ObamaWORLD

viernes 13 de julio de 2012

Qué tiene de malo Mitt Romney

Después de ver las virtudes del candidato republicano a presidente, Mitt Romney, hoy tocan los defectos. Son cinco.

1. Es gris y poco presidencial

El primer defecto es una impresión. He visto a Romney en directo tres veces. En las tres parecía incómodo, daba sensación de poco don de gentes. No es una cualidad necesaria para un empresario, quizá tampoco para un político menor. Pero los presidentes suelen ser tipos cercanos en apariencia: Reagan, Clinton, los Bush, Obama.

La falta de pasión que se entrevé en Romney sale reflejada en las encuestas. Obama sale mal parado, pero Romney queda peor. Entre los votantes de Obama, un 75 por ciento le votarán porque es él; entre los de Romney, solo un 37: la mayoría -un 59- votará a Romney por oposición a Obama.

Un 47 por ciento de americanos aprueba la presidencia de Obama, pero un 51 por ciento le ve bien. Por tanto, hay un 4 por ciento de ciudadanos que creen que Obama lo ha hecho mal, pero les cae bien. Si Romney no les convence en estos meses, pueden darle de nuevo la presidencia a Obama.

Quizá sea un porcentaje pequeño, pero es así: más del 80 por ciento de americanos ya ha decidido su voto. La batalla electoral es hacer que todos esos vayan a votar -la campaña de Obama está mejor organizada- y seducir a los que quedan. Aunque el país vaya mal, cuenta cómo es el aspirante.

He escogido cuatro vídeos donde se ve bien la diferencia de naturalidad y comodidad pública entre los dos políticos. Así bromea y se ríe Obama, a partir de los 17 segundos:

Imagen de previsualización de YouTube

Así ríe Romney. No he encontrado ningún vídeo mejor -aquí le dan consejos para reír-, pero los fragmentos bastan para ver la diferencia:

Imagen de previsualización de YouTube

En los discursos también se ve la diferencia. Parece fácil leer con elegancia de un teleprompter, pero no lo es. Hacer bromas tampoco es sencillo. Romney lo intenta aquí con poca soltura (le ha pasado más veces). Está tieso y parece tener pocas ganas de estar ahí. Son dos discursos de graduación a universitarios; Romney, en la Liberty University:

Imagen de previsualización de YouTube

Obama, en Barnard, que en cambio, logra que los licenciados escuchen y rían a menudo. Tiene siempre la pinta de que va a decir algo jugoso:

Imagen de previsualización de YouTube

Los actos públicos y la cercanía son rasgos necesarios en un presidente americano. Los ciudadanos le eligen directamente y su relación con el país va más allá de la mera representación política. Obama resulta más interesante que Romney.

 

2. Puede ser el John Kerry de 2012

En 2004, el problema del presidente Bush era que dirigía mal dos guerras y encima no tenía experiencia militar. Los demócratas encontraron el antídoto perfecto: un senador con experiencia en seguridad nacional y condecorado en Vietnam, John Kerry. Parecía el candidato ideal y perdió. Por poco, pero perdió.

Su inicio de discurso en la convención de 2004 es de vergüenza ajena: “Soy John Kerry y me pongo a sus órdenes [reporting for duty]”. Su oratoria en general es poco seductora:

Imagen de previsualización de YouTube

Este 2012 tiene similitudes con aquel año. En teoría Romney está mejor preparado que Obama para dirigir economías y negocios. Pero tiene un problema: algunos americanos tienen dudas. La empresa de Romney, Bain, se dedicaba a comprar compañías y a hacerlas crecer. En muchos casos era un éxito; en otros era un fracaso.

Romney no era por tanto un empresario normal: no se dedicaba a fabricar lámparas o coches. Estuvo al mando de muchas empresas durante poco tiempo. Debía ver oportunidades de beneficio y aplicar las medidas adecuadas para ganar dinero al precio que fuera. Su objetivo era lograr beneficios para sus inversores, no salvar empresas y empleados. El capitalismo es así y un defensor como Romney no debería avergonzarse, pero en una campaña electoral estos debates minuciosos son difíciles de afrontar. Las apariencias cuentan.

Romney dice que entre todas creó 100 mil empleos, pero el número no está claro. En otros casos esas empresas o Bain tomaron decisiones comprometidas: llevar puestos de trabajo al extranjero, abrir empresas en las Bermudas o las Islas Caimán.

Desde hace semanas, la campaña de Obama se dedica a emitir anuncios que ponen en duda la honestidad y la experiencia empresarial de Romney. Los ejemplos no siempre están demostrados. En 2004, un grupo republicano acusó a Kerry de mentir sobre su experiencia en Vietnam. El candidato demócrata no supo reaccionar.

Este año a Romney le puede pasar lo mismo. Algunos republicanos están nerviosos porque Romney no responde con firmeza. Romney ha dicho que “si respondes es que estás perdiendo”. De momento los anuncios le han dejado tocado en las encuestas: más americanos ven su experiencia en Bain como negativa. Aún queda mucho, pero responder rápido en una campaña larga es importante.

 

3. ¿Y si sale una sorpresa?

Romney no tiene solo el problema de definir su valía como emprendedor. Tiene otro mayor: pueden destaparle algún escándalo imprevisto. Hace días que está a punto de caer en una trampa. Romney dice que se fue de Bain a dirigir los Juegos Olímpicos de Salt Lake City en 1999. En los tres años siguientes, Bain tomó esas decisiones más controvertidas: invirtió en empresas que se llevaron empleos americanos a otros países, otras que hicieron despedir a trabajadores para hacer crecer el beneficio al venderla.

Desde el jueves van saliendo documentos y declaraciones donde parece que se demuestra que Romney seguía en realidad detrás de Bain más allá de 1999. Esta y esta son las más definitivas. Hace meses que esta polémica ronda. Romney podría haberla deshinchado antes.

Hay alguna polémica que puede ser más peligrosa. Romney tuvo hasta 2010 una cuenta en Suiza y parece que operó con las compañías en Bermudas y las Caimán, que son paraísos fiscales. La campaña de Romney dice que no hay nada ilegal. Solo hay un modo de saberlo: si Romney publicara sus declaraciones de renta de los últimos 10 años.

Aquí hay cinco preguntas que se podrían responder con esos documentos. Romney no está obligado, pero es una tradición que otros candidatos han seguido. El primero que lo hizo fue, precisamente, el padre de Romney, George, en la campaña de 1968.

De momento, la campaña de Obama lo aprovecha así:

Incluso con declaraciones de políticos republicanos:

A estos peligros Romney ha respondido con ataques a Obama: primero, le acusa de dar dinero público a empresas que trasladaron luego sus empleos a países más baratos -que parece que no es verdad-; segundo, le acusa también de opacidad al usar su poder ejecutivo para ocultar presuntas pruebas de un escándalo de armas gubernamentales que han acabado en manos de carteles mexicanos, el caso Fast and Furious; tercero, dice que es un mentiroso:

Es una respuesta válida, pero no definitiva. Si Romney puede salirse con la suya y no publicar sus declaraciones de renta, le habrá salido bien. Pero es probable que haya ahora docenas de periodistas en busca de pruebas. Ya ha ocurrido con la fecha de su salida de Bain. Si Romney mantiene sus rentas escondidas, le pueden acusar de ocultar algo; la presión aumentará. También podría aparecer de repente algo grave en octubre -la famosa “October Surprise”-, que hundiría sus aspiraciones.

Obama también tiene este peligro de “octubre”, pero es más imprevisible -un ataque israelí a Irán, por ejemplo. Romney juega con fuego.

 

4. Cambia de opinión

Cuando era gobernador de Massachusetts, Romney fue el autor de la reforma sanitaria que Obama usó para la suya. Si Romney gana, la derogará entera. En este vídeo de 2010, sin embargo, elogia partes de la ley de Obama:

Imagen de previsualización de YouTube

Los cambios de opinión de Romney según el tipo de votante al que se enfrenta son tan conocidos que apenas pueden hacerle daño electoral. Pero a los pocos ciudadanos que dudan, puede acentuarles la impresión de que Romney no tiene convicciones y esconde algo. Si la relación con el presidente es personal, hay que conocerle bien. Si cambia de opinión y oculta sus declaraciones de renta, ¿qué cree en realidad?

En este diagrama de Venn de Upworthy, bromean acerca de los temas sobre los que Romney ha dudado. Por supuesto podría ser un ejemplo de progresión intelectual, pero por los momentos de cambio y la dirección, hay motivos políticos detrás.

 

5. Es mormón

Dejo la religión de Romney para el final. Es el asunto más delicado. Pocos dirán que no votan por un mormón. Aunque en este vídeo de 2007 un señor ni siquiera le da la mano:

Imagen de previsualización de YouTube

Algunos evangélicos creen que los mormones son una secta. Suelen ser gente conservadora, y no irán a votar a Obama, pero sí podrían quedarse en casa. Aunque entre los liberales, los mormones tampoco tienen una fama extraordinaria. Esta es la portada de Businessweek de esta semana:

Romney, como en otros casos, ha optado por no hablar de su religión. Hay algo que sin embargo debería discutirse. Los protestantes no tienen un poder jerárquico superior que les diga qué deben hacer. Los católicos, por ejemplo, sí. Cuando John Kennedy quiso ser presidente tuvo que explicar que el Papa no le iba a mandar. Parece claro que algo así no ocurriría, pero pueden salir noticias como esta donde sugieren que los mormones siguen las órdenes de su superior. En Europa es algo sin importancia; en Estados Unidos, no.

*

Este es Mitt Romney con sus virtudes y defectos. Seguiré hablando de él, pero en aspectos más concretos. Antes de que me preguntéis, si debiera apostar sobre qué pasará en noviembre, pondría mi dinero en Obama. Los obstáculos de Romney son lo bastante importantes como para que no pueda aprovechar el mal momento que vive el país. Apostaría cien euros por Obama, no mil.

Etiquetas: , , ,

Comentarios 2 comentarios

Comentarios

  • 14.07.2012 Jesus

    Jordi, creo que Romney se le esta enredando la pita con lo Bain Capital, me parece que eso de pedirle Obama se disculpe es una soberana tonteria — la pata’ del ahoga’o, como decimos los cubanos — de su campaña pues si fue el propietario y el CEO de la compañia hasta el 2002, como esta comprobado, y era el que recibia las utilidades de los que se hizo en ese periodo… como no va a ser responsable de las acciones de la compañia.
    En cuanto a lo que tocas en el post estoy de acuerdo con casi todo lo que dices, excepto con cierta ambiguedad sobre el flip-flop de Romney, este decir una cosa hoy y otra totalmente distinta mañana puede ser que no lo dañe con los que solo ven Fox o escuchan a Limbaugh, pero para el resto de los votantes es una prueba de su falta de honestidad politica. Por cierto hoy ha salido una declaracion de Romeny en que dice que esta dispuesto a presentar solo una declaracion de impuesto adicional, por tanto los años previos al 2010 quedaran en la obscuridad y esa no es precisamente la forma de demostrarle, a los que dudan, que dice la verdad.
    Asi que estoy seguro que lo que te hace jugarte solo 100 euros no es que dudes de tu pun to de vista, sino posiblemente la falta de liquidez, estoy seguro que si tuvieras una fortuna que solo fuera un centesima parte de la Romney no dudarias en jugarte, como hizo este en una oportunidad, 10 mil bucks.

  • 04.10.2012 Marissa

    Estas bromeando?? Gris y poco presidencial?

    Me parecio todo lo contrario en el debate fue brillante, entusiasta y seguro , aunlos comentaristasde noticias mencionaro lo presidencial que se veia.
    Muy al contrario de Obama que se veia cansado, contrariado y sin animos de nada!
    BRAVO ROMNEY! ERES UN HOMBRE DE BIEN, CONSERVADOR Y HONESTO!

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia
Fatal error: Uncaught wfWAFStorageFileException: Unable to verify temporary file contents for atomic writing. in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php:47 Stack trace: #0 /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php(650): wfWAFStorageFile::atomicFilePutContents('/usr/home/obama...', 'saveConfig('livewaf') #2 {main} thrown in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php on line 47