ObamaWORLD

Viernes 17 de febrero de 2012

La ONU no sirve de mucho, pero mejor que exista

La resolución sobre Siria que aprobó anoche la Asamblea General de Naciones Unidas es simbólica. Pero no es despreciable. El 82 por ciento de los países del mundo pidieron al gobierno sirio que detenga la violencia y el ejército vuelva a sus cuarteles, que inicie una transición política y que permita la entrada de observadores, ayuda humanitaria y periodistas.

Hace 15 días Rusia y China vetaron la misma resolución en el Consejo de Seguridad. Entonces 13 países votaron a favor. Anoche 137 países votaron que sí: entre ellos, todos los países árabes menos Argelia y Líbano -que se abstuvieron-, los países musulmanes de Asia Central, Israel, Brasil, India, Sudáfrica.

Los únicos países significativos que se abstuvieron junto a Argelia y Líbano fueron Camerún, Uganda, Myanmar, Vietnam, Angola, Namibia, Nepal y Sri Lanka, Tanzania; los demás son estados minúsculos. Los 13 votos negativos son poco sorprendentes: Siria (en la foto, Bashar Jaafari, su embajador en Naciones Unidas), Bolivia, Bielorrusia, Cuba, China, Ecuador, Irán, Nicaragua, Corea del Norte, Rusia, Zimbabwe y Venezuela, que además ha enviado un cargamento de de 50 millones de dólares en diesel a Siria y que puede servir para tanques.

En noviembre, una resolución de condena a Siria por violaciones de derechos humanos en la Asamblea General obtuvo 122 votos a favor, 13 en contra y 41 abstenciones. Ha habido algún avance, pero es evidente que mañana los ataques del régimen seguirán.

El pequeño alivio es que, como dijo la embajadora americana en Naciones Unidas, Susan Rice, “el pueblo sirio, desde Homs y Damasco a Hama e Idlib, desde Alepo a Deraa, debe saber que las naciones del mundo están con vosotros y os apoyan en vuestra búsqueda de un futuro de libertad y seguridad”. Es poco, pero las alternativas son todas malas.

Siria es como Bahráin, no como Libia. Sin tener en cuenta los intereses de aliados y los beneficios comerciales (petróleo), las diferencias entre Siria y Libia son al menos cinco:

1. El régimen sirio tiene más apoyo social que el libio, en parte porque hay una división religiosa que el gobierno se ha encargado de profundizar en provecho propio.

2. El ejército sirio es mejor y está más equipado.

3. La oposición siria no está bien organizada ni tiene una base de operaciones dentro del país.

4. Libia era un país pequeño en población y geográficamente aislado.

5. El líder libio, Muamar al Gadafi, dijo que iba a acabar con la gente de Bengasi. El presidente sirio, Bashar al Asad, dice que defiende a sus ciudadanos de los ataques de “bandas armadas” y promueve referéndums para una nueva Constitución (será el 26 de febrero); quien quiere tener una excusa para mirar a otro lado, la tiene; con Gadafi, no.

Rusia y China se abstuvieron en el Consejo de Seguridad y dejaron caer a Libia, pero no harán lo mismo con Siria. Como hace Estados Unidos con Bahráin, intentarán disimular y convencer a otros países de que allí no pasa nada tan grave. Estados Unidos abandonó al presidente Mubarak porque los militares aún controlan el país y tienen margen de maniobra para lograr que el nuevo Egipto no deje de ser un aliado.

Pero en Bahráin no es así -y en Yemen, por otros motivos, tampoco. En Bahráin manda una dinastía suní que llegó a la isla en el siglo XVIII, pero la mayoría de población originaria es chií, como los iraníes. No hay ninguna prueba de que Irán esté detrás de la revuelta sobre todo chií de Bahráin, pero es lógico pensar que un Bahráin democrático con un gobierno chií se llevará mejor con Iran. Estados Unidos tiene allí la sede de la Quinta Flota, que navega por el Golfo. No permitirá amistades iraníes. Tampoco Arabia Saudí.

De Bahráin sabemos menos porque es aliado americano -y de los cataríes de Al Jazeera-, es más pequeño y es menos crucial. Pero la represión y la marginación de los chiíes es también severa, aunque menos espectacular que en Siria. Ninguno de los dos países tiene solución sin que una parte importante de la población crea que pierde privilegios y, quizá, seguridad; no la familia del líder y parte de su tribu, como ocurrió en Libia. En Siria no necesitan mercenarios extranjeros.

La preguntas claves son, primera, ¿morirá más o menos gente ahora o si hay una intervención militar?, y segunda, ¿cómo será más fácil pacificar el país tras el final del conflicto? No son fáciles y ninguna de las respuestas es perfecta. Hay que escoger entre opciones penosas.

En Libia, la intervención podía claramente evitar el avance de tropas de Gadafi. En Siria, la opción más repetida -una zona de seguridad o un corredor humanitario- implicaría una invasión militar. Nadie sabe qué podría pasar. Nadie. La insistencia en todas las opciones diplomáticas y el aislamiento de rusos y chinos para que recapaciten o presionen más a Damasco es hoy la mejor opción. El mejor escenario para hacerlo es la sede de Naciones Unidas. Sirve para poco, pero más difícil sería negociar sin que existiera.

*

De madrugada, cuando acababa este post, me entero de que ha muerto en Siria el corresponsal del New York Times Anthony Shadid. Le dio un ataque de asma, provocada por alergia a los caballos que llevaban sus guías ya dentro de Siria. El fotógrafo que iba con él, Tyler Hicks, logró llevar el cadáver a Turquía. Shadid fue dos veces Pulitzer (2004 y 2010) por su trabajo en Irak. Tenía 43 años, vivía en Beirut con su mujer y dos hijos. En primavera, las tropas de Gadafi le capturaron junto a tres colegas del Times en Libia; estuvo unos días preso.

En una entrevista reciente, dijo: “No creo que haya ninguna historia por la que morir, pero sí creo que hay historias por las que tomar riesgos”. Shadid era de los mejores, de los pocos que me hubiera gustado conocer. No pude, pero lo intenté. En septiembre, cuando estuve en Beirut, le envié un correo para hablar con él sobre Siria. Tuvo la delicadeza de responder que no podía: “hi jordi, i’d love to but i’m afraid i’m in egypt right now. i hope to be back in beirut in 10 days or so. best, anthony”. Parece que era así de generoso. Queda su ejemplo. El 27 de marzo se publica su último libro, la memoria de una casa familiar en el sur del Líbano.

En esta foto Shadid está en la redacción del New York Times con los tres compañeros secuestrados en Libia. Es el primero por la izquierda. El tercero es Tyler Hicks, el fotógrafo que llevó su cuerpo a Turquía.

 

Etiquetas: , , , ,

Comentarios 7 comentarios

Comentarios

  • 17.02.2012 Enzo Reale

    Hay una ulterior observación. La ONU, por su misma estructura, non es otra cosa que un instrumento a través del cual los estados “lavan” su política exterior. La paradoja es que no sólo la ONU sale descalificada cuando potencias no democráticas (China) o semi-democráticas (Rusia) oponen su poder de veto para salvar a los dictadores, sino también cuando potencias democráticas intentan obtener la autorización a actuar en contra de estos dictadores. Ejemplo, el caso libio: EEUU y aliados piden el OK a una acción para proteger a los civiles; una vez obtenida esta autorización, extendien arbitrariamente el mandato hacia el cambio de régimen. Más allá de que esto haya llevado a la caída de Gaddafi (o sea que valía la pena en sí), lo que se demuestra es que para dar sentido a una autorización de la ONU, hay que desatenderla. En el mismo monento en que nos metemos en ese laberinto, tenemos que salir de ello como sea. Creo que no tenga sentido que siga existiendo en esta forma.

  • 18.02.2012 rojobilbao

    La ONU no sirve de mucho, pero mejor que exista

    Por favor da alguna razón porque yo sólo veo cómo ata las manos de los que pudieran golpear a los malvados,mientras estos sonríen y continuan con sus matanzas.

  • 18.02.2012 Cara de palo

    Yo también esperaba, al ver el título, alguna razón que apoyara esa aseveración, pero me he sentido decepcionado.

  • 18.02.2012 Gaze

    …. Muy simple, estimados. Cuando Jordi dice: “pero mejor que exista”… quiere decir que “tener más es mejor que no tener nada”…. =la abundancia siempre ha sido mejor que la escases. (Jordi debió haber nacido en esta parte del planeta, ya lo leeríamos en el NYT) (:+

  • 19.02.2012 Jordi Pérez Colomé

    Enzo,

    la pregunta es qué hubiera ocurrido sin resolución del Consejo de Seguridad sobre Libia. Una vez que se decidió “todas las medidas necesarias” para proteger a los civiles, quizá se sobrepasó el mandato, pero es difícil demostrar que fuera ilegal.

    Rojobilbao, Cara de Palo, Gaze,

    Es cierto. Me refería a la resolución sobre Siria del jueves y me centro solo en eso cuando el título parece prometer algo más. Procuraré arreglarlo pronto si la actualidad lo permite. De hecho preparaba un post sobre la responsabilidad de proteger que la ONU acordó en 2005 y me centré al final más en Siria.

    Aunque el argumento de fondo sería que la ONU es el escenario menos malo para debatir problemas internacionales de este calibre. Se puede hacer más, claro, como ya ocurre en Irán con las sanciones, pero ya pasaron por allí. Si Occidente quisiera en realidad hacer algo en Siria, ya lo haría, como ha pasado otras veces. Si falta voluntad o valor, no es culpa solo de la ONU. La ONU sirve también a veces para quitar emoción de un asunto tan complejo como las relaciones internacionales.

  • 19.02.2012 Gaze

    Cierto Jordi: “God’s Army is more needed than ever…”

    Pero también es cierto que el porqué:

    “¿Santorum no ganará? Simple, my dear friends: mientras la barbacoa siga tostando olorosas carnes los fines de semana, y el stock-market llene las arcas de jugosas ganancias, NO habrá Dios ni profeta que sustituya el paganismo amerrrrricano!…. (En otras palabras, el Dios economía manda y lo “espiritual” de Santorum, siendo una parte fundamental de esta enchilada americana no pasa a mayores… Aunque, si bien quitamos la paja teológica de su excurso teleológico, admito que lo que dice Santorum tiene fundamentos claves en la génesis de América, pero eso ha cambiado mucho para el verdadero acólito espiritual. Hoy en día hay empedernidos empresarios compradores de “almas” dueños de verdaderas instituciones corporativas y administrativas amasando grandes fortunas en nombre de Dios para vivir como reyes; uno de esos es Jeremiah Wright, pastor consejero de Obama… ese conoce mucho de Satanás, dejo un youtube video para que aprendan a reconocer la diferencias entre lo que dice Santorum y este pastor, Jeremiah… esa diferencia teológica hay que multiplicarla en el país, por cierto.

    http://www.youtube.com/watch?v=vdJB-qkfUHc

    Have a good day, bro!

  • 20.02.2012 Gaze

    … una imagen para mil palabras…
    http://media.caglecartoons.com/media/cartoons....00_600.jpg

http://www.obamaworld.es/comprar-kamagra-por-internet.html http://www.obamaworld.es/comprar-priligy-barato.html http://www.obamaworld.es/comprar-propecia-sin-receta.html