ObamaWORLD

sábado 3 de noviembre de 2012

Estados Unidos es un país dividido

Sharonville, Ohio

Cada vez que voy a un acto político en Estados Unidos me sorprende ver las diferencias que hay entre el público. La cara y la ropa de los asistentes dan suficientes pistas para saber el color del acontecimiento. No es algo que ocurra solo aquí, pero las diferencias son clamorosas. En estas fotos se puede jugar a las diferencias. La primera es la más difícil, ambigua y sin carteles:

Esta también es difícil, por el frío que obliga a cubrirse y la distancia. Pero hay pistas:

Esta también es bastante complicada:

Esta es más sencilla:

Esta tiene el mismo problema que la anterior -frío y distancia-, pero se intuye.

Aquí ya es evidente:

Aquí también:

Esta es la única que no es mía; la he buscado porque se ve más de cerca:

Esta es la solución de las fotos, por orden: 1. Mitin de Bill Clinton en Chillicothe, Ohio; 2. Mitin de Barack Obama en Springfield, Illinois, en agosto de 2008 para presentar a su vicepresidente, Joe Biden; 3. Mitin de Mitt Romney en West Chester, Ohio; 4. Cola para entrar en un acto de Barack Obama en Richmond, Virginia. 5. Igual que la 3; 6. Mitin de Barack Obama en Richmond, Virginia; 7. Mitin del republicano Rick Santorum en las primarias de Florida en enero de 2012; 8. Acto de Romney sin especificar.

Aparte de los carteles, el modo más fácil de buscar diferencias es la raza: en el Partido Demócrata hay un 58 por ciento de blancos; en el Republicano, un 92. Si hay minorías, es más probable que sean demócratas. Pero también solo entre los blancos hay diferencias sutiles. Son las mismas distinciones entre progres y conservadores en otros países: gafitas, hombres con pelo largo, mujeres más o menos arregladas.

Pero estas diferencias no se limitan al aspeto. He hecho en este viaje ya unos 3 mil kilómetros por cuatro estados. Es fácil saber cuándo paso por una zona demócrata o republicana. Las zonas urbana, universitarias o deprimidas son demócratas, las áreas ricas y rurales son republicanas. Se nota en el aspecto de las casas, en los coches, en las ropa y se ve en los carteles que ponen de los políticos.

Esto no significa que un republicano no conozca a muchos demócratas, sino que solo conoce a los que son más o menos como él: sus vecinos o colegas de trabajo. Al resto ni siquiera los ven. Pocos saben a qué familias o cómo son los que reciben ayudas imprescindibles para seguir adelante.

Hace unos días, en los comentarios a un post de estos días, alguien decía que en España también es difícil cruzarse con personas de otras clases. El nivel es distinto: quizá sí entre los más ricos y los más pobres, pero hay una enorme franja en el medio donde es más ambiguo.

Aquí está mejor separado. En Estados Unidos, uno de los espectáculos más deprimentes es ver a adultos sin dientes y los barrios donde viven y los restaurantes donde comen. No son vagabundos. Esta mañana las dos personas que esperaban para limpiar mi habitación del motel no tenían dientes. No recuerdo en España la última vez que vi a alguien sin dientes. Aquí he visto en diez días al menos ocho.

El mitin de Mitt Romney en West Chester de las fotos fue ayer y fue más multitudinario en toda su campaña. En su discurso, Romney insistió en querer trabajar con “el otro lado del pasillo” para aprobar leyes más útiles. No pasará. Estas diferencias se trasladan a las cámaras políticas del país.

En charlas tras el mitin, dos personas me dijeron que el principal motivo por el que apoyaban a Romney era para “recuperar el país”. Si hay que recuperar el país, es que está en manos de no americanos. Es un juego peligroso.

¿Cómo se puede llegar a acuerdos con alguien de quien aspiras a recuperar el país? Obama llegó a la Casa Blanca con un tono distinto: “No hay estados liberales y estados conservadores, hay Estados Unidos de América”, dijo en 2004. Ayer en un mitin dijo en cambio que “votar era la mejor revancha” contra el obstruccionismo en el Congreso. Puede ser que sienta rabia porque crea que el Congreso le ha impedido hacer más en los últimos dos años. Pero la revancha no es la mejor plataforma. Si gana, su mandato no será amplio.

La verdad es que sí que hay estados liberales y conservadores. El desacuerdo sobre cómo llevar adelante el país es profundo y los dos candidatos representan opciones distintas. En este caso no se puede decir que todos los políticos son iguales. La mayoría de gente con la que hablo piensa que los del otro bando están tarados o son socialistas ateos. La buena noticia es que ninguna de las dos es cierta, pero para ganar una elección parece que haya que hacerlo ver.

No es nuevo. Los republicanos ya odiaban a Bill Clinton y los demócratas, a George W. Bush. Los políticos siguen usando la aspiración al bien común porque es bonita, pero no son capaces de cumplir luego. La moderación de momento vende solo entre los aparentes indecisos. En general, los principios de cada bando tienen más peso que el bien del país. O mejor, cada cual cree que sus principios son los mejores.

Así es la política y así es Estados Unidos: un país tan dividido como sus políticos. El próximo presidente -sea quien sea- lo tendrá difícil. Hay ligeras esperanzas de que en el futuro haya más tanto espacio en el centro que algún político se cuele, pero las explicaré mañana en el habitual post sobre a quién votaría yo.

*

La Guía para seguir las elecciones en Estados Unidos sigue a la venta solo aquí.

Etiquetas: , , , ,

Comentarios 12 comentarios

Comentarios

  • 03.11.2012 Albertone

    La verdad que es un placer leerte. Es asombroso como los pobres votan a favor de seguir siendolo. Lo cierto es que el patrón se asemeja a los actuales votantes de Le Pen en francia . Yo creo que la única explicación es no existencia de un partido socialista que les movilizara en su su momento.

  • 03.11.2012 Alberto Órfão

    Albertone, no creo que la explicación sea la falta de un partido socialista. La explicación son esa serie de cosas ‘básicas’ del americano rural común. Es decir, la religión, posesión de armas ‘para defenderse’, la familia, etc. etc., y siempre pondrán esos sus principios sobre cualquier otra cosa. Aunque sea su propia salud económica.

    Y que un ser humano actúe así para mí implica una falta gravísima de buena educación en el país.

  • 03.11.2012 Jesus

    Considero honestamente que Obama llego a la presidencia con las mejores intenciones se ser bipartidista pero se encontro con que lo miembros republicanos del congreso tenian un solo fin lograr: que fuera un presidente de un solo termino.
    Esto determino no solo la obstruccion a todas sus propuestas, sino que se retiraran ante la clara posibilidad de que fueran derrotados en las primarias republicanas — el Senador Federal Richard Lugar y el Gobernador de la Florida Charlie Christ son dos ejemplos de lo podia pasarle a un politico que se mostrara ligeramente cooperativo con Obama — todo el que fue sospechoso de pasar esa clara linea partidista y votar en alguna oportunidad junto a los democratas o tener un gesto que se pudiera tomar como de apoyo a Obama; “by the way” ya por ahi anda un twitter, que le envio Rupert Murdoch a Chris Christie, diciendole que reafirme su apoyo a Rommney “or take blame for next four dire years.”
    Los republicanos se estan llevando, con sus posturas extremistas mostrarse solo como los representates de los mas ricos y de los “blancos”, en un pais donde los mas ricos no llegan al 2% de la poblacion y que es cada vez mas diverso en el aspecto racial, a un callejon sin salida.

  • 03.11.2012 Pedro

    Jordi

    Siempre que se habla de estas divisiones, hay una, la de republicanos ricos, demócratas pobres, que me chirría. Y es que casi todos los estados con mayor renta per cápita son mayoritariamente demócratas (la costa Este, California, ..) tradicionalmente.

    ¿Cómo encaja este dato con la percepción anterior?

  • 03.11.2012 Jordi Pérez Colomé

    Pedro,

    es que no es “todos”. Los ricos votan más republicano, pero muchos ricos votan demócrata. Lo mismo pasa con los pobres: suelen votar demócrata, pero no todos y no siempre.

    Hay un factor importante: la educación. Los ricos con más educación votan republicano, pero menos.

    Es por tanto un problema de matiz. En los estados que dices hay muchos ricos con doctorados, muchas universidades, muchos sindicatos y muchas minorías: es el cóctel demócrata perfecto. Eso no quiere decir que los republicanos no logren el 40 por ciento de los votos. Son también muchos millones de personas.

  • 04.11.2012 Gaze

    No todos votan por las enchiladas de un multiculturalismo universal y “ciudadanos del mundo”, tampoco por “la mejor revancha”…

    El martes seis, a la siete de la mañana estaré vestido de gala, con mi impecable tuxedo para las fotos con el grupo de gente que trabajó para Romney (y que seguirá dándole batuta hasta el lunes del medio día). La fotica será frente al recinto estudiantil donde nos corresponde votar muy cerca del capitolio de St. Paul.

    Este blog y su dueño acierta en muchas cosas, pero no así el opinante que va por las ramas cortando fresas una por una. Pues, no sabe el opinante que muchos como yo el voto no va para el color de piel como las fotos de Jordi. Eso no nos interesa. Tampoco el voto va para mejorar la injusticia social de los desposeídos o contra la avaricia de los ricos “blancos”. No será tampoco porque apoyo a los homosexuales, o los abortos; tampoco será por los excesos militares, o los republicanos o el odiado Te Party; tampoco será por los demócratas o libertarios-constitucionalistas. No será porque creo en un multiculturalismo ni en globalismos sin causa alguna, ni extrañas ideas socialites-remodeladoras del testarudo calvinismo individualista y meritocrático del país. O aquello de la píldora humanista de un “compartir justo para todos” y retorno a la luz de la vela y verduras orgánicas del patio trasero para no dañar el planeta.… Mi voto será estrictamente ECONOMICO. Para robustecer la clase media; subir el GDP nacional, acortar el número de parados (24M.). Disminuir los 16trillones de deuda nacional; incrementar la seguridad nacional del país, reducir la intervención gubernamental de la vida civil; limitar los “billetes de comida gratis” a la mitad (hay cien millones que viven a la pecha, el triple desde que Obama tomó las riendas). Redefinir el Obamacare según necesidades de cada estado y no nacional. Eliminar excesos regulatorios que ha desfavorecido tremendamente al empresario medio dejando comunidades enteras como ciudades fantasmas. Voto para entregar dinero a las ciencias y tecnología de punta como NASA; para detener el abuzo chino del mercado internacional que abarata su billete para que otros paguen el consumo de sus productos de comodidades. Para reducir la corrupción de las uniones rojas de Saul Alinski y Frank Marshall Davis -cosa patente de Wisconsin y Chicago.

    En fin, votaré por el hombre que no deja muertos en el oriente cercano del watergate-Bengasi. Votaré por un líder, netamente americano que sepa litigar la política del status quo-oligarca de Washington DC, pero eso sí, sin quejarse de la cagada que dejó el otro. En realidad, votaré por la persona que predique la unión social del país y deje de lado las enchiladas de los colores y el Gandi-nismo “universalista de ciudadanos del mundo”. Votaré por Romney porque sé que no aprovechará la humildad y rebeldía social de los más desposeídos como asidero político para ventilar vendettas y resentimiento social contra “los ricos blancos” (y ricos negros, porque también los hay, créanlo…). Votaré por ese que no acusa a las avarientas corporaciones de la Wall Street ni acusa la fortuna del éxito… Mi voto va para el mormón Mitt Romney que sé que no irá dando rebotes por ahí en el medio oriente excusándose de que el “país se ha portado mal con el resto del planeta”. Y bueno, si pierde, mi conciencia se queda tranquila y que paguen los platos rotos los que votaron por la píldora dorada. Y si gana, lo celebraré regresando a mis deberes que he paralizado durante casi cuatro años, diré que valió la pena el esfuerzo y vamos ya, al cambio y cuento nuevo.

  • 04.11.2012 Jordi Pérez Colomé

    Gaze,

    magnífico endorsement. Ahora haré el mío (aunque no pueda votar). Podrías enviar una foto con tuxedo. Lástima que vivas en Minneapolis. Me hubiera encantado ver ese momento.

  • 04.11.2012 Jesus

    Jordi, pero ten presente que el tuxedo es alquilado… y solo por un dia.

  • 04.11.2012 Miguel Asensio Suarez

    San Francisco es la unica City en la que viviria.

  • 05.11.2012 elio cesar

    Jordi es cierto que hay de facto, una guerra cultural en estados unidos? , cuanto hay de los que piensan que se prevee una balcanizacion total de américa para los próximos años? una guerra civil ?
    Hay teorizantes que dicen que estados unidos no puede sobrevivir unido mucho tiempo mas. Si se avizora una guerra civil en el horizonte , de lo cual se esta hablando mas y mas , sera mucho mas sangriento de lo que suponen, porque no es la costa este costa este contra el resto , se trata de pequeñas zonas rurales , contra regiones urbanizadas incluso en un mismo estados.
    Cuando uno va desde lo profundo de dixieland hacia el norte esta atravesando fronteras filosóficas , culturales religiosas cada ves mas profundas , mas que estados nacionales, y como tu bien señalas incluso en los estados mas rojos tendrán su quinta columna , los negros.
    Por otra parte esta el factor mexicano, por debajo de california y nuevo México , estados unidos va a desaparecer en lo que corra el siglo, no solo por la continuidad geográfica con México, por la cultura por el lenguaje , porque eso también era México, y porque están siendo colonizados por mexicanos , que en realidad son de allí y jamas se fueron. Si se tratara de aplicar todo el peso de la ley para los “ilegales” que allí viven ya no podrían hacerlo. Tendrían que hacerlo con el ejercito.

  • 05.11.2012 Juancho

    En resumidas cuentas Gaze antepone el dinero a las personas y vota en consecuencia.

    Yo si viviese en un país en el que ser pobre implica que si enfermas morirás no me sentiría especialmente orgulloso de ello.
    Seguid anteponiendo el dinero a la gente, al final los de abajo son más, siempre son más… Y la paciencia se les acabará.

  • 06.11.2012 PedroS

    Cuando se va a un país que no se conoce o que hace mucho que no se ha visitado, además del recurso de los datos estadísticos más tradicionales (PIB/hab en SPA,el porcentaje de población activa y ocupada sobre el total, el sueldo medio por trabajador y sus desviaciones o el número de hogares en umbral de la pobreza, no siempre sencillas de encontrar), existen dos indicadores rápidos e infalibles de la situación de la economía del Estado y de la de sus habitantes. El primero es el estado de la pintura de las carreteras. En eso es en lo primero que empieza a ahorrarse cuando no van bien las cosas. La otra, el estado de la dentadura de las personas. Ese es uno de los primeros gastos que uno aplaza cuando no ld llega el dinero.

TRACKBACKS

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia