ObamaWORLD

viernes 3 de junio de 2011

¿El principio del fin para la primavera árabe?

Actualización al final

El último líder árabe que se fue por una revuelta fue el egipcio Hosni Mubarak el 11 de febrero. Desde entonces, las protestas en otros países no han bajado en intensidad, pero los regímenes resisten al precio que sea. Libia es hoy el único país en que el líder puede caer en breve, pero los libios han tenido que levantarse en armas y esperar luego la ayuda exterior.

En Bahráin, en cambio, quien consiguió ayuda exterior fue el gobierno: tropas saudíes y de otros países del Golfo entraron en el país. El 1 de junio acabó el estado de excepción, que ha dejado a la mayoritaria comunidad chií sin partidos en el Parlamento y con menos mezquitas. Estos días ha habido pequeñas manifestaciones, que han sido reprimidas de nuevo, sin muertos por ahora.

Aunque el partido principal de la oposición ha aceptado una oferta de diálogo nacional del rey, Hamad bin Isa al-Khalifa, no está claro cómo se solucionará el problema de convivencia entre la minoría suní en el poder y la mayoría chií asaltada.

Tampoco los manifestantes en Siria y Yemen recibirán ayuda exterior. Son los dos países donde la revuelta está hoy más viva y donde la represión del régimen no tiene fin. De Siria hablé hace dos días, hoy toca Yemen. Pero hay ya algo evidente: ningún líder más se va a ir sin violencia salvaje.

El caso egipcio, por muy bien que haya ido, no ayuda. El ex presidente egipcio, Hosni Mubarak, está en el hospital en Sharm el-Sheikh, pendiente de un traslado a una cárcel en Cairo y por varias causas. Se le acusa de matar a manifestantes durante la revuelta y corrupción. La familia Mubarak ya está entre rejas. El juicio debe empezar el 3 de agosto y puede acabar en pena de muerte.

No es extraño por tanto que los otros presidentes prefieren aguantar. Aunque el tunecino Ben Ali siga, en principio, en Arabia Saudí, nadie les garantiza que si por ejemplo huyen al exilio, el país donde estén no les extradite ante una hipotética acusación de crímenes contra la humanidad del Tribunal Penal Internacional de La Haya.

No solo eso, tanto en Siria como en Yemen, muchos miembros de las familias en el poder viven a costa de los favores del régimen. Si el presidente se va, se acaba la fuente de dinero para miles de personas. La poltrona presidencial beneficia a demasiados.

Ningún régimen ha optado en serio por reformas. Aunque hay dos que aguantan con promesas vagas: Marruecos y Jordania. Los dos países son monarquías y sus reyes juegan con la ambigüedad de no formar parte directa del gobierno. Aunque Marruecos viva peores protestas estos días que Jordania, por ahora el régimen las controla.

También se han salvado de momento Argelia -el recuerdo de la guerra civil de los 90 es reciente- las monarquías ricas del Golfo -Kuwait, Catar y Emiratos- y los dos grandes: Arabia Saudí y el Irán persa. Nadie está libre de nuevos movimientos, pero han parado el primer golpe.

Solo hay un pueblo cuya revuelta puede crecer en breve: Palestina. El domingo es el aniversario del inicio de la guerra de los Seis Días de 1967. Los palestinos han prometido volver a ir hasta las fronteras de Israel desde varios lugares: Líbano, Siria, Cisjordania, Gaza. El ejército israelí, esta vez, se ha preparado mejor que hace dos semanas.


Yemen hierve

Yemen está casi en guerra. Los países del Golfo han ofrecido varias veces al presidente Saleh que se vaya a cambio de inmunidad. Hasta tres veces ha estado a punto de firmar el plan y las tres ha buscado una excusa para no hacerlo. La salida negociada, por tanto, está ahora cerrada.

Yemen empezó como los otros países: un levantamiento pacífico contra el dictador, en el poder desde 1978. De esas protestas iniciales se ha pasado hoy a un conflicto con cinco bandos y al menos tres frentes paralelos.

Los cinco bandos son los dos originales. Primero, el gobierno del presidente Saleh, que ha colocado en todos los resortes del poder a familiares suyos. Su hijo mayor y posible heredero, Ahmad Ali Saleh, dirige la guardia republicana y su hermanastro, la fuerza aérea. Primos y sobrinos llevan algunas de las empresas más importantes del país o le deben a Saleh su cargo. Si el régimen cae, todos deberán irse. El segundo bando son los manifestantes pacíficos, que resisten como pueden entre los tiros.

Pero hay tres bandos más que Saleh ha provocado lo suficiente para que entraran en el conflicto. El más importante es la familia Ahmar, que dirige la confederación de tribus Hashid, la más numerosa del país. Saleh bombardeó la semana pasada la residencia de su líder en Sanaa cuando había reunidos allí varios líderes tribales. Los enfrentamientos de estos días en Yemen son entre fuerzas del régimen y combatientes de los Ahmar. Saleh podría ganar a los Ahmar, pero si se les unen los otros líderes tribales, lo tiene más difícil. Aunque si los Ahmar echaran a Saleh y pusieran a uno de los suyos solo cambiaría una familia por otra. La revuelta en Yemen no habría servido para mucho.

Los dos últimos bandos son el general Ali Mohsen, que desertó en marzo con sus divisiones del ejército. Por ahora, la única información que llega de las tropas de Ali Mohsen es que han defendido a los manifestantes en Sanaa, la capital. Anoche, por ejemplo. El último grupo es Al Qaeda en la Península Arábiga. Esta semana hubo noticias de que militantes islámicos habían tomado un área del sur que el ejército habría abandonado. La oposición dice que la estrategia de Saleh es demostrar que sin él Al Qaeda camparía a sus anchas por Yemen. No es exacto, Al Qaeda llegó a Yemen con Saleh en el poder. Además, las unidades financiadas y entrenadas por Estados Unidos para luchar contra el terrorismo, combaten ahora a los ciudadanos de Yemen:

Estos conflictos provocados por Saleh hacen la resolución de la revuelta se haya complicado. Ahora el régimen tiene excusas para, mientras se defiende de los Ahmar y de Al Qaeda, en el caos, atacar los campamentos de los manifestantes en Taiz (en el vídeo, la madrugada del lunes) y Sanaa, anoche. Además, ya hay noticias de que, como en Siria, algunos manifestantes pacíficos en Taiz habrían utilizado armas. Nadie sabe cómo acabará este caos.

Imagen de previsualización de YouTube

El presidente Obama temía que si Gadafi resistía en Libia con violencia, otros dictadores copiaran su modelo. Por eso, dijo, intervino. En Libia habrá servido y Gadafi parece acorralado. Pero otros gobiernos árabes han aprendido solos a manejar sus revueltas con violencia brutal.

*

Actualización 15.30h. Esta mañana tropas fieles al presidente Saleh habrían atacado de nuevo la casa en Saná del líder tribal de la familia Ahmar. Al mediodía, Al Arabiya ha informado que habían bombardeado el palacio presidencial; aún no se sabe quién. (Los Ahmar niegan que hayan sido ellos.) Había varios heridos; al final han sido siete, entre ellos el presidente del Parlamento y el primer ministro. En seguida han empezado los rumores sobre Saleh hasta que Suhail TV, el canal de los Ahmar, ha dicho que el presidente había muerto. Ha habido incluso alguna celebración. Era falso. Saleh ha sufrido heridas, parece que en la cabeza, y en un rato debe emitir un comunicado (aunque primero han dicho rueda de prensa).

Si el régimen necesitaba provocar una nueva excusa para desatar una guerra civil, ya la tiene. Tras rechazar varias veces la salida negociada, Saleh tiene cada vez menos opciones. Hoy está en Arabia Saudí el asesor de Obama contra el terrorismo, John Brennan, para hablar de Saleh. Es probable que el presidente de Yemen tenga los días contados. Pero de momento solo una cosa está clara: empeora y parece más probable que Yemen acabe como Costa de Marfil que como Egipto.

Etiquetas: , , , , , , ,

Comentarios 4 comentarios

Comentarios

  • 04.06.2011 jahd

    Mientras el dinero corra por las menos adecuadas estos sátrapas no tendrán problemas en mantenerse:

    http://www.marca.com/2011/06/02/motor/formula1/1307042928.html

  • 04.06.2011 Crispal

    Otra vez lo has bordado, Jordi. Magnífico artículo.

  • 05.06.2011 MO

    Excelente artículo. Sigues en Siria?
    Cuídate…

  • 20.09.2012 Mari

    That’s a clever anewsr to a tricky question

TRACKBACKS

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia
Fatal error: Uncaught wfWAFStorageFileException: Unable to verify temporary file contents for atomic writing. in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php:47 Stack trace: #0 /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php(650): wfWAFStorageFile::atomicFilePutContents('/usr/home/obama...', 'saveConfig('livewaf') #2 {main} thrown in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php on line 47