ObamaWORLD

jueves 28 de junio de 2012

Qué pasará ahora con la reforma sanitaria de Obama

Este jueves el Tribunal Supremo sentencia sobre la reforma sanitaria de Obama de 2009. Será a partir de las 16h, hora española. Antes de saber el resultado, aquí dejo un resumen sobre lo que juzga el Supremo y cuáles son las opciones.

Qué pretende la reforma sanitaria. La reforma sanitaria trata de arreglar sobre todo dos problemas: los americanos que están sin asegurar y unos costes sanitarios que no paran de crecer. En 2009 había 265 millones de americanos de menos de 65 años (los mayores de 65 años tienen un programa público, Medicare, que paga buena parte de sus costes).

Un 59 por ciento recibe cobertura médica a través de su trabajo. Un 21 por ciento no tiene suficientes ingresos y tiene sanidad gracias a programas públicos; el más famoso es Medicaid. Un 6,3 por ciento compraba sus gastos médicos en el mercado libre. Quedan más de 50 millones de americanos por asegurar; el número exacto varía según los cálculos.

Este grupo usa igualmente la sanidad privada en casos de urgencia, pero en buena medida no la paga por falta de recursos. Las aseguradoras acaban por repercutir los costes en los ciudadanos que sí pagan. Este es uno de los motivos por los que el coste de la sanidad sube.

La reforma sanitaria de Obama pretende que al menos la mitad de estos 55 tengan sanidad en 2022. La parte principal de ese grupo son familias trabajadoras que ganan solo algo más que los más pobres. La nueva ley prevé ayudas y desgravaciones para que puedan comprar su seguro sin que su presupuesto familiar se dispare.

Los americanos que podrían comprarse un seguro pero no lo hacen porque están sanos y no quieren son poco más de 7 millones. La ley quiere obligarles a que lo hagan con un “mandato individual”. Si no cumplen, deberán pagar una multa anual de 695 dólares o un 2,5 por ciento de su renta. Si insisten en no pagar, de momento no se prevén más sanciones.

Cuál es la cuestión clave de la demanda. El “mandato individual” está en el centro de la demanda de 26 estados contra la reforma sanitaria de Obama. Los demandantes dicen que el Congreso puede regular la actividad económica de los americanos, pero no la inactividad: no comprar el seguro es una opción que todo ciudadano debe tener. No es igual, por ejemplo, que la obligación de tener seguro en el coche, porque decidir tener un coche es previo. El mandato individual obliga a comprar cobertura por el mero hecho de ser ciudadano. Creen que es una obligación inconstitucional.

Los partidarios de la reforma creen en cambio que no es inactividad porque la sanidad es un recurso que todos, tarde o temprano, usarán. Nadie escapa. El Congreso estaría por tanto en su derecho de legislar. El Supremo decidirá quién tiene razón.

¿Y el resto de la ley? El problema del mandato es que está una base de la reforma. La nueva ley obliga a las aseguradoras por ejemplo a aceptar a todos los americanos con todas sus dolencias, incluido los que tienen “condiciones preexistentes”. Hoy puede ser un suplicio para un enfermo de diabetes o hepatitis encontrar alguna aseguradora que le acepte.

Las aseguradoras estarán dispuestas a hacerlo ahora siempre que reciban los nuevos ingresos de millones de asegurados nuevos. Si el Supremo tumba el mandato individual, no obtendrán nuevo dinero y los costes para los que ya pagan se multiplicarán.

Hay alternativas a ese mandato -una opción es por ejemplo que cada Estado imponga el suyo. Massachusetts ya lo tiene, precisamente lo implantó el ahora candidato republicano, Mitt Romney. California estuvo a punto de hacerlo en 2008 y se lo volverá a plantear.

Algunas de las medidas de la reforma sanitaria para reducir los costes son crear un mercado estatal público y abierto donde sea fácil de comparar precios y condiciones de cada plan. Será un modo de agilizar la competencia. A largo plazo, otro de los objetivos será intentar que la cantidad deje paso a la calidad. Ahora un hospital o médico cobra por el número de tratamientos, pruebas y operaciones que hace. Si se equivoca en el primer diagnóstico y acierta en el segundo, cobra doble. No hay premio para los buenos; al contrario.

Una ley mal entendida. Una de las grandes curiosidades de la reforma sanitaria es las críticas que recibe y lo mal que sale en los sondeos cuando se pregunta en general y lo bien que los americanos valoran algunas medidas (como curiosidad de la falta de conocimiento, un 25 por ciento cree que ya ha sido derogada). Pase lo que pase en el Supremo -y puede ser que la decisión sea compleja y matizada-, la batalla de los titulares será clave.

De momento los oponentes de la reforma ganan. Hay que tener en cuenta que una parte de los americanos que se quejan de la reforma es porque creen que hace demasiado poco para mejorar el sistema: quieren más reforma, no menos.

Además de decidir sobre el mandato, el Supremo puede decidir qué hace con el resto de la ley. El recorte de partes puede convertir un mamotreto enorme hecho con pinzas en un desastre. Los jueces pueden también optar, visto que la aplicación de la ley aún no está en marcha, por posponer su sentencia dos o tres años. Es improbable.

Además del mandato individual, de decidir qué más cortan y de poder posponer la decisión, el Supremo tiene que opinar sobre un cuarto asunto: el aumento del programa Medicaid. Pero me ahorro por ahora los detalles. Ya es bastante largo y complejo así. Actualizaré este post con los resultados. La sentencia tendrá consecuencias para la campaña electoral. Por supuesto puede ser que el Supremo decida que la ley es constitucional tal como está y nada cambie.

Etiquetas: , , ,

Comentarios Un comentario

Comentarios

  • 28.06.2012 catanoga

    Muchas gracias por el resumen y por el análisis. No conocía los puntos esenciales de la reforma de Obama.
    Estudio Periodismo. El año que viene acabo. JotDown y blogs como el tuyo hacen que estudiar lo que estudio merezca la pena.
    Un saludo

TRACKBACKS

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia
Fatal error: Uncaught wfWAFStorageFileException: Unable to save temporary file for atomic writing. in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php:29 Stack trace: #0 /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php(567): wfWAFStorageFile::atomicFilePutContents('/usr/home/obama...', 'saveConfig() #2 {main} thrown in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php on line 29