ObamaWORLD

lunes 31 de enero de 2011

Un diccionario para entender Egipto

La incertidumbre manda en Egipto. Para hoy, solo hay una pregunta: ¿se irá Mubarak o reprimirá la revuelta? El toque de queda se ha ampliado, empezará a las tres. Quizá será la excusa para más dureza o la prueba definitiva de que el gobierno no manda. El gobierno tiene otra opción: esperar a que el caos debilite las protestas. Es un arma de doble filo. Para el martes, hay convocada una marcha del millón. Puede hacerse insoportable. Por ahora, un diccionario para entender mejor lo que ocurre.

Árabes. Los únicos países árabes que no son dictaduras son Líbano, Marruecos y Kuwait. La Freedom House los considera “parcialmente libres”. El mundo árabe no está acostumbrado a que sus revueltas populares triunfen y echen al dictador. Nunca lo ha hecho ninguna, a no ser que se considere así la rebelión en Líbano contra Siria en 2005. Túnez ha sido la primera. Egipto podría ser la segunda. Ni Turquía ni Irán son árabes.

ElBaradei, Mohamed. Si Mubarak se va, el régimen se hunde y el ejército acepta formar un gobierno de unidad nacional, es probable que lo presida Mohamed ElBaradei (lo he puesto en la B porque me iba bien, aunque él prefiera la transcripción latina de su nombre). El año pasado había anunciado que igual se presentaba a las elecciones presidenciales de septiembre. ElBaradei tiene sobre todo un problema: hace cuarenta años que no vive en Egipto; llegó el jueves desde Viena. Su mayor logro fue la dirección de la Agencia Internacional de Energía Atómica y el premio Nobel de la paz 2005. Defendió ante el consejo de seguridad de Naciones Unidas que no había pruebas de que Irak tuviera armas de destrucción masiva.

Cambio. Egipto ya no será el mismo, se dice. Tanto si Mubarak sigue como si se va, el país ha cambiado. Pero en este tipo de revueltas, la pregunta difícil es hacia dónde. No está claro que se llegue a una democracia sólida. El camino está lleno de baches.

Democracia. La falta de derechos y libertades quizá no ha sido la principal causa de las protestas, pero cuenta. Los egipcios se han cansado de la gestión de su presidente y no hay otra manera de cambiarlo que salir a la calle. Aquí se puede leer cómo reacciona la policía para detener una manifestación en un país sin libertades. Es terrible.

Egipto. Es el mayor país árabe -80 millones-, el centro ideológico del islam suní (el islam chií es Irán). Egipto es independiente de los británicos desde 1953 y ha tenido tres presidentes: Nasser, Sadat y Mubarak, que manda desde 1981. La edad media de los egipcios es 24 años (la de España, 40). Junto a Jordania es el único país árabe que tiene relaciones diplomáticas completas con Israel. Allí está el canal de Suez, un pasaje vital de petróleo.

Fuerzas armadas. El ejército tiene la llave de la solución para el país. Si abandona al gobierno, será el fin. El servicio militar es obligatorio, pero oficial no es mal trabajo. Mubarak les ha tratado bien. Bajo el régimen disfrutan de ventajas, en parte pagadas por Estados Unidos -tras Pakistán, Israel y Afganistán, es el ejército que más recibe. Por ahora se han dedicado solo a proteger edificios públicos. A pesar de los vuelos de dos cazas por encima de Cairo ayer, los manifestantes creen que están de su lado. Está por ver.

Gamal Mubarak. Es el único que ha perdido seguro ya con esta revuelta. Tenía opciones de suceder a su padre en septiembre. Seguro que no ocurrirá. Gamal lo sabe y ya está en Londres -es ciudadano británico. No le dejarán tranquilo. Hoy han convocado una protesta delante de su casa.

Hermanos Musulmanes. Es la oposición más visible y mejor organizada al régimen egipcio. Solo tienen un problema: a Occidente no le gustan porque temen que piensan que crearán una teocracia como la iraní. Los Hermanos renunciaron a la violencia hace años. Bin Laden fue miembro, pero ahora les acusa de debiluchos ante Estados Unidos. Se dedican sobre todo a causas sociales. Han dicho que no aspiran a la presidencia, por eso han apoyado a ElBaradei para que trate con el gobierno alguna solución.

