ObamaWORLD

sábado 3 de septiembre de 2011

¿La guerra de Libia fue necesaria?

Este post es prematuro. La guerra de Libia no ha terminado y puede alargarse aún semanas. Pero lo hago ya porque hace días que los frentes están detenidos. Hay negociaciones y espera tensa (a esta hora hay rumores de que Bani Walid, donde podrían estar dos hijos y quizá el coronel, estaría a punto de rendirse).

La guerra ha conseguido ya uno de sus grandes objetivos: extender un nuevo régimen por la mayor parte del país. Se capture a Gadafi en breve o no, en varias ciudades procuran hacer vida normal, como ocurría desde hace meses en Bengasi, sede de la oposición. Aunque aún no haya agua corriente en Trípoli, el curso escolar empezará el 17 de septiembre. Hay también ganas de fiesta, como anoche:

Imagen de previsualización de YouTube

A pesar de que el misterio sobre Gadafi persiste, se hace difícil pensar que, como ha dicho un portavoz de Saif al-Islam Gadafi, recuperen el país en semanas, meses, hasta dos años. Se pueden contestar ya algunas preguntas:

¿Cuando hay que intervenir?

La política exterior se basa en intereses, no en principios. Es una obviedad asombrosa, pero que aún se discute. No solo los países poderosos de occidente tienen intereses, también China, Irán, Venezuela, Brasil o Catar. El debate debe ser discutir si es más legítimo bombardear al ejército de Gadafi u ofrecer vender armas en plena guerra, como parece que hizo China en verano. Pero nadie es inocente. Las guerras deben evitarse, pero a veces la guerra ya ha empezado y la decisión es entre lo malo y lo peor.

Esa era la situación en Libia y por eso no puede aplicarse a otros países. Es único también por otros motivos: Gadafi anunció que iba a aplastar a parte de su pueblo; usaba aviones para atacar; había unos rebeldes organizados que pidieron ayuda y a los que se podía echar una mano desde el aire sin arriesgar soldados; Gadafi no es un aliado imprescindible y en cambio si se enfadaba otra vez podía dedicarse de nuevo a financiar terrorismo internacional, y, claro, Libia tiene petróleo.

Siria, Yemen o Irán no cumplen varias de estas condiciones. En Siria desde el aire no puede hacerse nada, habría que enviar tropas e ir calle por calle. Tampoco ningún organismo sirio significativo ha pedido ayuda militar exterior. En Yemen no hay dos frentes claros, tampoco han pedido ayuda y el gobierno de Saleh es un aliado sólido de Estados Unidos en la lucha contra Al Qaeda. Irán sería una guerra enorme. Cada conflicto tiene sus características. Intervenir una vez -aunque salga más o menos bien- no significa tener que hacerlo siempre.

¿Por qué se decidió Obama?

En este blog me ocupo sobre todo de los motivos americanos para ir a la guerra. Los analistas intentan buscar una doctrina Obama en política exterior. No es fácil de definir porque no es universal. Pero podría ser algo así en el caso libio:

Estados Unidos tiene intereses vitales. Si no coinciden con los de ningún aliado, los llevarán a cabo solos (así mataron a Bin Laden). Estados Unidos tiene también intereses menos esenciales y actuará en función del caso. Por ejemplo, defiende la extensión de la democracia por el mundo. Pero en Egipto pidió en seguida la salida de Mubarak, en Siria tardó más, en Yemen y en Bahráin buscan salidas pactadas porque son aliados. En Libia en cambio hubo otros países que querían intervenir y era posible hacerlo sin grandes riesgos. Se evitaba una posible matanza y sería un aviso para otros. Adelante. Esta intervención no supone nuevas aventuras. Cambiar el mundo es mucho más difícil de lo que parece. Obama no arriesgará vidas americanas si el interés no es crucial.

Esta larga doctrina de Obama tiene dos definiciones: una, realista: lidiar con lo que hay, no con lo que se imagina que habrá. Dos, liderar entre bambalinas: evitar ser el centro de atención y procurar que cada cual se espabile como pueda, con ayuda puntual y limitada.

¿Todo es por el petróleo?

¿Sarkozy quería solo el petróleo cuando lanzó sus cazas sobre Libia? No lo sé. Aunque imagino que sabía que si la misión salía bien, algunas compañías francesas saldrían beneficiadas. Es lógico. Por el mismo motivo China y Rusia preferían que Gadafi siguiera. Catar, con su atrevida y cambiante política exterior (aunque no es descartable la influencia de la mujer del emir, que vivió en Bengasi de joven), apostó por los rebeldes y parece que les irá bien.

¿Hay que lamentar los sucios intereses de estos países? Depende. He seguido muy de cerca este conflicto. Si Gadafi no hubiera anunciado a los cuatro vientos que iba a ser cruel, la intervención no habría encontrado apoyo ni Rusia y China se hubieran abstenido. Aunque es cierto que la resolución de la ONU hablaba solo de proteger a civiles y la coalición no la respetó: coordinaron ataques con los rebeldes, les armaron y entrenaron y enviaron fuerzas especiales a echar una mano en los frentes clave. Una vez en guerra, perder es la peor opción.

Hoy los aliados del nuevo régimen libio son los que más les han ayudado. Son agradecidos. Pero los que han perdido procurarán hacerse amigos en seguida de nuevo. Los intereses y las alianzas cambian rápido. Hoy se ha sabido que la CIA y el servicio secreto británico colaboraban con Libia para interrogar a presuntos aliados de Al Qaeda cuando aún el régimen de Gadafi vivía bajo sanciones internacionales (entre 2002 y 2004).

No hay que pensar en política internacional como un espacio para principios y santidades. La política es otra cosa. Mejor pensar en términos del mal menor. Hasta ahora, la intervención en Libia ha sido un mal menor. Por tanto, sí, fue necesaria. ¿Habrá ahora que intervenir también en otros países? No.

Pero no está todo decidido. La intervención fue necesaria para detener a un líder cegado. Pero aún la solución puede torcerse y ser peor. Quienes estaban en contra tienen la opción legítima de quejarse por la evolución. No hay ninguna garantía de que Libia sea a partir de ahora un país modélico. Las dificultades que puede tener el nuevo gobierno son enormes: corrupción, violencia, islamismo. Las dejo para el próximo post.

Etiquetas: , , , ,

Comentarios 14 comentarios

Comentarios

  • 03.09.2011 Ripio

    Hay que tener la cara como el cemento armado para reconocer que se ha violado, de manera escandalosa, añado, la resolucion de la ONU, justificandolo como un mal necesario.
    O que unos paises no se atacan por problemas para bombardear o por ser amigachos.

    Leo que Gadafi usaba aviones para atacar.
    Dos cosas:
    1 Todavia espero que alguien demuestre que se bombardearon a los manifestantes de Tripoli.
    La inteligencia rusa lo ha negado de manera tajante. Y la CIA tambien.

    Luego si se usaron aviones, pero no para bombardear manifestaciones.

    2 Los golpistas tambien tenian aviones de combate. Aqui un ejemplo: http://www.diariocordoba.com/noticias/interna....23975.html
    Tambien derribaron un avion propio sobre Bengasi.

    Y dejemos ya de hablar de rebeldes, llamemoslos por su nombre: golpistas actuando al rebufo de una algarada.

    Respecto al elenco que representa al CNT, mejor ni hablar.

    No quiero respuesta, por favor.
    No me gusta escribir en blogs y este es el tuyo.
    Un saludo.

  • 04.09.2011 Crispal

    Yo estuve en Libia una semana antes de la guerra.
    Estábamos en contacto con el entorno de Saif Al-Islam para trabajar allí. El hijo de Gadhafi tenía un plan muy avanzado para convertir Libia en una especie de Dubai y emprender una cierta apertura democrática. El Gobierno libio había firmado hace unos tres años un contrato con una consultora americana (AECOM) por el que ésta se convertía en el Programme Manager del Gobierno, es decir, esta empresa era la que decidía (en colaboración con el Gobierno) las líneas de desarrollo del país para convertirlo en un país moderno. AECOM se dedicaba a la contratación de todas las empresas extranjeras que quiiseran trabajar en el desarrollo de las nuevas infraestructuras (carreteras, puentes, desarrollos urbanísticos, resorts turísticos, desalación, etc.). Y allí estábamos todos: españoles (Repsol y otros muchos), italianos, portugueses, ingleses, americanos, brasileños, etc., intentando vender nuestros servicios. El petróleo ya estaba siendo explorado por empresas occidentales. La voluntad era de modernizar el país y proceder a la sucesión del líder. En la ecuación faltaba Francia. A partir de ahí el gobierno francés empezó a promover las revueltas para acabar con Gadhafi. La OTAN le apoyó ante la perspectiva de que Gadhafi masacrara a los benghazíes. Qatar (curioso aliado wahhabí) se unió al grupo de cabeza. Y luego vino todo lo demás. Ahora se habla de acuerdos secretos entre Francia y el CNT por los que los galos se quedarán con el 35% de la extracción del petróleo.
    A partir de ahora surgen los interrogantes. No sabemos a quién hemos apoyado, bueno, quizás sea mejor no saberlo. La intervención qatarí es muy sospechosa. Nadie duda que Gadhafi fuera un hijo de p., pero era NUESTRO HIJO DE P.
    Ahora habrá que esperar, rehacer alianzas, ver cómo acaba la cosa e intentar que los franceses nos dejen trabajar allí siempre y cuando no compitamos con sus empresas. En fin, esto es lo que hemos conseguido.

  • 04.09.2011 ricardo

    Antes de todo, enhorabuena por tu trabajo, algo que te suelen decir mucho pero que no deja de ser verdad.
    En segundo lugar, una pregunta: ¿Cuál crees que es el papel de Abdulah al Sadiq, supuesto miembro de la LIFG, ergo de AlQaeda, y ahora líder militar de los rebeldes en Trípoli, en el gobierno de transición?
    Es decir, ¿hay que asustarse y pensar que el dinero que Occidente está dando a los rebeldes puede acabar en manos de AlQaeda? ¿Tiene suficiente influencia en Libia?
    Un saludo

  • 04.09.2011 Jordi Pérez Colomé

    Ricardo,

    Sadiq era su nombre de guerra. Ahora se hace llamar Abdel Hakim Belhaj. No está claro que su grupo pertenciera a Al Qaeda. Le detuvo la CIA en 2004. Pasó varios años en la cárcel en Libia. Él dice que, si puede, llevará a los tribunales a sus torturadores, pero que el resto está olvidado. Hay quien lo cree, hay quien no. Espero dar más detalles de este asunto en el próximo post. Gracias.

  • 05.09.2011 Cara de palo

    Partamos de la premisa básica expuesta sabiamente por Jordi: la política exterior se basa en intereses.

    ¿Qué le interesaba más a España: la derrota o la victoria de los “rebeldes”?

    ¿Ha actuado España como simple palafrenera de Francia, como hizo en Indochina en el siglo XIX? (http://www.florentinorodao.com/articulos/art04a.htm)

    Lo que dice Crispal es muy interesante. ¿Se puede contrastar esa información?

  • 05.09.2011 Crispal

    ¿Qué es lo que quieres contrastar? Lo de AECOM lo puedes ver en su propia web: http://investors.aecom.com/phoenix.zhtml?c=13....highlight=

  • 05.09.2011 Jordi Pérez Colomé

    Cara de palo,

    las teorías conspirativas son siempre atractivas. Lo suelen ser porque son difíciles de comprobar. En este blog (http://libya360.wordpress.com/2011/05/17/the-....assassins/), usan AECOM y un viaje de Khamis Gadafi -no Saif al-Islam- a Estados Unidos para “demostrar” que Estados Unidos preparaba la revuelta libia desde hacía meses. No Francia.

    La fuente del 35 por ciento de petróleo para los franceses es una presunta carta que un portavoz del gobierno libio escribió al gobierno de Catar en abril. El diario “Libération” la “encontró” y publicó. Es un modo tan simple de desprestigiar la revuelta que se puede sospechar de su autenticidad.

    Esta teoría obvia los papeles de Reino Unido (que se hubiera beneficiado siempre), Italia, Turquía.

    Todo es posible. Pero la facilidad con la que siempre se montan revueltas en países ajenos para conseguir petróleo me hace pensar que no es cierto. No es tan fácil convencer a miles de personas para que salgan a la calle y les disparen. Pero estaré atento a nuevas pruebas.

  • 05.09.2011 Cara de palo

    Pues sí que es curioso. He visto el documento publicado en el website de AECOM al que enlazaba Crispal, y después he visto el blog “Libya 360º”, donde dice “Given AECOM’s specialties, there is no doubt that they played a significant role in destabilizing Libya”. ¿En qué quedamos entonces? ¿Estaba AECOM con el régimen de Gadafi o con los “rebeldes”?

    Esto es tan confuso como el guión de una película de espías.

    Que venga John Le Carré a desentrañar este lío.

