ObamaWORLD

viernes 2 de noviembre de 2012

Cómo funciona la campaña de Obama por dentro

Chillicothe, Ohio

Tras el huracán, la campaña electoral ha vuelto a su ritmo. Quedan cuatro días para las elecciones y ya habrá solo espacio para los últimos mítines. Pero desde el sábado hasta el martes habrá otro protagonista menos vistoso: la campaña de base de Obama va a centrarse en llamar a las puertas de tantos votantes como pueda para recordarles el día y la dirección.

La campaña de base es uno de los temas que más me interesa en este blog. He hablado en otros posts. Desde que llegué a Estados Unidos, uno de los frentes que no he dejado de investigar cada día es: ¿cómo es este año la campaña de Obama por dentro?

La campaña electoral de Barack Obama tiene tres objetivos, según uno de sus encargados a Politico: “Veo las campañas como construir una lista. Puedes hacerla con nuevos votantes que apoyen al presidente. Puedes persuadir a los indecisos. O puedes hacer que más de tus partidarios vayan a votar”.

La campaña tiene tres métodos para lograr esos objetivos: primero, el candidato y otros políticos -mítines y debates-; segundo, los anuncios -en la tele y otros medios- y, tercero, la campaña de base. Los políticos y la tele se encargan de organizar el mensaje y de persuadir o convencer. La campaña se ocupa de aumentar el grupo de votantes y de hacer que vayan a votar.

He dicho otras veces que la ventaja de Obama sobre Romney en este campo es apabullante. Este año lo es menos que en 2008 -los republicanos están más entusiasmados-, pero la diferencia aún es abismal. En estos tres puntos explico cómo funciona la campaña de Obama y las diferencias con la de Romney.

1. La política da igual. La campaña de base de Obama es una empresa. Su objetivo es acumular gente y llevarlos a votar. Da igual lo que ocurra en los debates, lo que diga Romney o el último error del presidente. “Nosotros tenemos la cabeza metida aquí dentro”, me dijo una empleada de la campaña de Obama en el norte de Virginia.

El sistema es sencillo. Hace un año, la campaña empezó a alquilar locales comerciales en ciudades clave de los estados importantes (también tienen sedes en estados seguros o perdidos, pero destinan menos recursos). Las oficinas suelen ser locales en centros comerciales, al lado de otras tiendas, o despachos en edificios. Se alquilan unos meses hasta el 7 de noviembre y lo paga la campaña con sus donativos. A esas oficinas enviaron primero a un miembro a sueldo (se llaman field organizers, organizadores del terreno) para que empezara a montar la red de voluntarios.

El presidente Obama tiene su propia campaña de base, independiente del Partido Demócrata. Esta es por ejemplo una sede del Partido, que apoya a todos los candidatos del condado de Jefferson, en Ohio.

Esta es en cambio una sede de Obama: apoya solo al presidente.

La primera diferencia con Romney es que el candidato republicano se basa en las sedes de su partido para crear un satélite de su campaña. En todas las oficinas de Romney en las que he estado, al lado o en el mismo edificio había la de los candidatos locales. Esta por ejemplo:

La segunda gran diferencia es el número de oficinas por estado. Estas son las sedes de Obama en Ohio:

Aquí las de Romney. La proporción es similar en los estados disputados:

2. Qué hacen los voluntarios. Nada más llegar lo primero que hacen field organizers es buscar voluntarios. La columna vertebral de la campaña de Obama son empleados, pero sin los miles de voluntarios no llegarían a nada. A principios de año, buscaban primero “súpervoluntarios”, gente que conociera bien el terreno y tuviera tiempo para implicarse con responsabilidades: son los líderes del vecindario (neighbourhood team leaders).

Una vez montado el equipo, y con más field organizers según la importancia de la oficina, empieza la caza de voluntarios. En 2008 no hacía falta: había más americanos que querían que ganara Obama con entusiasmo. Fue el típico año donde la gente decía que llevaba treinta años sin meterse en política. En 2102 no es así: hay aún voluntarios, pero menos.

El esfuerzo por conseguir implicación crece durante la campaña. El equipo no ha sabido o no ha podido crear grandes lazos con sus votantes durante los cuatro años de presidencia. El momento más espectacular que he vivido fue en el mitin de Obama que vi en Richmond: docenas de miembros de la campaña pedían a los asistentes si podían hacer algo como voluntarios. Pedían siempre nombre, dirección, teléfono y correo. A mí me lo preguntaron tres veces en cuatro horas. Había unas 15 mil personas. Es un promedio increíble.

Lo primero que hacen cuando alguien pisa una oficina es lo pedirle los datos. La gente de Romney no es nada sistemática. En alguna oficina he preguntado cuándo se hacía canvassing: “Tú ven, te damos unas direcciones, algunos folletos y vas”, me dijeron a seis días de las elecciones. Nada más; esta era la organización. La campaña de Romney trabaja mejor los teléfonos; siempre hay algún voluntario llamando.

Los miembros del staff también están peor organizados. No hay criterios comunes en las oficinas: todas las de Obama se parecen, con los mismos cárteles y objetos; las de Romney, no. Las oficinas de Virginia de Romney tenían este cartel con ese lema; las de Ohio que he visto hasta ahora, no.

