ObamaWORLD

Domingo 22 de mayo de 2011

Cómo Estados Unidos encontró, espió y mató a Osama Bin Laden

La prensa americana publica casi a diario retazos de la misión que acabó con Osama bin Laden. Las fuentes son siempre funcionarios o políticos anónimos que han tenido acceso a los detalles de la operación. Casi nada se confirma oficialmente. Miembros de la administración y el ejército no están contentos con las filtraciones. Pero son inevitables en una noticia de este calado.

Este relato de cómo Estados Unidos logró matar a bin Laden está hecho con fragmentos de varias informaciones. He esperado todos estos días para que hubiera más datos y mejor contrastados. Pero aún nada es definitivo. Conforme aparezcan nuevos detalles o correcciones, actualizaré el post.

*

Estados Unidos ofrecía 25 millones de dólares a quien delatara a Osama bin Laden. La recompensa quedará sin pagar. Nadie del círculo íntimo del líder de Al Qaeda le traicionó. Estados Unidos intuía que el único modo de encontrarle era identificar a alguien de su confianza que sin querer les llevara hasta su escondite.

Entre 2002 y 2003, la CIA oyó por primera vez el nombre de Abu Ahmed al-Kuwaiti, un presunto correo de Al Qaeda. Según el director, Leon Panetta el nombre procedía de un detenido que no estaba en manos de la agencia y que por tanto que no fue torturado para obtener esa información.

Meses después, en 2003, preguntaron por Kuwaiti a Khalid Shaikh Mohamed (en la foto), el cerebro del 11-S, capturado en marzo de ese año y que fue torturado con breves asfixias en agua 183 veces. (Mohamed sigue aún en Guantánamo a la espera de juicio.) Dijo que le había conocido, pero que se había retirado y que no tenía importancia.

En 2004, Estados Unidos capturó en Irak a otro miembro de Al Qaeda, Hassan Ghul. Según dicen funcionarios americanos, no le torturaron y cuando le preguntaron por Kuwaiti les dijo que era un correo de confianza de tres hombres importantes: Bin Laden, de Mohamed y de Abu Faraj al-Libi, que sustituyó a Mohamed cuando le capturaron.

Un año después Estados Unidos detuvo a Libi. Cuando le preguntaron por Kuwaiti dijo que no sabia quién era. Dio otro nombre como correo, de alguien que nunca apareció; es probable que mintiera. Cuando por otro lado le pidieron de nuevo a Mohamed por Kuwaiti, repitió su vieja historia.

Tras la muerte de Bin Laden, ha habido un debate sobre la necesidad de la tortura para sacar información. El gobierno americano no ha descrito el proceso exacto que les llevó hasta Kuwaiti, pero en una carta del director de la CIA al senador John McCain reconoce que la información esencial no salió de interrogatorios “forzados”, pero parece que sí de detenidos en Guantánamo o en las cárceles secretas de la CIA. En algunos casos, los torturados llegaban a mentir o desinformar, como ocurrió con Khalid Shaikh Mohamed.

Las negativas de dos hombres clave de Al Qaeda sobre Kuwaiti les hizo sospechar. Desde 2006 se concentraron en dar con un correo que les llevara hasta Bin Laden más que en confiar en el chivatazo de alguien que lo hubiera visto. Kuwaiti, a pesar de las dudas, era el mejor indicio.

Según dicen aquí, en 2009, los servicios secretos pakistaníes (ISI) dieron a la CIA el número de teléfono de Kuwaiti en una llamada que interceptaron. Es la única fuente en la que he visto esta información. En las otras, la pista de Kuwaiti desaparece hasta que la misma CIA detecta una llamada suya a un amigo. Aquí dicen que fue la misma CIA que descubrió esa llamada y el número tras cuatro años de perseguir a Kuwaiti.

Sea como sea, tenían el número de una persona de confianza de Bin Laden. No era definitivo. Según dan varias fuentes, Kuwaiti se alejaba 90 minutos de la casa donde vivía hasta poner batería en su móvil para llamar. Pero un día utilizó la tarjeta que Estados Unidos había detectado cerca de su barrio de Abbottabad. Es un error de principiante que sirve para que encajen las piezas. Lo único seguro es que la CIA consiguió la proeza en espionaje electrónico de dar con la hipotética casa donde vivía Kuwaiti para empezar a espiarla. Era el verano de 2010.


Cómo se espía un chalé de muy lejos

La CIA usó dos métodos para grabar o detectar lo que ocurría en ese chalé para ver quién vivía allí: satélites y aviones sin piloto y alquilar una casa en el barrio.

Los satélites consiguen sobre todo buenas fotos; sirven para dar una idea de la estructura del lugar. Los aviones sin piloto o drones son más adecuados para grabar movimiento. Luego la Agencia Nacional de Geointeligencia Espacial se encargaba de crear modelos virtuales con esos datos.

