ObamaWORLD

lunes 4 de julio de 2011

La marca Obama cambia

La campaña para las elecciones de 2012 ya ha empezado. Sobre todo en el bando republicano, donde habrá unas primarias reñidas a partir de febrero. Incluso ha empezado ya la especulación -más divertida- de quiénes serán los candidatos en 2016.

Entonces, como pasó en 2008, no habrá ningún presidente ni vicepresidente que se presente: alguno sueñan ya con unas elecciones entre el gobernador republicano de Nueva Jersey, Chris Christie, y el demócrata de Nueva York, Andrew Cuomo (con permiso de Hillary Clinton). Queda demasiado.

Para 2012 hay ya cosas interesantes. Primero, la elección del candidato republicano; ya dije que el panorama no era muy alentador, pero alguno deberá ser el candidato y estar a un paso de la Casa Blanca. Mitt Romney sigue de favorito.

El Partido Demócrata también vivirá movimientos interesantes. Los demócratas no harán primarias porque nadie se atreverá a retar al presidente Obama. Pero Barack Obama deberá hacer algo así como primarias contra sí mismo: ¿qué imagen deberá proponer para ganar en noviembre?

Hace cuatro años era fácil. Obama era todo lo que Bush no era: nuevo, reflexivo, bipartidista, cool, negro. Ahora es el presidente y el país va regular. Casi nada de eso sirve; el cartel de 2008 parece de otra época. Puede cambiar tres aspectos:

De bipartidista a resignado. En el discurso que le hizo famoso, en la convención demócrata de 2004, Obama dijo una frase que sería un rasgo clave de su marca: “Los expertos cortan y dividen nuestro país en estados rojos y estados azules: los estados rojos para los republicanos, los estados azules para los demócratas. Pero tengo noticias también para ellos. Rezamos a un Dios increíble en los estados azules, y no nos gusta que agentes federales husmeen en las bibliotecas en los estados rojos”.

Obama llegaba para unir al país. Sus propuestas iban a ser consensuadas: las mejores ideas, sin importar de quién fueran. Quizá el país esté un poco más unido que con Bush -hay menos discusiones sobre aborto, matrimonio gay o el papel de la religión. Pero la política es distinta. En 2004, Obama preguntaba: “¿Participamos en una política de cinismo o en una política de esperanza?” La política tiene algo de cínico y parece inevitable.

Estas semanas hay un buen ejemplo. El gobierno federal está a punto de quedarse sin dinero para las facturas y los intereses que genera su deuda. Para poder seguir pagando, necesita elevar el límite de deuda que el país puede generar. Según el Tesoro, el día 2 de agosto se llegará al límite viejo (aunque el viernes lo adelantaron al 22 de julio, quizá para ganar tiempo para soluciones de emergencia). O se eleva antes o el gobierno no podrá pagar.

El viernes ocurrió lo mismo en Minnesota. En pequeño, es el mismo problema: republicanos y demócratas en el Congreso no se pusieron de acuerdo para equilibrar el presupuesto y el gobierno se queda sin dinero.

El argumento es sencillo. Todos están de acuerdo en que el déficit del país es enorme y hay que reducirlo. El problema es cómo. Los demócratas aceptan recortar gastos, pero quieren también recaudar más con algún nuevo impuesto. Su objetivo central es eliminar los recortes fiscales a los más ricos que hizo el gobierno de Bush. Los republicanos, en cambio, solo quieren recortar; ni un impuesto más.

La deuda americana es de 14 billones. Republicanos y demócratas se han propuesto recortar 2,4 billones en 10 años. Los demócratas quieren que 400 mil millones procedan de nuevos impuestos. Los republicanos, no. Para los demócratas es un porcentaje pequeño y necesario; para los republicanos cualquier subida de impuestos es perjudicar la creación de empleo (si los ricos pagan más impuestos al estado tienen menos incentivos para contratar a nuevos empleados).

En su rueda de prensa del miércoles, Obama se enfadó y comparó a los congresistas con su hijas: las niñas hacían sus deberes con un día de antelación, los congresistas se esperaban al último minuto y quizá no llegaban.

El líder republicano del Congreso, John Boehner, ha dicho que no tiene los votos para una subida de impuestos, así que debe descartarse. Pide a Obama que lidere el país, es decir, que cambie de discurso y asuma que no va a conseguir lo que quiere. Obama cree lo contrario: las dos partes deben ceder y pide a los congresistas que se apañen y busquen el acuerdo y los votos. Obama exige un incremento en los ingresos que algunos republicanos ven como factible.

A ver quién puede más. La política es así. Por catastrófica que sea la situación, los republicanos saben que si ceden dan aire al presidente y tendrán problemas con el Tea Party en las próximas elecciones. Les conviene resistir.

¿Qué hará Obama en las próximas elecciones? Aún queda mucho, pero con cuatro años de presidencia a sus espaldas, dirá que él ha sido responsable y bipartidista, pero que en el otro bando no ha encontrado lo mismo. Los republicanos dirán que Obama es un derrochador y que había que frenarle. Mucho dependerá de si la economía y el empleo se recuperan, pero será interesante ver cómo Obama cambia el discurso de pacificador político a profesor resignado que echa broncas a republicanos rebeldes. Será una gran batalla de comunicación.

De intelectual a visceral. Obama en 2008 era el profesor de derecho constitucional, intelectual, inteligente, que venía a sustituir a un visceral Geroge W. Bush. Esa imagen también va a cambiar. Cada vez más emerge más un Obama visceral. Aquí cuentan cómo ha pasado de dar vueltas durante semanas a las decisiones a optar por algo y no cambiar de opinión.

Fue así con la decisión de atacar con comandos a bin Laden (y no un bombardeo), al pedir a Mubarak que se fuera o ahora al reducir las tropas en Afganistán. Algunos colaboradores le pedían lo contrario. Obama se mantuvo firme por convicción. Es un cambio que le puede dar votos. A los americanos les gustan los que toman decisiones y no cambian de opinión.

De “Yes we can” a “Yes we’ll see”. Cuando digo que llevo un blog que se llama Obamaworld, algunos me miran con escepticismo y me pregunta: “¿Ha sido un bluf, no?” Cada vez me lo dicen más a menudo. Obama tiene parte de culpa. Su “hope” por un mundo mejor era irreal: nadie es capaz de cambiar el mundo en ocho años, menos un presidente que no lo puede todo. El mundo cambia, pero a otro ritmo. También ha tenido mala suerte. Su elección coincidió con la peor crisis en décadas.

El mensaje de Obama será evidente: necesitamos más tiempo para acabar de arreglar la crisis, que la reforma sanitaria empiece a tener efecto (en 2014) y construir otra política. Ya no es el joven desconocido que creaba expectación; ya tiene sus canas y todos se han cansado de verle en la tele. Será difícil que logre mover masas como en 2008, pero será interesante ver cómo construirá su mensaje y cuántos americanos responden.

Etiquetas: , , , , ,

Comentarios 3 comentarios

Comentarios

  • 04.07.2011 Cara de palo

    «Su “hope” por un mundo mejor era irreal: nadie es capaz de cambiar el mundo en ocho años, menos un presidente que no lo puede todo.»

    Comprendo que hubiera gente lo bastante ingenua como para tomarlo por un Mesías que iba a traer el reino de Dios a la Tierra, o algo así; pero no es necesario que nos expliques que se trataba de un espejismo irracional. Creo que es algo evidente, Jordi. Un poquito de respecto por tus lectores.

  • 04.07.2011 Gaze

    Buen resumen, Jordi, todo es muy complejo y difícil de explicar, pero así es exactamente como se ve la cosa por aquí.

    Y sí, tal como dices, Obama “¿Ha sido un bluf, no?”… tus amigos tienen toda la razón del mundo, y lo vieron así, pues, me sorprende muchísimo que Jordi no lo concibiera de esa forma desde un principio teniendo tan buena percepción de la política norteamericana. Obama “hope” por un mundo mejor era irreal”, y esa utopía-obamiana, personalizada no empalma bien con el paganismo y realidad cultural del norteamericano. ( tal como dice el National Journal “None of this [his] comports with the reality that most Americans see.”).

    Como dije anteriormente, no es el hombre, tampoco su color, o su persona, PERO sí lo ES su arrogancia ideológica-liberal que no CATALIZA, no UNIFICA TODO el sentir nacional de América -aunque se renueve y siga jugando con los protocolos de presidente, ya es tarde para cambiar su imagen. Nada de lo que ha hecho puede remedarlo de su pecado ideológico-liberal. Simplemente, el liberalismo de Obama no es el epicentro de toda la economía nacional, tampoco necesidad de todos. Metafóricamente hablando, con ese cansancio general, el presi solo logró fastidiar al PULPO más grande y peligroso del país: la oligarquía nacional! Aun si los espejos de colores-mediáticos culpan al capitalismo del país y egoísmo de los afortunados, ya nadie les cree esa farsa.

    Obama pensó que cambiaría el curso de navegación del PULPO de una vez por todas en Washington, sin darse cuenta que ese monstruo simboliza todo lo que este país representa para sus homínidos: un muro de contención que sostiene el peso de la nación… en otras palabras, nadie ve que le han aplicado un coup d’état y nadie lo admite.

    Bueno, me voy a la parada a celebrar la fiesta con Flavio, aunque me reclame que se ve ridículo con su impecable corbatita que le compré… (I think he looks cute…. (:=

    http://t1.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcSrAn....CBAA9Fypp6

  • 06.07.2011 Jordi Pérez Colomé

    Cara de palo,

    por supuesto. Pero me sorprende la gente que veía en él algo más que un político. Tengo ganas de ver los ánimos y las opiniones demócratas el año que viene.

TRACKBACKS

  • 04.07.2011 EEUU: Carrera electoral 2012 | La Voz de Barcelona

    […] no lo tendrá fácil. Ya no es el anti Bush: nuevo, reflexivo, bipartidista y cool. Lo explica Pérez Colomé: El mensaje de Obama será evidente: necesitamos más tiempo para acabar de arreglar la crisis, que […]

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia
Fatal error: Uncaught wfWAFStorageFileException: Unable to verify temporary file contents for atomic writing. in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php:47 Stack trace: #0 /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php(650): wfWAFStorageFile::atomicFilePutContents('/usr/home/obama...', 'saveConfig('livewaf') #2 {main} thrown in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php on line 47