Israel, Irán. Son los dos países de la región más callados y más expectantes. Ninguno de los dos sufre por la caída de su gobierno: Israel porque es una democracia e Irán porque ya vivió su revuelta en 2009 y se salvó. Israel no esconde su interés en que Mubarak siga, en algún caso al precio que sea. Si cae, quizá debería abrir un nuevo frente; Egipto siempre ha liderado las guerras globales contra Israel, la última en 1973. Irán espera sacar partido de la islamización de la región. El gobierno iraní cree que son su motor.

Jazeera, Al. Es la cadena árabe principal de noticias, propiedad del gobierno de Catar. Emite desde 1996. Sin Al Jazeera, nadie se hubiera enterado con detalle de lo que ocurría en Túnez y ahora en Egipto. Ayer el gobierno decidió cerrar las oficinas de la cadena en Cairo y revocar la licencia. Pero los periodistas seguían en la calle e informaban por teléfono. Su labor estos días es extraordinaria.

Liberación, plaza. La plaza Tahrir o de la Liberación es el punto de reunión principal de los protestantes. Desde anoche, el gobierno ha ordenado a la policía patrullar de nuevo por todo el país menos por la plaza. Algunos manifestantes duermen ahí para que no les puedan echar. Si hay represión, empezará ahí. Es el punto que escogió ElBaradei para hacer un discurso ayer a los manifestantes. Desde que Al Jazeera no tiene oficina en Cairo, la mayor parte del día emite un plano fijo de la plaza.

Mubarak, Hosni. Las protestas en Egipto tienen un objetivo básico: echar a Mubarak. Ayer corría por la plaza Tahrir una pancarta graciosa: “Mubarak, tú te vas, yo me voy a casa. Fin”. El presidente desde 1981 representa todos los males que critican los manifestantes. Es impensable que pueda seguir en el cargo sin reprimir de algún modo las protestas.

Nivel de vida. La economía es la causa oculta de la revuelta. Mubarak ha intentado hacer políticas liberalizadoras y de hecho Egipto crece, pero la crisis le afecta desde 2008. La inflación habrá subido en 2010 casi un 13 por ciento, una de las más altas del mundo. Casi la mitad de egipcios viven con menos de dos dólares al día. La situación es similar para la mayoría de los países árabes. A última hora de la noche de ayer la tele pública leyó una carta de Mubarak a su nuevo primer ministro, Ahmed Shafiq: “Te pido que recuperes la confianza en nuestra economía”. Las tres prioridades eran la inflación, el empleo y los subsidios.

Obama. Egipto es un aliado sólido de Estados Unidos. La administración Obama debe combinar ahora el apoyo a un amigo dictador con su discurso a favor de la democracia. Hacen lo que pueden. El equilibrio es difícil. Por ahora, con palabras delicadas, han pedido al régimen que reforme y piense en una “transición ordenada”. No han exigido aún a Mubarak que se vaya. Van tarde, pero no pueden abandonar al gobierno tan rápido. Otros aliados verían que no pueden confiar en Estados Unidos en momentos difíciles. Los críticos creen que ya está bien así: Arabia Saudí, por ejemplo, debe saber que no cuenta con Estados Unidos. Quizá sí, pero las relaciones internacionales funcionan de otra manera.

Policía. La policía fue la protagonista el viernes. Sus antidisturbios montaron una batalla campal contra los protestantes, sobre todo con gas lacrimógeno, cañones de agua y pelotas de goma, pero también con balas. Su desaparición favoreció los saqueos. Los ciudadanos formaron comités para proteger sus barrios durante el caos. Anoche la policía volvió a las calles. Veremos cuál será su papel.

Represión. El temor a la violencia indiscriminada sigue ahí. Otro de los motivos por los que Obama no ha pedido el final de Mubarak es para no perder la legitimidad y cercanía con él. Si Mubarak ve que Estados Unidos le abandona, ya no le escuchará. Ahora la presión aún puede ser mayor. Por otra parte, es un misterio si el ejército no ha disparado porque no se lo han ordenado o porque ha desobedecido.

Suleiman, Omar. Es el nuevo vicepresidente de Egipto, jefe de los servicios secretos y buen amigo de Israel y Estados Unidos. Sería el hombre de paja para evitar el vacío de poder en caso de una huida de Mubarak. Las protestas quizá amainarían, pero los cánticos ayer también iban contra él.

Túnez. Sin Túnez, Egipto no habría estallado con tanto valor. El cansancio y la rabia de los ciudadanos estaba ahí, pero necesitaba una chispa. En Túnez fue el sacrificio de Mohamed Bouazizi. En Egipto, el coraje de los tunecinos y la desaparición de Ben Ali.

Webs. Al Jazeera ha tenido mucha importancia. Las redes sociales, también. La revolución de Egipto no será una revolución de Twitter o Facebook, pero sí de la generación Facebook. Las redes sociales han permitido que más personas sepan que hay más como ellos por ahí. Los medios censurados reflejan una sociedad irreal. Las redes sociales dan otro punto de vista: la convicción de que si uno sale a la calle no estará solo. Su papel no ha sido esencial durante las protestas -sobre todo porque no hay internet en Egipto-, pero sí antes.

Yemen. ¿Quién será el siguiente? Es la pregunta del millón. Hay muchos candidatos. Yemen es uno, aunque sus características no tienen nada que ver con las egipcias. Marruecos es menos represor, Argelia tiene el recuerdo de la guerra civil, Libia es más rica y Gadafi no tiene escrúpulos, Sudán es un desastre y más allá Siria, Jordania o Arabia Saudí. Todos han vivido alguna protesta en los últimos días. Ninguno está seguro. Solo esta inseguridad entre autócratas, ya convierte la revuelta egipcia en un momento increíble en Oriente Medio.

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Comentarios 9 comentarios

Comentarios

  • 31.01.2011 Jesus

    Muy buen resumen Jordi, gracias.

  • 31.01.2011 María

    Esclarecedor, gracias Jordi. Sólo una anotación … tuiteros decían que precisamente muchos de los saqueadores eran policías de paisano. Al parecer, algunos fueron detenidos por las patrullas de vecinos y llevaban carnets identificativos de la policía. Saludos

  • 31.01.2011 Àngel Solé

    Genial post; como dicen arriba, muy esclarecedor

  • 31.01.2011 Manel

    Jelouses, Jordi

    Mejoremos un poco el abecedario.

    Egipto ya ha vivido revueltas como estas y peores, pero entonces no había internete. Nada sustancial, salvo el número de seres vivos sobre el planeta, cambió entonces, y nada sustancial —salvo lo mismo— cambiará ahora.

    Haces mal distinguiendo entre ‘Mubarak’, ‘régimen’ y ‘ejército’. El ‘régimen” es el ejército en el poder desde 1952, y Mubarak es militar como lo fueron Naguib, Nasir y Sadat. Alguna cúpula militar (estoy pensando en dos generales en concreto) pueden tener la tentación del golpe de estado, pero para evitarlo Mubarak ha nombrado a Míster Tortura como vicepresidente. Caso de que MT se uniera al golpe, no sería para democratizar nada sino para un mejor reparto del botín anual que llega desde EEUU. La cantidad de millones de dólares que anualmente caen en bolsillos militares gracias a contratas y cosas así es asombrosa, y constituye un aliciente para el inmovilismo… o para la traición.

    No emplees términos occidentales como ‘libertad’ o ‘derechos humanos’ como si tuvieran valor universal, pues en Egipto (y en general en las culturas musulmanas) no son entendidas del mismo modo que aquí. Son ‘derechos’ y ‘libertades’ sui géneris.

    Bin Ladin nunca ha militado en los Hermanos Musulmanes, y no es de ‘ahora’ que les acusa de debiluchos sino desde mediados de los 80 del s. XX.

    Baradei no pinta una mona. Es el candidato de la progresía europea, pero en Egipto no lo quieren ni en pintura. Los que le conocen, que tampoco son todos.

    Gamal solo es una opción seria para su madre (ni siquiera para su padre). Pero el chaval siempre se ha mostrado poco dispuesto y tiene motivos: es un empresario, no un militar. Duraría tres telediarios mal contados.

    A Estados Unidos, mientras no resuelva lo de Pakistán-India, no le interesa un cambio radical en Egipto, así que de puertas afuera dirán misa pero de puertas adentro respaldarán lo que haga el ‘régimen’.

    Y lo que el ‘régimen’ va a hacer a partir de mañana es apretar las tuercas. Los militares se están desplegando YA por todo el país para controlar los puntos neurálgicos que la policía egipcia —siempre indolente por lo mal pagada— ha desatendido.

    Sostodo si no queremos profundizar en detalles.

  • 31.01.2011 Jordi Pérez Colomé

    Manel,

    ¿Nada sustancial cambiará? Puede ser. Solo que no es seguro.

    Ejército. Tú lo dices. Hay aliciente para el inmovilismo o la traición. También puede ser que si disparan a diestro y siniestro el grifo americano se cierre.

    ¿Cómo son en Egipto los derechos y libertades “sui generis”?

    En el link que pongo arriba de la Brookings Institution dice que Bin Laden fue miembro de Hermanos Musulmanes: http://www.brookings.edu/opinions/2011/0128_egypt_riedel.aspx Quizá no lo fuera, pero estuvo influido por profesores universitarios que sí lo eran. Es cierto que hace tiempo que les acusa de débiles.

    ElBaradei no pintaba una mona. Pero ahora le apoya el grupo mejor organizado de la oposición. Le da más peso. Ayman Nour está desaparecido. Parece que fue herido en la cabeza el viernes: http://www.irishtimes.com/newspaper/frontpage....htmlAunque aquí sale hoy y habla como si nada: http://www.smh.com.au/world/pleas-for-democra....1ab3z.html El herido podría haber sido su hijo.

    Gamal tuvo su momento. http://www.newyorker.com/reporting/2010/04/05....ntPage=all Es verdad que en altas esferas gustaba poco. Ha sido una excusa magnífica para dejarle caer.

    Estados Unidos dice misa desde hace días. Pero la liturgia cambia. El problema americano no se llama solo Pakistán, sino Israel, Arabia Saudí, Jordania. No hace falta ir tan lejos.

    La policía recibió órdenes de desaparecer. Hoy está de vuelta. El ejército tenía claramente órdenes de no disparar. Puede cambiar, claro. Pero yo no sé qué pasará con tanta precisión.

    No hay más detalles.

    Gracias a todos.

  • 31.01.2011 Juande González

    Gran post. Voy a difundirlo.
    “Las tres prioridades eran la inflación, el empleo y los subsidios”. Madre mía, pues son contradictorios. Para atajar la inflación se frena el crecimiento y el empleo. Y los subsidios también afectan a la inflación y agravan el déficit. Mubarak lo tiene mal. En cualquier caso nada de eso se arregla en un mes, y la gente no parece dispuesta a esperar.
    “las relaciones internacionales funcionan de otra manera”. Esa es parte del problema. Como siempre han funcionado de la misma forma nadie contempla que lo puedan hacer de otra manera. Y cuando fracasan, en general, se pinta como inevitable. No querría parecer pretencioso, pero se impone un cambio de paradigma. Me explico lo que puedo aquí: http://lacrisiseterna.blogspot.com/2011/01/qu....nor-i.html
    Me sorprende una afirmación tan rotunda (de Manel) como que “nada sustancial cambiará ahora”. Ninguna dictadura es para siempre. Dan una impresión de solidez desde fuera que casi siempre es falsa. Esta parece tambalearse. Otra cosa es que el resultado sea una nueva dictadura, o autocracia o similar. Me parece improbable que esto no deje secuelas.

  • 31.01.2011 Manel

    Jordi

    Puedes apostar tu blog a que sí es seguro que nada sustancial va a cambiar. Lo de ahora es un chiste comparado con las revueltas de los 50, de los 60, de los 70…, que terminaron en redadas masivas, fosas comunes, la creación del gulag egipcio, etc. Ahora incluso hasta se puede saber el número de gente que muere. O sea, de chiste. Como diría un amigo, que no te nuble el dospuntocerismo: esto no es nuevo. Es periódico. Forma parte de la geología del ‘régimen’, que siempre procede del mismo modo: un desconcierto inicial parecido al laissez faire y luego blande la porra y empiezan los sopapos. Mubarak, que es la segunda o tercera crisis que sufre, lleva 30 años prometiendo democracia. Y ya ves dónde andan.

    Por distintas razones de tipo económico y geoestratégico, el grifo americano no puede cerrarse. Privar a Egipto de una buena parte de los ingresos nacionales equivale a desestabilizar la región entera y con ella a Europa y a los propios EE.UU. Si Egipto cae en un tipo de dictadura distinta de la actual —la democracia es impensable— y lo hace por el desplante americano, lo siguiente que cae es el Reino. Y la cuarta gran guerra árabe contra Israel tardaría minutos en iniciarse.

    Los derechos y libertades sui géneris… Es largo de explicar; salvo que quieras que me ponga teórico y te suelte un tostón al respecto, puedes tú mismo deducir su particularidad a partir de las fotos y vídeos de las manifestaciones. Cuenta las mujeres que hay. Mira cómo visten. Y trata de responderte por qué hay tan pocas y por qué ninguna va sin trapos en la cabeza. En Egipto, como en otros países de la zona, la religión es considerada más importante que la política (que para la mayoría no es sino una parte de los deberes religiosos). De ello se desprende el exagerado peso que, en comparación con una democracia liberal corriente y moliente, tienen los imames y sus pronunciamientos públicos. Las mezquitas se abarrotan los viernes no solo para rezar, sino para escuchar la opinión política de los líderes religiosos. Ello se plasma, por supuesto, en su concepto de derechos y libertades, de los que básicamente excluyen a las mujeres o que, aun sin excluirlas, son planteados desde el ámbito religioso, no desde el civil (que sería lo suyo).

    Bin Ladin fue influido de joven (cuando era un chiquillo) por las clases que daba el exiliado Mohamed Qutb, hermano de Sayid Qutb, teórico de los HM de Egipto en los años 60 (fue ahorcado junto a otros dirigentes de los HM), pero nunca ha militado en los HM. De hecho, el qutbismo (por Sayid, no por Mohamed) plasmado en libros como Signposts, y que es lo que bin Ladin vindicó como ‘influencia’ , ya fue condenado doctrinal y políticamente por los HM a finales de los 60, apenas cinco años después de la ejecución de Sayid, y la condena se ha reiterado decenas de veces desde entonces. Quicir, ya fue condenado antes de que los HM renunciaran oficialmente a la violencia.

    Baradei sigue sin pintar una mona. Es el tonto útil que necesitan algunas organizaciones ilegales —como mismamente los HM— para poder influir en los actuales acontecimientos. Él pone ahora la cara y su prestigio en el extranjero y ellos, llegado el caso y el momento, se lo quitarían de encima de un soplamocos.

    El problema americano (y de rebote el nuestro) se llama, esencialmente, Pakistán-India. Por ese conflicto existe el de Afganistán. Y por el de Afganistán el de Irak. Lo otro (Israel, el Reino, Jordania, Yemen, Somalia, Irán…) es parte del paisaje, pero nada más que eso. No hay riesgo mediato de guerra, el odio queda limitado a operaciones terroristas, contraterrorismo, boicots comerciales y simple odium theologicum. En Pakistán-India sí hay riesgo de guerra. Y nuclear. Y mientras, además, everywhere between here and there, terrorismo por un tubo. Por ello te digo que EE.UU. no puede abandonar a Egipto, que es actualmente, junto con el Reino, el país que calma y estabiliza la región. Cabrea a Egipto y se va todo —nos vamos todos— a la mierda.

    La policía no recibe órdenes de desaparecer. La policía y el ejército egipcio son históricamente tan rivales (o cuasi enemigos) como la CIA y el FBI en Estados Unidos. Es aparecer el ejército, y la policía se pone a silbar mirando al techo. Y viceversa. Ha ocurrido siempre así. No cooperan. Incluso mantienen gulags separados. Por no hablar de las diferentes condiciones de vida de que disfrutan sus respectivos altos mandos.

  • 31.01.2011 Manel

    Juande González

    Parte de lo que te sorprende lo acabo de explicar ahí arriba, pero si quieres que profundice no tengo inconveniente.

  • 01.02.2011 Jordi Pérez Colomé

    Manel,

    hoy vemos qué ocurre. A ver si se cierran todas las opciones o no. Seguimos hablando.

TRACKBACKS

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia
Fatal error: Uncaught wfWAFStorageFileException: Unable to save temporary file for atomic writing. in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php:29 Stack trace: #0 /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php(567): wfWAFStorageFile::atomicFilePutContents('/usr/home/obama...', 'saveConfig() #2 {main} thrown in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php on line 29