ObamaWORLD

Domingo 11 de septiembre de 2011

Diez años después, podemos dedicarnos a otra cosa

En 1998, el presidente Bill Clinton buscaba opciones para atacar casas seguras de Al Qaeda en Afganistán. En una reunión, dijo: “Acojonaríamos a al Qaeda si de repente una panda de ninjas bajan por una cuerda desde helicópteros en medio de sus campos [de entrenamiento]“. El problema no era la habilidad de los comandos, sino la falta de objetivos certeros y de práctica.

Estados Unidos ha hecho los deberes. Ahora las fuerzas especiales americanas saben dónde duermen los enemigos y están cansados de bajar por cuerdas de helicópteros.

Hasta septiembre de 2001, la administración Bush pasó los ocho primeros meses de gobierno con preocupaciones comunes en política exterior: qué hacer con China y Rusia, cómo convencer a Israel y Palestina, cómo levantar un sistema defensivo de misiles y cómo tratar a los estados “malos”: Irák, Irán, Libia y Corea del Norte. En pocos días debieron cambiarlo todo y pensar una nueva estrategia para derrotar a un enemigo no nuevo, pero sí sorprendente.

Así empezó la guerra contra el terrorismo. Ha sido un éxito; ha conseguido su objetivo principal: al Qaeda no ha podido repetir un 11-S en territorio americano (y aún dice que quiere hacerlo). El gobierno ha logrado proteger a sus ciudadanos. No solo eso. Ha debilitado al enemigo. Por ahora, 2011 es el año con menos violencia asociada a al Qaeda desde 2001. Desde el ataque en Londres en 2005 y el fallido atentado contra varios aviones en vuelo en 2006, no se sabe de ningún gran proyecto de la organización.

El motivo principal del éxito es que al Qaeda se ha quedado sin santuario. La banda necesita un país donde imaginar, planear y entrenar sus atentados (en la foto un campo destruido). No hay ninguno dispuesto a cobijarlos con garantías. La cúpula de al Qaeda vive hoy escondida en las montañas de Pakistán, más atentos a huir de los misiles de los aviones sin piloto que de organizar campañas terroristas.

 

Que las bombas las pongan otros

Al Qaeda tiene franquicias. La más importante está en Yemen. En 2009 y 2010 intentaron atentar con explosivos en los calzoncillos de un terrorista y con cartuchos-bomba en impresoras que iban en paquetes a Chicago. Son amenazas reales, pero menores.

La calma en Yemen tampoco se parece a la que tenían en Afganistán antes de 2001. Esa calma ya no volverá. Tampoco en Somalia ni en Argelia, sede de al Qaeda en el Magreb Islámico. Aquí dicen que pueden tenerla ahora también en el Sinaí (Egipto) y en Nigeria. Son células que por ahora no tienen capacidad para salir de su región.

Al Qaeda, además de su mando central y las franquicias, instruye a “lobos solitarios”, que actúan por su cuenta y son más dificiles de detectar. Cualquiera puede coger una metralleta y disparar, sobre todo si no necesita una vía de escape. El último atentado en Estados Unidos fue así: el mayor Nidal Hasan mató a 13 soldados en Fort Hood, Texas, en 2009. Se había escrito unos correos con Anwar al-Awlaki, uno de los líderes de al Qaeda en la Península Arábiga, en Yemen.

Esta tercera parte de al Qaeda funciona gracias a la propaganda, no al entrenamiento. Es el menos eficaz, pero el más sencillo de impulsar. Los atentados este año en una cafetería en Marrakech y en Bombay pudieron ser de este tipo: grupos locales con alguna conexión exterior.

Imagen de previsualización de YouTube

También hubo errores

En una guerra -incluso en las que van bien- se cometen errores. En la guerra contra el terror destaca uno: Irak. Ahora es más fácil verlo. Es probable que miembros del gobierno Bush tuvieran intereses oscuros en Irak, es probable que engañaran adrede con las armas de destrucción masiva. Pero también es posible que la inteligencia fuera mala y que hubiera que tomar una decisión sincera y dificil: qué hacer con Sadam Husein. Gente no sospechosa de simpatizar con los republicanos confiesa estos días sus motivos.

Irak fue un error grave. Primero, murieron decenas de miles de civiles. Segundo, permitió a al Qaeda defender su teoría de que el objetivo de Estados Unidos era conquistar países musulmanes (Afganistán nunca fue una invasión total); miles de musulmanes acudieron a ayudar. Tercero, sin Sadam, Irán tiene menos preocupaciones cerca.

Por suerte, al Qaeda también se equivocó. Al Zarqawi, el líder de al Qaeda en Irak, trató de imponer un estado islámico en la parte del país que controlaba. Los suníes no aceptaron ese régimen, se rebelaron y se cambiaron de bando; fue entonces cuando la guerra empezó a ir bien para Estados Unidos. Lo mismo había ocurrido cuando al Qaeda atentó en Arabia Saudí en 2002 y 2003 para “liberarla” de los dictadores aliados con los americanos. Los atentados contra miles de musulmanes y la rigidez de sus ideas les hizo perder el apoyo.

En 2005, un 61 por ciento de jordanos confiaba en bin Laden, hoy un 13, según encuestas de Pew. En Pakistán la confianza ha caído de 52 a 21 por ciento. También en Palestina: de 72 a 34. (Los sondeos se hicieron antes de la muerte de bin Laden.)

A pesar del error estratégico, puede ponerse en perspectiva. En Vietnam, una guerra quizá con menos intereses directos para los americanos, murieron casi 60 mil soldados. En Irak no han llegado a cinco mil. Además, siempre quedan preguntas sin respuesta: ¿qué haría hoy Sadam Husein? ¿Habría matado por ejemplo a miles de sus ciudadanos como el sirio Asad? La guerra de Irak ayudó de rebote también al presidente actual. Uno de sus grandes méritos fue decir en 2002 que Irak era una guerra tonta. Ese discurso le distinguió de Hillary y le ayudó a ser presidente.

Las guerras de Afganistán e Irak hace ya muchos años que duran. Acabarán pronto. Ninguna de las dos será una victoria aplastante, pero al Qaeda no está en Afganistán y, aunque sigue activa en Irak, su repercusión es menor. Es suficiente. Obama decidirá cuándo es el mejor momento para abandonar del todo. Será pronto. Es uno de los síntomas más claros de que, 10 años después, hay que mirar adelante.


La debilidad terrorista no existe

Aunque al Qaeda es más débil -si no lo fuera, ya habría atentado a lo grande de nuevo-, pero una banda terrorista puede pasar de débil a terrible en un solo día. La falta de recursos e infrastructura le impide planear por ejemplo ataques con armas de destrucción masiva. Pero eso no quita que una gran preocupación en Libia sea algunos arsenales vacíos. Como este del vídeo, lleno de armas químicas:

Imagen de previsualización de YouTube

Pero la peor derrota para al Qaeda no es la militar. Su ideología ha caído más bajo. En varios países árabes han logrado derrocar a sus dictadores sin tenerles en cuenta. No solo eso, musulmanes que hace poco podían simpatizar con la banda, intentarán ahora alcanzar el poder por las urnas. Los partidos islamistas pueden ganar en Túnez, Egipto o Libia, pero -como ocurre en Indonesia o Turquía- eso no significará que conviertan sus países en califatos y santuarios para al Qaeda y la jihad global.


No todo es ganar

Estados Unidos no ha salido indemne de su guerra contra Al Qaeda. Primero, su respeto por la ley se rompió. El marco legal de una guerra tradicional puede no servir para un conflicto contra un actor no estatal sin soldados de uniforme. Tampoco servía, como dicen aquí, el marco legal habitual, que se encarga de los crímenes una vez cometidos. Estados Unidos quería prevenirlos. Es un problema que sigue sin solución: Obama tiene Guantánamo encima de la mesa.

Segundo, el atentado del 11-S costó a al Qaeda unos 400 mil dólares. Estados Unidos se ha gastado 4 billones -su déficit de seis años. Mientras, China y otros países se han dedicado a crecer. George W. Bush preguntó al presidente chino Hu Jintao qué le mantenía despierto. Hu dijo que encontrar 25 millones de puestos de trabajo nuevos al año. Bush, en cambio, proteger a su país. Ahora se ve. Estados Unidos es la primera potencia del mundo, sin duda. Pero con menos ventaja.

Los aniversarios sirven también para cerrar capítulos. Habrá nuevos atentados, siempre los habrá, quizá hoy. Algunos son inevitables y alguna vez sería bueno tomárselos como una catástrofe natural más. De momento, por suerte, las elecciones de 2012 en Estados Unidos tendrán poco que ver con el 11-S. Es hora de mirar adelante y dedicarse a otras cosas.

Etiquetas: , , , , , , ,

Comentarios 5 comentarios

Comentarios

  • 11.09.2011 elmundoderodyaa.wordpress.com

    Buen análisis, pero me parecen bastante frívolos algunos comentarios…”Además, siempre quedan preguntas sin respuesta: ¿qué haría hoy Sadam Husein?” o “También hubo errores”
    En una guerra que se han matado a decenas de miles de personas.. Hombre, está claro que hubo errores, pero también INTERESES.

  • 11.09.2011 Jordi Pérez Colomé

    La política exterior es siempre por intereses. A veces no hay errores.

  • 11.09.2011 James Levy

    Excelente análisis. Aunque no totalmente de acuerdo con todo los puntos, respeto mucho tu trabajo siempre riguroso y muy bien informado. Te deseo una audiencia mas amplia, muy merecida.

  • 11.09.2011 Gaze

    Jordi dice: “Es hora de mirar adelante y dedicarse a otras cosas.” Sin embargo los atentados contra los EEUU continúa…. No se puede torcer la cara, Jordi , porque el problema en realidad ahora no es de los EEUU sino de los que odian todo lo representa los EEUU. Esta es la última:

    “A truck bomb that detonated Saturday at a US base in Afghanistan wounded 77 American troops and killed two Afghan civilians. The Taliban claimed responsibility for the attack and released a message marking the 10-year anniversary of 9/11 claiming Afghans had “no role whatsoever” in the twin-tower attacks”

    http://www.csmonitor.com/World/Asia-South-Cen....-US-troops

    Imágenes que valen más que las palabras:

    http://www.cagle.com/news/Remembering911/images/billday0.jpg

    http://www.cagle.com/news/Remembering911/images/bish.jpg

    http://www.cagle.com/news/Remembering911/images/markstein.jpg

  • 14.09.2011 Cara de palo

    No lo elogie demasiado, Sr. Levy, o le pedirá que pulse el botón de PayPal para demostrar la sinceridad de sus palabras.

    Bromas aparte, podría utilizar su influencia como representante de Rebublicans Abroad para darle publicidad a este blog, uno de los pocos medios de comunicación en España que informan sobre estos temas sin apasionamiento partidista.

TRACKBACKS

http://www.obamaworld.es/comprar-kamagra-por-internet.html http://www.obamaworld.es/comprar-priligy-barato.html http://www.obamaworld.es/comprar-propecia-sin-receta.html