ObamaWORLD

miércoles 2 de febrero de 2011

¿Y ahora qué? Las revoluciones son difíciles

Actualizaciones al final

Ayer pudo ser el último día de Hosni Mubarak como presidente de Egipto. Pero fue solo el primero de una “pacífica transferencia de poder” -que repitió dos veces- hacia “quien la gente escoja en la próxima elección presidencial”.

El presidente Mubarak domina los tiempos con maestría. Los dos días que fueron malos para su régimen -el viernes y hoy-, hizo un discurso por la noche. Los egipcios y el mundo, en lugar de centrarnos en un gran día para la oposición, nos dedicamos a analizar qué ha dicho. Es un gran modo de desactivar la presión.

Ayer así lo hizo. La manifestación fue enorme, aunque los números bailan. En la plaza Tahrir, según dicen aquí, caben cien mil personas. Con las calles adyacentes, quizá hubo “un cuarto de millón”, como decía AP, o “centenares de miles”, como creía el New York Times. Al Jazeera daba un millón, que es el número quizá de todo Egipto. Había números más rimbombantes: una agencia alemana daba 8 millones.

Había mucha gente, pero al final quedó en decepción. Mubarak sigue en el cargo y dio un discurso desafiante. Para sobrevivir, el presidente confía en tres cosas:

1. La mayoría silenciosa. En las manifestaciones pudo haber dos, tres, cuatro millones de personas, pero en Egipto hay 80. Mucha gente puede mirar con admiración desde casa o no está seguro, pero no se arriesgan a salir. Con lo que tienen, ya les basta. Hay millones de egipcios que viven con menos de 2 dólares al día, pero hay otros millones que ya viven bien.

El discurso de Mubarak era en parte para simpatizar con ese grupo suspicaz. Mubarak no negó que el país no fuera bien y que algunos jóvenes tuvieran derecho a quejarse. Pero, siguió Mubarak, “esas protestas se transformaron de un fenómeno noble y civilizado de practicar la libertad de expresión a enfrentamientos desafortunados, movilizados y controlados por fuerzas políticas que quieren empeorar la situación”.

A quien nada tiene, todo le da igual. Pero el que tiene mucho que conservar, puede temer quedarse sin nada. Mubarak habló del miedo de esa “inmensa mayoría”: “Vivimos juntos días dolorosos y la cosa más dolorosa es el miedo que afecta a la inmensa mayoría de egipcios y causa preocupación y ansiedad sobre qué les traerá el mañana a ellos y a sus familias y al futuro del país”. Había que escoger, según Mubarak, entre caos y estabilidad.

El presidente hacía dos concesiones: negociar con quien quiera de la oposición y no presentarse de nuevo. Ahora les tocaba a los revoltosos poner algo de su parte. La misión de ese discurso era hacer crecer el desánimo, que digan: “Mubarak ya se irá, qué más queréis”. Algún manifestante igual cede.

2. La violencia. Anoche, después del discurso, partidarios de Mubarak aparecieron en Alejandría y Cairo. Amenazaron a los que aguantaban aún en el centro de las dos ciudades. Su aparición no puede ser casualidad. El ejército parece que está dispuesto a frenar toda batalla campal, pero si algunos se amilanan por temor a palizas, igual ceden.

3. La vida cotidiana. Desde el viernes, Egipto vive en toque de queda. Los bancos y las universidades están cerrados. Los precios suben y mucha gente no puede trabajar; la comida empieza a fallar. Por no hablar del turismo. Poco después del discurso de Mubarak, un manifestante habló con Al Jazeera: “No quisiera debilitar a mi país”, dijo. Egipto saldrá tocado. Algunos querrán evitarlo y quizá ceden.

Ahora vienen dos días hasta la próxima gran manifestación, el viernes. Hay tiempo para dudar, asustar y pretender de nuevo una vida normal. Mubarak intentará por estos tres medios que el viernes haya menos gente que hoy. Los manifestantes procurarán lo contrario. No parece que hayan perdido fuelle por ahora, pero la revolución solo ha empezado.

*

Un apunte sobre el papel de Estados Unidos. Egipto es un aliado histórico de los americanos: protege a Israel, el canal de Suez y frena a islamistas. El apoyo americano es constante en forma de ayuda millonaria al ejército. Otros países de la región miran con detalle qué hace Obama. Por duro que parezca, no puede pedir de golpe plena democracia. Su país hace que apoya la dictadura. Si lo abandonara de repente -por principios- otros aliados se asustarían y podrían reaccionar mal. El remedio sería peor que la enfermedad.

La administración Obama tiene dos objetivos: uno, evitar la represión sangrienta. Si Obama pidiera el cese de Mubarak, perdería su poder. El régimen, sin el freno americano, haría lo que fuera para mantenerse, también disparar. Dos, propiciar, según Obama, “una transición ordenada, significativa y pacífica que debe empezar ahora”, con un objetivo: “Elecciones libres y justas”. Mubarak hablaba de “transferencia de poder”, Obama de transición hacia una democracia. Son dos cosas distintas.

El equilibrio es delicado: hay que presionar a Mubarak sin perderle. La revolución por tanto queda solo en manos de los egipcios. No hay manera de interferir más. Es mejor así, que los americanos se mantengan en su lugar. Obama ha dicho a los jóvenes egipcios que Estados Unidos “oye sus voces”. Es, creo, el tono justo, de un lejano ángel de la guarda. La revolución debe hacerla quienes la han empezado: los egipcios. Saben que será difícil, las dictaduras no caen de un soplo. Habrá que perseverar. La libertad está solo en sus manos y no hay mayor promesa.

*

Actualización 13.20h. El régimen de Mubarak intenta esta mañana seguir con su estrategia. Ahora mismo, el centro de atención son las manifestaciones pro Mubarak. En una hay unas 5 mil personas y está a apenas 500 metros de la plaza Tahrir, donde miles de personas anti Mubarak han pasado la noche. Una parte de ese grupo habría entrado ahora mismo en la plaza. El ejército -que ha pedido a los manifestantes que vuelvan a casa- no lo ha impedido.

Ahora hay miembros de los dos grupos en el centro de la plaza. AP informa de que ha habido primeros golpes con palos. Al Jazeera dice que ha hablado con manifestantes pro Mubarak y están preparados para la violencia. La provocación crece. El objetivo es intimidar para reducir el número de gente que pide la salida de Mubarak. Pero puede también llevar al ejército a intervenir contra todos.

La otra manifestación por Mubarak está en otra parte de la ciudad, en la plaza Moustafa Mahmoud. Habría unas 2 mil personas. Las telecomunicaciones ayudan. Se pueden ver unas cuantas en esta foto de Jon Jensen:

La posible violencia es solo una de las amenazas para el desánimo en la revuelta. Hay más. El gobierno pretende que la normalidad vuelva despacio. Sobre todo, internet ya funciona de nuevo en Egipto. Hoy el toque de queda se ha retrasado hasta las cinco. Algunos bancos han abierto para pagar algunas pensiones, aunque la mayoría siguen cerrados. La normalidad es relativa aún, pero creciente.

En política, tres partidos de la oposición han decidido negociar con el régimen con Mubarak en la pesidencia. Es otro ámbito en el que el gobierno puede restar unión a las protestas.

Serán dos días difíciles. El viernes puede ser la última oportunidad. Ya le llaman “El viernes de la partida” (de Mubarak). Si la revuelta desaparece, los próximos seis meses pueden ser peligrosos para los que han protestado esta semana. La revancha, sin el mundo que mire, será severa.

*

Actualización 14.10h. Los enfrentamientos son generales en la plaza Tahrir. Reuters informaba hace unos minutos de 10-15 heridos. La provocación se ha completado. Todo apunta a que el único bando armado con cuchillos, piedras y palos eran los manifestantes pro Mubarak. Es probable que el objetivo de esta maniobra sea vaciar la plaza Tahrir. A esta hora, la confusión domina. Los soldados no han hecho grandes esfuerzos para evitar el choque.

*

Actualización 20.10h. Esta mañana se habían convocado varias manifestaciones en favor de Mubarak en Cairo. Una era cerca de la plaza Tahrir. Hacia la una, una parte de ese grupo se ha dirigido hacia la plaza. Ayer el ejército cacheaba a todos los que entraban en la plaza. Hoy, no. Algunos partidarios de Mubarak han podido entrar en el recinto con palos, cuchillos, piedras.

Sin un motivo aparente, empezó la batalla. El ejército se había apartado. Hoy los que se subían a los tanques eran los partidarios de Mubarak. El ejército se ha mantenido neutral, como en los otros días. Pero hoy ha habido violencia.

Ante el ataque, mientras unos pedían conservar la calma, algunos partidarios de la caída de Mubarak se han defendido, han creado una barricada en la calle que pasa por delante del Museo Egipcio. Ahí se ha producido la principal batalla campal. Algunos grupos han subido a azoteas para tirar objetos. Ha habido, según Reuters, unos quinientos heridos. Los muertos podrían ir desde un soldado -según el Ministerio del Interior- a 18 manifestantes, según ha dicho un médico en Tahrir a Al Jazeera.

Varios periodistas han dejado claro que buena parte de las manifestaciones en Cairo en favor de Mubarak eran pacíficas e incluso espontáneas (aunque la vuelta de internet y Vodafone con sus mensajes las habrían facilitado). En la plaza Tahrir, no. Había policías de paisano, algunos carteles tenían la misma caligrafía y los periodistas eran uno de los objetivos principales. Asustar a periodistas es un método tradicional para ocultar cosas que pasen en las próximas horas.

A esta hora, la plaza Tahrir no es un lugar seguro, aunque por la tele lo parezca. El ejército pide aún a los manifestantes que se vayan. La tele estatal acaba de publicar una orden para vaciar Tahrir. Pero los que están allí no quieren irse. Las calles cercanas son también peligrosas. Se oyen tiroteos. Hay toque de queda, no habrá muchos periodistas. Esta noche puede pasar algo feo. El plan de Mubarak habría funcionado: prometer algo, crear violencia y reprimirla. Mañana, un poco más de represión. El viernes, la plaza cerrada y el gran día de la oposición, diluido.

*

Actualización 00.25h. A esta hora de la noche, siguen las batallas y los lanzamientos de cócteles molotov al lado del Museo Egipcio; ahora mismo desde este puente. Según dicen aquí, les traen los explosivos en coche.

Según Al Jazeera, la facción pro Mubarak tendría planes sin confirmar para lanzar gas desde azoteas en la plaza y conseguir vaciarla. Por ahora no lo han conseguido. Es probable que la presión no pare. Pero desde dentro dicen también que están mejor organizados. Si mañana por la mañana siguen ahí, será una victoria simbólica. El ejército, mientras, observa los acontecimientos desde el Museo Egipcio.

Una imagen de la plaza Tahrir que acaba de publicar Al Jazeera; deben ser las llamas que se ven cerca del museo:

Etiquetas: , , , , , ,

Comentarios 3 comentarios

Comentarios

  • 02.02.2011 Gaze

    Ummmm… veo en la tele los pro-Murabak con molotoves atacando al anti-Murabak algunos tiros a quemarropa se dieron, piedras y gente sangrando al filo de cuchilladas por la espalda…. Bien, sabemos que ninguna revolución se ha ganado sin disparar un tiro, sin cortar cabeza alguna… Según nuestra antropología-simbólica de las Culturas de otrora y ahora nos cuenta que se necesita verter sangre para lograr limpieza y purgamiento social; después viene la unificación, la calma, hermandad y la vergüenza (véase Serbia/Kosovo). Verter sangre es el precio que se debe pagar, vidas inocentes y no tan inocentes deben caer: sacrificio humano, dijo uno; otro dijo que era fertilidad para apaciguar la ira de los dioses… En fin, lo que sea, sin sangre vertida, Egipto no logrará su cambio y el rio se tine de rojo; el blogero Horrach puede decir más sobre esto desde giraldi. Ahora, si bien el ejercito Egipto no ha hecho nada para verter sangre, entonces que lo haga el pro-Murabak porque en realidad solo hemos visto la revuelta desde el lente Anti-Murabak… y yo me preguntaba, dónde estaban los pro-Murabak, pues bien ya aparecieron, montados a caballo, mulas camellos, machetes, palos molotov, cuchillos y cargaron a la usanza de nómadas guerreros, arrollaron, jóvenes, viejos y viejas, y las molotov volaban para quemar cuerpos.… Y es que, es aquí donde comienza la verdadera REVOLUCION de Egipto… lo previo, fue preludio, obambi cree que lo consguió, pero aun le espera lo peor y ya dos errores logísticos le he visto gracias a esa manía de pronunciar las PALABRAS equivocadas…. Llevará sangre egipta en su mano, tanto como la del dictador.

    Que le deje el trabajo a la Hillary…. Por otra:

    El mundo cree que esto es una movida de Murabak

    Otros creen que es diseño americano (la culpa la tiene obambi por bocón)

    Otros creen que Aljazera es responsable por incentivar la revuelta

    Otros creen que es movida de los hermanos-islámicos

    Y la CNN se llevó una paliza bien merecida en la calle, por idiotas… (:<

    Y aquí con la nieve hasta el cuello<calentamiento-global…. Jejejeje.

    Saludos!

  • 03.02.2011 Jesus

    Dificil la situacion para los paises cuando los dictadores — sea un Chavez o un Mubarak — se aferran al poder. Hoy Murabak uso el metodo de las “masas enardecidas” tan utilizado en Cuba, pero no creo que a nadie haya engañado.
    Por lo demas siento lo que pasa en primer lugar por las victimas directas, los egipcios, y despues por lo que esto puede significar para todos.
    Vergonzoso ver a los esbirros enviados por el regimen golpeando a los miembros del staff de la CNN, en eso es en lo que muchos quisieran ver convertirse el mundo.
    Y que les parece los desastres climaticos: despues de las inundaciones en Sudamerica, esta mega tormenta en USA y el terrible ciclon en Australia. Y todavia algunos siguen aferrados — como buenos “conservadores” — a la “idea” de que no tenemos que preocuparnos: que nada mejor que quemar combustibles fosiles, rediez!

  • 03.02.2011 Javier

    ¿Se podría ocurrir en Egipto lo mismo que en Irán en 1979?
    Las circunstancias son parecidas y los integristas suelen sacar tajada en situaciones de caos.
    Occidente espera acontecimientos sin mojarse mucho.

    Un saludo

TRACKBACKS

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia
Fatal error: Uncaught wfWAFStorageFileException: Unable to verify temporary file contents for atomic writing. in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php:47 Stack trace: #0 /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php(650): wfWAFStorageFile::atomicFilePutContents('/usr/home/obama...', 'saveConfig('livewaf') #2 {main} thrown in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php on line 47