ObamaWORLD

Jueves 10 de noviembre de 2011

Por ahora no habrá guerra en Irán

El nuevo informe de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (de Naciones Unidas) no ha traído nada definitivo. Las filtraciones previas hicieron prever algo importante: la prueba de que Irán estaba al borde del arma nuclear. No es así.

El informe solo confirma que Irán tuvo un programa de armas nucleares antes de 2003. Pocos dudan de eso. La novedad es que esa información es “creíble”, contrastada, pero no es nueva. En 2007, un informe americano ya lo dijo. ¿Qué ha hecho Irán desde 2003 hasta hoy? No se sabe.

Así lo describe el nuevo informe: “Hay indicaciones de que algunas actividades relevantes para el desarrollo de un dispositivo explosivo nuclear continuaron después de 2003, y alguna puede aún seguir en marcha”, pero “la capacidad de la Agencia para elaborar una buena comprensión de las actividades de Irán después del final de 2003 es reducida, debido a la limitada información disponible”.

Las elucubraciones sobre la bomba nuclear iraní empezaron en los años 70, con el sha de Persia, aliado de Occidente, antes de la revolución islámica de Jomeini de 1979. O, incluso, como dice el experto Joseph Cirincione en esta entrevista con Al Jazeera, ya en la administración Eisenhower en los años 50.

Imagen de previsualización de YouTube

Se ha confirmado por tanto algo que ya se sabía: Irán ha querido la bomba. La pregunta sin responder y sin pruebas creíbles es: ¿qué pretende ahora? Después de la experiencia iraquí, es muy difícil que se lance una aventura militar por armas de destrucción masiva sin pruebas concluyentes. Ahora no las hay.


Cuidado con las fuentes

La base de la información del informe del martes proviene del “portátil de la muerte”, un ordenador que sacó la mujer de un iraní a Turquía. Los servicios secretos alemanes habían reclutado a ese iraní, pero el régimen le había pillado. Una de sus últimas acciones fue pasar información nuclear en un portátil a su mujer.

El ordenador contenía presuntos documentos, diagramas y vídeos del programa nuclear iraní. Estados Unidos dejó ver el contenido del ordenador a la Agencia en 2005. En una historia tan rocambolesca, los servicios secretos de varios países pudieron colocar en ese ordenador información falsa.

El nuevo informe de la ONU intenta contrastar ese material. ¿Cómo? Con el trabajo de los servicios de inteligencia de diez países -no dice cuáles-, fotografías de satélite, entrevistas y sus investigaciones en Irán, Libia, Rusia y Pakistán.

Por tanto, todo lo que hay en este informe ya lo sabían las principales potencias. Ahora parece más claro algo que ya se intuía: el ruido de guerra previo era para intentar aumentar las sanciones en el Consejo de Seguridad de la ONU. Rusia ya ha dicho que no, así que será difícil.

El asunto iraní desaparecerá ahora hasta que se reúna el Consejo de Seguridad de la ONU. El globo se ha deshinchado. Pero en estos asuntos nunca se puede estar seguro de nada. El peligro de verdad llegará cuando nadie sospeche. Cuando hay alarma, lo más probable es que sea falsa. Si hay ataque, será imprevisto.

Por ahora, parece que no será inminente. Los últimos preparativos para lograr la bomba son enormes. Los satélites los detectarían y el ataque sería entonces posible. Habría tiempo antes del momento definitivo.

Hasta entonces, se retrasará tanto como se pueda, de manera encubierta o negociada. Varias fuentes americanas lo dejaron claro ayer. “Creemos que hay espacio adicional para construir presión sobre Irán”, dice un funcionario americano aquí. Y aquí que Estados Unidos “prepara mecanismos adicionales de presión”. Deberá aplicarlos antes de una guerra.


El poder nuclear es relativo

El presidente de Irán, Mahmud Ahmadinejad, dijo ayer tras la publicación informe: “La nación iraní es sabia. No hará dos bombas contra las 20 mil que tenéis vosotros, sino que construirá algo contra lo que no podéis responder: ética, decencia, monoteísmo y justicia”.

Con las sanciones y sin ayuda no es fácil lograr una bomba nuclear -tampoco que sea muy potente- y si la utilizara, Irán sería barrido del mapa. No es un agumento convincente: material nuclear en manos de un régimen inestable es imprevisible. Pero hay que tenerlo en cuenta.


El ataque debería ser brutal

Irán está mucho mejor preparado contra un ataque para prevenir su programa nuclear. Contra Irak y Siria, a Israel le bastó con una salida puntual. Con Irán sería muy distinto: hay instalaciones repartidas por el país y muchas son móviles o subterráneas. La inteligencia extranjera no da para detectarlo todo.

Esto implica dos cosas. Primero, Israel solo no puede. Segundo, acabar con el programa nuclear requeriría un bombardeo masivo durante un mes y aún algunos de los misiles anti búnker americanos quizá no podrían acabar con algunas sedes. Es una operación enorme y deberá ser coordinada. Israel solo puede provocar solo el conflicto, no lograr todos los objetivos.

Si Irán puede y decide dar el salto hacia la bomba nuclear -algo que implicaría un cambio extraordinario en sus niveles de enriquecimiento- aún habría tiempo para esta operación. También podría ser que Irán haya logrado durante todos estos años burlar a la comunidad internacional y tener en marcha un fiable programa de armas nucleares en lugares recónditos. Sería una proeza y parece muy difícil.

Hasta que no haya pruebas definitivas, no hay riesgo de un ataque internacional, que es extremadamente complicado. Si Irán decide tirar la primera piedra, la razón estaría de parte de sus enemigos. Ya ocurrió con Irak en 1990 y lo convirtió en un estado paria. Las noticias sobre un Irán nuclear seguirán surgiendo. Al menos por ahora no habrá guerra.

Etiquetas: , , ,

Comentarios 4 comentarios

Comentarios

  • 10.11.2011 Gabriel

    Jordi. ¿No es sorprendente que Rusia se oponga a las sanciones? Al fin y al cabo son sus vecinos, no de los norteamericanos, y pueden ser los primeros perjudicados sobre todo dado el irredentismo islámico creciente en la Rusia asiática.

  • 10.11.2011 Jordi Pérez Colomé

    Rusia preferiría que Irán no tuviera armas nucleares. Por si acaso. No ha vetado otras resoluciones de sanciones entre 2006 y 2010 de acuerdo con Estados Unidos. Irán en cambio simpatiza con Chechenia y en las repúblicas ex soviéticas (Georgia, Azerbayán) han chocado sobre todo por asuntos de energía.

    Pero tienen más intereses comunes. Sobre todo, porque los enemigos de mi enemigo son mis amigos. Rusia defiende a Irán en ambientes diplomáticos a cambio de tener un aliado antiamericano en la zona más caliente del planeta. Irán compra armas y material ruso y han colaborado en el programa nuclear -en teoría solo civil. Es una alianza variable, pero más constante que la ruso-americana.

  • 10.11.2011 Juan

    El temor es que la primera noticia de que Irán ha tenido exito con su programa nuclear sea un hongo sobre Tel Aviv.
    Si tal cosa llegara a suceder, estaríamos ante la mayor vergüenza mundial, pues sería una segunda entrega del Holocausto. Trás la destrucción de la judería europea, la expulsión de las comunidades en los países árabes y la del único estado judío en 2000 años, sólo quedarían un puñado de judíos en América. Se culminarían así las fantasías de todos los antisemitas del mundo.

    Y yo me pregunto, ¿qué haría el mundo? ¿Se limitaría a cruzarse de brazos? ¿A una expedición de castigo? Incluso si se arrasara todo Irán, ¿Iba eso a impresionar a quienes celebran la muerte de inocentes en atentados terroristas como un pasaporte rápido al cielo? Ácaso no habría quién celebraría la conversión de Irán en una nación de Sahids? Y después de Israel, ¿quién vendrá? ¿Habremos de aprender de nuevo el poema de martin Niemöller?

  • 20.11.2011 anonimo

    ¿Un hngo sobre Tel Aviv?. Pero es que eso sería algo muy, peo muy bueno.

TRACKBACKS

http://www.obamaworld.es/comprar-kamagra-por-internet.html http://www.obamaworld.es/comprar-priligy-barato.html http://www.obamaworld.es/comprar-propecia-sin-receta.html