Las imágenes mostraban a alguien que salía a pasear por el jardín del recinto. Paseaba tanto que le llegaron a llamar el “deambulante” (pacer). La CIA sabía que Bin Laden medía 1,93 centímetros. Pero no podían comparar su figura con por ejemplo el tamaño de marcos de puertas o ventanas por falta de información. La máxima precisión a la que llegaron fue decir que medía entre 1,85 y 2 metros. Nunca tuvieron una imagen de su cara. Las grabaciones daban también mujeres y niños en el recinto.

El drone que tomaba las imágenes no podía ser un avión cualquiera. Los Predators y Reapers; que Estados Unidos utiliza para grabar y atacar sus objetivos en las montañas en la frontera entre Afganistán y Pakistán hacen ruido y son fáciles de detectar en un radar. Pakistán permite esos vuelos. Pero espiar un chalé a 50 kilómetros de la capital, Islamabad, y en una ciudad donde está la principal academia militar del país, hubiera sido distinto. Si Pakistán hubiera detectado el avión es probable que lo hubiera intentado derribar.

Así, esta misión era para un drone especial, el RQ-170 Sentinel, que apareció en el aeropuerto de Kandahar, en Afganistán, en 2009. Los expertos militares lo apodaron la “Bestia de Kandahar” y se preguntaban para qué podría servir algo tan sofisticado.

Nadie ha confirmado su uso para espiar a Bin Laden, pero para algunos especialistas no hay duda. Según dicen aquí, las imágenes que vieron Obama y el equipo de seguridad nacional la noche del asalto eran también del RQ-170.

Osama bin Laden huyó de la frontera con Afganistán y de su amplio séquito para no despertar las sospechas de los drones, que atacaban a otros miembros de Al Qaeda. Optó por esconderse donde esos aviones no iban a llegar: en pleno corazón de Pakistán. El secretario de Defensa americano, Bob Gates, ha dicho que no hay pruebas de que el gobierno pakistaní lo supiera, pero que “alguien” allí lo sabía.

Bin Laden vivía en un chalé en un barrio normal. Solo llamaban la atención los altos muros y el secretismo de los inquilinos. La casa, para los vecinos, era de los dos hermanos Arshad y Tariq Khan y sus familias. Arshad era Kuwaiti. Las mujeres y los niños apenas salían a la calle. Incluso algún vecino especulaba con que habían ido hasta allí para esconderse.

Imagen de previsualización de YouTube

La naturalidad del vecindario pudo permitir a espías de la CIA instalarse allí. La mansión de Bin Laden no tenía ni teléfono ni internet, lo que hizo aumentar las sospechas. Pero no tenían certezas. Nadie podía asegurar que el “deambulante” fuera Osama bin Laden. Había entre un 60 y un 80 por ciento de opciones de que allí viviera bin Laden, especulaban en Washington. El más conservador era el jefe del Centro Nacional de Antiterrorismo, que daba un 40 por ciento aunque, cuando le preguntaron, dijo: “Es un 38 por ciento más de lo que hemos tenido nunca”.

Si el presidente quería arriesgar, había dos opciones: un misil o una misión. El misil era más fácil pero no se sabría nunca quién había allí y morirían a la vez mujeres y niños. Se optó por mandar a un grupo de comandos, con intérprete y un perro, Cairo, un nombre que no ha caído bien en el mundo árabe.


Cómo se mató a Osama bin Laden

Cinco helicópteros salieron de Jalalabad, Afganistán, a más de cien kilómetros del destino. El director de la CIA confirmó que dos Blackhawks llevaban a 23 comandos del eguipo 6 de los Navy Seals, un cuerpo de las fuerzas especiales. Los dos helicópteros estaban equipados para pasar desapercibidos ante radares y disminuir el ruido de las hélices.

Además parece ahora que otros tres Chinooks hicieron la mitad del trayecto hasta Abbottabad con otros dos grupos de Seals, por si el primer comando necesitaba ayuda. Uno de los helicópteros iba vacío para ir a rescatarles si fuera necesario. Lo fue.

Aquí está el relato más probable hasta hoy de lo que ocurrió. El plan inicial era que bajaran tres comandos por cuerdas en el piso de arriba del chalé de bin Laden. Serían los que darían con él. El resto bajaría también con cuerdas al jardín y de allí entraría por abajo. Los Seals se deberían encontrar dentro, a medio camino.

Todo falló cuando a un helicóptero se le enganchó la cola en un muro. Tuvieron que bajar todos los soldados en el jardín. Recibieron allí los únicos tiros, probablemente de Kuwaiti o de su hermano. Murieron los dos, además de otro hombre y una mujer. Tres soldados empezaron a subir. Se encontraron con bin Laden en un pasillo y se metió hacia un cuarto. Entraron tras él. Una mujer se les echó encima y gritaba que no mataran a Osama. El primero que entró la apartó. El segundo disparó dos tiros a bin Laden, uno en el pecho y otro en la cara. Había en la habitación un rifle AK-47 y una pistola, pero no los utilizó.

La primera parte de la misión duró 15 minutos. Luego hicieron tres cosas en 23 minutos más: llevarse el cuerpo de Osama bin Laden, hacer estallar al helicóptero accidentado para que la tecnología no cayera en manos enemigas -los chinos se interesaron en seguida- y recoger todos los documentos y ordenadores que encontraran en la casa.

Uno de los Chinooks voló para recoger a los que se habían quedado sin helicóptero. Llevaban todo lo que habían podido acumular y el cadáver de bin Laden. Volaron hasta la base de Bagram, de nuevo en Afganistán. La misión había acabado. Dentro de poco tendrán otra.

Etiquetas: , , , ,

Comentarios 8 comentarios

Comentarios

  • 22.05.2011 Eugenia

    Me gustaría añadir algo a este artículo tan bien informado.
    Me llamó la atención esta anécdota, aparentemente inocente, que trasluce cierta falta de previsión en una operación que exigía tal precisión. Me refiero al hecho de que un marine tuviera que tenderse al lado del cadáver de Bin Laden para poder comprobar que, efectivamente, se trataba de él y no de un doppelganger. A alguien se le había olvidado llevar una cinta métrica. Me parece tan chocante. A Obama también:

    Woodward also wrote how Laden was measured for his height after he was shot dead by the Navy SEALs.
    “When bin Laden’s corpse was laid out, one of the Navy SEALs was asked to stretch out next to it to compare heights.
    The SEAL was 6 feet tall. The body was several inches taller,” he said.
    “After the information was relayed to Obama, he turned to his advisers and said: “We donated a USD 60 million helicopter to this operation. Could we not afford to buy a tape measure?” the report said.

  • 22.05.2011 sebagiar

    Tu última frase me dejó pensando: “Dentro de poco tendrán otra”. ¿Quién es el siguiente en la lista?

  • 22.05.2011 Lobo

    Las unidades “Tier 1” estadounidenses cambian de nombre con más o menos frecuencia. El nombre de la unidad que participó en el asallto a la casa de Abottabad es Naval Special Warfare Development Group (DEVGRU). Y ya se dice por ahí que tienen un nuevo nombre.

    Lo de Seal Team Six fue el nombre original cuando fue fundado en los tiempos en que sólo existían dos Seal Team, uno por costa. Asignarle el número 6 se hizo con la intención de “despistar a los malos” y hacer creer que habían cinco Seal Team más. Luego vino la expansión de las fuerzas especiales tras el 11-S y actualmente hay ocho Seal Team (1,2, 3, 4, 5, 7, 8 y 10).

  • 23.05.2011 Jordi Pérez Colomé

    Sebagiar,

    Este tipo de unidades -que tan bien aclara Lobo- tienen muchas misiones. No solo existen para cazar a bin Laden, operan con cierta frecuencia en Afganistán e Irak. Hay muchos objetivos de segunda nivel, que no aparecen en los titulares.

  • 24.05.2011 Gaze

    Bibi arrojó al mundo un discurso de proporciones épicas…. Madurez, fogueo y directo al punto. Obama debe aprender a llamar las cosas por su nombre tal como lo hace bibi.

  • 20.09.2012 Amin

    Aqued otro lector que simpere se guarda su opinif3n pero que la va a compartir hoy de manera excepcional ante la peticif3n de auxilio y de opiniones por parte de la autora del blog. De antemano pido disculpas por el tostf3n que pueda soltar y/o por lo desacertado que pueda resultar mi comentario, mayormente a ojos de la destinataria. Aseguro que todo va dicho con la mejor de las intenciones.Como ya han dicho algunos por ahed arriba, no necesitas la carrera para nada. La carrera puede ser un elemento de diferenciacif3n para algunos puestos y para muchos otros, dadas las circunstancias precarias del empleo en Espaf1a, puede resultar casi obligado tener un tedtulo universitario, aunque muchas veces el trabajo este9 mal remunerado y no vayas a aplicar pre1cticamente ninguna de las habilidades supuestamente adquiridas durante los largos af1os de, en muchos casos, calvario. Pero cuando se trata de traducir e interpretar, ahed te van a exigir el conocimiento del idioma, y para perfeccionar tu japone9s ya sabes cual es el mejor me9todo, y este1 lejos de una facultad catalana. Por otro lado el talento que traducir pueda requerir tampoco te lo va a dar una carrera, y ademe1s creo que ya es obvio que ya lo tienes y que tfa misma lo puedes seguir desarrollando con la misma naturalidad con la que lo has hecho hasta ahora y con el mismo acierto.Lo cierto es que nunca me cuadrf3 que entraras en la universidad teniendo el talento y las aptitudes que demuestras, al menos, para tu vocacif3n. Con el dominio que ya tienes del japone9s y con cierta experiencia ya a tus espaldas pese a tu juventud, muy raro sereda que cualquier empresa dedicada a la traduccif3n de animes, juegos, videojuegos, etc. no quisiera con con una chica con tu perfil. bfNo es algo ased lo que precisamente deberedan estar buscando? bfAcaso hay muchas personas, alumnos o profesores, en tu facultad que traduciredan mejor que tfa un anime como, por ejemplo, Vampire Knight?Ya se sabe que las comparaciones son odiosas, y a nadie escapa que con 19 af1os te queda mucho camino por recorrer y mucho por aprender pero en mi modesta opinif3n no creo que dentro de ese camino merezca un hueco tan grande una titulacif3n que no te aporte nada determinante para lograr alcanzar tus metas y que para colmo te cause esa incomoda sensacif3n de estar fuera de lugar, perdida en un entorno tan familiar y en principio favorable como tu propia ciudad. Afortunadamente, lo mejor es que ese sentimiento sin duda sere1 transitorio, pues tienes un amplio abanico de posibilidades ante ti y tiempo para reflexionar sobre esto, aquello y lo de me1s alle1 hasta poner en orden todas tus ideas y volver a caminar firme en cada paso con la seguridad que proporciona el saber que el lugar de destino es el realmente deseado. Yo, si fuera tfa, volvereda a Japf3n, seguireda estudiando japone9s y perfeccionando el idioma practicando con nativos y trabajando en algo relacionado con la traduccif3n en la medida de lo posible. Y afan dado el improbable caso de que no encontraras nada de tu agrado en un primer momento, trabajando en algfan restaurante, tal como ya hiciste, seguiredas estando forme1ndote probablemente mejor para lo que, creo, que buscas en un futuro que si te quedas X af1os en Espaf1a estudiando en la universidad.No se9 por que9 me da la sensacif3n de que la universidad hagas la carrera que hagas te va a encorsetar simpere porque rebosas talento y energeda, y algo me dice que tfa misma eres plenamente consciente de que en un sitio ased te vas a sentir incompleta y fuera de lugar simpere, en mayor o menor medida, pues en un lugar ased intentare1n poner freno a tus rarezas y por ende a tu talento, tu vocacif3n y lo que buscas. Eso que no se ensef1a en los libros que en la universidad te hacen leer a un precio bastante mayor que el de unos cuantos retrasos en la biblioteca.Sigue estudiando idiomas y practicando, ya sea japone9s, ingle9s o la lengua que te propongas, y por supuesto sigue escribiendo y plantee1ndote pequef1os retos paralelos que colmen tus ansias de crear y tus inquietudes. No te estanques en la universidad sf3lo porque sea el camino marcado por la sociedad para que muchos alcancen una madurez y unas bases sobre todo a nivel personal que tfa seguramente no necesitas. Si sigues estudiando una carrera, que sea con la total conviccif3n de que es lo que quieres, y que por lo menos la ilusif3n por conseguirla te empuje a sobrellevar los posibles desengaf1os y ese regusto amargo que te deja cada deda encontrarte alled sentada, en un sitio que no sientes tuyo.Ese es mi consejo, pero por encima de todo, tal como te han dicho muchos, tf3mate tu tiempo para ver que9 quieres hacer con tu vida. Pon los pros y los contras de cada opcif3n que se te presente encima de la mesa, he1blalo con tus me1s allegados y valora las opiniones de los que mejor te conocen y que quieren lo mejor para ti. Y lo mejor no es necesariamente ni lo que mejor visto este9, ni lo que me1s dinero te vaya a reportar, ni lo me1s cf3modo para todos, sino lo que realmente a ti te vaya a llenar me1s. Por lo tanto, todo apunta a que tienes una gran charla pendiente contigo misma para tomar una gran decisif3n. Y no me cabe duda de que esa decisif3n que tomes sere1 exactamente lo que se supone que debes hacer

  • 21.12.2014 Salvador

    Antes de publicar cualquier información, deberías contrastarla con con la realidad. Y cuando, menciono el término realidad, apunto a que todo fue un farsa más.
    Te aconsejo que estudies la información del ex-agente ruso Dimitri Khalezov, sobre la demolición de las torres 1, 2 y 7 de complejo World Trade Center. Abre los ojos a la verdad. Bueno perdona, porque soy un desastre a la hora de escribir; pero soy un verdadero buscador de la verdad. Y, en este caso concreto, Dimitri Khalezov te explica claramente y de forma simple lo que realmente ocurrió.

  • 27.04.2015 Omnivisor

    Siempre me pregunto porque no le dieron ningún premio Oscar a esa operación…:p

TRACKBACKS

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia