crea conveniente. Así es probable que acaben las webs de filtraciones: como una ong seria que dé protección a gente con datos. Cuanto menos serias sean, más dudosas serán sus filtraciones. Si se hacen públicas o no, dependerá de periodistas. Como siempre.

La aparación de Wikileaks también da ideas. Media Matters es una organización americana que se encarga de vigilar qué dicen las teles y radios conservadoras y publicar las mentiras. Su principal objetivo es Fox. Han puesto en marcha un correo electrónico para que “empleados concienzudos” de Fox les manden anónimamente “ejemplos del desprecio de su empresa por el periodismo”. Ayer ya publicaron uno muy bueno (una directiva sobre un aspecto de la reforma sanitaria: debía evitarse en antena la expresión “opción pública” -más popular- y decir “opción gubernamental”). Es inevitable que cada vez haya más agujeros para sacar filtraciones. El peligro es que sean interesadas. Habrá más transparencia, también más desconfianza.

Etiquetas: , , , , , ,

Comentarios 10 comentarios

Comentarios

  • 10.12.2010 Mercutio

    No, por favor. Ahora empezará la historia de que Assange es un iluminado y un déspota según dos de sus más antiguos colaboradores, un vecino y el telepizzero de su zona, la guerra de los conspiranoicos contra los metaconspiranoicos (WikiLeaks está intervenida por la CIA, ahora mola Openleaks y dentro de seis meses Freedomleaks), la neolengua reinventada una y otra vez, que casi no te da tiempo a aprender la terminología: de antiglobalización a altermundialismo, de biodiversidad a diversidad biológica (aunque parezcan iguales, lo políticamente cool es lo segundo) y la sucesiva disolución en sectas infinitesimales de portadores de la verdad, como si hubiera una inexorable ley de la termodinámica que fijase la naturaleza homeopática de los movimientos progresistas.

    Habría que establecer un premio para quien adivine el nombre del Bjorn Lomborg wikilikero que sacará libro crítico en marzo.

    Cómo somos.

  • 10.12.2010 Horrach

    ¿Vas al gimnasio, Jordi?

  • 10.12.2010 Horrach

    “En 2006, el “interés principal” de Wikileaks era “exponer a los regímenes opresivos de Asia, el antiguo bloque soviético, la África subsahariana y Oriente Medio”.
    ———–

    Pues a mí me parecen más sensatos estos objetivos de 2006. Pero no porque yo sea occidental y me parezca mal que se desvelen aspectos ocultos de la diplomacia de este mundo, sino simplemente porque las dictaduras tienen, evidentemente, muchas más carencias en cuanto a transparencia. Porque cuando Rusia, China o Lula defienden a Assange, mal asunto.

  • 10.12.2010 SPQR

    Alucino, Horrach: Rusia, China o… Lula.

    He leído que China censura las informaciones de Wikileaks. Aunque fuera falso y a Assange le fueran a poner una estatua entre Mao y Lenin, ¿qué importancia tiene eso para juzgar el caso? Sería tanto como pedir que no juzguen a Garzón –independientemente de pruebas y razones jurídicas- porque la denuncia la presenta Falange.

  • 10.12.2010 Jordi Pérez Colomé

    Horrach,

    gran pregunta, casi la esperaba. Hago taichi en un Instituto de artes marciales. Es un rescoldo de mi tiempo en China. También estudio chino aún. Dar tanta explicación arriba era exagerado. Opté por el fácil “gimnasio”, aunque está cargado de otros sentidos.

    Los comentarios de este blog son magnificos. Gracias.

  • 10.12.2010 Horrach

    Jordi, bien, bien, lo del taichi salva tu reputación. No te veía levantando pesas como un poseso en el gimnasio, como ahora le ha dado por hacer a la delirante (pero fascinante) Angelica Liddell.

    SPQR, lo de Lula viene porque este señor, a pesar de que su política como presidente ha sido en general bastante presentable, últimamente se ha ido descolgando con desconcertantes adhesiones. También, en la campaña electoral de su delfina, se le ha visto un plumero bastante poco democrático contra la prensa, cuando ésta iba desvelando casos de corrupción en su ejecutivo.

    Y tampoco digo que las palabras a favor de Rusia, China y Lula automáticamente signifiquen un juicio contrario hacia Wikileaks. Pero algo indica.

  • 11.12.2010 claudio

    Hola Jordi
    Gracias por estos artículos tan bien documentados. Son un gusto.

    un saludo

  • 11.12.2010 Ges

    Cierto es que no me he leído ni un 10% de los cables, tan sólo los que El País, The Guardian o The New York Times colocan ente sus titulares (estoy estudiando el MIR y no tengo mucho tiempo).

    Pero lo que me llama la atención es que, a pesar del gran revuelo que crean los cables, las pocas consecuencias reales que están causando. Quiero decir, me da la sensación de que las reacciones que se están teniendo respecto a ellos son un gran cúmulo de “¡¡ Ala, lo que ha dicho!!”, en realidad de suponer un problema para los involucrados en los cables. Por ejemplo, cuando todo el asunto Couso (la disposición española para intentar eliminar los cargos contra los responsables de la muerte del periodista) salió publicado, no se le dio ni la mitad de bombo que en mi opinión se merecía. Ni una rueda de prensa, una repuesta oficial, una sesión del parlamento…

    No sé si:
    a) tengo poco tiempo para informarme y lo hago a medias, y me entero de poco.
    b) la gran rapidez con la que se están publicando los cables provoca que uno se superponga al anterior y nos saturemos de información
    c) en realidad la gran mayoría de los cables son simples “chismes diplomáticos”.
    d) a pesar de su relevancia, a la gran mayoría de la gente todo esto de los cables les trae al pairo.

    Un saludo.

  • 12.12.2010 Jesus

    Considero que hay una gran diferencia entre alguien que muestre, por ejemplo, las fotos de los abusos cometidos en Abu Ghraib y alguien que publica las comunicaciones que envian a su pais los diplomaticos — algo que por demas es usual hagan los de todos los paises — haciendo analisis o dando a conocer informaciones del pais donde se encuentran. Pues mientras en el primer caso se saco a la luz un delito, en este caso solo se hace un daño gratuito, lo que por muchas vueltas que se le de, no es mas que una agresion y de las agresiones siempre hay que defenderse.
    En cuanto a Putin y Chaves habria que ver cuales serian las reacciones si los documentos dados a conocer fueran de sus paises.

  • 12.12.2010 German

    La “competencia” de Wikileaks” me parece un bulo. En el fondo, si se usa a los periodistas para publicar las filtraciones ¿qué impide que los periódicos en donde trabajan dichos periodistas no las publiquen? Incluso ahora mismo, ellos están publicando solo aquello que han consensuado con el gobierno de USA, y obviamente no sabemos cuanto más se están guardando, y que nunca se publicará.
    Bastará con que en USA hagan una ley para evitar que este tipo de filtraciones pueda ser publicada, y el resto de países “libres” imitará inmediatamente esto. Y entonces se acabarán las “leaks”.
    Al final, se trata de que si alguien tiene las filtraciones, haga el trabajo de periodista y las publique sin depender de ningún tipo de consenso con los gobiernos. Lo demás en mi opinión es un bluf.

TRACKBACKS

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia
Fatal error: Uncaught wfWAFStorageFileException: Unable to save temporary file for atomic writing. in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php:29 Stack trace: #0 /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php(567): wfWAFStorageFile::atomicFilePutContents('/usr/home/obama...', 'saveConfig() #2 {main} thrown in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php on line 29