ObamaWORLD

viernes 24 de diciembre de 2010

Obama da un pasito más en el largo camino contra las armas nucleares

El presidente Obama está de vacaciones en Hawai desde la madrugada del jueves. Allí estará hasta el 2 de enero. Hace años que pasa las Navidades en Hawai, donde nació y pasó su adolescencia. Sus actividades festivas no irán mucho más allá de jugar a golf y comer helados con la familia. El único trabajo que tendrá -si no pasa nada gordo- será leer cada día el informe presidencial.

El día que llegó a Hawai, sin embargo, Obama tuvo que hacer otra cosa importante: hablar por teléfono con el presidente ruso, Dimitri Medvedev. El miércoles el senado ratificó el tratado New Start sobre reducción de armas nucleares con Rusia. Medvedev y Obama dijeron que el acuerdo era “histórico”. Entrará en vigor cuando los rusos lo confirmen, dentro de unos días.

Obama y Medvedev firmaron el New Start en abril de 2010. En Estados Unidos la Constitución prevé que los tratados con otros países se ratifiquen con dos tercios de votos en el senado. Los meses pasaban y el gobierno parecía no dar con los votos. De repente, en una última semana de éxito y frenesí -se aprobaron cinco medidas que Obama perseguía desde hacía tiempo-, el gobierno logró reunirlos. El tratado se ratificó con holgura: 71 votos a 26. En otro post ya hablaré de este éxito repentino de Obama estos últimos días, Santa Claus llegó antes de hora para el presidente. Hoy hablaré solo del New Start.


Qué dice el Tratado

El New Start prevé la reducción de las armas nucleares estratégicas y de sus sistemas de lanzamiento. Estados Unidos y Rusia podrán tener desplegadas solo 1.550 cabezas nucleares en no más de 800 misiles de largo alcance, submarinos nucleares o aviones de bombardeo. Ahora Rusia tiene 2.600 de estas armas y Estados Unidos, 1.968 (en el apogeo de la guerra fría, la Unión Soviética tenia 45 mil armas nucleares y Estados Unidos, 32 mil). El recorte del New Start es modesto. Por supuesto, ambos países mantienen sus opciones de aniquilar a quien sea con el arsenal que conservan.

El Tratado prevé también inspecciones para comprobar su aplicación. Hay dos cosas importantes: uno, el Tratado solo limita las armas desplegadas y operativas; en los almacenes se pueden conservar más. En el mundo hay hoy 23.360 cabezas nucleares, de las que 8.190 serían operativas. Las cabezas estarían en 111 bases en 14 países (los países del club nuclear -Estados Unidos, Rusia, China, India, Pakistán, Gran Bretaña, Francia, Israel y Corea del Norte-, más los países de la Otan en los que Estados Unidos tiene unas doscientas en seis bases: Alemania, Holanda, Italia, Bélgica y Turquía).

Dos, el tratado solo se ocupa de las armas nucleares estratégicas, no de las tácticas. Las estratégicas son hoy más potentes que la bomba de Hiroshima: están destinadas a atacar a población civil, causar el mayor daño posible y servir como disuasión. Las tácticas en cambio son para el campo de batalla: son más pequeñas, manejables y pretenden destruir capacidad militar. Las armas tácticas tienen dos problemas para Estados Unidos: Rusia tiene más (parece que en una proporción de 10 a 1) y son más fáciles de transportar, con lo que son las preferidas por los terroristas.


Por qué no les gusta a algunos republicanos

El New Start estaba muerto hace un mes. El senador republicano que se ocupa de asuntos nucleares, Jon Kyl, dijo que no había tiempo de aprobarlo antes de formar el nuevo congreso en enero. El argumento del gobierno era que si Kyl aceptaba el New Start, los senadores de su partido irían detrás. Cuando llegó el no de Kyl, Obama no se conformó y puso en marcha una ofensiva extraordinaria para conseguir el apoyo de otros senadores republicanos, uno a uno.

El vicepresidente, Joe Biden, y el senador encargado del comité de Asuntos Exteriores, John Kerry, se pusieron a mover los cables y hacer llamadas. La Casa Blanca aparecía en momentos puntuales. Los cinco secretarios de Estado vivos de las últimas administraciones republicanas publicaron un artículo donde decían que era básico firmar el New Start. El ex presidente George H. W. Bush también lo apoyó.

Sin embargo aún 26 senadores republicanos votaron en contra. Más allá de la pura lógica política -una derrota del tratado era una derrota de Obama- y de la eterna dificultad de los presidentes demócratas para pasar tratados de seguridad nacional, tenían dos quejas.

Uno, los rusos siempre hacen trampas y encima el tratado no controla las armas tácticas. El primer argumento viene aún de la desconfianza de la guerra fría; pero hoy un gobierno serio no puede permitirse dar ese papel a las elucubraciones. El gobierno americano debe reducir y controlar el arsenal nuclear ruso y el único modo es con un tratado que limite las armas y permita inspecciones. Es modesto, sí, pero es un paso más adelante. Es cierto que los rusos tienen varios miles más de armas tácticas que los americanos. Pero de eso deberá ocuparse el próximo tratado, que se empezará a negociar a finales de 2011. Ahora había que asegurar la continuidad del primer Start, que firmó el último presidente Bush en 2002 y había caducado en diciembre de 2009.

Dos, la defensa con misiles. Visto que la eliminación de armas nucleares es imposible en el mundo actual, la única defensa para Estados Unidos y sus aliados es la interceptación de los hipotéticos misiles que les lancen. Si Estados Unidos desarrollara este sistema, las armas rusas y chinas dejarían de tener sentido: sus ataques no llegarían a ningún lado. Por eso los rusos no querían el escudo en Europa del este prometido por el último presidente Bush y Obama lo modificó. Sin embargo la tecnología está aún muy lejos de conseguir que un sistema de intercepciones funcione. Aún así, los republicanos decían que el tratado limitaba las opciones americanas en ese terreno. No es cierto. Solo impide convertir misiles de ataque en misiles de intercepción. Pero altos cargos militares ya han dicho que eso tampoco iban a hacerlo porque es muy caro.


Por qué le gusta al gobierno

El tratado va mucho más allá de la reducción nuclear. Estados Unidos necesita la colaboración rusa -o al menos que lo parezca- para avanzar en los dos grandes retos nucleares de los próximos años: la amenaza de Irán y Corea del Norte y el uso de armas nucleares por terroristas.

A corto plazo, da igual el número de cabezas nucleares que se desmonten; Estados Unidos y Rusia mantienen intactas sus opciones en una guerra nuclear. Estados Unidos necesita a Rusia a su lado. Ese tratado es una señal para todos los demás de las dos potencias principales se entienden. China, de momento, mira desde la barrera, pero seguro que pronto intentan que entre en algún acuerdo. En 2015, además, hay una cumbre sobre el Tratado de No Proliferación Nuclear. Cuantos más aliados consiga Occidente, mejor.


Qué pasará ahora

Además de la perenne negociación con Irán, la preocupación terrorista y la atención en la cumbre de no proliferación de 2015, la Casa Blanca tiene previsto negociar con Rusia sobre armas tácticas y progresar hacia un acuerdo total para prohibir las pruebas nucleares, que el senado ya tumbó en 1999 con Clinton y que Obama se ha propuesto aprobar. El camino será mucho más duro. Por ahora, Obama ha conseguido lo más fácil.

Etiquetas: , , , , , ,

Comentarios 4 comentarios

Comentarios

  • 26.12.2010 Narmer

    ¿Seguro que lo mejor para el mundo es que se prohiban las armas nucleares? EEUU y la URSS nunca llegaron a entrar en guerra durante sus 40 años de «guerra fría» gracias a las armas nucleares, salvándose con ello millones y millones de vidas humanas que hubieran muerto en una guerra convencional. La URSS jamás invadió Europa Occidental pese a estar perfectamente preparada para ello, porque se hubiera tenido que enfrentar a varias potencias (incluido EEUU) con armas nucleares, salvándose con ello millones de vidas humanas. India y Pakistán no han entrado en guerra total entre ellos gracias a que disponen ambos de armas nucleares, lo que ha salvado millones de vidas humanas. ¿Seguro que lo mejor es que estas tremendas armas desaparezcan? ¿Basta la mera capacidad de poder fabricarlas para mantener la paz «forzada» entre potencias muy poderosas, armadas y enemigas (presentes o futuras)? Yo no lo tengo tan claro.

  • 27.12.2010 Javier

    Narmer, observo que lo tienes todo muy clarito: lo mejor para el mundo es que todas las potencias (y ya de paso protopotencias -China- e impotencias -Irán) se armen hasta los dientes, a poder ser, de armas nucleares. La destrucción mutua asegurada, quién iba a decírnoslo, fue el reverso de la paz mutua asegurada, el auténtico propósito de todo este tinglado. Siguiendo tu razonamiento, lo mejor para la paz mundial sería permitir que Irán adquiriera armas nucleares (y de rebote, Arabia Saudí y demás vecinos). De este modo, la paz en Oriente Próximo quedaría asegurada. ¿Y por qué no permitir que los palestinos se hagan con un par o tres de cabezas nucleares? ¿No se pondría así fin a la devastación de tantas vidas humanas? No en vano, eso fue lo que nos enseñó “los 40 años de guerra fría, ¿verdad, Narmer?

  • 27.12.2010 Jesus

    Hay cada uno que dice cada cosa.
    Alguien dijo que lo bueno que tiene la libertad de expresion es que todos tenemos derecho a decir lo que pensamos y lo malo es que lo pueden decir hasta los que no piensan lo que van a decir.
    Aunque un poco tarde, espero que todos hayan tenido una feliz navidad y que todos tengamos un 2011 mejor que el 2010.

  • 28.12.2010 Narmer

    Javier, Jesús: efectivamente, la guerra fría nos enseñó que dos super-potencias nucleares no se hacen la guerra entre ellas. Son los HECHOS, les gusten o no. Si ese ejemplo les parece poco, tienen el de India-Pakistan, a los que tampoco les han faltado oportunidades de empezar. Pero es que el objetivo de la guerra es ganar, y cuando empezarla significa con total seguridad perder de forma completa, devastadora, las guerras no empiezan. Ya veremos lo que pasa con Irán, pero mi pronóstico es el siguiente: Irán tendrá armas nucleares (es prácticamente imposible evitarlo sin usar, ¡qué paradoja!, armas nucleares, como fue imposible con Corea del Norte, con Israel o Sudáfrica) y eso asegurará que Irán nunca entrará en guerra abierta con Israel. Se admiten apuestas… ¿Significará eso la nuclearización de Arabia Saudita? Seguramente si: quiere ser la potencia hegemónica de la zona y si queremos que siga siendo nuestro aliado (¡y vaya que si queremos!) habrá que ayudarle, habrá que hacer la vista gorda otra vez. Y para finalizar: La Paz Universal, todos somos hermanos, etc, es muy bonito, pero es fantasía. La realidad es otra cosa, funciona de otra manera, no la he inventado yo y es una pérdida de tiempo echármela en cara a mí. Ah, y hacer discursos buenistas lo sabemos hacer todos, eh…

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia
Fatal error: Uncaught wfWAFStorageFileException: Unable to verify temporary file contents for atomic writing. in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php:47 Stack trace: #0 /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php(650): wfWAFStorageFile::atomicFilePutContents('/usr/home/obama...', 'saveConfig('livewaf') #2 {main} thrown in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php on line 47