ObamaWORLD

lunes 14 de marzo de 2011

Por qué Bahráin es crucial

Tropas saudíes han entrado en Bahráin. Los soldados forman parte de la Fuerza de Protección Península, formada por soldados de los seis países que forman el Consejo de Cooperación del Golfo: Arabia Saudí, Catar, Bahráin, Omán, Kuwait y Emiratos Árabes Unidos. Hace unos años, esta unidad estaba en una base saudí cerca de la frontera con Kuwait e Irak. Ahora está basada en cada país, con un mando único. Han entrado primero en Bahráin los que más cerca están, los saudíes: solo han tenido que atraviesa la carretera elevada de 26 kilómetros que une la península con la isla de Bahráin.

El próximo país que enviará soldados a Bahráin es Emiratos Árabes Unidos. La Casa Blanca dice que sabe que hay tropas saudíes en Bahráin y que “espera” que lleguen de otros países. No es raro que Estados Unidos lo sepa: el sábado el secretario de Defensa, Bob Gates, estaba en Bahráin. Después debía ir a Arabia Saudí, pero anuló el viaje. Es imposible que Estados Unidos no aceptara -o al menos no impidiera- esta acción.

Según la carta del Consejo de Cooperación del Golfo, cuando esta fuerza acude a ayudar a uno de los países, pasa a estar bajo
el mando militar del que país que recibe los refuerzos. Los acuerdos se parecen a los de la OTAN: cuando un país es atacado -o hay “interferencia extranjera” en asuntos internos- puede invocar la ayuda del resto.

El objetivo de las tropas es proteger los edificios del gobierno, aunque han entrado también una docena de tanques. Después de los enfrentamientos de ayer -el peor día desde el origen de la revuelta-, el régimen de Bahráin no se ve capaz de resistir solo. Los manifestantes cortan las calles que van hasta el centro financiero de Manama, la capital. Algunos vecinos vigilan sus barrios. Este vídeo muestra la valentía de los manifestantes y la dificultad de la policía para detenerles:

Imagen de previsualización de YouTube

La vía política parece haberse agotado. En las últimas semanas, el rey ha liberado a prisioneros, renovado el gobierno y encargado a su hijo, el príncipe heredero Salman bin Hamad bin Isa al-Khalifa, que dialogue con la oposición. El príncipe ha intentado acercarse, pero por ahora a la oposición le han parecido insuficientes.


La oposición está dividida

En Bahráin viven un 70 por ciento de chiíes y un 30 por ciento de suníes. La familia real es suní y los chiíes se quejan de que no tienen voz. El partido mayoritario chií, Wefaq, tiene 18 escaños en un Parlamento de 40 (los otros 22 son suníes de distintos partidos).

Los chíies están divididos en dos grandes grupos. Wefaq representa a la corriente mayoritaria y estaba hace unos días dispuesto a entrar en diálogo con el régimen para obtener reformas. Pedía la salida del primer ministro, pero aceptaba al rey. Hay otro grupo chií mucho más radical, dirigido por el partido Waq, que dirige Hassan Mushaima. Waq se formó tras una escisión radical de Wefaq en 2006.

Mushaima acaba de volver de seis meses de exilio en Reino Unido. A finales de 2010 se vio obligado a salir de Bahráin porque el régimen le acusaba de conspirar para derrocar al régimen junto a otros 25 políticos. El gobierno le permitió volver el 26 de febrero, en plena revuelta. Desde entonces, ha tomado una línea distinta a Wefaq y pide no solo el cambio de gobierno, sino el final de la monarquía Khalifa y la llegada de una república. El impulso del Waq ha impedido al Wefaq sentarse a negociar.


El papel de los extranjeros

Bahráin es importante por dos motivos: primero, es la sede de la Quinta flota americana, que patrulla el Golfo Pérsico y asegura que el petróleo se mueva con fluidez por el estrecho de Ormuz.

Segundo, los chiíes representan un 15 por ciento en Arabia Saudí y casi todos viven en el este del país, donde está el petróleo. Después del aumento de influencia iraní -país chií- en Líbano e Irak, sus tentáculos amenazan Bahráin y Arabia Saudí; son palabras mayores. Mushaima, el líder del Waq, dijo el 28 de febrero que si Arabia Saudí interviene en Bahráin, Irán tiene el mismo derecho a hacerlo. No es una amenaza cualquiera. Hoy lunes el portavoz del comité de asuntos exteriores del Parlamento de Irán, Kazem Jalali, ha dicho que la irrupción de “fuerzas extranjeras” en Bahráin es “un tipo de crimen”.

El problema con la entrada saudí y del resto de países del Golfo es que la oposición menos radical, el Wefaq, se radicaliza: hoy han llamado la aparición saudí en Bahráin “un acto de guerra”. El régimen de Bahráin habrá visto esta opción como la última, pero el día después de que las calles estén limpias de manifestantes -y habrá que ver a qué precio-, el 70 por ciento de chiíes seguirá ahí. Vienen días difíciles.

A pesar de esta dificultad, es por ahora inimaginable que la situación escale fuera de control. Irán tiene claramente intereses en que la inestabilidad en Bahráin y Arabi Saudí siga. Pero ahora que Arabia Saudí ha dejado claro que no se arrugará, Irán tiene que apostar por una de estas tres opciones. Primero, si Irán está detrás de la violencia reciente impulsada por Mushaima -que no se sabe, pero podría ser-, puede apretar a sus contactos en Bahráin para que no cesen y se jueguen la vida ante las tropas saudíes y de los otros países del Golfo. Es el modo más sencillo de alargar los problemas.

Segundo, puede intervenir por mar. Sería una locura; Estados Unidos destrozaría los buques iraníes. Tercero, puede provocar tensiones en Irak, Afganistán o Líbano (Hezbolá contra Israel), para distraer los intereses saudíes y americanos en la región. Ninguna posibilidad es simple. Los peligros son enormes, pero para Irán tampoco es un paseo. Arabia Saudí ya intervino en Bahráin en 1994 para salvar al régimen de las protestas chiíes. La historia se repite, aunque puede acabar de otra manera. Bahráin es crucial, pero quizá no sea catastrófico.

Etiquetas: , , , , ,

Comentarios 4 comentarios

Comentarios

  • 14.03.2011 Jesus

    Los saudis no necesitaron — como no lo necesito Gadafi para alquilar mercenarios para masacrar a los libios– el apoyo de la comunidad internacional, ni largas conversaciones y discusiones.
    Las lluvias de Libia trajeron estos lodos; veremos a mediano plazo — quizas no tan mediano — una radicalizacion de lo que comenzo como revueltas contra los tiranos, con las esperanzas puestas en la ayuda de occidente y sus “teorias” sobre la validez de la intervencion humanitaria ;y seran los extremistas, que solo desean es destruccion y muerte, los que ganen adeptos por nuestra — unas veces por exceso y otras por defecto — torpeza. Y “ojalá” me equivoque.

  • 15.03.2011 rojobilbao

    Mientras Japón se lleve los titulares, nadie hablará de Libia y los revolucionarios olvidados a su suerte (recuerden Irán y cuasi revolución pasada) y nadie hablará de la invasión saudí (ilegítima) de Bahrein.

  • 16.03.2011 Narmer

    Al parecer a El País le parece muy bien que Bahrein caiga en manos de Irán. Debe ser que para España el Golfo Pérsico es “un problema local” (Felipe González dixit). Aunque quíen sabe, en el próximo editorial quizás pedirá el bombardeo de Arabia Saudí y Bahrein por nuestros virginales EuroFighters (conocido como el caza-monja, porque no se estrena ni…).

    El País: ¡menudo pasquín!

TRACKBACKS

  • 07.04.2011 Bahráin, la primera revolución abortada | Obamaworld

    […] Unidos tiene intereses estratégicos en Bahráin. Son sobre todo dos, que ya he contado otras veces: la hipotética infuencia de Irán en la mayoría chií -cerca del 70 por ciento son chiíes, […]

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia
Fatal error: Uncaught wfWAFStorageFileException: Unable to verify temporary file contents for atomic writing. in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php:47 Stack trace: #0 /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php(650): wfWAFStorageFile::atomicFilePutContents('/usr/home/obama...', 'saveConfig('livewaf') #2 {main} thrown in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php on line 47