Para ser Romney el hombre de negocios, la campaña que funciona como una empresa solvente es la de Obama. Incluso el temor exagerado que tienen a hablar con los periodistas está organizado. Es un búnker de empleados asustados.

3. ¿Y ahora dónde están los votantes? Hay una organización, cientos de oficinas y empleados, y miles de voluntarios. ¿Ahora por dónde se empieza a buscar a los votantes? Las listas con las bases de datos llegan desde “la campaña”, el cuartel general en Chicago. De esto haré un post aparte o lo contaré en el ebook sobre la campaña.

Es el Santo Grial de la política electoral: ¿en qué barrio viven los votantes más probables? ¿Cuáles son los indecisos fáciles de pesuadir? ¿Qué tipo de mensaje hay que enviarles a alguien que nunca ha votado para que lo haga? Es pura ingeniería social.

Los voluntarios no suelen hacer persuasión, solo se encargan de recopilar información: qué le parece tal candidato o tal política, si las elecciones fueran hoy a quién apoyaría, La persuasión se la dejan a otros canales. Si el votante pide saber más, le envían o dan folletos. Pero no van con puntos específicos que hay que vender.

En una oficina de Romney pude coger una guía para llamadas. Es así de sencillo, con todas las opciones previstas: cada palabra está medida. “Hola, soy ____. Hago de voluntario para la campaña de Mitt Romney y el Partido Republicano para recordarle que su voto es importante en esta elección”. De ahí pasa a la pregunta 1. (Cuelgo la foto a un tamaño más grande con la esperanza de que se lea algo.)

En una oficina en Ohio donde he logrado hablar con más calma con un miembro de la campaña de Obama me contó que desde Chicago les habían ordenado peinar tres barrios del condado. En total, unas 17 mil personas. En estos meses había que descubrir los partidarios, los indecisos y preguntarles una y otra vez si habían votado. Para llamar y visitar a 17 mil personas se necesitan bastantes horas y manos.

Este tipo de estrategia tan precisa puede parecer extraña para no iniciados. Leslie es profesora de español en el oeste de Pensilvania. Como la mayoría, en 2008 se implicó más que este año. En 2012 aún no ha ido ningún día a llamar puertas y lo hará el último sábado porque la líder vecinal es amiga suya. En 2008, Leslie no entendía por qué debían ir una y otra vez a la misma calle con el peligro de molestar y perder a votantes cuando había barrios enteros en otras zonas que ni siquiera habían visitado.

Leslie le echaba la culpa al encargado de la oficina, “un californiano que no entendía esta región”. Pero la campaña es así: detecta un bolsillo de votantes posible y se centra en ellos; repetir calles no significa llevar el mismo mensaje a las mismas casas. Por ejemplo, la campaña sabe qué ciudadanos han votado en años anteriores. Hay que perseguir sobre todo a los esporádicos. Todos los datos se reúnen luego en un programa valioso llamado Vote Builder.

El nivel de sofisticación de Romney es ridículo comparado con esta maquinaria. La ventaja de los republicanos es que sus votantes son más fieles y constantes. Romney confía más en el discurso y en persuadir a los indecisos o votantes de Obama poco convencidos con argumentos electorales. Confia en que esos grupos desequilibren la balanza a su favor.

El problema para los republicanos es que la gente de Obama ya había previsto que iban a perder votantes y su primer objetivo fue aumentar el número para tapar esos agujeros. Si lo han conseguido y el electorado es tan o más demócrata que en 2008, se sabrá el martes que viene. Hasta entonces, Obama trabajará en tres frentes -púlpito, tele y calle- y Romney solo en dos -púlpito y tele. Hay un candidato que sale con ventaja.

Etiquetas: , , , , , , , ,

Comentarios 5 comentarios

Comentarios

  • 02.11.2012 AlbertoNahum

    El “Clear Full Hearts Can’t Loose” era el grito de guerra de una serie titulada “Friday Night Lights”, ambientada en el mundo del fútbol americano preuniversitario. Terminó el año pasado. Sin más, por si no lo sabías.

  • 02.11.2012 Jordi Pérez Colomé

    Ni idea, gracias. Según me dijeron, tocaba un cartel así antes de entrar en los debates para darse ánimo.

  • 02.11.2012 Mariana Vallenilla

    Admirable como los demócratas han organizado su campaña desde las bases, ¿Quién o quienes serán las mentes brillantes detrás de toda esta organización?

  • 04.02.2013 JOR

    Como podría conseguit el soft vote builder , ya que veo que puede llegar a ser muy útil, en caso de no poder ser este sabrias decirme alguno parecido?

    un magnifico blog.

    saludos,

  • 04.02.2013 Jordi Pérez Colomé

    JOR,

    es propiedad del Partido Demócrata. No está disponible. Su recopilación lleva años.

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia
Fatal error: Uncaught wfWAFStorageFileException: Unable to save temporary file for atomic writing. in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php:29 Stack trace: #0 /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php(567): wfWAFStorageFile::atomicFilePutContents('/usr/home/obama...', 'saveConfig() #2 {main} thrown in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php on line 29