ObamaWORLD

martes 18 de septiembre de 2012

La campaña de Romney se tambalea

Quedan 49 días para las elecciones del 6 de noviembre. Obama va ganando: tiene una ventaja pequeña pero firme en encuestas nacionales y un poco mayor en los estados clave. Nada está decidido, pero en la campaña de Romney hay más nervios que en la del presidente.

Salvo sorpresas -como la muerte del embajador en Libia- Romney solo tiene dos cartuchos para dar un vuelco: los tres debates de octubre -el primero es el día 3- y muchos millones para anuncios. Son recursos limitados. Pero el problema de Romney es otro. Su campaña no puede permitirse errores. Pero el lunes salieron a la luz dos sorpresas.

El discurso de Stevens. Politico publicó una exclusiva: “Cómo tropezó la campaña de Romney”. Era la historia del discurso de la convención republicana, el más importante de la vida política de Mitt Romney.

Su principal estratega, Stuart Stevens, lo encargó primero a un asesor de los tres últimos presidentes republicanos. Había allí esta frase buena: “El presidente actual intenta rebajar las expectativas de nuestro país al nivel penoso de sus logros. Solo ganará si os conformáis”.

Luego, ocho días antes de la convención, Stevens pidió a dos escritores de discursos del presidente Bush hijo que hicieran un discurso nuevo. Tampoco lo usaron y se optó por usar solo un párrafo de la segunda pieza y Romney pronunció uno que habían escrito él y Stevens. Con las prisas, apenas hubo tiempo para ensayar.

La historia de Politico ofrece más roces de los miembros de la campaña con Stevens. Las peleas entre los egos de una campaña son habituales, pero cuando salen al público es que alguien intenta ya protegerse de la derrota.

El vídeo del 47 por ciento. El segundo desastre del lunes de Romney fue un vídeo grabado con cámara oculta reunido por la revista Mother Jones. La grabación estaba colgada a trozos desde antes del verano. En una sorprendente ironía, fue un nieto del presidente Jimmy Carter quien descubrió los pedazos y los puso en manos de Mother Jones. (La campaña de Romney ha comparado a menudo Obama con Carter, que perdió contra Reagan en 1980 tras solo un mandato.)

Imagen de previsualización de YouTube

En el vídeo Romney habla a un grupo de personas que pagó 50 mil dólares por asistir en Boca Ratón, Florida. El anfitrión es Mark Leder, un financiero célebre por alguna orgía. No hay prensa y charla con franqueza, sin guión.

Habla de un 47 por ciento de gente que tiene perdidos porque son pobres y votarán a Obama para que les conserve los programas del gobierno en los que confían para vivir y ni siquiera pagan impuestos: “Hay un 47 por ciento que están con él, que dependen del gobierno, que creen que son víctimas, que creen que el gobierno tiene la responsabilidad de cuidarles, que creen que tienen derecho a sanidad, a comida, a una casa, a lo que sea”.

Además, daba por perdida a la mitad del país: “Nunca les convenceré de que deberían cuidar y asumir responsabilidad personal por sus vidas”. Los demócratas en seguida le atacaron por aquí: el presidente debe serlo de todos igual.

El primer problema para Romney es que con esto se dejará de hablar durante algunos días de Obama para centrarse en él. Segundo, el discurso no es preciso: buena parte de esa gente paga impuestos cuando cobra su salario, aunque la renta les sale negativa porque ingresan demasiado poco.

En este grupo hay muchos blancos de clase media baja que han sido un apoyo sólido de los republicanos en las últimas elecciones; si Romney pierde a algunos, sería su fin. Además, este 47 por ciento vive sobre todo en estados muy republicanos. La teoría de que son demócratas y votan demócrata en masa es endeble.

Tercero, otra parte de ese 47 por ciento son jubilados que ya cotizaron en su día y por tanto ahora ya no pagan impuestos. Entre los dos, suman un 83 por ciento de ese 47. El resto sí que vive del gobierno. El problema del vídeo es que confirma una acusación de la campaña de Obama: que debido a su vida acomodada y sus millones, Romney no entiende cómo sufre la gente normal.

De madrugada en España, Romney hace una declaración para frenar el descalabro. Ha dicho que a pesar de que no estaba “elegantemente expresado”, que “improvisaba”, pero ha insistido en que es “algo de lo que hablo mucho en mítines y discursos”. Tenía que hacerlo, pero el impacto no se reducirá mucho. Incluso tras salir Romney a hablar, y como curiosidad, Fox aún no ha dado nada de este asunto.

Es cierto que hay millones de americanos que creen que muchos viven gratis, sin trabajar (la diferencia está en cuántos son exactamente). Muchos conservadores creen que si Romney habla así de claro en público, ganará votos.

Es una apuesta arriesgada. Sobre todo para un candidato que ha confiado en mantenerse a la defensiva y dejar que la crisis y la gestión del presidente le dieran la presidencia. Hasta hace dos semanas, las encuestas le daban la razón: iban empatados. Pero ahora va perdiendo. ¿Qué ha pasado?

Qué ha pasado. A final de agosto, llegaron las convenciones, que es donde cada partido nomina a su candidato a presidente. Es un show y es la inauguración tradicional de la campaña presidencial.

Era el primer gran momento nacional de Mitt Romney y el discurso más recordado fue de Clint Eastwood. Se habló mucho de posibles estrellas presidenciales para 2016 -Chris Christie, Marco Rubio, Condoleezza Rice. La convención republicana no fue un éxito y no hizo saltar en las encuestas a Romney.

Pero la demócrata, sí. Michelle Obama y Bill Clinton impulsaron a un discreto Obama en las encuestas. La ventaja que sigue ha hecho que la estrategia de dejar que los americanos votaran a Obama como en un referéndum se esfumaba. Ahora es una elección: Obama o Romney. Los votantes que dudaban de repente confiaban más en el presidente. ¿Qué hacer?

Hay que cambiarlo todo. En los últimos días -más el lunes con la historia de Politico, y lo que vendrá- las señales desde la campaña de Romney han sido de cambiar. Había que dar más detalles sobre qué se hará y cómo. A estas alturas no es fácil. Uno de los principales flancos que Romney ha dejado abiertos es su plan para mejorar la economía. Los número no se sostienen.

Romney dice que bajará la presión fiscal un 20 por ciento: los que más pagan pasarán del 35 actual a un 28 por ciento. Además, promete que ese recorte no incrementará el déficit; lo logrará cerrando desgravaciones y agujeros fiscales. Finalmente, insiste que no subirá los impuestos a la clase media. Hacer estas tres cosas a la vez es imposible.

No hay suficientes agujeros fiscales para cubrir la rebaja fiscal sin subir los impuestos. Aquí un economista da una solución: el plan de Romney funcionaría si sube los impuestos a los que ganan más de 100 mil dólares (un 21 por ciento de los americanos). Obama propone en cambio subírselo solo a los que ganan más de 250 mil (sin bajárselo al resto).

No es una buena comparación para Romney. La falta de concreción de Romney permite a Obama tomar un estudio que dice que ese plan es irrealizable sin subir 2 mil dólares de impuestos a la clase media. Romney lo niega, pero no da alternativas claras. Obama sigue con sus anuncios imprecisos, pero no mentirosos.

Tampoco hay detalles de recortes. Otro gran eslogan del Partido Republicano es equilibrar el presupuesto y reducir el déficit drásticamente. El plan más cercano a algo concreto es la propuesta del candidato a vicepresidente, Paul Ryan. Su presupuesto recorta 897 mil millones de gasto público. Pero no dice de dónde.

Los republicanos han prometido no tocar defensa ni la sanidad para jubilados -Medicare. Los programas que quedan no son los de los pobres: muchos afectan a la clase media (seguridad alimentaria, educación, seguridad). De nuevo, no hay detalles específicos.

El cambio de Romney será dar más datos, dice su campaña. Hablará más de su plan para hacer una clase media más fuerte. Son cinco puntos: independencia energética, cambios educativos, reducción del déficit, ayuda para las pequeñas empresas y comercio más libre. De momento, este anuncio es nuevo, más directo y uno de los mejores que ha sacado.

Imagen de previsualización de YouTube

Es algo, pero no será suficiente. Este de Obama, que además enlaza a Romney con Bush, es más eficaz.

Imagen de previsualización de YouTube

Las elecciones, por suerte para Romney, no son mañana. Pero necesitará algo más.

Etiquetas: , ,

Comentarios 8 comentarios

Comentarios

  • 18.09.2012 Doctor Placer

    Dios mío, si eso es lo que piensan los estadounidenses de sus propios conciudadanos (no una minoría, sino casi la mitad, el 47%), ahora entiendo que no les importe entrar en otros países como un elefante en una cacharrería.

    ¿A nadie más le da la sensación de que este “liberalismo” no es más que pura ignorancia y zafiedad envueltas en dinero?

  • 18.09.2012 Alex

    No pienso que nada de lo que haya dicho Romney en los vídeos de MotherJones le cause problema alguno con su base. Ahora, eso sí, es obvio que necesita a su base + X para llegar a ser presidente. Y que un presidente no puede ir diciendo eso por la vida.

    Espero que Romney pierda por un margen superior a McCain no porque gane Obama, si no para que EE.UU. se de cuenta de que necesita unas cámaras legislativas que remen hacia adelante y no que se apaleen con los remos entre ellos.

    Cuídate por las Américas Jordi

  • 18.09.2012 Jordi Pérez Colomé

    Alex,

    no perderá a su base, al contrario, y tampoco está claro que le haga perder muchos votos. Pero, como dices, la impresión es que esconde opiniones y oculta ideas. Más gente se puede preguntar ahora por qué no publica sus declaraciones de renta. La sensación de desconfianza que provoca es enorme para un presidente, que debe ser alguien con quien los americanos aspiran a “conectar”.

    Si esto sigue esta deriva, ahora empieza a ser importante fijarse en qué ocurrirá en el Senado -si lo recuperan o no los republicanos- y ver si los demócratas pueden remontar algo en el Congreso.

    Aún queda para irme, pero gracias.

  • 18.09.2012 Xavier Cugat

    Lo del mensaje de independencia energética, siendo tan antirenovable, pues como que es muy poco creíble. Por mucho que permita extracciones petrolíferas en Alaska y el gas de esquisto, parece imposible obtener un avance significativo en este sentido sin las renovables.

    Espero que no sea igual en las otras cuatro propuestas que me siguen pareciendo muy vagas.

  • 19.09.2012 Jesus

    Hace unos dias despues de las conferencias de ambos partidos donde la republicana fue un fracaso y la democrata un exito que logro aumentar la ventaja de Obama en los estados claves — el resto esta definido — se decia por Jordi y otros analistas que parecia que solo un error de Obama le podria dar la victoria a Romney, despues de eso han venido varios errores, pero no de Obama, sino de Romney.
    Y si las palabras de Romney despues de las muertes de cuatro norteamericanos en Libia, donde sin siquiera referirse a los caidos o a sus familiares dieron una imagen de oportunismo insensibilidad y torpeza extraordinarios, el video ahora mostrado donde Romeny se despacha, ante los unicos que considera sus iguales, a hablar de forma arrogante y despectiva de una gran parte importante del pueblo norteamericano — despues de hablar del 48 o el 49% se queda con el 47 — diciendo que no les interesa y que no se tiene que preocuarse de ellos pues nunca votarian por el, es mas que un error, es una debacle. Pero estos no son los unicos puntos que Romney toca, se burla de los latinos, minimiza a los afroamericanos, muestra que lo que dijo de los palestino en su viaje al exterior no fue un error sino lo que realmente piensa y muestra que su plan economico no existe y que solo se basa en “la confianza que el generara al salir electo presidente”.
    Faltan 48 dias para las elecciones generales, pero al menos de las presidenciales ahora que si podemos decir que solo un milagro haria que Obama no venciera… y yo no creo que Dios este de parte de los republicanos.

  • 19.09.2012 Carlos Jerez

    Las últimas encuenstas ahondan la diferencia y parece ser que los demócratas podrían recuperar el Congreso. Esto último no esta nada claro, pero la reelección de Obama ya se va perfilando (por cierto, ¿si pierdiera cambiarás el nombre del blog? ¿o aún ni te lo planteas?).

    En cuanto al 47%, parece ser que entre los votantes del partido Republicano hay más beneficiarios del estado del bienestar americano de lo que parece, te recomiendo el siguiente artículo:
    http://www.project-syndicate.org/commentary/m....ey-frankel

  • 19.09.2012 Jordi Pérez Colomé

    Carlos,

    lo del Congreso son palabras mayores. Ahora para los demócratas parece posible mantener el senado.

    Gracias por el enlace. Ya digo arriba que es así.

  • 20.09.2012 Jesus

    Se esta viendo una tendencia de algunos candidatos a distanciarse de Romney; y porque ver tan dificil — palabras mayores nos dice Jordi — que los democratas retomen el control del House.

TRACKBACKS

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia