ObamaWORLD

miércoles 26 de octubre de 2011

Las elecciones en Túnez son un éxito aunque ganen los islamistas

Actualización al final

Las elecciones en Túnez han sido un éxito. Ha habido pocas quejas de irregularidades, los partidos principales aceptan los resultados y los observadores internaciones dicen que les han parecido perfectas: “He vigilado 59 elecciones en 15 años, muchas en viejas democracias y nunca había visto un país capaz de llevar a cabo unos comicios en un modo tan justo, libre y digno”, dice un parlamentario suizo.

No solo eso. La ley electoral tunecina obligaba a los partidos a intercalar en sus listas hombres y mujeres. Aunque el primero sea casi siempre un hombre, la nueva asamblea será bastante paritaria. Aquí han calculado lo que puede salir: 56 por ciento de hombres, 44 de mujeres. En España hay un 36 por ciento de mujeres en el Congreso; en Estados Unidos, un 17.

Túnez escoge en estas elecciones una asamblea constituyente que debe hacer dos cosas. Primero y más importante, redactar toda una constitución: escoger por ejemplo si quieren un sistema parlamentario o presidencial o si van a cambiar el artículo 1, que dice que “la religión de Túnez es el islam, su lengua él árabe y su forma la república” (es poco probable que se metan en estos líos). Segundo, nombrar un gobierno interino para que dirija el país, con presidente y primer ministro. Este proceso debe durar un año. Entonces habrá quizá referéndum para confirmar la constitución y elecciones con reglas nuevas.


Túnez es distinto

Túnez es el mejor país para empezar un hipotético camino democrático en el mundo árabe. Su sociedad es la mejor preparada: tiene una larga tradición secular, buena relación con occidente, las mujeres tienen más derechos que en otros lugares (es el único país árabe que prohíbe la poligamia) y su principal partido islamista, Ennadha, es bastante liberal.

Ennadha era el partido favorito y ha ganado. Eran los mejor organizados y los que tenían más recursos y gente en el terreno (se sospecha sin pruebas que llegó dinero de algún país del Golfo). La democracia tiene esos riesgos: puede ganar alguien que no gusta. Pero la mayoría de tunecinos creen que Ennadha es la mejor opción para gobernar su país: no tienen relación con el antiguo régimen y muchos ciudadanos confían en su honestidad; no parece que todos los tunecinos hayan votado a Ennadha por motivos religiosos. Hay que respetarlo y permitir que el partido lo demuestre o no. En la alternancia se demostrará el éxito democrático. Pero eso aún tardará.

Ese brote de esperanza no ha impedido que la inquietud se dispare, sobre todo en Occidente (también en Túnez entre ambientes acomodados seculares que se sentían bien protegidos en la dictadura, pero eso ocurre siempre que un régimen ilegítimo cae). ¿Será Túnez una teocracia donde cortan la mano y las mujeres se quedan sin derechos? Es improbable, pero las victorias previas de partidos islamistas en elecciones de la región no son un gran ejemplo. Túnez deberá cambiar la tendencia.

En 1991 el Frente Islámico de Salvación ganó en Argelia; el ejército anuló las elecciones y hubo guerra civil. Desde 2004 la pro iraní Alianza Nacional Iraquí gobierna en Irak, pero aún no ha habido oportunidad de ver cómo se comportará en un país libre; se sabrá pronto. En 2006 ganó Hamás en Palestina y llevó a la guerra civil con Fatah que aún hoy sigue sin solución. También en 2006, varios partidos islamistas suníes y chiíes ganaron en Bahráin, pero no hicieron mucho por la monarquía absoluta suní que manda en el país.

El único modelo de victoria islamista para Túnez no es árabe. En 2002 ganó en Turquía el Partido de Justicia y Desarrollo, que sigue en el poder. Las diferencias entre los dos países son grandes, pero hay razones para dar un voto de confianza a Ennadha y su líder, Rachid Ghanuchi.


A ver si Ennadha también es distinto

Ghanuchi tiene 70 años, estudió en París y sus dos décadas en el exilio las ha pasado en Londres. Ha escrito que una mujer o un no musulmán pueden ser jefes de estado -lo que le ha traído problemas con los Hermanos Musulmanes en Egipto y otros países, que lo tienen por muy liberal. Ghanuchi ha publicado también críticas acertadas del wahabismo, la versión radical del islam que gobierna en Arabia Saudí. Parece que por este motivo, los saudíes lo deportaron cuando llegó a su país para hacer el peregrinaje a La Meca (tampoco puede entrar en Irán). Un profesor turco dice aquí que sus escritos influyeron en los dirigentes turcos que ahora gobiernan para cambiar su modelo de aspirar a un estado gobernado por la sharia a entrar en el juego democrático.

Su partido, Ennadha, ha presentado una mujer sin velo como cabeza de lista en un distrito de Túnez. Han prometido que no cambiarán ninguna ley sobre la poligamia, que en Túnez se venderá aún vino y las mujeres podrán estar en bikini en la playa –tanto las extranjeras como las locales (el turismo es una industria crucial en Túnez). Son medidas que se verá en seguida si se cumplen o no.

Algunos miembros de su partido prefieren llamarse “islámicos” a “islamistas” por sus connotaciones y el diario francés Le Figaro les llama “islamoconservadores”, que parece más una variante de “democristianos”. La definición del Túnez que quiere Ennadha -“una sociedad democrática basada en valores islámicos”- podrían asumirla muchos partidos de inspiración cristiana en occidente. En economía, también tienen un modelo particular: “Queremos ser como Suecia, un modelo social y de bienestar, a la vez que fomentamos el emprendimiento”. Por si fuera poco, los diplomáticos americanos tienen una buena relación con los miembros de Ennadha, al contrario que en Egipto con los Hermanos Musulmanes.

Con los resultados aún provisionales, Ennadha sacó una nota de prensa. Reconocían que habían ganado, pero que la oposición tenía su papel: “Insistimos una vez más en nuestro deseo de cooperar con todos los partidos sin exclusión. Estamos abiertos a todos los partidos políticos dentro de la asamblea y fuera, así como a organizaciones de la sociedad civil y a los sindicatos”.

A esta hora hay 159 escaños asignados de 217. Ennadha lleva 65. Le siguen el Congreso por la República y Petición Popular con 22, Ettakatol con 13 y el Partido Democrático Progresista con 7. En estos resultados hay dos sorpresas. Primero, el éxito de Petición Popular, que dirige Hechmi Hamdi (en el vídeo), un multimillonario propietario de la cadena de televisión por satélite Mustaqila. A través de su canal ofrecía sanidad gratis y miles de empleos. Para evitar la interferencia de dinero extranjero, la comisión electoral tunecina prohibió los anuncios electorales al final de la campaña. Si creen que Hamid usó su cadena con ese fin, podrían sancionarle de algún modo. Es pronto para saberlo.

Imagen de previsualización de YouTube

Segundo, el derrumbe del Partido Democrático Progresista, que creían que iba a ser la segunda fuerza. Ha tenido dos posibles problemas: la población le asocia con el antiguo régimen -“los políticos de siempre”- y su discurso de confrontación con Ennadha no ha funcionado. Los tunecinos habría preferido otros dos partidos progresisas: el Congreso por la República y Ettakatol.


¿Qué pasará?

Sin los resultados definitivos -que estarán mañana, en principio-, nadie moverá ficha en público, pero los rumores más sólidos hoy son una coalición entre islamistas y progresistas: Ennadha, Congreso por la República y Ettakatol. El primer ministro sería de los islamistas y el presidente estaría por ver, pero seguro que de otro partido.

Túnez fue un modelo de revuelta y ahora parece que lo es de democracia incipiente y musulmana. Aunque aún es pronto para grandes conclusiones, el camino que ha recorrido Túnez es ejemplar. Ennadha deberá enfrentarse a lo que preocupa de verdad a los tunecinos –la economía– y establecer buena relación con el aparato de seguridad que el año pasado les perseguía.

También dentro del partido hay corrientes más conservadoras, que podrían cambiar su rumbo. Fuera de la formación, a la derecha, los salafistas -que son los más radicales- están decepcionados con su país: Ennadha es la mejor de las peores opciones, dice uno, “para ser sincero, no soy optimista ante el futuro: es triste que Túnez no se convierta en un país islámico”. Otros, en cambio, se alegran. Así es la democracia.

Todo esto sirve solo para Túnez. Egipto tiene elecciones de aquí a un mes. La historia será completamente distinta. Ya lo contaré.

*

[Actualización viernes 12.30h.] Los resultados definitivos de las elecciones confirman la victoria de Ennadha con el 41,5 por ciento de los votos; se quedan con 90 de los 217 escaños de la asamblea constituyente. Después el Congreso por la República obtiene 30 escaños con el 13,8 por ciento y Ettakatol, 21 con 9,7 por ciento.

La gran noticia anoche fue sin embargo la eliminación de seis escaños de Petición Popular, el sorprendente partido que iba tercero en los resultados provisionales. Las acusaciones de usar métodos ilegales podrían tener cierta base. La decisión hizo que su líder, Hachmi Hamdi, retirara el partido de la nueva asamblea. Esto ha provocado disturbios en Sidi Bouzid, pueblo donde se originó la revuelta en Túnez y donde Petición Popular obtuvo la mayoría, por delante incluso de Ennadha. Las fuerzas de seguridad habrían disparado al aire y decretado toque de queda para hoy viernes para evitar nuevas protestas.

*

Hace unos días colgué dos libros míos: En la campaña de Obama y Adiós, Gongtan. Se pueden descargar aquí.

Etiquetas: , , , ,

Comentarios No hay comentarios

Comentarios

TRACKBACKS

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia
Fatal error: Uncaught wfWAFStorageFileException: Unable to verify temporary file contents for atomic writing. in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php:47 Stack trace: #0 /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php(650): wfWAFStorageFile::atomicFilePutContents('/usr/home/obama...', 'saveConfig('livewaf') #2 {main} thrown in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php on line 47