ObamaWORLD

lunes 18 de junio de 2012

¿Qué pasa si Egipto acaba con un presidente islamista?

Es posible que dentro de un par de días este post no sirva para nada porque el nuevo presidente de Egipto sea el ex militar Ahmed Shafiq. Pero hoy parece que será el islamista Mohamed Morsi, miembro de los Hermanos Musulmanes. En este recuento independiente ya le dan la victoria. Los resultados oficiales serán el jueves.

Todo es incertidumbre hoy en Egipto. Incluso el cargo de presidente es incierto: “El nuevo presidente ocupará el cargo durante poco tiempo, esté o no de acuerdo”, ha dicho hoy un asesor de la junta militar. Pero otro general ha dicho que la junta abandonará el poder el 30 de junio con una ceremonia. Es poco convicente. Pero de momento algo se puede decir sobre un posible Egipto con presidente islamista. Aquí están seis puntos.

1. La sharia no será la prioridad. En la celebración de hoy en la plaza Tahrir el Corán (en la foto) y los gritos de “Dios es grande” se dejaban sentir. No eran los únicos, pero son suficientes para poner nerviosos a unos cuantos liberales egipcios que conozco.

20120618-074029 p.m..jpg

Egipto tiene graves problemas económicos. Una razón del éxito de Shafiq es que la revolución no ha traído mejoras palpables al país. Los egipcios las esperan. En el Parlamento, los Hermanos han debatido cuestiones simbólicas que no preocupan. Han perdido millones de votos en estos meses. Es de esperar que con la presidencia y con los poderes limitados no se dediquen a hablar de la edad a la que una mujer puede casarse.

Una medida intermedia puede ser por ejemplo la introducción de la banca islámica -créditos sin intereses-, en paralelo a la tradicional. Cuesta de ver cómo mejorará la economía.

Sea como sea, es poco probable que se metan en batallas ridículas. El resto de egipcios estará mirando con suspicacia. Morsi no ha hablado de sharia en las últimas semanas campaña. Puede indicar el camino.

“Los Hermanos Musulmanes son un movimiento social, no un partido político”, me decía el profesor egipcio Ibrahim Awad. En la política y los compromisos que implica pueden perder la admiración que se ganaron en la oposición. Tras su paso por el Parlamento ya no son inmaculados. A ver qué les depara la presidencia.

2. El ejército se protege. Los votantes habían asociado al candidato Shafiq a los militares. Si ganaba y no lograba mejorar la situación, el pueblo culparía a Shafiq y a los militares. Si en cambio Morsi es presidente, está en el foco y tiene parte de responsabilidad.

Los militares pueden incluso salir ganando. Si Morsi se enreda con medidas islámicas, quedarán como garantes del estado laico con su veto.

3. El antiguo régimen pierde. El ejército era el pilar del régimen de Mubarak y seguirá ahí. Shafiq en cambio representaba más bien a los acólitos del ex partido de Mubarak, el Partido Nacional Democrático. “Si gana Shafiq, es probable que manden los mismos de siempre”, decía el profesor Awad. Aunque el ejército siga con los hilos, parte del antiguo régimen se queda sin parte de sus privilegios. Es el gran paso adelante de esta elección, si se confirman los resultados.

4. La violencia y la calle serán recursos menos útiles. La división del poder -al menos nominal- entre dos grandes grupos hará que las protestas y la violencia sean un recurso menos práctico. Por supuesto, si el jueves la comisión electoral declara que ha ganado Shafiq, las batallas campales pueden volver.

Hay nervios. Esta tarde he visto un breve enfrentamiento entre partidarios de Morsi y Shafiq. El relato y las fotos están en mi cuenta de twitter. En esta imagen se ve la provocación que ha iniciado la pequeña trifulca. Tras empujones y pedradas, no ha ido a más.

20120618-074815 p.m..jpg

5. La revolución deja paso a la política. La revolución se ha terminado. Egipto está ahora en una transición que puede durar años. Es absurdo decir que la revolución no sirvió para nada. Egipto es hoy un país distinto. Si he encontrado estos días en Egipto un consenso entre todo tipo de votantes es que con ninguno de los dos nuevos presidentes habría un sistema represivo parecido al de Mubarak. Habrá retrocesos y ambigüedades, pero no hay vuelta atrás.

6. Los liberales tendrán más tiempo. Con el ejército y los Hermanos Musulmanes enfrentados en el poder, los revolucionarios y liberales tendrán más tiempo para organizarse en partidos y preparar nuevas elecciones. Está claro que los grupos que celebraban hoy la victoria de Morsi en la plaza no eran jóvenes revolucionarios: más barbas y más edad.

20120618-075929 p.m..jpg

Aquí el célebre blogger Sandmonkey pide que cada cual se busque modos de cooperar y sumar para hacer un futuro mejor. Otro joven liberal, Assem Memon, dice aquí que “es la última oportunidad para detenernos, tomar aire y organizarnos para asegurar que esta complicada partida de ajedrez acabe a nuestra favor”.

La unión no ha sido la gran característica tras la caída de Mubarak entre los jóvenes que promovieron la revolución de 2011. La calle será siempre un recurso, pero conviene no malgastarla. Hay más recursos.

*

Como otras veces, este viaje corre a mi cargo. Si este blog te parece útil, puedes aprovechar para echarme una mano en el paypal de la derecha. Como alternativa económica, esta semana ha salido mi reportaje sobre Irán. Aquí y aquí vendo versiones electrónicas de mis otros tres libros. Gracias.

Etiquetas: , , ,

Comentarios No hay comentarios

Comentarios

TRACKBACKS

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia
Fatal error: Uncaught wfWAFStorageFileException: Unable to save temporary file for atomic writing. in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php:29 Stack trace: #0 /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php(567): wfWAFStorageFile::atomicFilePutContents('/usr/home/obama...', 'saveConfig() #2 {main} thrown in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php on line 29