ObamaWORLD

Martes 15 de mayo de 2012

El Huffington Post no tiene la culpa de que el periodismo vaya mal

The Huffington Post es un periódico digital de éxito en Estados Unidos. Se fundó en 2005 y se dedican a tres cosas: enlazar contenidos de otros medios con titulares distintos y más llamativos -es un medio progre-, publicar montones de blogs y, cada vez más, ofrecer material original propio. Este modelo llega el 7 de junio a España. Se llamará El Huffington Post y es propiedad del grupo Prisa. La directora será Montserrat Domínguez, que estaba en la Ser.

Domínguez dijo hace unos días en una reunión de periodistas en Granada que iban a seguir el modelo inicial americano: una redacción pequeña y no iban a pagar a los blogueros externos. Ha levantado cierta polémica. Acusan al medio nuevo de aprovecharse del trabajo de otros para ganar más dinero. No sé si desde la redacción harán también contenido original.

No tenía previsto escribir de esto. Me animó este tuit de José Luis de Vicente, a quien no conozco en persona, pero le agradezco la mención de este blog.

Yo escribo gratis para Obamaworld. ¿Lo haría para El Huffington Post? Probablemente no. No entra hoy en mi estrategia. Pero me parece que con su plataforma pueden hacer lo que quieran. Antes de los detalles, voy a contar dos anécdotas.

Ayer hablaba con una mujer de 83 años y me decía: “Yo era gran lectora de periódicos. Sabía quién salía los lunes y quién los martes. Contaban cosas que no sabía de Nueva York o de África. Sabía lo que hacían y dónde estaban, casi eran de la familia. Ahora ya no”. Algo había cambiado para esta mujer: “Yo antes sin periódico no comía”. No creo que ahora lea por internet; es más probable que mire la tele.

Antes, escribir en un periódico era acceder a ese nivel. Había menos periodistas y menos oferta de ocio. Hoy hay más de todo y su importancia se ha diluido. El mundo ha cambiado, pero los periódicos aún no: el contenido de un diario de hoy y uno de 1966 es parecido. Es lógico que toque una renovación del modelo.

Pero a quienes les toca dejar de vivir de aquel modelo se resisten. Esta es la segunda anécdota: hace unas semanas un amigo me contaba su nuevo trabajo. Acaba la carrera ahora y llevaba de becario unos meses en una edición digital de un periódico nacional. Al final, le hicieron una oferta: 8 horas 5 días a la semana, pero con horarios distintos cada semana, día o noche, laborable o festivo, depende. Le iban a pagar 750 euros al mes. Aceptó; no por el dinero sino para poner un pie dentro de la redacción. Mantener aquellos periódicos implica hoy estos sueldos.

Los periodistas que hemos querido trabajar en medios escritos en la última década hemos vivido esta transición desastrosa: la única opción de seguir en lo que hacíamos es hacerlo por menos. Pero más por menos implica que algunas noticias se conviertan en churros y salgan de la máquina a granel.

Cuando empecé este blog, tenía estas dos opciones: buscar trabajo de churrero o probar otra cosa. Opté por lo segundo porque pude: hacía otros trabajos relacionados con el periodismo que me permitían llevar este blog (y los sigo haciendo, aunque ahora tengo más ingresos extra que me llegan gracias al blog).

Muchos periodistas nos hemos visto en medio de este vendaval. Mi generación -treintañeros- no llegó a tiempo para vivir en aquellos periódicos. Hoy todos -mayores y menores- tenemos que asumir algo de lo que nadie tiene la culpa: en España un medio de comunicación escrito con grandes sueldos y redacción bien surtida es inviable. La supervivencia es el único objetivo.

Pero el periodismo y el público saldrá ganando. La competencia será abierta: a ver quién cuenta la mejor historia, quién cubre mejor un acontecimiento. Los churros se seguirán haciendo y serán gratis. Pero para dar algo que no sea gratis y la gente lo pague, deberá ser mejor que un churro.

El periodismo no perderá peso. A la gente le interesa igual que antes qué ocurre más allá de su círculo íntimo. Habrá que contárselo, aunque ya no en periódicos. Ha pasado también en otras industrias: se hacen fotos, pero no en carretes Kodak; se va al teatro, pero las entradas se compran en Atrápalo o Lets Bonus.

El Huffington Post americano aprovechó estos cambios y supo encontrar dos buenas fuentes de tráfico: dar los churros mejor vestidos -titulares más sugerentes y mejor ordenados- y publicar un montón de opinión de gente que ya no aspiraba solo a que los periodistas le contaran qué debían pensar. Ha tenido éxito y ahora ya no solo enlaza y da contenido sin pagar.

Del modelo inicial han pasado a otro donde lo mezclan con contenido propio. La redacción del HuffPo es sólida y este año ha ganado su primer Pulitzer. En Europa deben confiar en que el mercado de prensa no está aún maduro como y esperan crecer con el viejo modelo americano para convertirse en un periódico original digital en unos años. Ya se verá.

Hay un detalle esencial. El HuffPo no busca solo periodistas. Hace unos días di una charla sobre blogs en una party de videojuegos en Santiago de Compostela. Entre los jóvenes que vinieron, varios llevaban sus blogs tecnológicos o de juegos. Solo les interesaba cómo crecer, cómo llegar a más gente. No seré yo quien impida que escriban o hagan vídeos para este nuevo medio.

Si por ejemplo hiciera música, escribir en El Huffington Post sería como ir a tocar al Palacio de los Deportes en un maratón de grupos sin interrupción. Hay visibilidad, pero es relativa: pasan muchos y rápido. Hay gente a quien le puede interesar ese trato: llenar el escenario para gratis un público que viene a ver qué echan y que igual se queda con tu nombre.

El problema del Huffington español es que su truco está claro. Pero a quien le interese llegar a una audiencia determinada, que escriba ahí. Yo utilizo herramientas que son propiedad de otros para lograr mis objetivos: twitter, facebook, menéame, wordpress, google+. El Huffington Post podría ser un eslabón distinto de esa cadena, pero no es para mí. Ahora prefiero estar en mi dominio, con mis métodos.

A mí me interesa poco esa opción, pero es legítimo que prueben. Los problemas del periodismo empezaron antes de El Huffington Post y las soluciones vendrán por otros caminos. Aunque en Estados Unidos, periodistas del New York Times trabajan hoy para el HuffPo. Si pasara algo parecido aquí dentro de cinco años, imagino que sería un motivo de celebración.

Un último apunte. Este blog estará pronto bajo el paraguas de eldiario.es. El modelo es distinto y me sale mejor, porque mi blog seguirá como es hoy y el tipo de colaboraciones será más variado. Pero la gente de eldiario.es no va a pagar sueldazos. Estoy seguro de que les encantaría pagar a todos los colaboradores un gran salario. Pero no va a poder ser: este negocio hoy da poco. Cuando cambie, espero estar ahí para aprovecharlo. Mientras, cualquier opción es bienvenida.

Otros posts sobre El Huffington Post son este de Antonio Ortiz y este de Jesús Gordillo. En el bando opuesto, este con gran título de Javier Pérez de Albéniz: “The Albenizgton Post”.

*

He acabado todas las entrevistas que hice al volver del viaje a Irán. En los próximos días debo escribir el reportaje en ebook. El título será “El país esquizofrénico. Un retrato de Irán”. Si no ocurre nada gordo en la actualidad, estaré una semana larga sin añadir posts. 

Etiquetas: , ,

Comentarios 14 comentarios

Comentarios

  • 16.05.2012 Jesus

    Yo hoy por hoy leo al Huffington Post (al de USA) tanto como al NYT — recordar que yo soy, como diria Gaze, un progre — y mas que al WPost. Creo que Huffington es algo mas que churros bien presentados y en cuanto a los que participan con sus post de forma gratuita creo que lo hacen por dos cosas: la primera para darse a conocer, la segunda para ver si posteriormente se insertan de forma no gratuita.
    Esperemos que el cambio que nos anuncias sea para bien.

  • 16.05.2012 Jesus

    Deja ver si tengo mas suerte con este comentario, pues la vez pasada no se porque no salio. En aquel decia mas o menos:
    Yo — que segun Gaze soy un “progre” — soy actualmente lector habitual The Huffington Post y tan es asi que posiblemente lo visite mas que el NYT y sin dudas mas que al WPost. En realidad creo que el Huffington — al menos hoy por hoy — hace mucho mas que presentar bien los churros.
    En cuanto a los que publican sus post de manera gratuita creo que lo hacen por dos cosas: aprovechar un medio muy visitado para darse a conocer.
    Y sobre Obamaworld esperemos que lo que nos anuncias sea para bien.

  • 16.05.2012 Jesus

    Me excuso, veo que el primer comentario habia salido con cierto retraso y eso me confundio

  • 16.05.2012 David

    No es tanto el canal, que también, como la calidad del contenido. Nadie que se dedique a hacer churros sobrevivirá en los medios de comunicacion en el futuro. La clave es que cada vez mas gente en esta sociedad (y cada vez mas de la sociedad futura) exigen lo mejor a la hora de informarse.

  • 16.05.2012 Mario

    ¿Fundar Jot Down? Jot Down tampoco paga a sus artículistas; o al menos no a muchos de ellos (sí paga a los entrevistadores).

    Pero la comparación es interesante: la diferencia entre El Huffpo y los medios españoles es que en EE UU se sabe quién paga y quién no, y en España (donde no paga nadie) no lo sabemos. Y El Huffpo (porque se sabe de su versión americana) no lo oculta, cosa que sí hace, por ejemplo, El País. ¿O creen que los doscientos blogueros que tienen en pantalla cobran? Evidentemente, no.

  • 16.05.2012 June Fernández

    Yo creo que el problema es que algunos periodistas estamos cansados de que nos propongan trabajar gratis a cambio de visibilidad. Siempre te vienen con eso: “piensa en la difusión que te vamos a dar”. Pero esa difusión es relativa, y además, como tú dices, no se trata de ser popular porque sí, sino de pensar si esa es la plataforma más estratégica. En mi caso, no lo es. Creo que si tiras los trastos a periodistas freelance, es probable que nos mosqueemos, porque en nuestro caso el blog es parte de nuestro trabajo. Opino que deberían de pagar aunque sea simbólicamente. Si a mi me dicen: “Mira, no podemos pagarte más que 50 euros al mes”, por ejemplo, al menos aprecio el gesto.

    Lo que jode es que consideren que un periodista cuando bloguea no esté trabajando, que lo que hace no sea remunerable. Si esa es su mentalidad, deberían ofrecérselo a bloggers no periodistas, cuya actividad bloguera sea una afición: funcionarios que escriben de música, por ejemplo. Conozco muchos blogs de temas sociales y culturales de gente que para nada se toma esa actividad como parte de su trabajo.

    A mí también me mosquea el modelo de empresa: no es lo mismo trabajar gratis para Diagonal (yo lo hago a veces), un proyecto social sin jerarquías y en el que la plantilla no llega a mileurista, que para un proyecto de Prisa en el que estoy segura que Montse Domínguez no va a ser mileurista. En el caso de mi revista (Pikara Magazine), hemos optado por hacer justo lo contrario: el núcleo duro no cobramos por ahora, pero sí que pagamos las colaboraciones de las personas comprometidas con el proyecto. Yo me siento bien con ese modelo, porque creo que si quiero sacar adelante mi proyecto, yo soy la que me tengo que sacrificar. En el caso de eldiario.es, el hecho de pagar todas las colaboraciones desde el principio merece mis respetos, aunque sean tarifas humildes.

    De todas formas, la tuya me ha parecido una reflexión muy sensata que me lleva a ser menos beligerante con el Huffington.

    Un abrazo,

    June

  • 16.05.2012 Jordi Pérez Colomé

    June,

    diría que su objetivo principal son no periodistas o, al menos, blogs centrados en dar opinión.

    Mario,

    la transparencia es algo que debemos aún aprender a valorar.

    David,

    esa es la ventaja de internet. Un director de periódico me dijo una vez: “Eres tan bueno como la cabecera para la que trabajas”. Bueno, cada vez menos. Lo mejor de este cambio es comprobar que la gente no tiene un pelo de tonta.

    Jesús,

    gracias por compartir la experiencia americana. Por algo les ha ido bien hasta ahora.

  • 16.05.2012 BloodStar

    A mi siempre que sigas en la misma línea me da igual que estés bajo el paraguas de eldiario.es. En todo caso me alegro porque te mereces recompensa económica por tu labor.

    Mientras no te me tuerzas y te conviertas en un periodista parcial más, yo seguiré por aquí.

    Él título de lo de Iran me ha dejado un poco descolocado, supongo que es el objetivo del título xD

  • 16.05.2012 Jordi Pérez Colomé

    Bloodstar,

    la recompensa económica dependerá de las visitas. Así que seguiré en manos de la audiencia.

    Es el objetivo del título, sí, más o menos.

  • 17.05.2012 Albert

    Hola Jordi

    Pero en qué cambiará tu blog? Estética, url, o las dos?

  • 17.05.2012 Jordi Pérez Colomé

    Albert,

    habrá una franja arriba y publicidad. La url será la misma.

  • 18.05.2012 Gaze

    …Flavio me encargó que dijera que el Huffington Post no tiene la culpa porque la plata es primero… además, me dijo que “el ser humano es ante todo un ser social…”, como diría marxito, no se puede evitar “la palmadita en la espalda” que todos buscan…

    …Así y todo, yo no creo en los twitter, facebook, youtube, y mucho menos en la “protección del derecho privado de la red triple W”. Lo sé de buena fuente… todo lo que hacéis en la red es una ventana abierta para que otros te roben hasta los calzoncillos y te den de puertas en las narices… Esta excelente foto lo dice todo, y no lo dudes, eh, que así es; aunque la Wall Street tomó el negocio por los cachos para hacer más plata, ($38 a share, ya compré algo…). Siempre habrá suficiente borrego para alimento de… Jejejeje, bendito capitalismo, tenía nomás que salir de los hornos de un garaje Norteamericano ($100B. es lo que vale ahora, más que el McDonald…) o si no estaríamos como Grecia a salto de matas cazando liebres -o don Quijano, cenando carne de toro asesinado: http://media.caglecartoons.com/media/cartoons....81_600.jpg

  • 22.05.2012 Gaze

    Anatomy of an Ad: ‘Basketball’ porque el ataque de Bain para hundir a Mitt no sirve… todos sabemos cómo funciona una corporación… esto es mejor:
    http://www.nytimes.com/interactive/2012/05/22....ds.html?hp

  • 22.05.2012 SPQR

    Jordi, no sé lo que vendrá pero sí sé lo que se fue. Los medios tradicionales (no locales) están acabados. ¿Alguien en su sano juicio pretende estar informado de esta crisis financiera y social viendo un informativo de A3 o escuchando una tertulia de Herrera? Supongo que lo mismo servirá para la Ser, aunque no puedo opinar de lo que no escucho. Mira el editorial de hoy en El Mundo sobre Dívar. ¿Tú te crees que si el dinero fuera de Pedro José al editorialista le parecería bien que el fiscal no investigara? Les queda el entretenimiento y el circo, la información hace ya tiempo que ha de buscarse aquí y allí.

TRACKBACKS

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia