ObamaWORLD

martes 23 de octubre de 2012

El tercer debate no apasiona y el Tea Party grita poco

El tercer debate entre Barack Obama y Mitt Romney fue sobre política exterior. Estas elecciones serán sobre la economía, que es el punto fuerte de Romney. En este debate fue a no hacerse daño. Romney tenía dos objetivos: convencer a los americanos de que no iba a enviar a ningún soldado a la guerra (excepto quizá contra Irán) y pasar por presidencial en su tema más flojo. Lo consiguió.

Obama se sabía mejor la lección y fue, como es lógico, más detallado. Fue en suma mejor. Pero hubo algo que puede pesarle: criticó mucho a Romney, a veces sin venir a cuento. Fue justo al contrario que el primer debate: Obama entonces parecía distraído y cauto para pareceer presidencial y Romney fue claro, conciso y bastante agresivo.

Una excusa entonces del equipo de Obama es que un presidente no entra al trapo. Esta vez sí que lo hizo. Como Romney en el primer debate, puede ser que lo hiciera para recuperar terreno porque cree que va perdiendo.

El debate era importante por si destapaba algo sobre qué hará un presidente Romney. La respuesta es sencilla: hará lo mismo que Obama con una variante, Irán. La prioridad de Obama en Irán es evitar la guerra, la de Romney es que Irán no llegue a la capacidad de construir la bomba nuclear -a la “capacidad” de hacerla, no disponer de una. Eso puede ocurrir más pronto.

Vi este debate en una fiesta del Tea Party del norte de Virginia en The Greene Turtle, en Fairfax, que montaron junto a un grupo llamado Young Republicans. Quizá por eso había más jóvenes de lo que es habitual.

Había también la cuota minoría: dos asiáticas, un hispano y un negro. Éramos unos cincuenta. Esto es lo más importante que pasó en el debate, con las frases que los miembros del Tea Party aplaudieron, jalearon o abuchearon.

1. Libia. Bob Schieffer, el moderador, hizo la primera pregunta sobre el ataque terrorista de Bengasi donde murió el embajador americano el 11 de septiembre. Hace semanas que los republicanos intentan aprovechar la reacción dudosa del gobierno para demostrar su debilidad. Romney ni siquiera lo mencionó. Fue una sorpresa. Fue el primero en responder sobre Libia y se desvió del tema. Fue su declaración de intenciones: no iba a ir a ganar a los puntos; prefería solo no patinar.

Dos cosas curiosas de esta primera aparición de Romney: citó de repente varias veces a Mali porque el norte del país está en manos de Al Qaeda y felicitó al presidente por haber matado a Bin Laden. Obama se dedicó solo a decir qué había logrado. Sobre todo presumió de dos cosas: salir de Irak y Bin Laden. Al final, Obama lanzó su primer ataque inesperado a Romney: “Me alegrode  que esté de acuerdo con que hemos tenido éxito en la lucha contra Al Qaeda, porque su estrategia previa era solo decir vaguedades”.

Tras otra intervención genérica de Romney, Obama volvió con un ataque claramente preparado: le recordó a Romney que había dicho que el enemigo principal de Estados Unidos era Rusia -en lugar de Al Qaeda-, y añadió: “En política exterior, parece que quiere importar las políticas de 1980, igual que las políticas sociales de los 50 y las políticas económicas de los años 20”. Recoge el eslogan de su campaña: Obama es “forward”, adelante y Romney, atrás.

Romney respondió bien: “Atacarme a mí no es un plan”. Primer aplauso en la sala del Tea Party para el aspirante. Luego citó una charla que un micrófono había captado de Obama y el ex presidente ruso, Medveded, donde Obama le dijo que tendría “más flexibilidad” tras las elecciones. Más aplausos del Tea Party.

2. Soy el jefe. Romney acusa con razón a Obama de que quiso dejar bases y tropas en Irak para controlar lo que ocurría, pero que no hubo acuerdo con los iraquíes. Ahora Obama disimula y quiere parecer que se ha ido del todo porque quiso. Tras esta media verdad, Obama usó la que iba a ser una de sus defensas: lleva cuatro años en el cargo y el país está seguro.

Lo recordó con otro ataque más fino: “Como comandante en jefe he aprendido algo: tienes que ser claro sobre qué defiendes”. El típico ataque contra Romney -es un veleta- pero más elegante.

3. Siria. Romney sonó moderado. Prometió no mandar soldados a Siria, pero sí ayudar más a los rebeldes. Obama no lo hace porque ese armamento podría usarse un día contra intereses americanos. Romney no repitió esa promesa. Fue uno de los puntos donde mejor se vio que estaban de acuerdo en lo esencial.

4. Estados Unidos en el mundo. Las respuestas fueron previsibles. El Tea Party abucheó a Obama cuando dijo que el país era más fuerte ahora que hace cuatro años. Aprovechó para ligar a Romney no solo con Bush, sino también con su vicepresidente, Dick Cheney, aún menos popular.

Romney respondió con su mejor mensaje de campaña: estos últimos cuatro años han sido un desastre para la economía. Con los datos en la mano -sin discutir de quién es la culpa o si el camino es el correcto-, Obama solo puede callar. La enumeración de fracasos de Obama puso de buen humor al Tea Party.

Ante tanta similitud entre los dos, pregunté a mi joven colega de mesa qué le parecía: “No hay ninguna diferencia entre los dos” en política exterior. Es bastante cierto. Me lo dijeron todos los presentes con quien hablé sin ruborizarse. Luego pasaron a ataques sobre sus carreras. Obama se sabía mejor -o utilizó- los errores de Romney que en otros debates. Había una intención previa de ir a por él.

5. El ejército. El debate sobre el tamaño de la marina dio el momento divertido del debate. Siempre hay uno. Romney cree que la Marina americana es pequeña y va a invertir más en comprar barcos. Obama cree que no hay necesidad de tantos barcos porque el mundo ha cambiado: “Es como decir que ya no tenemos tantos caballos y bayonetas”. La frase se convirtió en un boom y al final del debate ya corría estas imágenes:

Mi colega de mesa me dijo: “Al decir que la Marina está obsoleta, Obama acaba de perder Virginia, que fabrica un montón de navíos militares”. El problema de Romney con esto es que necesitará más dinero para comprar barcos y el déficit aumentará. No dio de nuevo detalles. Invitó al moderador a ir a su página web.

Pero marcó un gol cuando repasó su pasado de equilibrar presupuestos como empresario, como encargado de los Juegos Olímpicos de Salt Lake City y como gobernador de Massachusetts. Remató: “El presidente nunca aún ha equilibrado un presupuesto”. Grandes aplausos del Tea Party, que sobre todo culpa al presidente de la deuda y del gasto público.

6. Irán e Israel. Con China fueron los tres países más citados en el debate. El primero, Irán. Los mayores aplausos de la noche en el Tea Party se los llevó Israel. Creen que Obama ha abandonado a este aliado fiel. También están de acuerdo: sanciones, presión y esperar. El problema de Romney por lo que ha dicho es que la opinión de Israel va a pesar más en su gobierno. Los intereses de los dos países pueden no siempre coincidir.

Para quien quisiera escuchar detalles, la explicación de Obama sobre cómo cuesta lograr sanciones fue su mejor momento: “El trabajo de imponer sanciones abrumadoras es mortificante. Es meticuloso. Empezamos el día en que llegué a mi cargo. Tenemos que asegurarnos de que todos los países participen, incluso Rusia y China. Porque no somos nosotros los que imponemos sanciones -que ya las teníamos. Es porque todo el mundo está de acuerdo”.

Aquí quedó claro el mejor argumento de Obama: Estados Unidos lidera, pero no puede hacerlo solo. No se puede ir por ahí diciendo que Rusia es el enemigo. Si se les necesita, no van a estar ahí. Además es mortificante y meticuloso conseguirlo. Este punto muestra por qué, a pesar de que es mejor ser presidente, es más fácil ser candidato: hablar le sale más barato.

Obama dejó claro que con él de presidente Irán no iba a tener un arma nuclear. Pareció creíble. Romney aceptó luego que estaba de acuerdo con Obama en Afganistán y en el uso de aviones sin piloto. Aquí ya el Tea Party se aburría. Había sido todo previsible.

El mensaje final del presidente fue un poco mejor (en el vídeo a partir de la hora y media). Se notaba que los dos lo llevaban aprendido y se vio que Obama a solas con la cámara sabe hablar mejor. Pero eso no le llevará a la Casa Blanca de nuevo. Esto está empatado y este debate lo dejó así.

Imagen de previsualización de YouTube

Los presuntos indecisos a estas alturas no dependen de un debate de política exterior. Obama ganó, pero pagó un precio caro al parecer menos digno de su cargo. Romney tuvo lo que quería: pasar sin mancharse y parecer un presidente de todos. Ya no queda nada gordo hasta las elecciones. Solo nervios y emoción.

Etiquetas: , , ,

Comentarios 10 comentarios

Comentarios

  • 23.10.2012 Juancho

    Si gana Romney se confirma que los norteamericanos son tan estúpidos como los esapañoles.
    Ganará un señor que no ha dicho cómo hará lo que dice que hará. Al menos Romney no ha dicho que nunca tocaría A o B para luego hacerlo.

  • 23.10.2012 Kiko

    Al menos Romney dice qué quiere hacer, que es bajar el déficit. Cierto es que no ha dicho cómo, pero también es cierto, como bien recordó en el debate, que ya lo ha hecho en otras ocasiones. Llamar estúpidos a los que tienen intención de votar a un tipo que no dice cómo, pero que sí dice, acertadamente, cuál es la receta para detener el deterioro de la economía americana es un poco atrevido. Al menos parece que Romney sabe cuál es el mal, algo de lo que Obama no puede presumir.

  • 23.10.2012 La Crisis de La Historia

    Creo que llamar estúpidos a los norteamericanos por votar a uno u otro candidato es algo atrevido. Como ha dicho Kiko, Romney ha dicho que su objetivo principal es reducir el déficit. Creo que ese objetivo es correcto ahora mismo en EEUU, ya que la deuda no puede subir eternamente, ni aunque sea para paliar los efectos de la crisis económica. Porque un incremento, aunque sea leve y constante, de la deuda americana puede provocar efectos muy perjudiciales a medio plazo. No solamente en EEUU, sino en el resto del mundo que emplea dólares como moneda habitual, ya que al aumentar la deuda se generan más dólares (porque la Reserva Federal de EEUU compra deuda haciendo más dólares), cuyos excedentes salen al extranjero con el objetivo de no incrementar demasiado la inflación norteamericana. Creo que incluso Obama lo sabe y posiblemente haga lo posible para reducir o no incrementar la deuda si gana un segundo mandato. Pero la reducción de déficit es uino de los pilares de la campaña de Romney.

    La fórmulas que emplearían los republicanos están claras: reducir gastos de algunos apartados presupuestarios, despido o reducción de salarios de funcionarios, privatizaciones de empresasa públicas. Menos probable parece que hagan una subida de impuestos, aunque todo puede ser posible. Yo voto a que harían reducción de gasto público antes que aumentar impuestos. Incluso posiblemente no reducirían impuestos como sí hicieron otros presidentes republicanos, lo que provocó aumento del déficit. La gran ventaja de Romney es que tiene experiencia en esos aspectos en el sector privado y por eso no vende cómo hacerlo, sino vende que ya lo ha hecho.

    Si la población de EEUU ve que el objetivo de reducir el déficit es prioritario votará por Romney. Y no creo que por eso sean estúpidos. Ahora bien. Saben que ese objetivo trae consecuencias, sobre todo sociales. Si consideran que prefieren paliar estas consecuencias nefastas a corto plazo a costa de aumentar la deuda pública y que puede ser perjudicial al país a medio plazo, seguramente votarán por Obama. Y por eso tampoco son estúpidos.

    Otra cosa diferente es España. A pesar de todos sus defectos, en EEUU tienen mucha más experiencia democrática, de voto, de elección de sus representantes, incluso de penalizar a sus representantes por mentirles o por no hacer lo que dicen. En eso están más maduros electoralmente que en España. No se si Jordi está de acuerdo con esta visión que tengo en este último aspecto, ya que él ha visitado el país y ha hablado con la población..

  • 23.10.2012 Gonzalo Martín

    Creo que la diferencia de madurez se prueba por el diseño del sistema y el por qué el sistema ha ido evolucionando como lo ha hecho: la experiencia ha diseñado las reglas. Ellos están orgullosos de sus “check and balances”, cada poder vigila al otro, ninguno de los poderes puede hacer lo que quiera. En España, todas las decisiones son una correa de transmisión entre las cúpulas de los partidos (elegidas en listas cerradas) que, a su vez, controlan las listas electorales también cerradas que, a su vez, dan la mayoría de gobierno: el ejecutivo controla su partido y todas las decisiones por la vía del BOE y del parlamento donde la representación con el votante está cortada al no haber responsabilidad directa del cargo electo. Puesto que el poder judicial es nombrado por el parlamento no existe ni el equilibrio de poderes ni la vigialancia mutua. El Presidente de EEUU puede vetar cualquier ley, pero no puede gastar un dólar o nombrar a nadie si el Congreso no lo aprueba, y lo aprueban senadores y representantes que responden directamente a los votantes de su circunscripción. Es decir, el presidente necesita de los representantes de la población para sacar adelantes sus decisiones, lo que le lleva a negociar y compensar. A su vez, el Congreso sabe que si no deja trabajar al presidente bloq

    No se parece en nada.

  • 23.10.2012 Gonzalo Martín

    He enviado sin terminar por error.

    Quería decir que el congreso sabe que tiene que dar margen de maniobra al presidente porque le bloqueará las leyes impopulares o que le impidan llevar adelante su programa. Los jueces del supremo los propone el Presidente, los aprueba el Congreso y son vitalicios. Con el sesgo que sean, tienen la independencia de criterio como una cuestión de identidad.

    De nuevo: la noche al día.

  • 23.10.2012 Paula

    bien dicho gonzalo. ademas el debate no trata de ver quie gano o quien perdio. se trata de ver quien la hace mejor como lider del pais y eso quedo claro. la astucia de calle que obama lleva en los hombros ya no ayuda, y romney quedo como rey frente al mundo. y si, es cierto lo que dice el flojo de juancho, los americanos son estupidos por llevar a obama a la casa blanca y lo seran si se queda. si se queda el congreso lo despedezara de a poquito tanto asi que los proximos 4 seran una pesadilla quel 2016 sera del gop incluyendo el senado democrata. dale obama, dale que si note sacan por un watergate sera por inepto en menos de 2 anicos. anoche las cartas fueron arrojadas, solo queda ver quie se lleva la mejor manga: el electorial y voto popular.
    en cuanto a toda la raza izquierdosa de este blog les recomiendo que se pongan atrabajar que ya no hay plata pa mantener a tanto zangano, ya no hay tanto rico, tampoco clase media que los mantengan… si lo hay entonces europa no estaria sumida en el estercolero, especialmente espana. y no pongan tanta esperanza en obama porque lo que el quiere venderles ha sido un fracaso en la historia de la humanidad. solo el capitalismo salvaje puede con la humanidad, el resto es solo cobardia de los menos adeptos y esos son los menos, mueren rapido, si no me creen vean los indices de suicidios en europa debido a repercusiones economicas.

    adios zanganos y jordi, buen negocio estas haciendo con los “dupes”.

  • 23.10.2012 La Crisis de la Historia

    A Paula

    No se trata de gente izquierdosa, ni estupidos, ni zánganos, ni ir a favor o en contra de Obama. Ni de llamar flojucho a alguien que piensa diferente de lo que dices tú. Se trata de respetar las opiniones de cada uno sin faltar el respeto a nadie. De realizar argumentos con un cierto sentido común que estén basado en tus convicciones o en lo que tú creas (argumentando y sin caer en fanatismos ni en descalificaciones o insultos). No argumentas nada en favor de Romney. Solamente perjudicas a Romney por decir cosas insulsas y sin argumentación. Dices muy bien por Gonzalo. y él ha hablado de madurez. Dices que muy bien dicho por él. Pero realmente ni tú misma lo has entendido.

    No sé, puedes argumentar algo que tú creas, pero sin llegar a entrar en estas descalificaciones o argumentos banales en contra de Obama. Ni aunque hicieras esos argumentos a favor de Obama y en contra de Romney. Tampoco veo a Romney rey del mundo. Ni siquiera a Obama. Solo son personas que son candidatas a ser presidentes de un país. Un país influyente, pero solamente un país.

    Cada persona cree lo que es mejor para que él mismo, o la sociedad esté mejor. Tú crees que Romney es lo mejor para los EEUU. Es algo respetable. Lo de descalificar los que no piensan lo mismo que tú no lo es. Mi consejo es que trates a la gente con respeto y serás respetada. No te diré nada más. Desde ahora, cuando entre a decir algo aplicaré el ¡don’t feed the troll! con tu persona.

    Gracias

  • 23.10.2012 Jesus

    A Jordi no le conviene seguir participando en reuniones del tea party — sera que ambiente no es bueno para los analisis balanceados? — pues hasta lo convencieron que el debate fue beneficioso para Romney.
    Pero es que el debate, ademas de mostrar que Romney quiere dos trillones que no tiene para comprar “barcos de velas y caballos” (si, si, lo digo en sentido figurado, pero es mas o menos lo mismo), que su forma de presionar a Iran es invertir en empresas chinas que comercian con aquellos y haber dejado de lado la sucia campaña de Libia, lo que me imagino dejo anonadados a los participantes en la reunion en que estuvo Jordi, hizo algo aun mas increible, apoyo las mayoria de las politicas de Obama.
    Realmente no creo que Romney, como nos quieren decir ahora sus seguidores, haya pasado el test de Comandante en Jefe, creo que mas bien le dio el aprobado a Obama.

  • 23.10.2012 Richard.

    El fundamentalista Mullah Mitt Romney, ya lo ha dicho claramente. No va a colocarle más impuestos a los de su clase: ” la clase de gente como él, que si es responsable por sus vidas, y no hace parte de ese 47 %”.

    Si Obama y Romney coinciden en muchas cosas es porque a ciencia cierta, para efectos prácticos de política exterior es indistinguible el resultado de las elecciones. A cualquiera de esos dos fanáticos cristianos le tocará la ardua tarea de destruir Irán. Israel estará encantado, ganará con cara o con cruz.

  • 24.10.2012 Jesus

    Romney — mas alla de querer comprar barcos de velas para la armada y caballos para la fuerza terrestres, si es que le quedara algo despues de reducir los impuestos a los mas adinerados del dinero que obtendra quitando las ayudas a los pobres (esos que Paula llama, como Romney, zanganos), las excepciones tributarias a la clase media y acabar con el medicare — dice que el solo necesita cuatro años para cambiar el país y se basa en lo que hizo solo en un solo termino en Massachusetts.
    Y es cierto en solo un plazo de cuatro año, Romney llevó a Massachusetts al # 47 de la Union en creación de empleo, logro el aumento de deuda per cápita más grande en la nación y a través de una reducción de impuestos a los de altos ingresos benefició abrumadoramente a 278 de los residentes más ricos del estado, mientras aumentaba los impuestos a todos los demás dejando a su sucesor de herencia un déficit de un billón de dolares.
    Y es cierto, en base a su record en Massachusetts Mitt Romney nos demuestra que el solo necesitaría un termino, pero no para hacer mejor a USA… sino para terminar la obra inconclusa de la administracion de Bush43.

TRACKBACKS

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia
Fatal error: Uncaught wfWAFStorageFileException: Unable to verify temporary file contents for atomic writing. in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php:47 Stack trace: #0 /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php(650): wfWAFStorageFile::atomicFilePutContents('/usr/home/obama...', 'saveConfig('livewaf') #2 {main} thrown in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php on line 47