ObamaWORLD

miércoles 29 de diciembre de 2010

Obama cabalga de nuevo, pero esta vez va en borriquito

Después de las elecciones del 2 de noviembre, empezó en Estados Unidos la sesión “lame duck” del Congreso. “Lame duck” es una expresión inglesa del siglo XVIII que significa “pato cojo”, algo impedido, medio inútil. Aquí se refiere al periodo que va desde el día de la elección hasta la toma de posesión del nuevo congreso, que es en enero. Son dos meses donde aún siguen en sus escaños muchos de los congresistas que no han sido reelegidos. Tienen por tanto menos legitimidad y suele traer pocos resultados.

Este año no ha sido así. Obama y los demócratas han conseguido aprobar varias leyes importantes, sobre todo tres, de las que ya he hablado: una reforma fiscal, la opción para los gays de servir abiertamente en el ejército y la ratificación del Tratado Start de armas nucleares con Rusia.

También se han quedado algunas propuestas importantes por el camino. Sobre todo dos: una reforma del modo en que algunos inmigrantes ilegales pueden convertirse en ciudadanos y otra que pedía fondos para hacer funcionar el gobierno todo el año fiscal hasta septiembre (los republicanos solo han aprobado hasta marzo; así que será uno de los grandes debates del nuevo congreso).

Los demócratas jugaron sus cartas de manera magistral. El senador republicano Lindsey Graham lo reconoció así: el líder demócrata del senado “Harry Reid se ha comido nuestro comida. Ha sido una capitulación en dos semanas de proporciones dramáticas ante propuestas que no hubieran pasado el nuevo Congreso”. Es así. En el nuevo congreso la mayoría republicana será enorme: 242 republicanos por 193 demócratas (hasta ahora había 255 demócratas por 179 demócratas). Ninguna de las tres grandes leyes hubiera sido aprobada. La recta final de Nancy Pelosi como líder de la mayoría ha sido la coronación del congreso más activo desde los años 60. Esto ha permitido grandes reformas, pero ha llevado también a una notable derrota electoral.

¿Por qué Obama consiguió ahora unos éxitos que buscaba desde hace tiempo? Primero porque cedió. En el pacto fiscal, admitió mantener los recortes fiscales que Bush había aplicado a los americanos más ricos a cambio de más gasto público en favor de los que menos tienen. Fue en realidad un segundo estímulo, que los republicanos querían evitar a toda costa y que esta vez aceptaron a cambio de las concesiones del presidente.

Este acuerdo creó la sensación de que la legislatura aún no había terminado. A pesar de que se tumbaron otras leyes, Pelosi quiso que se votara a solas la opción de permitir servir a gays en el ejército. Pasó en el Congreso por mayoría notable (250 a 175) y en el senado Joe Lieberman -un independiente que quizá prepara su reelección como demócrata- impulsó su aprobación: ocho senadores republicanos votaron a favor. En el tratado nuclear, el gobierno se puso serio: debía salir adelante ya por el bien de la seguridad nacional. Y salió. Fue una magnífica partida de póker.

¿Será así el año que viene? Probablemente no. Al Congreso llegan varias decenas de miembros impulsados por el Tea Party, con su lucha contra el gasto público. Su líder, John Boehner, marcará la agenda. Será interesante ver cómo se entienden los republicanos tradicionales con los revoltosos Tea Party. La radicalidad de los nuevos puede hacer que algunos republicanos tiendan a la moderación y voten a veces con los demócratas.

Obama podrá jugar esa carta para partir en dos al partido republicano. Por ejemplo, el líder republicano en el senado, Mitch McConnell, hace unos meses dijo que su objetivo principal “era hacer de Obama un presidente de un solo mandato”. Ahora, un colaborador suyo, ante las críticas conservadores por el pacto fiscal, dijo: “No vamos a apostar en contra de la economía. Si ayuda a Obama, que sea así. Lo haremos. ¿A quién le importa una mierda?” Es un cambio sustancial. Serán dos años distintos.

Obama y los demócratas tratarán de hacer tres cosas: defender los ataques a las batallas ganadas -las reformas sanitaria y financiera sobre todo-, impulsar cambios en ámbitos donde los republicanos pueden picar y colaborar -energía y educación- y arriesgar lo que puedan para conseguir puntos para las elecciones, sobre todo la reforma de la inmigración de cara a conseguir el voto hispano.

Más allá del Congreso, no hay que olvidar que Obama es aún el presidente. Estos dos meses han demostrado que Obama no juega mal contra rivales crecidos. Como dice la senadora demócrata Claire McCaskill, “lo que ahora vemos es donde siempre ha querido estar. En el fondo Obama es pragmático, no un ideólogo, y se siente más cómodo cuando tiene que comprometer a los republicanos que cuando tiene que dividir”. Antes los republicanos podían solo decir no y plantarse. Ahora, con más riendas, tendrán que salir y jugar.

La presidencia, además, es la mejor plataforma de Estados Unidos. Desde la Casa Blanca, Obama tiene todas las armas para prepararse para la reelección. Intentará estar más lejos del Congreso y sus guerras. La sabiduría popular dice que los americanos premian a los presidentes líderes que están por encima de los empujones de Washington. Según la asesora Valerie Jarret, Obama dejó dicho antes de irse a Hawai que le preparen una agenda para estos dos años con más actos fuera de Washington, más cerca de la gente.

Obama tiene otras dos armas para separarse de las triquiñuelas de la capital: uno, los poderes ejecutivos previstos para el presidente. Obama criticó que Bush se saltara el Congreso para lograr su agenda, pero ahora quizá lo utiliza. En un largo documento, un think tank progresista recomienda a Obama montones de propuestas que podría imnpulsar él solito. Además, desde el púlpito de la presidencia puede dar discursos morales sobre el país que puedan ayudar a su partido en el congreso y a él le dejen por encima del bien y del mal. Y dos, la política exterior. Por muchos problemas que tenga en su país, si un presidente quiere darse un baño de masas, puede escoger países donde cae simpático. Obama aún tiene muchos, como demostró en su viaje por Asia justo después de las elecciones de noviembre. A los americanos les gusta ver cómo el mundo admira a su presidente.

En suma, Obama cabalga de nuevo. Las opciones para la reelección se le han puesto muy bien (una prueba es que ningún republicano con opciones hace por ahora muchos movimientos para presentarse en 2012; algunos asumen sin querer que Obama presidirá hasta 2016). Le será más fácil erigirse como líder de todos los americanos ahora que los demócratas no controlan todos los resortes del poder. Pero ya no irá en un pura sangre dispuesto a cambiar el país como hizo en los primeros dos años. Serán dos años más lentos pero más seguros. Obama cabalga en borriquito hacia la reelección.

Etiquetas: , , ,

Comentarios 4 comentarios

Comentarios

  • 30.12.2010 Jesus

    Sin dudas Obama es un pragmatico, tanto que en oportunidades nos saca de las casillas, pero como pragmantico consigue lo que puede y no lo que desea; de ahi que tuvieramos, por ejemplo, una reforma de salud sin opcion publica y que se extendieran los beneficios fiscales al 2% de mas altos ingresos del pais para poder lograr extender los magros beneficos de desempleo al mas de 9% sin trabajo.
    De ahi tambien que no pidiera, como querian todos los republicanos y algunos democratas, la renuncia de Nancy Pelosi, en ultima instancia la figura de los democratas que mejor hizo su trabajo en estos dos años, dos años en que los “democratas moderados” hicieron tanto daño como los republicanos a la agenda de Obama; y si quieren comprobarlo, como un boton de muestra, ahi tenemos la derrota del dream act.
    Veamos como nos va en estos dos años venideros, en que al menos hay menos “democratas moderados”.

  • 31.12.2010 Gaze

    ¿Obama, pragmatista? Dream on my friend…..

    Los presidentes son pasajeros, pero las instituciones quedan…. Y ese es el GOP 2012…

    Siempre dije que los ideólogos no pueden ensañarse con la oligarquía norteamericana, vaya, qué ejemplo para una Europa que se hunde como un titanic…. (:=

  • 01.01.2011 Jesus

    Gaze, si se explicara quizas se podria comprender que quiere decir.
    De todas formas un feliz 2011 y esperemos pasen estos dos años a ver que sucede y quiera Dios no sea un retorno republicanos — Sarah Palin Presidente ? –, por el bien de norteamerica y los norteamericanos

  • 10.11.2015 Nik

    YES! CT is FOR Barack Obama! Im a 21 yr old college stnudet and I can honestly say my teachers during class have expressed admiration for Obama’s new ideas stating At first I wasn’t sure but he’s looking to be the real deal and He seems to be the voice the country needs . Also, there is an overwhelming stnudet support for Barack and Michelle’s Change campaign, and one that deserves recognition.Last night at dinner with my mother and father, (All supporters of Barack), I was giving info about voting and my mother cut me off and said Hillary’s going to win anyway . But to see these early poll showing things neck and neck? For every one person that assumes Hillarys going to grab CT there, in my case, is 4 votes that support Barack Obama (including my brother). Needless to say, we will ALL be voting on Super Duper Tuesday to pull off an East-Coast UPSET! =)

TRACKBACKS

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia
Fatal error: Uncaught wfWAFStorageFileException: Unable to verify temporary file contents for atomic writing. in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php:47 Stack trace: #0 /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php(650): wfWAFStorageFile::atomicFilePutContents('/usr/home/obama...', 'saveConfig('livewaf') #2 {main} thrown in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php on line 47