ObamaWORLD

miércoles 24 de octubre de 2012

Los tres últimos ases que pueden salvar a Obama

La elección en Estados Unidos está empatada. En la media nacional de encuestas Romney saca 0,9 puntos en todo el país. Está dentro del margen de error y tiene menos importancia que los sondeos por estado.

De aquí al 6 de noviembre, si no ocurre nada sensacional, los sondeos nacionales no darán datos más seguros. Cualquiera de los dos candidatos podrá ganar. Hace tres semanas en la campaña de Romney pocos soñaban estar en esta situación, aunque desde la de Obama siempre habían dicho que sería reñido.

Una voluntaria en una oficina de Romney me decía: “Hace unas semanas la gente nos llamaba enfadada solo para decir lo que Romney tenía que hacer para ganar”. Ahora ya no. Mitt Romney puede ser el próximo presidente de Estados Unidos.

Por primera vez Romney congrega en sus mítines a multitudes del nivel de Obama. El martes había 12 mil en este mitin en Colorado. Para un candidato poco carismático y soso, es increíble. No hay que olvidar que a la gente le gusta ir con el que gana.

Solo llevo tres días en Estados Unidos. De momento reúno más bien material para hablar de los dos bandos con más datos y sensaciones. Pero por lo que he visto en las oficinas de cada candidato, en los carteles, en el ambiente, es algo evidente: está más igualado que hace cuatro años.

El presidente Obama tiene una ventaja ligera por tres motivos. Si no sigue con su mala tendencia -que puede ocurrir-, llegará al día de elección con esta ventaja leve que puede convertirse en tres ases.

1. El cortafuegos. Si Obama logra ganar los casi seguros estados de Michigan y Penislvania, tendría 237 votos electorales. Entre los que que quedan se ha mantenido con una pequeña ventaja en tres estados del Medio Oeste. Si consigue los tres en disputa: Ohio (18), Wisconsin (10) y Iowa (6), llegará a 271 y será reelegido. Es una apuesta muy concreta, pero sensata porque es el camino más corto del presidente hasta 271. Romney debe recuperar ahí su desventaja. Puede hacerlo.

Es improbable, pero podría ocurrir que, como en el 2000, un candidato gana el voto popular (Romney) y otro los votos electorales (Obama).

2. La campaña de base. El trabajo oscuro que hace la campaña de Obama desde enero para organizar comunidades es el segundo gran comodín del presidente. Las encuestas que dan más ventaja a Romney suelen ser entre “vontates probables”. Entre los “votantes registrados” hay más demócratas y Obama se acerca mucho.

La conclusión de este problema es que hay que encontrar a todos los simpatizantes de Obama y asegurarse de que vayan a votar. La campaña está bien asentada y tiene bastante más personal que hace cuatro años. También , por lo que veo, hay menos voluntarios. Romney también tiene una campaña de base. Es más pequeña y peor organizada, pero es infinitamente mejor que la del senador McCain hace cuatro años. Su objetivo es el mismo que el de Obama: detectar votantes indecisos y animarles a votar a su partido.

En 2008 Obama tenía las calles para él. Ahora hay más comptencia -cuando haya visitado más oficinas, haré un post más cocnreto sobre qué hace cada cuál y cómo. De momento me ha sorprendido ver a menos gente en las sedes de Obama que hace cuatro años. Esta foto es de una organizadora en Carolina del Norte. Parece un mal momento para hacerla.

Como el cortafuegos, es una ventaja para Obama que puede también descarrilar. No sabremos el resultado de nada de esto hasta el 6 de noviembre.

Los votantes indecisos están determinados. La elección no se va a decidir por ellos -que además son menos fiables-, sino por ver quién es capaz de mover a más gente de su partido o encontrar votantes nuevos o desinteresados. Obama tiene un problema: hay menos entusiasmo que en 2008.

3.- La presidencia. Los presidentes suelen ganar la reelección. Hay algo en el cargo que les eleva. Por eso es tan importante el primer debate para el aspirante -le pone al nivel presidencial- durante un rato. Romney lo aprovechó, como otros antes. Pero en el fondo el presidente es el otro candidato. Por las dudas que pueda tener un indeciso, puede pensar que este político está ya acostumbrado al cargo.

En la campaña de Obama esperan que 2012 calque a 2004: un presidente en duda -Bush-enfrentado a un tipo que era gris y sabía mucho de política exterior -John Kerry. Romney es gris y sabe mucho de economía. Pero luego los votantes prefirieron por poco a George W. Bush, que ya no era popular. Pero era el presidente.

Romney tiene en suma más trecho que recorrer para ganar. Pero estar a empujones con el presidente hasta el final, es mejor de lo que podía esperar.

Etiquetas: , ,

Comentarios 6 comentarios

Comentarios

  • 24.10.2012 Jesus

    La situacion actuaol– que no se imaginaba antes de primer debate ni por los mas optimistas dentro de la campaña de Romney — fue determinada por la pesima actucion de Obama en ese primer debate; algun dia sabremos la causa, pero es muy seguro que realmente Obama se encontro, como dijo en un acto al dia siguiente, con “otro Romney” y no quizo — o le habian recomendado que para lucir presidenciable no lo hiciera — decirle, como hizo en los siguientes debates, que mentia cada vez que lo hacia.
    Sin dudas ese primer debate llevo a que muchos que no conocian al verdadero Mitt Romney — aquel que participo en las primarias republicanas — creyeran que este era ese “otro Romney”.
    Si la Obama pierde las elecciones o las gana por un margen estrecho, lo que determinaria que los mismos que no aceptaron nunca la amplia victoria del Obama en 2008 trataran de desconocerla ahora, la culpa no fue mas que de ese primer debate, pues si aquel hubiera sido como el segundo, o el tercero, hoy todo estaria ya decidido.

  • 24.10.2012 doctor placer

    Yo estoy deseoso por que el País de la Libertad, faro del mundo civilizado, nos ilumine sobre lo que las mujeres deben hacer en caso de ser violadas.
    Pregunta de trivial: ¿Qué personaje ha abierto su boca para decir esto: “Le di muchas vueltas pero me he dado cuenta de que la vida es un don de Dios, y creo que incluso cuando la vida comienza en esa situación horrible de una violación, es algo que Dios quiere que suceda”.

    a) Abd El Hamid Karzai
    b) el torero Jaime Ostos
    c) Gallardón en una conferencia sobre igualdad
    d) El político Richard Mourdock durante un debate del Senado de los mismísimos EE.UU.

    (pista, aunque parezca mentira no lo dijo Gallardón).

  • 24.10.2012 Jesus

    Doctor Placer, Richard Mourdock no es USA.

  • 24.10.2012 Alfonso Guerrero

    Hola Jordi,
    ¿No crees que el hecho de que Romney sea un obispo mormón puede ser su cuarta baza?

  • 24.10.2012 Jordi Pérez Colomé

    Alfonso,

    no creo. Será difícil de saber. He preguntado ya por aquí y los republicanos tienen tantas ganas de echar a Obama que Romney a estas alturas ya les parece bien, sin ser perfecto. Preferirían a otro, quizá, pero no creo que un porcentaje significativo deje de votar por él por mormón. Al menos eso es lo que dicen.

    Si de repente tras las elecciones un candidato libertario en Virginia saca un 6 por ciento del voto y Obama gana el estado por 2 puntos, habrá que volver a hablar del tema.

  • 25.10.2012 doctor placer

    JESÚS: te llevas el quesito amarillo. Acertaste.

    Mourdock no es tanto USA como Gallardón is not Spain.

    A lo mejor su voz sólo representa a un 1% de la población yanqui. Lo malo es que si ese 1% es el tea-party, pues va a ser que sí es USA. USA y el resto del globo, desgraciadamente.

TRACKBACKS

  • 26.10.2012 Los demócratas son optimistas | Obamaworld

    […] al alcance, pero necesita un último impulso que nadie sabe de dónde puede venir. Las dos otras ventajas que puede haber en el sprint final también favorecen a Obama: la tremenda organización de base de […]

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia