ObamaWORLD

sábado 16 de junio de 2012

A quién votaría en las elecciones egipcias

Hoy empieza la segunda vuelta de las elecciones presidenciales egipcias. Durarán dos días. Los votantes tienen solo cuatro opciones: votar al representante de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Morsi, o al último primer ministro de Hosni Mubarak, Ahmed Shafiq, el voto nulo y la abstención.

Me gusta la tradición del periodismo británico de ponerse en el mismo problema que los electores y definir sus argumentos. Ayer en Tahrir me preguntaron varias veces “¿tú qué harías?” Voy a tratar de responder.

No me abstendría. Las elecciones no son limpias como en países con más tradición, pero es lo más libre que puede haber ahora. Quizá en el futuro haya un momento más adecuado para celebrar elecciones. Pero de tanto esperar igual no llega nunca. Las garantías son hoy razonables y es mejor aprovecharlas. Hoy la única esperanza de Egipto para evitar más violencia es la confianza de la mayoría en que si el nuevo presidente no cumple van a poder cambiarlo en cuatro años. Si eso no ocurre, habrá que pasar a medidas más expeditivas.

Quedan tres opciones. Hay que basar el voto en esta suposición difícil de confirmar: ¿qué será menos malo: un presidente afín al antiguo régimen o un islamista? Los Hermanos Musulmanes merecen más el beneficio de la duda, pero su actitud tras la revolución ha sido poco ejemplar. En lugar de llegar a acuerdos con partidos seculares para presionar más al ejército, han optado por los caminos donde podían sacar más partido. La política es así, pero han desaprovechado la buena voluntad temporal de la transición. La inocencia ha desaparecido.

Pero lo que ocurrió ayer les puede hacer merecer más votos. La disolución del Parlamento islamista deja todo el poder en manos de los militares. Si gana Shafiq, la junta militar dejaría el mando a un presidente afín. Tendrían además los poderes legislativos del Parlamento y la capacidad de nombrar la Asamblea que redactará la nueva Constitución. Todos los egipcios con los que he hablado me han dicho que una presidencia de Shafiq nunca llegará al nivel de poder o represión de Mubarak. Pero no es una excusa suficiente. Shafiq es más poder en las mismas manos de siempre. Es una opción mala.

Quedan las dos opciones menos terribles: el Hermano Musulmán Morsi o el voto nulo. El mensaje del voto nulo es claro: la legitimidad no pertenece a ninguno de los dos candidatos. En la primera ronda Morsi y Shafiq obtuvieron 11,2 millones de votos. Los otros tres candidatos principales -el izquierdista Sabahi, el islamista moderado Abul Futouh y el liberal Amr Musa- lograron 11,3 millones. Son los favoritos solo de la mitad de los egipcios. En un momento tan delicado, sería mejor más consenso.

El voto nulo puede tener peso. Algunos activistas han preparado adhesivos para pegar en la papeleta electoral y que así quede anulada. Pero es difícil que llegue a ser representativo.

La gente que no votó a Morsi en la primera vuelta y ahora sí, lo hacen en buena parte para evitar que Shafiq gane. He hablado con tres votantes que pasarán de Sabahi a Morsi. Solo uno me ha dicho que irá de Sabahi a Shafiq. Todas las opciones son posibles. Las elecciones más o menos libres en Egipto son algo nuevo, así que las variaciones de opinión y voto son enormes. Ni votantes ni partidos se conocen. Los Hermanos han defraudado tras su victoria aplastante en las parlamentarias. El poder no es fácil de gestionar y les ha perjudicado. Puede ir a más. El estado económico de Egipto no es fácil de dirigir.

El voto nulo es más digno, pero es también un modo de lavarse las manos. La gente que me ha dicho que votará nulo o se abstendrá están dispuestos a luchar contra los excesos de cualquiera de los dos candidatos. Los que me han dicho que votarán a los Hermanos para parar a Shafiq, también. Es un motivo parecido. Solo cambia el nivel de repulsión que provocan los Hermanos.

El único modo que tengo para intentar ponerme en la piel de alguien que desprecia a los Hermanos -de un cristiano copto, por ejemplo- es pensar en opciones en España que me disgusten, vayan contra mis intereses y me cueste imaginar apoyándolas. Si debiera votarlas para evitar un mal mayor, me costaría mucho. Pero lo haría, creo. En Egipto me esforzaría en votar esta vez a Morsi.

Habrá tiempo en el futuro de rectificar esta opción menos mala. Hoy un hombre en Tahrir me ha dicho que en Egipto han dado “el primer paso hacia la democracia: quedan aún 30 años”. Así que ya habrá tiempo de mejorar lo presente.

*
Como otras veces, este viaje corre a mi cargo. Si este blog te parece útil, puedes aprovechar para echarme una mano en el paypal de la derecha. Como alternativa económica, esta semana ha salido mi reportaje sobre Irán. Aquí y aquí vendo versiones electrónicas de mis otros tres libros. Gracias.

Comentarios 8 comentarios

Comentarios

  • 16.06.2012 rojobilbao

    Morsi, el más digno representante de la “democracia con características musulmanas”, ha afirmado que los diez millones de cristianos coptos de Egipto deberán abrazar la fe mahometana, pagar el impuesto que pesa sobre los infieles o abandonar el país cuando se produzca la segunda conquista islámica de Egipto. Según Morsi, criatura de la “Primavera Árabe”, la primera conquista se produjo en el año 641… y la segunda tendrá lugar cuando él alcance al poder.

    http://www.minutodigital.com/2012/06/01/segun....r-el-pais/

  • 16.06.2012 Cara de palo

    Hola, Jordi.

    “El único modo que tengo para intentar ponerme en la piel de alguien que desprecia a los Hermanos -de un cristiano copto, por ejemplo- es pensar en opciones en España que me disgusten, vayan contra mis intereses y me cueste imaginar.”

    Esta frase podría ser mal interpretada. Caramba, quiero creer que para la mayoría de nosotros no resulta tan difícil ver con malos ojos a una organización de masas que es muy poco compatible con los principios de una sociedad abierta.

  • 16.06.2012 Jordi Pérez Colomé

    Rojobilbao,

    ya hay suficiente información de fuentes poco fiables y teorías conspirativas en Egipto como para añadir también las de fuera.

    Cara de palo,

    pero no es algo que haya visto a lo largo de mi vida y que me haya afectado y sepa sus entresijos y debilidades. No es visceral. Me ayuda este ejercicio de “traducción”. Por cierto, me he dado cuenta que en esa frase faltaba una palabra. Esas erratas de madrugada.

  • 16.06.2012 Cara de palo

    Entiendo. De todos modos, creo que donde dices “desprecia”, tal vez has querido decir “teme” o “aborrece”.

    ¿Con qué lo compararías? Quiero decir, ¿en qué opciones piensas cuando haces ese ejercicio mental de traducción a tu entorno político? ¿Es una pregunta demasiado comprometida?

    Francamente, con respecto a los HHMM, no sé si somos demasiado suspicaces por estos lares o si, por el contrario, somos demasiado confiados.

  • 17.06.2012 EGraf

    siguiendo el mismo razonamiento, pero con el punto de vista de un extrangero que vive en Egipto desde hace 2 años… creo que votaría a Shafiq (o anulado).
    Me explico: creo que sería más fácil echar a Shafiq.

    – Está la experiencia de Mubarak. Si se pudo terminar con él, se puede terminar con otro militar también. En el otro sentido, tenemos el ejemplo de la Revolución de Irán.

    – Egipto necesita desesperadamente que el turismo vuelva, sobretodo aquí en el sur. Hay un gran % de personas que sinceramente no se pueden permitir estar 4 u 8 años sin turismo. En este aspecto con Shafiq son por lo menos medias certezas, con Morsi son todas dudas.

    – Con los militares el razonamiento es más que nada económico. Es más fácil “comprarle” la democracia a ellos que a los islamistas, cuyas bases dicen “islam o nada”. Es imposible razonar con un religioso fanático, es mucho más fácil razonar con un mercader. Si les dejas llegar al poder, los islamistas se van a ir infiltrando en todas las ramas del estado, y luego todo se transforma en una cuestión de fé.

  • 17.06.2012 Jordi Pérez Colomé

    Cara de palo,

    aquí hay gente que desprecia a los Hermanos. Es algo visceral. Al no haberlo vivido cuesta imaginar. En España, como es lógico, depende de cómo pienses: puede ser el Opus Dei, los independentistas catalanes o Esperanza Aguirre. Es útil solo para comparar.

    En realidad, ni los mismos Hermanos se ponen de acuerdo de hasta dónde podrían llegar en un país como Egipto. Hay gente pía y musulmana que aborrece el uso político de la religión. Como puedes imaginar, es mucho más matizado y ambiguo.

    Egraf,

    es un argumento que he oído mucho: será más fácil derrocar a un mini Mubarak que a la sharia. No me convence. Los Hermanos son una fuerza considerable, pero no tienen ni una ínfima parte de los recursos de militares e inteligencia. Es una duda legítima, pero yo preferiría en este caso “lo malo por conocer”.

    Al final no podré ir a Luxor. Gracias por la invitación. Me la guardo.

  • 17.06.2012 Fi

    Sencillamente, no creo en la democracia de los Hermanos. Ni ellos tampoco. Tampoco en la de Shafiq. Están jugando a la democracia formal, algo así como la “orgánica” de Franco. No veo salida. Ni creo que la haya. El único pais árabe donde hay algo de democracia es Líbano. ¡Pero es tan distinto a los demás!

  • 21.06.2012 Jesus

    Un intelectual cubano que despues llegaria a convertirse en Ministro de Relaciones Exteriores del castrato uso la frase “la revolucion que se fue a bolina”, al referirse al movimiento que en Cuba en año 1933 derroto al dictador Machado, queriendo decir (en Cuba se usa la expresion “se fue a bolina” cuando a un papalote o cometa — como le llaman en otros paises — se le parte la cuerda que lo sostiene y se va “al garete”) para decir que aquel movimiento se habia malogrado, lo que en realidad no fue tan asi, pues se lograron progresos y aunque despues estos si realmente se malograron eso es otra historia.
    Esperemos que la revolucion egipcia no se haya “ido a bolina” y que no haya servido solo para que los eternos contendientes, los Hermanos Musulmanes por un lado y los militares por el otro, sigan en su lucha a espalda de los verdaderos intereses de los egipcios; confiemos que el hombre que dijo que este es “el primer paso hacia la democracia” tiene la razon.

TRACKBACKS

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia