ObamaWORLD

jueves 30 de junio de 2011

La transición egipcia sigue un camino incierto, como todas

Una ong homenajeaba el martes por la tarde, según el Ministerio del Interior egipcio, a los mártires de la revolución. Algunas familias que se habían quedado fuera querían entrar por la fuerza y empezaron unos enfrentamientos. Según otra versión, de testigos, los homenajeados eran los policías que murieron durante los 18 días de la revuelta. Las familias marginadas esperaron a que salieran y empezaron los enfrentamientos. Aquí están las dos versiones.

De un modo u otro empezaron las palizas que se ven en este vídeo (es curioso ver cómo coches y gente pasan cerca de los apaleados y ni siquiera miran):

Imagen de previsualización de YouTube

Fue el inicio de combates a pedradas y gas lacrimógeno que dejaron más de mil heridos (no hay ningún muerto confirmado) durante la madrugada del miércoles y hasta ayer al mediodía. Aquí se ve cómo los combates seguían a plena luz del día siguiente:

Imagen de previsualización de YouTube

Ahora, en la madrugada del jueves, nadie se pelea, la concentración es festiva y pacífica, hay entre dos y tres mil personas y cuatro tiendas de campaña. En este árbol están colgadas todas las peticiones de los egipcios. Son bastantes:

La petición principal de esta nueva protesta parece que es justicia y de queja por los juicios militares a disidentes. Hace unos días el juicio por las muertes durante las revueltas al ex ministro del Interior, Habib al-Adly, se aplazó de nuevo hasta el 25 de julio. A la gente fuera no le sentó bien:

Imagen de previsualización de YouTube

El régimen de Mubarak no habría recibido suficiente castigo ni los más de 800 muertos durante las revueltas han sido homenajeados como se debe. Hoy hay una nueva prueba de fuego. En Alejandría deben dar la sentencia a los dos policías que presuntamente mataron en una paliza en agosto de 2010 a Khaled Said. La página de Facebook en su homenaje -“Todos somos Khaled Said”- sirvió para convocar la primera gran manifestación de la revuelta el 25 de enero. Algunos viajarán de Cairo, desde Tahrir, a Alejandría para el juicio. Será otro momento simbólico importante. [Actualización 10.40h: El veredicto en el juicio de Khlaed Said ha sido aplazado hasta el 24 de septiembre. Según parece, para considerar nuevas pruebas, que habría pedido la familia. Así la sentencia podrá ser más dura.]

La transición egipcia, como casi todas, es enrevesada, turbia. Aparte de la dificultad de hacer justica tan rápido, Egipto tiene otros dos problemas que resolver en breve:

1. La economía antes que la democracia. Más del 60 por ciento de los egipcios apoyó la revuelta por el bajo nivel de vida y la escasez de empleo. Solo el 19 por ciento lo hizo para conseguir más democracia. Algunos están convencidos de que el cambio es para mejorar: 8 de cada 10 personas que contestaron a la encuesta creen que su situación económica será mejor el año que viene. No será fácil y es la clave para que la gente confíe más en el nuevo sistema político. Túnez tiene un reto parecido. Las revueltas tienen causas económicas que deben resolver cuanto antes.

2. Las elecciones y los Hermanos Musulmanes. Por tanto hasta ahora la hipotética democracia egipcia tiene el beneficio de la duda. El 70 por ciento de los egipcios nunca había votado. En las elecciones parlamentarias de septiembre, el 95 por ciento se plantea hacerlo.

Más allá de los problemas cotidianos, la fecha y los contendientes de las elecciones es la gran preocupación de mucha gente que organizó la revuelta. En el referéndum de marzo, se decidió que la Constitución solo se retocara para permitir elecciones parlamentarias en septiembre y presidenciales en noviembre. Luego, un gobierno civil se encargaría de redactar una nueva Constitución entera.

Algunos partidarios de la revuelta no están de acuerdo. El problema que ven es sencillo. El único partido realmente organizado de Egipto son los Hermanos Musulmanes. Existen desde hace años, se han presentado a elecciones y están por todos lados. En este magnífico reportaje largo del New York Times, un hombre de un pueblo cerca de Cairo lamenta su dominio así: “Ya no hay líderes aquí, solo los Hermanos Musulmanes. Están aquí cada día. Ponen carpas con pan, aceite, pescado ahumado. Cuando oyen que alguien está enfermo, traen medicinas. Están al nivel de la gente”. Luego dice a un joven, Zakaria, cuya familia es del pueblo y que ha vuelto para dedicarse a la política: “Dices que tienes un comité popular, pero nunca lo he oído. Está en facebook, ¿y qué? Zakaria, si quieres hacer algo aquí, tienes que venir cada día, como los Hermanos”.

Si las elecciones son en septiembre, los Hermanos se las llevarán de calle. Para tranquilizar a seculares y extranjeros, los Hermanos han prometido que presentarán solo el 49 por ciento de candidatos al Parlamento -para no ganar una mayoría- y no propondrán candidato propio a la presidencia.

Unos meses más no garantizarían que los jóvenes como Zakaria monten partidos viables. Necesitarán más años y organización. Además, eso implicaría que la junta del ejército siga en el poder, sin elecciones. Como dicen aquí, el ejército prefiere mandar antes que gobernar. Lo hace mejor en la sombra.

Así que es más probable que haya elecciones en septiembre y que los Hermanos ganen. Eso no significa que los Hermanos sean un partido monolítico que imponga una teocracia (solo un 1 por ciento de egipcios quiere algo parecido al sistema iraní). Entre los miembros más jóvenes ha habido escisiones y han surgido nuevos partidos que no reconocen la sharia como marco de referencia.

¿Qué importancia hay que dar a los enfrentamientos habituales en Egipto? Si no son graves, poca. Egipto vive por primera vez la libertad para reclamar y debatir. Hay muchos grupos con intereses y la violencia es un modo de expresarlos. Es un momento de tensiones, que estallan a la mínima, también por falta de promesas cumplidas. El ejército no da tampoco señales de que quiera permanecer en el poder. Académicos serios creen (aquí y aquí) que se puede ser optimista. Habrá más exigencias y enfrentamientos, pero por ahora el camino es de una transición aceptable.

Etiquetas: , , ,

Comentarios 5 comentarios

Comentarios

  • 30.06.2011 Ignacio

    “Fue el inicio de combates a pedradas y gas lacrimógeno que dejaron más de mil muertos durante la madrugada del miércoles y hasta ayer al mediodía.”

    Mil muertos en 24 horas? Espero que sea una errata!

  • 30.06.2011 Jordi Pérez Colomé

    Sí, claro, muchas gracias, Ignacio. Ya lo he cambiado.

  • 01.07.2011 Cara de palo

    La cautela que exhibes en tus artículos es digna de encomio, Jordi. Algún sesgo habrá, eso es inevitable, y en tu caso veo un sesgo optimista en general. Pero no vas mucho más allá de lo que sabes, y de lo que puedes afirmar a partir de las fuentes. Da la impresión de que mides cada una de tus palabras, cada una de tus frases, con la prudencia y el rigor de un jurista. Eso hace que tus artículos sean más útiles y también más honestos.

    Por cierto, detecto también un tic angloparlante en tu artículo. Los anglos dicen “Cairo”. Nosotros decimos “El Cairo”. Me di cuenta de ello la primera vez que vi “Lawrence de Arabia”, hace veinte años.

  • 02.07.2011 Gaze

    Jordi dice: “Vivo en Barcelona, pero es como si estuviera en Nueva York”, entonces no me extraña, con tanta subscripción de revistas americanas: The Economist, The New Yorker; una quincenal: The New Republic; una mensual: The Atlantic, y dos bimestrales: Foreign Policy y Columbia Journalism Review (CJR).” Claro que sí, se pegan muchos ‘tic’ anglófilos… ¿Es eso bueno o malo? No sé, no paso juicio…

    Creo que el texto de Jordi se purga, hace muy bien su trabajo, sobre todo con la voz ideológica para que no lo pillen, aunque hay gente que acostumbra a leer entre los intersticios del texto (como yo) y se da cuenta de cosas como estas, especialmente si le quitamos los sustantivos y dejamos solo la subjetividad del inconsciente volar como pájaro libre, esto quedaría así: “la libertad para reclamar y debatir. . . y la violencia es un modo de expresarlos.” Jordi está pintado para trabajar en revistas anglo-progresivas….

    Have a good day!… ) Flavio y yo estamos mirando el ‘soccer femenino’ USA vs Colombia…

  • 06.07.2011 Jordi Pérez Colomé

    Cara de palo,

    gracias por el comentario. De eso se trata: procuro no ir más allá.

    Gaze,

    me gusta bastante el National Journal. ¿También es anglo-progresista?

TRACKBACKS

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia