ObamaWORLD

lunes 7 de febrero de 2011

Por qué hacer una revolución en quince días es tan difícil

El campamento de la plaza Tahrir tenía hoy una vida distinta. Parecía a un festival. Había quien recitaba poesía, comía palomitas revolucionarias, cortaba gratis el pelo o tocaba la guitarra. El campamento ya tiene señales para saber dónde está cada cosa. Mañana será incluso el día de “decorar la plaza”. Había incluso quien se entretenía a tuitear fotos de soldados guapos. Era una broma, pero demostraba que ya hay tiempo para bromas.

Ha habido noticias más importantes. Se ha liberado al director de marketing de Google para la región, Wael Ghonim, que fue detenido el 27 de enero por su labor como instigador en Facebook de la primera manifestación del día 25. El martes se cumplen quince días desde el inicio de la revuelta. No hay que olvidar que la presión del aparato represivo del régimen sigue sin hacer mucho ruido.

A pesar de los entretenimientos, la perseverancia domina en la plaza. El futuro político del país depende de lo que pase allí, pero hay también otro frente en los despachos. Por temor a verse aislados por las negociaciones en palacio que empezaron el domingo, hay rumores de que el viernes saldrán de Tahrir para ir hasta el palacio presidencial. Sería la apuesta definitiva. Dejarían la plaza para llevar la protesta a la casa de Mubarak. Podría ocurrir cualquier cosa. Mientras, la acción está en manos de los políticos.

El problema es dónde se va ahora. Ha llegado la hora de las decisiones: ¿cómo será Egipto dentro de unos meses? La gran petición de los manifestantes -casi la única- es que Mubarak se vaya. Esa concesión desactivaría la protesta. Pero Egipto no pasaría por arte de magia a ser una democracia. ¿Cuál es el camino? Hay muchos y no hay ninguno fácil. Quienes conocen el poder sabrán dónde colocar las trampas.

En política la magia no existe. Si Mubarak se fuera de repente, la Constitución prevé que tome el poder el presidente del Congreso. Ahora ese presidente es Fahti Surur, que está en el cargo desde 1990 y es un gran aliado de Mubarak. Ese nuevo presidente debería convocar elecciones para 60 días después y no podría reformar en ese periodo la Constitución. La Constitución limita desde 2007 el tipo de candidato que puede presentarse. ¿Resultado? Un candidato del régimen -¿Suleiman?- ganaría con un 80 por ciento, como siempre. Todo seguiría igual. Así que Mubarak no puede irse tan fácil.

Con este guion, Mubarak, antes de irse, debería firmar un decreto que dejara todo el poder a su vicepresidente, Omar Suleiman, hasta septiembre. Además, debería nombrar una comisión de expertos independientes que retocara la Constitución antes de las elecciones para que permitiera unos comicios libres. También debería levantar el estado de alarma en vigor desde 1981 y liberar a los presos políticos. Las negociaciones son necesarias.

Con Mubarak ya fuera, las reformas constitucionales propuestas por los expertos deberían votarse en referéndum. El presidente nombraría entonces un nuevo gobierno interino que controlara al régimen hasta la nueva elección. Todo ese proceso no podría olvidar que personalidades independientes tendrían que controlar mientras la policía y la tele pública. Sin olvidar el gran protagonista oculto, el ejército, que debería mantenerse al margen sin chistar. Es puro equilibrio de poderes. Es mejor contar con aliados en el régimen. Por ejemplo, apenas liberado, Wael Ghonim dio las gracias al recién nombrado secretario general del partido en el gobierno, , que llegó al cargo tras la dimisión del antiguo aparato. Estas personalidades liberales pero dentro del gobierno son básicas en una transición.

Este es solo uno de los caminos legales. Hay muchas variantes, todas igual de complicadas y que son irrealizables sin el acuerdo del ejército y de figuras del régimen. Un comité de sabios ha propuesto algo parecido. Más sencillo, también permitido en la Constitución actual, sería nombrar a varios vicepresidentes de la oposición para que hicieran avanzar las reformas junto a Suleiman.

Son opciones posibles. Solo una cosa está clara. La revolución egipcia está ahora más en manos de juristas y políticos. Estados Unidos no ha tardado en moverse hacia la nueva corriente de transición difícil y larga. Ayer dijo Hillary Clinton: “No queremos llegar a septiembre y vivir una elección fracasada y que la gente sienta: ‘¿Qué hicimos, cuál era el objetivo de todo esto?'”

El cambio no está perdido, ni mucho menos. El régimen estará incómodo mientras la manifestación siga viva en Tahrir. Su presión es imprescindible para que las negociaciones surtan efecto en los despachos. Pero la falta de líderes claros hace ahora más difícil una salida apta para todos y en beneficio del país. Una dictadura nunca deja las riendas del poder si no siente mucha presión. En Egipto no ha hecho más que empezar. Para protegerse mejor las espaldas, el gobierno ha subido un 15 por ciento el salario a los funcionarios y pensionistas.

La revolución ya ha sido un éxito y sigue viva. La democracia no está a la vuelta de la esquina -tampoco lo está en Túnez, que lleva semanas sin dictador-, pero aún no se ha perdido todo. Egipto entra en una fase compleja. Los enviados especiales vuelven a casa porque la acción se reduce. No es culpa de los medios. La atención del público también cae -lo notamos todos: desde Al Jazeera a este blog. La revolución egipcia ha mantenido la tensión quince días; es un mérito enorme. Ahora hay que pensar en cómo hacer que las reivindicaciones se hagan realidad. Es igual de difícil.

Etiquetas: , , , , , ,

Comentarios Un comentario

Comentarios

TRACKBACKS

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia
Fatal error: Uncaught wfWAFStorageFileException: Unable to verify temporary file contents for atomic writing. in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php:47 Stack trace: #0 /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php(650): wfWAFStorageFile::atomicFilePutContents('/usr/home/obama...', 'saveConfig('livewaf') #2 {main} thrown in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php on line 47