ObamaWORLD

martes 6 de noviembre de 2012

Obama sale con ventaja y otros nueve puntos para seguir las elecciones

Columbus, Ohio

Estados Unidos ya vota. A medianoche terminaron los dos mítines de los candidatos. También a medianoche votaron dos pueblos de New Hampshire, para seguir una tradición de 1948: en Dixville Notch hubo, por primera vez en la historia, un empate a 5; en Hart, Obama obtuvo 23 votos, Romney 9 y el libertario Gary Johnson 2.

Hoy martes el presidente Obama jugará a baloncesto en Chicago y Mitt Romney votará primero en Belmont, Massachusetts, y luego hará actos en Pensilvania y Ohio. Esto es lo que hay que saber para seguir la campaña hoy.

1. La ventaja es para Obama. Durante toda la campaña Obama ha tenido una ventaja pequeña pero constante en los estados clave. En Estados Unidos hay 538 votos electorales -cada estado tiene según su población. El candidato que gana la elección en un estado se lleva todos los votos electorales. El primero que llega a 270 es presidente.

El lunes se publicaron 25 encuestas de estados disputados. En solo cuatro ganaba Romney. El huracán Sandy no ha cambiado la tendencia de la elección, pero los sondeos nacionales dan ahora también una pequeña ventaja al presidente. Es muy difícil que todas las encuestas se equivoquen, pero puede ser. Hay un cierto acuerdo de que Obama va a ganar:

Las medias de encuestas en 2004 el día antes de la elección daban para Bush el 48,9 por ciento; Obama estaba el lunes en 48,8. Estas son las previsiones de unos cuantos expertos. Hay algunos que son partidistas. Aquí, aquí y aquí tres conservadores notables dan la victoria a Obama.

A pesar de la alegría, si gana, Obama será el primer presidente en la historia que lo hará sin lograr un estado nuevo respecto a su primera elección. Será también -probablemente- el primero desde Andrew Jackson en obtener menos margen en voto popular que en 2008. Entonces obtuvo 365 votos electorales, con 69 millones de papeletas y un 52,9 por ciento.

2. Las elecciones de Nate Silver. A pesar de estos datos probables pero inciertos, estas elecciones han consolidado a un fenómeno nuevo: Nate Silver. Silver ha creado un modelo estadístico que da hoy el 92 por ciento de opciones de victoria a Obama.

Silver tenía un blog llamado FiveThirtyEight -el número de votos electorales- y lo fichó el New York Times. En 2008 acertó 49 de los 50 estados de la elección y los 35 senadores; en 2010, acertó con 34 de los 36 senadores.

Su modelo no es solo las medias de las encuestas que vemos todos. Incluye además variables que dan más o menos valor a otros elementos basados en elecciones previas: precisión de las empresas de demoscopia, universos, variables económicas, popularidad del candidato. Es, según él, las encuestas más “una salsa secreta”.

El modelo de Silver, como se ve en el gráfico, ha dado la ventaja a Obama desde junio. El descenso es después del primer debate y la recuperación es mucho antes del Sandy. Los conservadores han criticado mucho la teoría, pero Silver ha aguantado el tipo. Si gana Obama con unas cifras parecidas a las que da, será un nuevo genio. Si no, irán a por él con crueldad. Se juega mucho.

Si le sale bien la apuesta, en próximas elecciones será inevitable concederle todo el valor. Algunos periodistas quieren infravalorarlo porque les quita emoción: nadie leería esto si Obama tuviera el 92 por ciento de opciones de ganar. No hay que desesperar, se podría escribir de otros asuntos.

3. El momentum. Romney no tiene ningún dato que dar para demostrar que va a ganar. Solo el “momentum“, que se traduciría como una sensación creciente de éxito, que se retroalimenta: buenas noticias traen más buenas noticias y más votos. Los republicanos basan esta sensación en la asistencia a sus mítines. “Mira esta multitud, qué energía”, me decía un asistente a un mitin de Romney en West Chester, Ohio. Desde su campaña envían vídeos para animar a los seguidores con este asunto: “Mira, es un movimiento nacional”.

Imagen de previsualización de YouTube

Es loable y sintomático. Ha habido días en los que se han comparado sin desmerecer a las de Obama, pero con eso solo no basta. La eficaz cuenta de twitter de su asistente personal no para desde hace días de tuitear fotos del público y añadir “wow!” Es mejor que nada, pero no es decisivo.

4. Florida y entonces Virginia y Carolina del Norte, y luego Pensilvania, y para acabar Ohio, Wisconsin, Iowa y Nevada. Este es el orden de interés mañana. Si Romney pierde Florida, adiós a la presidencia. Si Obama logra ganar Virginia o Carolina del Norte, lo tendrá cerca. Pero si Romney gana los tres, empezará el temor en la campaña de Obama.

Todos los ojos estarán en Pensilvania, que desde hace unos días Romney intenta ganar. Es difícil, pero si lo logra Obama tiene un problema  serio. Si no ocurre y Romney se queda los tres primeros y Obama con Pensilvania, saltamos al Medio Oeste decisivo. Ohio, Wisconsin y Iowa son los estados con los que cuenta Obama para ganar y donde es favorito. Con Pensilvania y esos tres tendría la presidencia, 271.

Si Romney logra por ejemplo arrebatar Iowa, quedan Colorado, Nevada y New Hampshire. Solo con Nevada -que lo tiene a favor- Obama sería también reelegido. Tiene muchos más caminos que Romney.

5. Se puede complicar en Ohio y Florida. Si mañana a medianoche aún cuentan votos en Florida y Ohio, peligro. En los dos estados hay ya líos considerables sobre la legalidad de muchos votos por correo y anticipados. En Florida, el Partido Demócrata puso una denuncia para que los colegios abrieran más horas este fin de semana debido a la gente que se quedaba sin votar.

Un paquete sospechoso canceló las horas en otro colegio de votación anticipada en persona. El gobernador y el congreso estatales habían limitado los días de votación anticipada de 14 a 8 y quitaron el último fin de semana. El objetivo es que vote menos gente.

Además, este año, en la papeleta de Florida hay 11 enmiendas a la constitución estatal propuestas por el congreso. Muchas tienen un matiz conservador: limitar el dinero público para el aborto, poder dar fondos públicos a colegios religiosos, limitar la aplicación de Obamacare en el estado.

Tiene dos objetivos: primero, complicar el voto y alargar por tanto las colas -como en la foto-, y segundo, promover el voto conservador. Por el bien del país, mejor que gane un candidato sin depender del recuento en Florida. En Ohio puede haber problemas similares con el voto anticipado, pero menos evidentes.

6. El miércoles todo será fácil. En el mitin del lunes de Obama en Columbus, la única pregunta era “¿cómo lo ves?” Mañana todos lo verán fácil. Será evidente por qué uno de los dos candidatos ha ganado. No será verdad. Aunque la sabiduría popular pone a Obama por delante y muchos han hecho sus apuestas, nadie tiene claro nada.

Ojo mañana con las grandes declaraciones. También cuidado mañana con twitter. Las primeras elecciones con twitter romperán récords.

7. Si Obama gana. El día 7 de septiembre tendrá un gran problema: superar el “acantilado fiscal” con un Congreso republicano, que ya ha repetido que no quiere subir impuestos. Será de nuevo como en 2011 y con solo 16 días legislativos hábiles hasta el nuevo Congreso. No habrá tregua. Todo apunta a que el senado se mantendrá demócrata.

Un 1 por ciento separa a Obama de ponerse al nivel de Reagan o Clinton. “Puede ser una elección de legado”, me decían el otro día en el sur de Ohio. Si Obama gana, la economía se recupera y el déficit se reduce, puede dejar en bandeja la elección a otro demócrata.

8. Si Obama pierde. Sorpresa brutal, terremoto, depresión, caída libre. La decepción después de una elección histórica en 2008 es inimaginable. Los republicanos -solo con pensarlo- ya ríen. Con un candidato limitado como Romney se habrían cargado a la estrella demócrata de su generación.

Todas las miradas estarían en Hillary para la revancha en 2016. Tras el llanto, el clamor sería terrible. Obama sería un nuevo Jimmy Carter o George Bush padre, un presidente simpático pero incompleto. La historia es poco amable con los presidentes de un solo mandato. Tendría sus fundaciones y misiones de paz, pero su influencia en el mundo sería endeble. La emoción ya le pudo anoche en su último mitin:

9. Si Romney gana. El panorama es parecido al de Obama, pero con un problema añadido: Obama sería el presidente hasta el 20 de enero -entonces, por cierto, cambiaría el nombre del blog. Con dos presidentes y el Congreso, la solución se alargaría. Es una situación poco clara.

A partir de ahí, se entra en terreno desconocido: qué presidente sería Romney. Habría que ver primero de quién se rodea y a quién hace caso. Su número dos, Paul Ryan, tendría en seguida trabajo para controlar el Congreso.

10. Si Romney pierde. Es la guerra. No habrá acabado aún el discurso de concesión que las futuras piezas del Partido Republicano ya dispararán. ¿De quién ha sido la culpa? ¿Hacia dónde habrá que ir? Si los moderados no ganan, habrá que probar con un conservador real, dirán algunos. Otros intentarán promover un camino más moderado.

El lunes hablé con Rob en el mitin de Obama en Columbus: “Es la primera vez en mi vida que voto a todos los candidatos demócratas; el programa republicano es insostenible”. Dice Rob que él es el típico que podría votar por un republicano moderado: conservador en lo fiscal, comprensivo en lo social. El Partido deberá pensar bien qué hace. “Podría surgir un tercer partido”, decía Karen mientras hablaba con Rob. Podría, pero ahora mismo parece una aventura lejana.

“Estamos con una demografía que es como una boa constrictor que nos aprieta cada elección más”, dice un ex asesor de Bush. Los republicanos confían demasiado en el voto blanco, que cada elección se reduce.

Esta vez es quizá la última que pueden intentar ganar en base a hombres blancos. En 2016 será inviable. ¿Qué debe hacer el Partido para atraer a minorías, jóvenes y más mujeres? Será una de las grandes historias de los próximos cuatro años.

Pero antes de todo esto, deben pasar estas elecciones. A disfrutarlas.

*

Por última vez ya, aquí está para quien le interese la Guía para seguir las elecciones en Estados Unidos.

Etiquetas: , ,

Comentarios 8 comentarios

Comentarios

  • 06.11.2012 doc

    es para echarse a llorar que el país al que inevitablemente vamos a imitar el resto de países del planeta elija entre dos opciones de gobierno que son lo horrible o lo espantoso.
    Obama es la continuidad del sistema económico que nos ha llevado a la miseria, el capitalismo mezquino, avaricioso, inhumano, ruín.
    Pero la alternativa… es aún peor!!!!!
    Y además, no es sólo peor sino que representa a un colectivo de fanáticos religiosos retrógrados y oscurantistas.
    Qué más da que gane Romney. From lost to the river.

  • 06.11.2012 JD

    Pregunta de un friki que pasa de Fernando Alonso cuando corre a las tantas en Malasia pero es capaz de pasar mucho sueño cuando llegan las elecciones americanas (mi única excusa es que soy padre de una wisconsinita de seis años):

    ¿Qué me aconsejas: acostarme muy tarde o madrugar mucho si quiero disfrutar de la emoción del recuento?

    Un saludo desde España,
    JD

  • 06.11.2012 Juan

    Ayer escuchaba a Vicente Valles en la Brujula que se ha desplazado a USA para el seguimiento de las elecciones y escuchándole solo pensaba que demonios hace este tío allí, al que tendrían que llamar es al de obamaworld.

    En fin que es un gustazo leerte.

  • 06.11.2012 Roberto

    Hola, Jordi. Me das mucho que pensar con varios de los puntos, gracias. Tengo una duda con el punto 1: ¿en todos los estados se compite al “todo o nada”? había oído en televisión que en algunos es así y en otros los delegados se reparten proporcionalmente. Saludos.

  • 06.11.2012 Daniel Cañueto

    Es brutal las ganas de vender máxima emoción de los medios españoles sobre las elecciones americanas, aprovechándose de la ignorancia del español medio sobre el tema.

    Hoy, la Sexta Noticias vende que hay una sorpresa de última hora y Romney acaba de superar a Obama por un punto de porcentaje, con declaraciones incluidas de la corresponsal de sentir ese cambio de rumbo.

    Modus operandi:

    – Sólo dan el dato de una encuesta (Gallup). En esta página se observa cómo sólo dos de doce encuestas dan más apoyo a Romney y ocho a Obama.

    http://fivethirtyeight.blogs.nytimes.com/2012....nger-odds/

    – En la misma página se ve que la misma empresa que hoy da un punto de más a Romney en la anterior encuesta daba cinco puntos de ventaja a Romney.

    Al final, esa sorpresa de última hora a favor de Romney consiste en que Obama ha recortado cuatro puntos a Romney según una encuesta.

  • 06.11.2012 Jordi Pérez Colomé

    JD,

    la hora claves será entre 4 y 5 de la mañana. Si aguantas es mejor, así sigues todo el proceso.

    Gracias, Juan.

    Roberto,

    sí, era para no alargar más con detalles. Dos estados pequeños -Nebraska y Maine- reparten sus delegados proporcionalmente.

    Daniel,

    sí, lo he visto otras veces. Pero lo mejor ahora es que si te interesa ya puedes ir a fivethrityeight u otro y ver qué pasa en realidad. Todos salimos ganando.

  • 06.11.2012 Jesus

    Muy bueno este post Jordi, esperemos el resultado de las elecciones para hacer los comentarios post electorales; coincido contigo — y con la mayoria de los analistas serios — las elecciones parecen decididas a favor de Obama, pero hay que esperar por los resultados finales. Lo ideal fuera que Obama ganara la Florida, y ahi todo terminaria, pero por aca los republicanos han hecho todo lo posible para entorpecer la participacion y eso es sintomatico.
    Gracias por los post — de lo mejor que he visto en español — y nos vemos despues de las elecciones.

TRACKBACKS

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia