ObamaWORLD

Sábado 26 de Noviembre de 2011

Me voy a Egipto

Hoy me voy al Cairo. Tengo el billete desde hace un par de semanas. Lo compré para ir a ver las elecciones, que deberían empezar el lunes. El viernes la junta militar decidió alargar los días de votación: ahora se podrá votar durante dos días, lunes y martes. La seguridad parece el único motivo.

El cambio indica que las elecciones siguen en principio adelante tal como estaban previstas (en el extranjero ya han votado por primera vez unos 100 mil egipcios). Aunque nadie sabe aún qué puede pasar: en cualquier momento puede ocurrir algo que obligue a aplazarlas o que haga la situación insostenible. Esta mañana ha muerto un manifestante cuando la policía intentaba desalojar la protesta que había ante el edificio del gobierno; no está claro cómo:

La manifestación de ayer en Tahrir fue enorme, unas 100 mil personas, según dicen aquí. Las fotos nocturnas de la plaza son como en febrero. Pero por ahora solo ha logrado cambiar el primer ministro. La junta militar que ejerce las funciones del presidente sigue ahí. Desde dentro, el ambiente en Tahrir se vive distinto a la revolución; aunque hay opiniones para todo.

Ayer hubo además una manifestación a favor del ejército: fue mucho menor que Tahrir -unos 20 mil, según el Guardian-, pero mayor de las que apoyaban a Mubarak en su febrero.

Más allá de manifestaciones, la ciudad, según cuentan desde allí, no vive aún un fervor revolucionario. Las elecciones llegan por tanto en un ambiente confuso. Si los jóvenes de Tahrir no votan en masa a los partidos liberales -que no habían hecho una buena campaña- los escaños irán a parar a manos de los Hermanos Musulmanes -que no apoyan las protestas- y a ex miembros del régimen. Por la abstención y la situación será menos legítimo. Pero será más difícil revertir el proceso.

En Cairo hay ya centenares de periodistas. Al contrario que por ejemplo en Siria o en Estados Unidos -donde no voy a Washington, sino contar lo que pasa en estados de la periferia-, las noticias de Egipto ya llegan por los medios tradicionales. Al no trabajar en uno de ellos, me dedicaré a contar otras cosas: a pie de calle, sin la urgencia de tener que repetir cada día las noticias más importantes. Tengo planes de ver y hablar con todos los egipcios que pueda, otros periodistas y también algunos exiliados sirios que viven allí.

Los extranjeros no somos bienvenidos estos días. Las mujeres son las que se han llevado la peor parte. Entre los hombres, en su twitter, el profesor Shadi Hamid contó ayer cómo un taxista que le llevaba de un sitio a otro paraba ante una comisaría para que comprobaran quién era. Fue una especie de “arresto ciudadano”: el chófer sospechaba que era un “israelí” o “judío” que había aprendido árabe. Al final todo acabó bien. La tele tiene bastante culpa al promover bulos de espías israelíes y americanos en Tahrir. Intentaré pasar desapercibido; aún no sé cómo.

*

Como otras veces, este viaje corre a mi cargo. Si el blog te parece interesante, puedes echarme una mano para que dure más en el Paypal de la derecha. Como alternativas, aquí y aquí vendo tres libros míos. Gracias.

Comentarios Un comentario

Comentarios

  • 27.11.2011 Cara de palo

    Cuídate, Jordi.

    A ver si es posible, aprovechando el viaje, hablar con algunos cristianos egipcios, y preguntarles sobre su situación, el acoso y persecución a que son sometidos, y los nubarrones que se avecinan.

    No corren buenos tiempos para los cristianos en el mundo musulmán.

TRACKBACKS

  • 11.11.2012 “Ciberactivismo” Así se hizo | Llámalo Y

    […] Esos meses nos dedicamos a recoger información en las redes y en la calle: Recopilamos cientos de tuits, artículos de prensa, capturas de pantalla de lo que cada día iba ocurriendo. Y entrevistamos a algunos de los principales protagonistas: como los primeros acampados en Sol el 16 de mayo o Jordi Perez Colomé que, con sus narraciones en vivo de las revueltas árabes en twitter y en su blog estaba demostrando que la nueva realidad requería nuevas técnicas y canales. […]

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia