ObamaWORLD

jueves 6 de octubre de 2011

Cómo acabará la revuelta en Siria

En mis días en Siria, la pregunta que ningún activista quería oír era: “¿Cómo puede acabar esto?” Nadie sabía qué responder. Hablaban de varios escenarios posibles, cada cual tenía los suyos. Pero en el fondo reconocían que no hay solución fácil.

“Solo quiero pensar en hoy”, me decía un activista, “no podemos pensar más allá”. Las dos opciones más rápidas sería que el presidente y su familia se fueran o que los manifestantes se quedarán en casa. No pasará ninguna de las dos: la revuelta siria va para largo.

A pesar de su coraje, solo las protestas no harán caer al régimen. La ola de detenciones y represión del régimen ha logrado reducirlas (como se ve en los vídeos), sea porque muchos están detenidos, exiliados, muertos o tienen miedo. Pero a pesar de que no hayan conseguido llegar en masa a Alepo y Damasco y en algunos casos sean pequeñas, la presión es suficiente para que el régimen tema y, sobre todo, no tenga una salida fácil.

Esto fue el viernes pasado, en la mezquita al-Hassan, de Midan, en Damasco. (Yo ese día pasé muy cerca.)

Imagen de previsualización de YouTube

Un suburbio de Damasco de noche, y además varios con la cara cubierta.

Imagen de previsualización de YouTube

Hay tres elementos que pueden cambiar la situación, ninguno en breve: las armas,  la economía y la presión internacional.


El ejército y las armas

Muchos de los oficiales del ejército sirio son alauíes. Es difícil que deserten, pero la mayoría de soldados -excepto en algunas divisiones- son suníes. Un soldado sirio que encontré en Damasco me dijo que sus superiores les controlaban. Si no atacaban, les disparaban. Es una historia que se ha oído otras veces sobre Siria (y Libia).

Según algunas cuentas, habrían desertado varios cientos de soldados. Según el militar de rango más alto que abandonó el ejército, el coronel Riad Asaad, son unos diez mil. Es más probable que sean menos. Asaad está en Turquía, pero la mayoría de desertores están en Rastan. El ejército tomó la ciudad con tanques la semana pasada.

Rastan está justo al norte de Homs, la ciudad con dos barrios liberados defendidos con barricadas y armas donde el régimen no entra. Sería hoy el único lugar en que la revuelta ha conseguido un santuario. Al contrario que Libia, Siria no tiene su Bengasi -una ciudad libre desde donde poder organizar y pedir ayuda.

¿Hay guerra civil en Siria? Varios periodistas extranjeros han estado en Homs. Cuentan que hay enfrentamientos e incluso una guerrilla que defiende a los manifestantes. En Homs y alrededores se han dado asesinatos de alauíes o presuntos colaboradores del régimen. Parece que son obra de grupos armados de Homs, pero no se puede descartar la mano negra del régimen detrás, para fomentar malestar. En los años 80 el padre del presidente actual ya utilizó esta táctica.

El gobierno sirio podría tratar de provocar una guerra civil. “¿Para qué sino devuelve los cuerpos torturados a sus familias? ¿Qué va a hacer alguien que ve a un pariente cercano cortado a pedazos?”, me dijo un activista. Seguía: “Qué quiere alguien que ve eso: venganza”. Si la consiguen y el conflicto se vuelve armado, el régimen tiene más opciones de ganar. Su ejército y armas son más poderosos que cualquier cosa que puedan reunir los revolucionarios.

Aún no hay guerra civil en Siria, excepto quizá en algunas zonas de Homs. Si se extiende, sin ayuda exterior -que no la habrá-, se habrá acabado la revuelta. No van a poder ganar.


Si el dinero no alcanza

Estados Unidos y la Unión Europea han impuesto varias rondas de sanciones a Siria. El 95 por ciento del petróleo sirio iba a Europa. Ahora intentan venderlo a otros países, incluso con un descuento, pero por ahora no han encontrado compradores: no es lo mismo enviar un barco de Siria a Europa que a China. Hace un mes que no salen petroleros del país. Siria ha ordenado a las compañías petroleras que ralenticen su producción porque al no venderlo, se le han llenado los almacenes.

Por la revuelta, Siria no recibe turismo, otra fuente de divisas. Ante el temor a quedarse sin reservas extranjeras, el gobierno optó por prohibir las importaciones de la mayoría de bienes de consumo. Hace unos días revocó la decisión: la inflación creció, algunas elites que apoyan al régimen no podían encontrar todo lo que querían y el contrabando se disparó. En Damasco, las tarjetas de crédito extranjeras no funcionan.

La impresión que deja esta decisión es que el régimen duda. Días antes de echarse atrás en la prohibición de importaciones, el gobernador del banco central decía que tendría “un impacto positivo a largo plazo”. No ha habido tiempo para comprobarlo.

La economía puede hacer temblar al régimen por varios motivos: algunos empresarios han empezado a dar dinero a la revuelta por si acaso, quizá llegué un día en que el dinero no baste para pagar a todos los funcionarios (ya corrían rumores de recortes), si no hay dinero el paro crecerá. Son problemas graves a medio plazo.


Los otros países

Los momentos más difíciles de mis charlas con activistas sirios llegaban cuando decían que alguien iba a hacer algo desde fuera. El activista que tuitea con el nombre Alexander Page, me dijo: “En dos semanas tiene que pasar algo” desde fuera. En Beirut, un joven estudiante sirio, Shakeeb Al-Jabri, me dijo que sus amigos de Homs querían la intervención directa de la OTAN, “que lo bombardeen todo”, como en Libia.

A todos les decía que era casi imposible una intervención extranjera militar. En Naciones Unidas, China y Rusia han vetado una resolución diluida para facilitar, dicen, un acuerdo de paz entre sirios. La Liga Árabe no presiona al régimen. Ahora Turquía empezará con sus sanciones, que el primer ministro Erdogan presentará en una visita a Hatay, un lugar en Turquía que los sirios reclaman. Erdogan también visitará los campos de refugiados con más de siete mil sirios.

Nadie piensa por ahora en ir más allá de las sanciones. Turquía, con su frontera de unos novecientos kilómetros con Siria, es la que más puede sorprender. Es difícil; su actitud hasta ahora ha sido poco eficaz.

Hay otra opción, que sería un gran cambio, pero quizá no el final de la revuelta: un golpe de estado alauí contra el gobierno de Asad. Un militar alauí pasaría a gobernar el país. Es probable que la revuelta no se calmara, pero es difícil especular.


¿Y qué pasará?

“Somos optimistas”, me decía una activista. ¿Cuál de estos tres elementos es el más probable que acabe con el régimen? Una combinación. Se pueden hacer variantes y en Siria muchos no paran de darle vueltas: si el levantamiento armado se extiende, pueden abrir un hueco para mayores protestas, más decisión en la mayoría silenciosa, presión exterior y el final del régimen.

Hay bastantes opciones, pero ninguna será definitiva en breve. “Uno debe ser un gran soñador para pensar que el régimen caerá en semanas, o en unos pocos meses”, dice el profesor Monzer Makhous, que vive exiliado en Francia. Pero añade: “Tampoco nadie puede imaginar que el régimen seguirá; solo es una cuestión de cómo y cuándo caerá”.

Makhous pertenece al Consejo Sirio Nacional, que acaba de acordar en Estambul una especie de gobierno que lidere la transición siria. La unidad entre facciones no ha sido fácil de conseguir. Ahora, una de sus funciones será conseguir ayuda.

Siria está en un largo túnel, sin que se vea luz ni por delante ni por detrás. No hay modo de adivinar por dónde surgirá una solución. “¿Qué harías tú?”, me preguntó un activista, cuando no sabía qué pensar. No sé.

Etiquetas: , , , ,

Comentarios 7 comentarios

Comentarios

  • 06.10.2011 Zinar Ala

    Muchas gracias Jordi por informarnos sobre la grave situaciîon en Siria. a

  • 06.10.2011 Zinar Ala

    Muchas gracias Jordi por informarnos sobre la grave situación en Siria. Yo creo que la mala situación económica será un factor clave para echar más gente a la calle incluso empujará a los empresarios a apoyar la revolución.

    http://actualidadkurda.wordpress.com/

  • 07.10.2011 Joan

    La verdad es qeu me gusta mucho tanto como lo que escribes como lo que se deduce que opinas através de tus escritos.

    Respecto de Siria, creo que el problema va para largo y mientras dure la primavera árabe, la voluntad de cambio de los Sirios seguirá latente, pero es muy dificil y duro cambiar un estado de ese tipo.

    De todos modos hay paises en los que el cambio no supone cambio más que de personas y ese es un peligro, dado que no aporta nada pero si entraña un alto coste.

    El cambio tiene que ser en todas las facetas de la vida no sólo en la política, que ya sería mucho también en la democracia, valores, derechos etc…

    Bueno suerte y cuidate por esos mundos.

  • 15.10.2011 Aritzof

    Buenas,

    La intervención de la comunidad internacional con la autorización del Consejo de Seguridad no es posible, ni lo sera bajo ningún concepto.

    Lo digo de forma tajante. ¿Por que? La clave se encuentra en la Resolución del CS sobre Libia en la que se aprueba una intervención para proteger a la población civil.

    Lo cierto es que la OTAN se a pasado por la torera esta Resolución y en vez de asegurar a la población, se ha dedicado a apoyar a una parte del conflicto interno para que ganase la guerra.

    El engaño que a supuesto para Rusia y China, va hacer que veten de pleno cualquier resolución. Eso y que Siria no tiene reservas de petroleo.

    Un saludo,

    http://aritzobregon.wordpress.com/

  • 02.02.2012 ibn abdussalam

    Echad un vistazo a esto,

    http://www.webislam.com/articulos/68092-la_pr....siria.html

  • 23.02.2015 Jaja

    Essos en los terminos del ineerts occidental son varias generaciones de arabes las que se pierden, ellos y sus descendientes, por eso se debe matar gente joven.Las mismas ideas de Hitler ahora aplicadas de forma cientedfica.

  • 05.04.2015 Fathi

    It’s spooky how clever some ppl are. Thksan!

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia
Fatal error: Uncaught wfWAFStorageFileException: Unable to verify temporary file contents for atomic writing. in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php:47 Stack trace: #0 /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php(650): wfWAFStorageFile::atomicFilePutContents('/usr/home/obama...', 'saveConfig('livewaf') #2 {main} thrown in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php on line 47