  • 05.09.2011 Crispal

    AECOM estaba con Gadhafi, particularmente con el entorno de Saif Al-islam, y se estaban forrando con el contrato de Programme Management. De hecho les renovaron la segunda parte del contrato estando yo allí.

  • 05.09.2011 Cara de palo

    Entonces, alguien miente.

  • 05.09.2011 Crispal

    Alguien miente, pero la lógica nos dice que si AECOM trabajaba como si fuera el propio gobierno libio (lo era de facto en lo que se refiere a toda la estrategia de desarrollo de infraestructuras civiles y controlaba el HIB, el Housing & Infrastructure Board, organismo libio) no tendría ningún interés en cambiar las cosas ¿no crees?. Sí es cierto que había diferencias de criterio entre los hijos de Gadhafi, pero el consenso general era que Saif Al-Islam sería el sucesor de Muammar porque éste parecía ver con buenos ojos las actividades de su hijo y sus planes de reforma, de hecho le dejaba actuar con soltura. Ahora no tiene mucho sentido pensar en lo que pudo haber sido y no fue, pero el plan estratégico para modernizar Libia (elaborado por, entre otros, Porter y pagado por Saif Al-Islam) estaba hecho (yo tuve una copia en mis manos). Y quizás estoy hablando ya más de la cuenta.

  • 05.09.2011 Jordi Perez Colome

    Si esto fuera verdad, debería haber sido más fácil detener la revuelta de un modo más discreto: sin aviones, sin tantas amenazas, con más promesas de reforma (aunque fueran vacías).

    Si Bahráin y por ahora Siria y Yemen lo han conseguido, no veo por qué Libia no. Esta conspiración de Francia contra todos da demasiado mérito a los franceses. De momento los únicos que de verdad parece que van a perder son chinos y rusos.

    Crispal, puedes hablar más. Los papeles de la era Gadafi ya no tienen valor.

  • 05.09.2011 Cara de palo

    “…los únicos que de verdad parece que van a perder son chinos y rusos”.

    Bueno, y también AECOM, por lo visto. Un negocio gigantesco, echado a perder.

    La implicación de Francia no tiene por qué pasar necesariamente por una operación encubierta consistente en alentar la rebelión. Teniendo en cuenta los sucesos de otros países del mundo árabe, y las rivalidades tribales internas de Libia, esa rebelión tal vez no necesitaba patrocinadores. Eso sí, el protagonismo asumido por el gobierno francés en el asunto una vez comenzadas las hostilidades podría perfectamente tener una estrecha relación con los intereses franceses en cuanto a contratos con el gobierno libio. Nada más natural que querer mojar el bizcocho, para lo cual le convenía un nuevo socio. Francia, en materia de política exterior, siempre se ha guiado por criterios muy pragmáticos, más que los EE.UU. La sombra de Richelieu es alargada.

  • 10.11.2015 Giancarla

    Yo creo que cada paeds tiene unos intereses econf3micos en Libia, por un lado la Otan qeuire demostrar el poder que tiene, la UE tiene grandes beneficios si Gadafi deja el poder, aparte de que mucho del dinero de las inversiones que hace gadafi en la UE pasaredan a a manos de empresarios europeos, luego Italia yo direda que al menos la mitad de sus empresas este1n compradas en manos de la familia gadafi, lo cual es normal que no quiera intervencion militar, ya que italia quedareda totalmente descubierta de inversiones, Espaf1a se podreda forrar si hubiera una intervencif3n, ya que Gas natural, paga millonadas a libia para meter todo el gas a europa, Evo Morales, Chavez y demf1as coleguitas, que no hacen me1s que amasacrar al pueblo, es normal que apoyen a Gadafi en sus atrocidades, China y rusia si hay intervencif3n dejaredan de ganar beneficios ya que tambien exportan bastante petroleo a Europa y gas, lo cual si termina la era Gadafi, se les disminuiredan los beneficios. Mi opinif3n es la siguiente una intervencif3n de la ONU sereda lo mas correcto, pero por otro lado, no la va haber, asi que me parecereda bien, que intervinieran en Libia, al menos para parar tal masacre, merece mucho me1s la vida de cientos de miles de personas que moriredan si siguieran sin ayuda internacional, que mueran unos miles y que al menos luchen “para la libertad del pueblo Libio” o al menos para que Gadafi sea juzgado, porque recuerdo que muchas de las atrocidades que hace este sef1or, son muy comparables a las que hacia Hitler. Un saludo Reinventores !

TRACKBACKS

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia