ObamaWORLD

Miércoles 30 de enero de 2013

Las cuatro claves de la posible reforma de la inmigración en Estados Unidos

Estados Unidos intenta por sexta vez en ocho años reformar su sistema de inmigración. Esta vez hay más opciones porque han cambiado tres cosas: primero, sobre todo, el grupo más afectado -los latinos que ya son ciudadanos- son cada vez más decisivos para ganar elecciones.

Segundo, hay un senador republicano y estrella del Tea Party, Marco Rubio, que se ha erigido en protagonista de la reforma e intenta convencer en los medios más conservadores a su parroquia. Los grandes opinadores republicanos no quieren perjudicar el futuro de su gran promesa. El problema es que sin el apoyo de Rubio, la reforma se vuelve casi imposible.

Tercero, cada vez más americanos creen que hay que hacer algo con los inmigrantes sin papeles: un 71 por ciento cree que deben quedarse, aunque no todos piensen que debe dárseles la ciudadanía. Pero hay algo también importante: la inmigración ya no es una prioridad para la mayoría de ciudadanos. Es un asunto menor, con lo que tiene menos peso. Ahora son los políticos quienes están interesados en avanzar. Es un detalle importante.

Es en suma el mejor momento para poner orden en el sistema de inmigración americano. Pero puede fracasar. En el Congreso hay políticos que vienen de distritos muy conservadores y su reelección depende de votar no a una reforma. Hay además muchos detalles que pueden no encajar entre las prioridades de ambos partidos. Son en estos cuatro ámbitos.

1. El control de la inmigración ilegal y los sin papeles. En 1986 Ronald Reagan hizo una amnistía para 3 millones de inmigrantes. En 2007 había de nuevo 12 (ahora hay 11). Los republicanos no quieren volver a reformar la inmigración en diez años.

Para evitarlo, proponen sobre todo tres cosas: cierre riguroso de las fronteras, control de los inmigrantes que entran con visado legal pero luego se quedan cuando caduca y más vigilancia a las empresas que contratan a sin papeles. El reto más difícil parece las fronteras, pero el sistema de control en las empresas está más por hacer.

Obama ha sido un presidente duro con la inmigración ilegal, así que la mayoría de estas medidas fronterizas ya están en marcha. Los objetivos de control de la frontera con México que exigía la ley en el último gran intento de reforma en 2007 ya han sido alcanzados: prometió 20 mil guardas fronterizos y hay más de 21 mil; prometió más kilómetros de barreras, más torres de vigilancia y más drones, y todos los objetivos se han superado.

El año 2012 fue el que más deportaciones hubo en la historia: más de 409 mil. En 2011 fue el año con menos capturas en la frontera; puede ser que más se escabullan, pero es más lógico pensar que menos lo intentan por miedo a que les pillen. A pesar de todo, la frontera no es impermeable.

Los republicanos creen que aún se puede mejorar. La propuesta bipartidista del senado incluye una comisión de políticos de los estados de la frontera y especialistas que dictaría si las medidas suplementarias son efectivas. Entonces se podría empezar a legalizar a los indocumentados.

El problema es que aún no se ha definido si la decisión de esta comisión es vinculante. Los senadores reconocían que será un punto complicado. En el comunicado de Marco Rubio tras el discurso de Obama, era el primer punto de desacuerdo.

2. La inmigración legal. Otra pata para evitar la inmigración ilegal es que los candidatos a entrar en el país como sea sientan que hay alternativas viables. Hasta ahora, el sistema legal no ha funcionado con agilidad. Es un asunto difícil.

El marco general de la propuesta del senado dice: debe permitirse a las empresas contratar inmigrantes solo “si pueden demostrar que encontrar a un americano para cubrir una vacante fue imposible y la contratación de un inmigrante no desplazará a trabajadores americanos”.

Es un tema delicado para sindicatos (el entonces senador Obama se opuso en 2007 al programa de cupos que proponía el último gran intento de reforma). La propuesta del senado hace una excepción con la industria agrícola, lobby cercano a los republicanos.

3. La legalización o la ciudadanía. Los dos partidos están de acuerdo en que debe ofrecerse a los 11 millones de inmigrantes sin papeles ya en Estados Unidos un camino a la “ciudadanía ganada”, según los demócratas, o a la “legalización”, según los republicanos.

La palabra crítica aquí es “amnistía”. En sus entrevistas a Marco Rubio, los locutores conservadores evitaron la palabra como acusación. Rush Limbaugh la usó solo para referirse a lo que hizo “a su pesar” Reagan en 1986. Es un buen síntoma.

La legalización es tener la “tarjeta verde” y poder trabajar en Estados Unidos. La ciudadanía es tener todos los derechos. El presidente quiere que el camino hasta la “ciudadanía” esté definido desde el principio. Los republicanos no están dispuestos a ofrecer la tarjeta verde sin más control.

El proceso está lleno de dudas. No está claro el período que habrá antes de la tarjeta verde ni los años que habrá hasta la ciudadanía. Sí se sabe que primero deberán pasar un control sobre antecedentes delictivos y pagar los impuestos que deban más una multa. Además hasta que no sean ciudadanos -si llegara- no podrán disfrutar de programas federales como la nueva reforma sanitaria (si de golpe entraran millones de inmigrantes con pocos recursos el sistema se hundiría).

El problema para los republicanos con la ciudadanía es que se pueden encontrar con 11 millones más de votos que serán en su mayoría para los demócratas. No es ahora un problema inmediato. Sería como muy pronto en las elecciones de 2020. Rubio sabe que debe tratar el asunto con delicadeza.

El presidente lo tiene más fácil: primero, el senado debe ponerse de acuerdo. Si no lo hace, la Casa Blanca presentará su propuesta de reforma. Si no la aprueban, la culpa de nuevo para los republicanos. Será el cuento de nunca acabar.

4. Los toques progres. El presidente Obama quiere que la reforma incluya una enmienda que proteja a las parejas del mismo sexo. El senador McCain ha dicho que no lo ve de “la máxima importancia”. Según dicen aquí, “hay al menos 28.500 parejas del mismo sexo en Estados Unidos en las que al menos un miembro no es ciudadano, y 11.500 donde no lo es ninguno de los dos”.

Es el típico asunto que puede complicar aún más las negociaciones. Como dice el New York Times, “son solo los pasos iniciales de un baile complicado”. Si hay reforma, se aprobaría hacia el verano. Hay ganas políticas, pero no será fácil. El baile empieza ahora.

*

Para quien lo haya visto, ya ha salido el ebook sobre las elecciones de Estados Unidos: La historia de tres campañas. Por qué Obama ganó otra vez.

Etiquetas: , , , ,

Comentarios 7 comentarios

Comentarios

  • 30.01.2013 BloodyKefka

    Seré un poco idiota, pero las reformas que se centran demasiado en proteger las fronteras y no en dar una alternativa que precisamente transforme esa inmigración en legal fracasan estrepitosamente. Como bien dices la frontera no es impermeable ¿No llegaría un momento en que proteger tanto el pais de incursiones ilegales no saldría rentable? No se, los republicanos quizás deberían plantearse que las incursiones seguirán llegando, que quizás nunca haya una reducción “suficiente” de éstas y que quizás haya otros medios más efectivos para luchar contra los problemas derivados de la inmigración ilegal, como la delincuencia. Por otro lado, lo de “contratar a un inmigrante si no consigues llenar tu puesto con un americano” sobre el papel es lógico (y de hecho en Europa es igual), pero no todos los americanos quieren trabajar en esa vacante y dificultar el acceso legal a un puesto de trabajo por parte de un inmigrante podría fomentar precisamente que intente acceder al país por medios ilegales. En España es lo que en cierto modo ha ocurrido.

    No se, digo yo. Debo respetar las aspiraciones de los repuclianos, pero siempre me han parecido que eso no ayuda a solucionar el problema, sino a entorpecerlo.

  • 30.01.2013 Jordi Pérez Colomé

    Los republicanos necesitan una salida política ante sus seguidores para justificar la amnistía. De ahí tanto control. Al menos servirá para reducirla, como ha pasado ahora: hay menos inmigración ilegal que hace unos años. Pero puede ser por la crisis económica.

    A quien le intereses, en la página de Facebook hay más comentarios sobre este post: http://www.facebook.com/obamaworld

  • 31.01.2013 elio cesar

    No se de que se estarían preocupando los de usa , la inmigración que reciben es principalmente mexicana , o sea occidentales , por cultura , de la misma civilización que los estadounidenses.
    Ni punto de comparación con Europa que recibe islámicos y africanos que odian a occidente . Los mexicanos no quieren destruir su propia civilización .
    Ademas fueron ellos mismos quienes corrieron esa frontera.

  • 31.01.2013 BloodyKefka

    Por lo que veo Elio Cesar es un experto en meter temas con calzador…

  • 02.02.2013 elio cesar

    Solo digo lo obvio , la cultura mexicana , descendiente de pueblos mediterraneos no es tan diferente de la anglosajona . No es idéntica cierto , pero se puede convivir .
    Bloody kefa , yo se QUIEN SOY , una pena que tu no sepas quien eres tu .

  • 31.03.2013 Paulina

    El poder de Estados Unidos se ha enfocado tanto tiempo en la guerra y la paz en los países del otro lado del mundo que se ha olvidado de América.

    ¿Quienes son esos inmigrantes ilegales? personas que no tienen ninguna oportunidad de hacerse una vida en México, centro y Sudamérica, sin estudios y sin propiedades.

    ¿Cual es una posible solución? Darles una oportunidad de trabajo en sus propios países, pero en vez de eso, Estado Unidos solo saquea las materias primas y no permite que sean países productivos.

    También, ¿donde está Canadá en todo este asunto? protegiéndose del frió a ellos mismo, olvidándose del resto del continente. Aunque sus leyes de migración no sean tan estrictas no se le debe quitar responsabilidad, ellos también deben ayudar a que haya un crecimiento económico y en la educación del sur.

    México tampoco ha puesto muchos filtros, al contrario empeora todo con la violencia en el ejercito y la policía, aunque sus leyes sean a favor de los inmigrantes sureños, es por las vías de México que llegan millones de personas a otra barricada en la frontera.

    No creen que en vez de tener una barrera de miles de kilómetros, con torres de vigilancia y cerrando cada vez mas fronteras, eso cuesta una fortuna, bien podría ser ayudar a que países como el Salvador, Costa Rica, Honduras, Colombia, y México por supuesto, tuvieran la manera de ser productivos, de que no haya violencia y que tengan oportunidades de empleo bien remunerado.

    Se que Estados Unidos tienen sus propios problemas internos, pero si quiere detener la inmigración ilegal, por mas filtros que ponga en sus leyes las personas encontrar la manera de brincar el cerco con tal de tener algo en sus manos.

  • 10.05.2014 lissa

    ME ENCANTO TU COMENTARIO PAULINA. APLAUSOS DESDE ACA. HOJALA PUDIERAN LEERLO LOS QUE TIENEN EN SUS MANOS EL PODER DE CAMBIAR O REFORMAR LAS COSAS. DESAFORTUNADAMENTE LOS INMIGRANTES, COMO BIEN DICES, SE VEN EN LA NECESIDAD DE “BRINCAR EL CHARCO” PARA TRAER ALGO EN LA BOLSA, POR QUE TRISTEMENTE EL PAIS AL QUE PERTENECEMOS PREFIERE VER AL PUEBLO JODIDO Y AGACHADO, ASI NO HAY QUIEN LOS CUESTIONE.

http://www.obamaworld.es/comprar-dapoxetina.html http://www.obamaworld.es/sildenafil-venta.html http://www.obamaworld.es/viagra-venta.html