ObamaWORLD

lunes 29 de octubre de 2012

‘Los sindicatos en Estados Unidos son parias’

Raulín Angulo llegó a Estados Unidos en 1962 desde La Habana. Tenía 17 años. A los seis meses empezó a trabajar en una empresa de archivadores y luego en una de lámparas. En seguida entró en AT&T, la empresa con el monopolio de la telefonía entonces en Estados Unidos. Raulín presume hoy de dos cosas: de ser el único “Raulín” de Estados Unidos y de afiliarse al sindicato solo llegar a AT&T.

Raulín es muy recio, casi compacto, y habla con un acento cubano perfecto tras 50 años en Estados Unidos: “Moriría por este país, pero no me he americanizado nada”, dice. La madre de Raulín era sindicalista en La Habana en los años 50, con Batista, antes de que llegara Fidel. Al formar el sindicato, la despidieron, pero demandó y la empresa tuvo que pagarle indemnización.

Para Raulín, “aquellas leyes de la Cuba de 1954 son más sociales que las de hoy en Estados Unidos”. Las huelgas podían ser generales, dice. Es probable: la ley que regula el papel de los sindicatos hoy en Estados Unidos es de 1947. Se llama Taft-Hartley. El presidente Truman intentó vetarla sin éxito.

El papel de los sindicatos en Estados Unidos se centra en cada empresa: negocian el convenio colectivo de sus trabajadores y defienden sus derechos laborales. Pero poco más. Las huelgas de simpatía están prohibidas: si un sector va a la huelga, es ilegal que otros le secunden. Por eso no hay huelgas generales. También están prohibidos los paros sorpresa por quejarse de algo.

Las huelgas pueden hacerse solo en los periodos de negociación de los nuevos contratos. Por ejemplo, el domingo se supo que el New York Times había acordado con su sindicato un nuevo contrato de cinco años. Ahora los trabajadores pueden ir a la huelga para quejarse o presionar, pero ya no una vez firmado el contrato -hasta dentro de cinco años.

En la época dorada de AT&T, cuando era un monopolio y por la guerra del Vietnam faltaba mano de obra, el sindicato consiguió, según Raulín, “las mejores condiciones laborales de todo el país”. El despido era así: si echaban a un trabajador durante los siete primeros años, le daban cinco días (una semana) por año; durante los siguientes siete años, dos semanas. Así hasta un tope de 104 semanas.

“Esto lo firmamos en los 70, pero en los 80, cuando la empresa se dio cuenta de que iba a tener que echar a gente, querían cambiarlo”, dice Raulín. La reforma laboral del Partido Popular en 2012 reduce la indemnización máxima precisamente a 24 meses, solo soñada por los trabajadores americanos.

Raulín y su mujer fueron de los trabajadores más beneficiados de la historia de Estados Unidos gracias a medidas negociadas por sindicatos: A Raulín le dieron 104 semanas por 33 años de trabajo cuando cumplió 51 años y la empresa se vendía a otra. Cuando lo cuenta a conocidos, la gente no le cree. En Estados Unidos, el despido es libre y la indemnización depende de cada contrato -igual que las vacaciones-, no de una ley federal.

En su época, los afiliados daban dos horas mensuales de su trabajo como cuota sindical. De ahí se pagaban los liberados -normalmente era uno a tiempo completo y otros horas sueltas. Ni la empresa ni el estado dan nada a los sindicatos, que casi todos están afiliados bajo el estandarte de la AFL-CIO, la red principal. En 2008 tenía 11 millones de miembros.

“A los camioneros por ejemplo les han dicho: para qué queréis juntaros con sindicatos, mejor sed independientes, autónomos; ahora no tienen ni para echar gasolina”, dice Raulín sobre la situación actual.”Les han convencido de que los sindicatos son malos”.

En época de crisis severa y en campaña electoral, ningún político valiente va a atreverse a hablar de los derechos de los trabajadores. Raulín lo ve como una causa perdida: “Los sindicatos en Estados Unidos son parias”. Hay 23 estados que tienen leyes llamadas de “derecho al trabajo”, que prohíben acuerdos de sindicatos con las empresas para que requieran la afiliación y el pago de cuotas.

Las empresas dicen que el derecho de asociación no debe ser obligatorio y los sindicatos que así se crea el fenómeno de free riders (“los que van por libre”), que se benefician de las negociaciones colectivas pero no pagan las mensualidades.

En 2011 hubo grandes batallas entre gobernadores y sus sindicatos. En Wisconsin ganó el gobernador, en Ohio ganaron los sindicatos. El gobernador Scott Walker, de Wisconsin, firmó una ley que cambiaba la negociación colectiva, jubilación, bajas para empleados públicos. En represalia lograron suficientes firmas para una nueva elección a gobernador, pero el candidato demócrata perdió. Walker es hoy una estrella republicana nacional.

Los sindicalistas son demócratas. “En toda mi vida he conocido solo a un miembro de sindicato que fuera republicano”, dice Raulín. Él siempre ha votado por candidatos demócratas, excepto una vez para gobernador de Illinois: votó por el republicano porque el gobernador demócrata no había aceptado reunirse con el sindicato.

En Ohio una propuesta similar perdió por dos motivos: la iniciativa pretendía solo derogar la ley, no echar al gobernador, y dos, en Ohio entre los empleados públicos incluían a bomberos y policías (en Wisconsin, no) y ese grupo pudo declinar la balanza. Hoy el gobernador republicano de Ohio, John Kasich, prefiere olvidar el asunto.

En Estados Unidos la importancia del trabajo es distinta. Cuando hablo con norteamericanos casi siempre me sorprende las pocas vaciones que tienen al año. Estados Unidos tiene ocho festivos oficiales al año, en España hay 14. El despido es casi libre y por tanto la vitalidad de la contratación es mayor. Raulín era sindicalista, pero durante años las noches y los fines de semana llevaba un taxi. El dinero no llegaba.

A pesar de su papel más discreto y limitado, los sindicatos no tienen buena prensa en Estados Unidos. No hay ni siquiera un debate sobre si deben tener más poder y participación. Si acaso lo hay para ver cómo limitar más su papel. Las empresas prefieren negociar contratos individuales, y si no es posible, solo con el grupo de sus empleados. Raulín lo ve desastroso, pero así es este país.

Etiquetas: , , , ,

Comentarios 19 comentarios

Comentarios

  • 29.10.2012 JJ

    Una envidia tremenda es lo que me da. Que en una situación de crisis brutal en EE.UU. el paro ronde el 8% y todavía haya gente que quiera que la regulación laboral se parezca a la española me parece absolutamente ridículo. El alto nivel de rotación entre los empleados norteamericanos, en el que se hace muy fácil el contratar a una persona porque se puede despedir si surgen problemas, es el que ha conseguido que EE.UU. sea uno de los países más productivos del mundo y, practicamente, exceptuando zonas deprimidas muy concretas, allí trabaje el que quiera hacerlo.

  • 29.10.2012 doctor placer

    Super interesante el artículo de hoy.
    No me extraña que EE.UU. sea un país subdesarrollado socialmente, pues carece de la historia de socialismo que sí tienen otros países más avanzados, como ocurre en Europa.
    Los derechos laborales y sociales no nos han caído del cielo como el maná, sino que son el fruto de generaciones y décadas de lucha obrera. Así como los derechos sanitarios o educativos, que allí se obtienen previo pago.
    Muy curioso que allá sea imposible una huelga general, extraño concepto de la libertad.

    Por cierto, el mejor análisis de estas elecciones americanas podeis verlo metiendo en Google Imágenes: WHO SUCKS THE MOST VOTE WITH YOUR GUM

    En esta votación paralela parece que gana Obama, quien parece que sucks less.

  • 29.10.2012 Gregario

    Está claro que JJ no ha leído el artículo. Raulito tenía que hacer horas extras con un taxi para poder pagar las facturas. Esta es la consecuencia de la desregulación de las relaciones laborales y la ausencia de sindicatos fuertes. Lean “Crónicas de la América profunda”, de Joe Bageant, donde se describe el día a día de la clase obrera blanca norteamericana.

  • 29.10.2012 JJ

    Sí lo he leído. Raulito, un empleado sin cualificación, tenía que pluriemplearse cuando llegó a EE.UU. (hace 50 años) para llegar a fin de mes. Aquí, con tanto “sindicalisto” suelto, no tenemos esa posibilidad, ni siquiera un miserable trabajo a media jornada. Lo compares como lo compares, EE.UU. nos gana sobrados.

  • 29.10.2012 gregario

    España, ni con las condiciones laborales de EE.UU. podría tener la riqueza de la primera potencia económica. Debemos reconocerlo: somos un país pobre, sin apenas recursos naturales. Y sin embargo, hasta la actual crisis, en este país un trabajador con poca o ninguna cualificación podía trabajar con cierta dignidad y con un sólo empleo. El problema lo padecía principalmente la juventud, “acogida” a una legislación laboral más laxa. Porque la desregulación sólo lleva a empleos basura, pluriempleo, sin derecho a vacaciones… ¿Realmente es bueno vivir para trabajar? ¿No nos encaminamos a una nueva forma de esclavitud?

  • 29.10.2012 Wotensday

    ¿Sin cualificación? Pero ¿tú qué cojones sabes si tenía o no tenía cualificación y para QUÉ trabajos durante los años en los que se vio obligado a pluriemplearse para SUBSISTIR? ¿Lo deduces del hecho de que llegó con 17 años a Estados Unidos? Porque ni se habla de si estudió o no en Cuba, de si siguió estudiando o no en EE UU, ni de cuándo comenzó a trabajar con el taxi, ni de qué cualificaciones pudo reunir hasta ese momento, etcétera.

    Que no, “amigo”, que no. No trates de tergiversar los hechos: el caso de Raulín no es precisamente único en Estados Unidos. Allí está socialmente admitido que una persona tenga que MATARSE a trabajar para subsistir, mientras que en Europa, afortunadamente, todavía no. El día que consigáis que esto deje de ser así (por el camino que llevamos, y gracias a vuestro férreo control de TODOS los medios de comunicación, básicamente, poco falta para que esto ocurra), será el día más triste de la historia reciente de Europa, que ya es decir con todo lo que nos ha pasado. Desde luego, vuestras campañas anti-sindicatos, anti-funcionarios y anti-cualquier-derecho-social (de esos que tantos años –siglos, a veces– nos ha costado CONQUISTAR), está dando sus frutos. Habéis convencido a un montón de paletos.

  • 29.10.2012 BloodStar

    En Alemania, un país perroflauta e izquierdoso donde los haya, es obligatorio afiliarte a un sindicato de tu rama. Teniendo que pagar la cuota (20-30€).
    Se tiene un gran respeto por ellos y tienen un peso político importante, además de ser más independientes.

    Por otro lado JJ si crees que el dato del 8% del paro de EEUU es comparable a nuestro dato del paro demuestras que no tienes ni idea del tema…

  • 29.10.2012 thorin

    Pues nada JJ, vete pidiendo la “Green Card” y así te libras de los “Sindicalistos”.

  • 29.10.2012 eliocesar

    Hola Jordi, sigo tu blog hace un tiempo, te quería preguntar por los gays de log republican cabin, votan republicano porque son ricos ? E estado con chicos gays de miami , pero nunca de lugares como utah , sabes como es la situación de los gays en estados del cinturón biblico?

  • 29.10.2012 Jordi Pérez Colomé

    Eliocesar,

    votan republicano porque son conservadores, por el motivo que sea. Del mismo modo que hay gays que van a misa. Son cuestiones muy personales.

    Como puedes imaginar, ser gay en el cinturón bíblico no es cómodo. Los pocos que he conocido se refugian en zonas más liberales: cerca de campus universitarios, por ejemplo. Aunque es difícil generalizar.

  • 29.10.2012 Héctor

    Querido JJ: es realmente lamentable que el modelo laboral estadounidense sea “envidiable” para ti, no te puedo decir otra cosa. Respecto a la facilidad para despedir a alguien “si surgen problemas” como tú dices, te recuerdo que la última reforma laboral del PP establece un periodo de prueba de nada más y nada menos que 12 meses. Si un empresario o jefe necesita 12 meses para saber si el empleado vale o no para hacer el trabajo, el que no vale es el empresario o jefe.

  • 29.10.2012 Héctor

    Pero bueno, ¿el JJ se droga o qué le pasa? Niño, que meterse Interlobotomía en vena no es nada bueno para la salud mental!!!!!

  • 29.10.2012 Carlos Jerez

    Gracias Jordi por el artículo, siempre esta bien intentar reflejar la diferente situación de sindicatos y regulaciones laborales entre España y EEUU. Para bien o para mal (si comparamos la situación de cada mercado laboral sería para bien) cada vez nos pareceremos más a los americanos.

    Permíteme un offtopic sobre una cuestión que espero que nos informes tras tu periplo americano. La sucesión en China me parece un tema tan interesante como las elecciones en EEUU y estoy intentando hacerme un perfil de Xi Jinping. De momento parece un candidato de consenso, lo bueno es que el consenso tiende hacia más reformas en pro de mejorar la economía dando más peso al consumo interno, algo más de democracia y mayor lucha contra la corrupción. Me gustaría saber más, porque dudo sobre con cuanto fuerza acometerá esos objetivos y de cuanto margen tiene.

    Saludos.

  • 29.10.2012 Jordi Pérez Colomé

    Carlos,

    ahora mismo Xi Jinping es muy misterioso y muy off topic, pero será prioritario cuando regrese. Es probable que los próximos cuatro años sean más interesantes en China que en Estados Unidos.

  • 29.10.2012 mortiziia

    “JJ: Sí lo he leído. Raulito, un empleado sin cualificación, tenía que pluriemplearse cuando llegó a EE.UU. (hace 50 años) para llegar a fin de mes. ”

    Permítame este comentario respondiendo un poco a esta frase, JJ. Hoy día, 29 de octubre de 2012, no conozco a ningún trabajador aparte de los de altísima cualificación (ingenieros y doctorados en ciencias duras trabajando en grandes empresas) que no esté pluriempleado en los Estados Unidos. A ninguno. No estoy hablando únicamente de individuos sin cualificación, sino de enfermeros, profesores, periodistas, trabajadores sociales. Bueno, en realidad miento. Los que aún viven compartiendo piso sí que tienen muchas veces un único trabajo. Es cuando empiezan a casarse, tener hijos y tener que mantener una casa cuando empieza el pluriempleo. Hoy día, no hace 50 años, es imposible que, digamos, un mecánico y su mujer recepcionista de oficina, puedan mantener una casa de tres hijos trabajando menos de 60 horas por semana cada uno. Añado que no soy partidaria del modelo sindical que hay en España. De ahí a dar palmas con las orejas por el modelo de los Estados Unidos hay un trecho.

  • 30.10.2012 Jesus

    No voy a comentar sobre la disminucion de la influencia de las de las uniones , eso es sabido y ademas en el post se explica adecuadamente en base a las vivencias de Raulin, pero lo mas interesante que tiene este fenomeno es que hay trabajadores que creen — me imagino que los John esten en es grupo — que las uniones no los ayudan, sino que los perjudican.
    Pero bueno a lo que iba, es una idea falsa pensar que en USA todos los que tienen ingresos superiores a 250 mil dollares al año, o todos los millonarios, son conservadores, hay ejemplos de sobra de que no todos lo son… y es que muchos ponen los intereses y la seguridad del pais que les permitio triunfar por encima de sus mezquinos intereses a corto plazo.

  • 04.10.2013 Macos - kitosmoto

    Pero vamos a ver, es que estoy flipando. Como es posible que alguien pueda criticar el panorama lavoral de EE.UU cuando tienen un paro minimo mientras en España esto da pena. Los sindicatos son una aberración del pasado con reminiscencia socialistas, osea, la mejor manera de que los ricos tengan sus derechos y los pobres se mueran del hambre. En españa los sindicatos son ladillas socialistas que buscan sus propios intereses.En EE.UU no hay partidos de izquierdas, los democratas son de derechas de centro y los republicanos de derechas mas conservadoras, creo que mal no les ha ido. El socialismo es un grano en el culo, verguenza que tenga la palabra OBRERO en su nombre. Lo que hace falta es leyes que protejan a los obreros sin olvidarse de los empresarios y menos huelgas generales de paises bananeros. El que critica a España y ante pone a los sindicatos por encima de la estructuración laboral de EEUU solo se le puede calificar de un PROGRE ROJO RESENTIDO y rico, muy rico. Ojala aquí aprendieramos de EEUU en terminls laborales, ojala.

  • 20.10.2014 Liz

    Estoy con Macos-Kitosmoto… Nací y vivo actualmente en USA y no entiendo como pueden decir que se necesita tener varios trabajos para sobrevivir, aunque pueda ser verdad, es una verdad a medias. He estado en España con mi familia y aunque todos son profesionista ganan una miseria y viven muy por abajo de lo que la clase baja de acá vive. Es verdad que acá muchos tienen varios trabajos, pero no es para sobrevivir, es para sobresalir. Las personas extranjeras que vienen a un país de oportunidades como este no quieren parar, construyen casas en sus países de origen, mandan a sus hijos a escuelas privadas, visten de las mejores marcas, tienen los mejores autos. En fin, trabajan mucho porque lo desean no porque sea necesario. La ventaja de que no haya sindicayos, es que te valoran por tu trabajo, si eres buen trabajador ningún patrón te dejará ir. Es mejor que vivir en una sociedad laboral donde el sindicato tan solo por unos despidos (a veces necesarios) empieza a meter presión, es imposible que Nuevos talentos brillen y sobresalgan, si el sindicato siempre esta apoyando yvtapando los errores de mucha gente improductiva sólo por estar afiliados o por ser compadres. En fin, prefiero 18373737 veces mi sistema laboral. Soy profesora, divorciada con un niño y vivo muy por encima de lo que vive una persona de clase media en España.

  • 20.11.2015 Jamey Vanwright

    This is a fantastic web page, could you be interested in doing an interview about just how you designed it? If so e-mail me!

    http://www.etavisa.jp

TRACKBACKS

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia