ObamaWORLD

domingo 1 de julio de 2012

El periodismo cambia y las empresas no quieren enterarse

El jueves el Tribunal Supremo publicó su opinión sobre la reforma sanitaria de Obama. Era una decisión esperada e inundó la actualidad durante 24 horas. Luego casi desapareció. Los tres telediarios del día siguiente abrían con los incendios de Colorado.

En este buen artículo, Ben Smith cuenta cómo se formó la opinión colectiva en unas horas y la noticia quedó atrás: la empresa Nexis reunió más de mil artículos sobre el magistrado John Roberts en 24 horas; en 2000, tras la decisión Bush vs. Gore, 227 artículos hablaron el primer día del entonces jefe del Supremo, William Rehnquist.

Así son los ciclos de las noticias en la época de internet. La noticia no ha desaparecido del todo, claro. Ahora vienen análisis más concretos sobre el papel de Roberts, las consecuencias de la decisión en los estados y qué revelan las decisiones de todo el año del Supremo -que ya está de vacaciones. Pero la narrativa se creó y cerró en el primer día.

Hay más gente que escribe. Esta historia es solo un ejemplo de cómo el periodismo cambia. En el 2000 solo se podían escribir algunos en periódicos y agencias. Hoy todos pueden escribir en internet.

El medio de referencia para los que el jueves seguíamos el Supremo no fue la CNN o Fox -por suerte- ni el New York Times, sino SCOTUS Blog, una página sobre el Tribunal Supremo que llevan desde 2002 varios profesores y abogados que escriben bien (SCOTUS es “Supreme Court Of The United States”); ahora está patrocinado por la agencia Bloomberg.

Solo en ese día SCOTUS Blog tuvo más tráfico que en sus cinco primeros años. Recibió más de tres millones de visitas a su liveblog. También el presidente se enteró del resultado allí.

La calidad está repartida. El monopolio de los periodistas se ha terminado. Ahora jugamos en campo abierto. Los periodistas sabemos algo más sobre cómo contar lo que pasa, pero tenemos buenos competidores. Si un deportista, politólogo o biólogo sabe explicarse bien, pueden ser grandes periodistas. Es difícil en cambio que yo sea ya un gran deportista, biólogo o politólogo.

Yo me suelo fiar de CNN, pero el jueves me fié más de SCOTUS Blog. Este es el segundo problema grave para los medios: no solo ya no son los únicos, tampoco son los mejores. (La tele y la radio tienen aún la ventaja de la comodidad del espectador, que no debe esforzarse a leer, pero ya veremos cómo acaba.)

Ya no cuenta el qué, sino el cómo. Cuando hay tanta información disponible, es menos importante qué se cuenta y más cómo. El otro día hablaba con un histórico del periodismo catalán, ya jubilado pero aún en activo. Me explicaba cómo en los 70 la información que les llegaba del corresponsal era distinta a la de las agencias: “Pon al corresponsal”, le decían. Era por el prestigio.

Hoy ese caché ya no existe y esa distinción es imposible. La buena información de agencia suele ser incluso mejor que la de algunos corresponsales. También es difícil decirlo mal o con poca claridad. Los errores se notan más porque la competencia es extraordinaria. Es bueno para el periodismo, pero los periodistas deben esforzarse más.

Los medios españoles no reaccionan. La prensa tradicional solo ve disminuir su difusión desde hace años. La única reacción son los recortes. Hasta ahora los periódicos eran los más afectados. Ahora la Ser también esta de huelga por un Ere. En el grupo Prisa parece que seguirán con más despidos.

Es fácil decir aquí que los medios necesitan más inversión y más periodistas. No sé si tienen dinero o no. Quizá la crisis económica del país les ha afectado más al ser un sector ya con problemas. Podría ser incluso que algunas empresas optaran por soltar lastre ahora para volver con más vigor.

Pero de momento los grandes cambios que han hecho los grupos españoles son vender su pdf con variantes e implantar una idea de otro, el Huffington Post. Es difícil así afrontar un periodismo que ha cambiado.

Los periodistas sí reaccionan. En cambio, los periodistas sí que se han enterado de que algo ha cambiado para siempre y que debe hacerse periodismo de otro modo. Pocos, por lo que sé, son rentables, pero los montones de ideas y proyectos que surgen son en parte de periodistas que han sido despedidos o se han ido de sus redacciones, además del montón de nativos digitales que ya funcionan. Unos se centran en opinión, otros en hacer algo que no se hacía o hacerlo distinto o mejor.

Pero la gran diferencia es que hay montones de ideas y los grandes medios apenas cazan alguna. Alguno reúne unos cuantos blogs de firmas ilustres, como si eso sirviera de algo más allá de los dos primeros posts. Me sorprende sinceramente la poca capacidad de reacción.

La gente no es tonta. Me he dado cuenta de que sigo más a gusto un deporte o una rueda de prensa con periodistas sueltos que saben de qué hablan y de los que me puedo fiar que de la cuenta o página general de un medio. Es más natural, más transparente -que es la nueva objetividad- y más accesible. No hay corsés. Los medios tradicionales tienen sus reglas de objetividad y escritura, que en algunos casos han quedado anticuadas.

Los medios nuevos -como los viejos- buscan su financiación, cada cual a su manera y con sus recursos. Las empresas españolas partían con ventaja: tenían el dinero y los periodistas. Hoy están ya en desventaja. El 49 por ciento de los periodistas teme que su medio desaparezca. Si el periodismo resiste, está claro de dónde saldrá.

Comentarios 11 comentarios

Comentarios

  • 01.07.2012 Raúl

    Plas plas plas

    Es triste pero creo que tendrán que desaparecer unos cuantos medios para que las cabezas pensantes se den cuenta de que así sólo vamos hacia la extinción.

    Hablando de cambios en periodismo, tengo tu último libro en el Kindle. Esta semana cae 🙂

  • 01.07.2012 maty

    Los periodistas españoles que reaccionan son una ínfima minoría. A mí me resulta inconcebible que, siendo un trabajo vocacional, los estudiantes ni tan siquiera se animan a crear sus propias páginas web para ir practicando, generando contenidos propios. Años ha tuve un encontronazo con unos cuantos; han pasado cuatro años y nada ha cambiado.

      • Nauscopio Scipiorum Universidad de Navarra: estudiantes de periodismo de primera y… demasiados de tercera 03.11.2008

    Luego está el problema fundamental: la financiación y el mantenimiento económico, que se han vuelto imposibles (y a peor) en el entorno económico español.

    Finalmente, el desastre educativo español, con estudiantes incapaces de leer textos largos, no digamos si son un poco prolijos. En el 2001 ya era consciente de ello, motivo por el cual procuré enriquecer los textos con negrita, cursiva, citas… (y hasta colorines durante unos años).

  • 01.07.2012 Jordi Pérez Colomé

    Maty,

    es vocacional, pero también es un oficio que tiene mejor fama que realidad. Es más fácil ser periodista en una película que en una redacción de verdad. Hay luego bastante desengaño o cansancio. La financiación, está claro, hoy es un misterio.

    Raul, mil gracias por todo.

  • 01.07.2012 David

    Claro, y cada vez mas gente hispano parlante sigue lo de Egipto, Iran o las elecciones americanas por Obamaworld. La gente es lo que tiene, busca, compara, y si encuentra algo mejor se lo queda (no bajes nunca la guardia). Por cierto, te dije alguna vez la de americanos que harían lo mismo si pudieran ? Es decir, con las pifias de CNN y Fox y muchos otros cada vez mas a la orden del día, solo con un vistazo, muchos te tendrían de Superfavorito. (y de cuando en cuando harían sonar la hucha).

    No me digas lo de pesado que yo solo quiero que esto sea primero viable y luego que te forres solo por hacer las cosas bien. Seria un ejemplo para este país y para los estudiantes de Maty.

    RAUL: Triste ? supongo que estas en el sector. Para el consumidor de información es maravilloso.

    MATY: A estas alturas ya se habrán dado cuenta de su error y usan su tiempo para preparar oposiciones.

    PD: El libro de Iran es la caña y un ejemplo de ese trabajo bien hecho al que me refiero.

  • 01.07.2012 Anselmo Lucio

    Hay una clara tendencia, ejemplificada en The HuffPo, a capitalizar lo mejor de la blogosfera por parte de los grandes grupos mediáticos. En periodismo, el dinero siempre ha comprado lo mejor o ha intentado copiarlo. Pero hoy la pluralidad es mucho mayor que antes gracias a Internet.
    Saludos, Jordi.

  • 01.07.2012 Josep

    La crisis de los medios es un caso claro de lo que explica Clay Shirky en “Here comes everybody”: así como antes de las redes hacia falta muchísima estructura – y consecuentemente, pasta – para poder emitir mensajes, ahora la tecnología permite hacerlo a coste más bajo. Los antiguos especialistas se vuelven innecesarios, pero no se enteran, o lo que es peor, “Institutions will try to preserve the problem (escasez de información- recursos para acceder-emitir) to which they are the solution,” (Shirky Principle). Pero, aunque los dinosaurios murieron de frío, otras formas de vida, mas adaptadas a las nuevas condiciones, sobrevivieron.

  • 01.07.2012 David

    Por cierto, estoy esperando como agua de Mayo la serie “The Newsroom”, the Aaron Sorkin. Por lo que puede uno oír, parece ser algo parecido a la ultima oportunidad que le queda a los medios tradicionales para intentar prolongar su existencia un poco mas de tiempo.

  • 02.07.2012 Gonzalo Martín

    “Si un deportista, politólogo o biólogo sabe explicarse bien, pueden ser grandes periodistas. Es difícil en cambio que yo sea ya un gran deportista, biólogo o politólogo”

    En esto se resume todo: el periodismo ha sido el sueño de una sociedad en la que la barrera de entrada para narrar, opinar y buscar audiencias estaba acotada y restringida a medios que, o bien costaba mucho dinero implantar (la prensa), o requerían una licencia administrativa que funciona a todos los efectos como un monopolio. Y los mecanismos de financiación reales – la publicidad, no esa entelequia del precio en el quiosco – se desarrollaron en comanda entre anunciantes y editores a su imagen y semejanza: especialmente la de los directivos que tenían que gestionarlo. El mundo “oficial” repartía el dinero entre los medios “oficiales”. Y eso se acabó.

    Si no existen las barreras de entrada, no existe el “periodismo” tal y como se concibió: unos intermediarios que ofrecían una técnica narrativa para “contar historias” y que ha creado mitos como el de la objetividad y el “periodismo serio” que tenía, a su vez, la misión del control de una agenda pública siempre preparada para derribar gobiernos, otro bello mito aunque haya ocurrido alguna vez. Más recuerda a un fenómeno de extorsión que a control, pero nada es blanco ni negro.

    A Juan Varela le leí algo que nos sirve para liquidar esta eterna discusión sobre el periodismo y sus problemas de existencia: lo que importa es el acceso crítico a la información (es decir, los datos) y si no puedes ser mejor que un biólogo para contarlo, es mejor que te dediques a otra cosa. Porque la función social de crítica, debate, análísis y comentario está cubierta.

    ¿Dónde queda espacio diferenciado para ese “periodismo” mítico? Precisamente en donde los biólogos – por ejemplo – no han desarrollado sus fuentes ni su conocimiento: en el día a día de la política local, nacional, o lo que sea. Es ahí, en el pasillo, en el desarrollo de fuentes que por otro lado no son posibles, donde queda espacio: mirar cada mañana la web de El País y ver a sus grandes corresponsales políticos haciendo de verdad la primera página con su conocimiento personal de las fuentes y su valoración no es otra cosa que lo que hace el biólogo o el abogado blogger. Poco a poco, la ética y la forma de producir textos que tuvo la era blogger, cala a la prensa: enlazar, enlazar y enlazar, por ejmplo, aceptar la humildad de que la audiencia sabe más que tu, por otro.

    Eso sí, eso no da para sustentar a medios de doscientos millones de euros. Pero eso es otro problema, no el de la crítica social ni el del acceso a la información. Y ese problema le toca resolverlo a quien quiere tener un negocio editorial viable. Resulta que los hay nativos de la red, sobreviven… pero no facturan esas cifras. La escala y la competencia, han cambiado. So long, “periodismo”.

  • 03.07.2012 Jesus

    Magnifico post Jordi y que demuestra que aunque no seas ni deportista, ni politólogo, ni biólogo si eres un magnifico periodista “contemporaneo”.
    Y es que la internet todo lo ha cambiado, y democratizado, y hoy muchos, aunque veamos los programas de opinion y noticiosos en la tv, preferimos mas y mas el periodismo digital y sobre todos los blogs, donde — con mas o menos tino — podemos participar en el debate sobe el tema tratado.
    Y, sin dudas, este presente… es el futuro.

  • 16.07.2012 Comecocos

    ¿Cual es tu opinión sobre Roberts?

  • 17.07.2012 Jordi Pérez Colomé

    Comecocos,

    Roberts daría para un post. Me cuesta creer que el magistrado jefe del Supremo americano no haga lo que cree que debe.

TRACKBACKS

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia
Fatal error: Uncaught wfWAFStorageFileException: Unable to verify temporary file contents for atomic writing. in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php:47 Stack trace: #0 /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php(650): wfWAFStorageFile::atomicFilePutContents('/usr/home/obama...', 'saveConfig('livewaf') #2 {main} thrown in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php on line 47