ObamaWORLD

Miércoles 20 de febrero de 2013

Tres historias de espías

Recordatorio: el crowdfunding para viajar ahora a Egipto sigue en marcha aquí. 

*

En España se han puesto de moda las historias de espías. Por el mundo también hay, pero son distintas. En los últimos días, han salido tres, de distinto tipo e implicaciones.


1. La misteriosa muerte del científico en Singapur

Shane Todd era un joven americano licenciado en ingeniería eléctrica en Florida. Luego fue a la Universidad de California a investigar sobre materiales y transmisión. Estuvo allí cinco años, entre 2005 y 2010. Cuando terminó recibió varias ofertas y escogió el Instituto de Microelectrónica de Singapur.

Al cabo de un año y medio, el trabajo no le convencía y decidió volver a Estados Unidos. Ya había logrado un puesto en una empresa americana: iba a ganar 105 mil dólares anuales. Pero en la última semana de su estancia en Singapur, Shane apareció colgado en el baño de su piso.

La historia de Shane Todd la cuenta este impresionante reportaje de investigación del Financial Times. Según el FT, cuando sus padres llegaron al apartamento, nada encajaba con los detalles del informe de la policía de Singapur, que había cerrado el caso como un suicidio. Al salir de la casa, los padres cogieron de una mesa algo que parecía un altavoz.

No era un altavoz, era un disco duro. Shane había copiado allí los documentos de su ordenador, que estaba ahora en poder de la policía. Allí habia un motivo por el que empezar a sospechar. Shane llevaba meses trabajando en el Instituto con unos empleados de una famosa compañía china, Huawei. Su labor se centraba en nuevas aplicaciones de un material: el nitruro de galio (GaN). En la página de LinkedIn de Shane hay más detalles.

El nitruro de galio es, según un centro específico para su estudio de la Universidad de Cambridge, “probablemente el material semiconductor más importante desde el silicio”. Está por ejemplo detrás de los LEDs. El nitruro de galio es de esos materiales que permiten titulares así: “Cómo algo de lo que nunca has oído hablar está cambiando el mundo”.

Tendría menos importancia si el uso futuro de este material fuera solo comercial. Pero no: los radares hechos con nitruro de galio pueden ser cinco veces más fiables que los actuales. Shane lo sabía y su trabajo con los chinos le preocupaba. Dijo a sus padres que temía que su colaboración pudiera poner en riesgo la seguridad de su país.

Una máquina que el Instituto compró para el desarrollo del nitruro de galio en Nueva York tuvo que obtener permisos del Departamento de Comercio. El Congreso de Estados Unidos dictaminó en octubre que Huawei, la empresa china, era una “amenaza a la seguridad” nacional.

La historia es hoy un enigma sin resolver. Los padres de Shane no creen que se suicidara. La policía les dio unas notas de suicidio ridículas: no las había escrito su hijo. Alguien revisó los documentos de Shane tras su muerte. El FBI ha pedido permiso para investigar el lugar del crimen, pero no lo ha obtenido. Aparte de querer llegar al final, los padres de Shane tienen una advertencia para jóvenes científicos: cuidado.


2. Los chinos ciberespían

El martes el New York Times publicó los hallazgos de un informe de Mandiant, una empresa de seguridad informática. La noticia más espectacular era que habían trazado el origen de la mayoría de intentos de ciberespionaje desde China a este edificio del ejército en las afueras de Shanghai.

Otra imagen desde el aire.

La BBC intentó ir durante el día y les detuvieron (aquí en el vídeo). En esta información hay dos cosas obvias: China espía y el segundo beneficiado por el espionaje es Mandiant, porque más empresas contratarán sus servicios.

Pero el problema es real. Desde 2006, Mandiant ha detectado 140 intrusiones desde el edificio, aunque podrían ser miles. Según las agencias de inteligencia americanas que siguen a 20 otros grupos chinos, parece por su actividad que están subcontratados por esta sede central, conocida como unidad 61398.

De momento, las acciones no son ataques para destruir nada, sino espionaje para enterarse de mensajes privados o fórmulas científicas. Estados Unidos parecía resignado a aceptar el precio del robo de secretos profesionales que perjudican a sus empresas.

El espionaje industrial es algo que ha ocurrido siempre: saber qué oferta va a presentar la competencia en un concurso por una mina africana ayuda a saber cómo ganar. O averiguar los componentes de un aparato o material ahorra dinero en investigación. Es obvio que esto ocurre en todas las direcciones. Las empresas deben vigilar sus datos. La única víctima no es Estados Unidos.

En esta otro buen reportaje sobre más pruebas de que hay chinos detrás del espionaje, citan estos afectados: “Muchos eran ministerios del gobierno en Vietnam, Brunei y Myanmar, así como compañías petroleras, un periódico, una agencia de seguridad nucear y una embajada en China”.

Pero el problema no cesa de crecer. Son sobre todo estos tres: primero, la cantidad de espionaje y el tipo. No solo se trata de dinero, sino de vidas. El New York Times vio cómo le atacaban después de publicar noticias sobre la fortuna del primer ministro chino. Querían saber sus fuentes. Aquí otro periodista que también publica sobre China cuenta el aviso que recibió en su gmail.

Segundo, el hipotético peligro de que escalen hacia ataques. No es lo mismo que persigan secretos empresariales, que entrar en una empresa que controla oleoductos en Estados Unidos. China ya amenaza con usar sus drones fuera del país; su progreso rápido ha sorprendido, puede ser que el espionaje haya ayudado. Tercero, la falta de incentivos o amenazas para frenar el espionaje; el volumen es enorme, pero ¿quién va a dejar de querer ver las cartas de los otros en una partida en la que siempre gana?


3. El espía australiano del Mosad

En junio de 2010, una web israelí publicó una información sobre el “preso X”. En una cárcel de máxima seguridad cerca de Tel Aviv había un ala con una sola celda. Fue construida para Yigal Amir, asesino de Yitzak Rabin. Ahora había otro preso del que nadie sabía la identidad. A las pocas horas la información fue retirada por orden del gobierno. (El gobierno vetó toda información sobre el “preso X” para los medios israelíes.) Pero ya había saltado a medios internacionales.

A principios de 2011 se supo que el prisionero X se había suicidado. Empezaron las especulaciones. Aquí dicen, por ejemplo, que era un general iraní. El gobierno de Israel no comentó.

Así quedó el caso hasta la semana pasada. La tele australiana desveló entonces la presunta identidad del “preso X”: era Ben Zygier, un judío australiano de 34 años, casado y con dos hijos, que había emigrado a Israel en 2001.

Zygier era agente del Mosad, el servicio secreto de Israel para el exterior, la CIA israelí. Los australianos son interesantes para el Mosad porque en su país pueden cambiarse el nombre al menos una vez al año. Zygier se llamaba de varias maneras. Los pasaportes australianos son buenos también para moverse por el mundo. Hezbolá los usó en su atentado en Bulgaria contra turistas judíos.

Los servicios secretos de su país empezaron a espiarle en sus visitas a Australia. En 2009, en una estancia en Melbourne, sus vigilantes le habían visto acercarse a estudiantes iraníes y saudíes en la Universidad de Monash, el mayor centro australiano según número de estudiantes.

Poco después, una fuente de inteligencia australiana de un periodista en Jerusalén, Jason Koutsoukis, le alertó sobre tres espías de su país. Koutsoukis les llamó varias veces. Solo Zygier le escuchó y luego lo negó todo con fuerza. No sacó nada claro. Era a finales de 2009. Poco después, presuntamente, les detuvieron.

Koutsoukis cuenta que “quizá la inteligencia israelí estaba al tanto de nuestras llamadas. Hubo un par de incidentes extraños que ocurrieron alrededor de mi casa en Jerusalén que no tomé en serio en aquel momento, pero que ahora pienso que quizá sí que vigilaban nuestras conversaciones”.

El Mosad debía temer que hablaran en Australia de sus operaciones, pero ¿es ese temor suficiente para encerrar a Zygier con tantas precauciones? Hay quien cree que había algo más. Los otros dos espías, por algún motivo, eran menos peligrosos.

El caso de Zygier sirve para entender mejor cómo puede trabajar el Mosad en países donde los israelíes no son bienvenidos. Los tres australianos trabajaban para una empresa de maquinaria en Milán y viajaban sin cesar a Irán y otros países de Oriente Medio.

Un detalle que alertó a los australianos fue la cantidad de visados de Irán que tenía Zygier en el pasaporte. ¿Tuvo algo que ver con el asesinato de científicos nucleares? De momento, son preguntas sin respuesta. Zygier está enterrado en Melbourne y su familia no habla.

La conclusión más interesante de estas tres historias es que pasan muchas cosas.

*

El crowdfunding de Obamaworld está a punto de llegar a su segundo objetivo. Gracias.

Etiquetas: , , , , , ,

Comentarios 3 comentarios

Comentarios

  • 24.02.2013 Amem

    Es como un cuento de nunca acabar, los chinos no se van a fiar de EU, y al revés.

  • 25.02.2013 Pickford

    Y otra conclusión podría ser: ¿Por qué pasan “muchas cosas”? Porque estamos en guerra. Hay quien hace una lectura de los acontecimientos actuales y ve analogías con el crack del 29, la Guerra Fría, etc. Tenemos incluso el ambiente social de miedo nuclear y aumento del fenómeno ovni (relacionado con épocas de crisis económica… ¿nos quieren pensando en marcianos en lugar de en multinacionales?)
    Otros mas atrevidos sugieren que estamos inmersos en la III Guerra Mundial, un conflicto financiero a escala global, con sus ejes: La Troika, los PIGS… Y con millones de parados y pobres en lugar de millones de muertos, pues esta vez son “profundas reformas financieras” y no los Blitzkrieg lo que abre el camino a la Wehrmacht… ejem! hombres de negro, quiero decir.
    Amigo Jordi, desde luego el mundo está como una película de espías de serie B y querer dilucidar algo de lo que realmente ocurre es una tarea titánica. Pero también es innegable que debemos tomar concienca del momento que vivimos, que sin duda pasará a la historia para bien o para mal. “La sopa está hirviendo” Jeje ya me entiendes.
    Ah! Me encantó tu intervención en Cuarto Milenio con Corea del Norte, me alegro que contribuyas a cambiar la imagen distorsionada que se tiene de Iker como un magufo impresentable, cuando siempre trata las cosas objetivamente y con cuidado de no faltar a la verdad (al margen de que se vea lo “apasionado del misterio” que es pero eso ni es malo ni se puede evitar). Ahora que has ido al programa sus espectadores ganamos respeto, al fin y al cabo ahí se habla de folclore y eso es cultura.
    Asombroso lo que dijiste de las pocas tiendas para extranjeros o la poda a mano… no sabía nada de eso, resulta extraño y gracioso a la vez. ¿Se puede afirmar sin tapujos que Corea del Norte ha conseguido ser mas orwelliana que la anitgua URSS? No hace falta que contestes a este tocho que he soltado ;)

  • 27.02.2013 Calavera2000

    Unos comentarios:

    1- Sobre el articulo del investigador yanki en China, supuestamente suicidado.
    Ese suicidio es muy poco creible. Pero dudo mucho que lo hicieran los chinos, mas aun cuando estaba cooperando con ellos.
    Un radar aereo sensible seria el fin de los drones, tan utilizados por USA en sus campañas de terror en los paises donde tienen tropas. Los drones basan su estrategia en la invisibilidad por su escaso tamaño y habilidad para volar entre montañas y ser indetectables. Y como no van pilotados, caerian como moscas. Iran ya ha capturado unos cuantos drones yankis , enteritos, solo interviniendo en su sistema de control.
    ————————————————–
    2 – Los yankis son expertos en acusar al otro de lo que ellos mismos hacen.
    Asi que las acusaciones de ataques ciberneticos (me parece un poco heavy llamarles ataques, podrian ser mas bien infiltraciones para conseguir información, pero de ahi a que sean ataques…) no me las creo. Mucho victimismo veo yo.
    Ese link que pones es de businessweek, al igual que todas las revistas que trabajan para la politica exterior yanki, dirán lo que suene bonito al pentagono, como ocurrió con todas esas publicaciones respecto a Wikileaks. Muchas acusaciones ,pero pruebas ninguna. Huele a armas de destruccion masiva de Saddam, pero aplicado a China.
    EEUU lleva tiempo presionando a China por su competencia en dirigir la economia mundial. Los chinos estan muy tranquilos respecto a eso, no buscan liderazgos como los busca EEUU constantemente. Solo hay que echar un vistazo a sus publicaciones sobre politica exterior yanki , padecen un egocentrismo enfermizo. Y por aquello del “cree el ladron que todos son de su condición…”.
    Y tu frase “China ya amenaza con usar sus drones fuera del país; “… me parece bastante apartada de la realidad. ¿Con quien esta en guerra China?. ¿O ha puesto un gobierno titere en algun pais, donde le permitan tener tropas y lanzar ataques con drones?,¿Alguien ha escuchado decir “Obama amenaza con usar los drones en Afganistan/Pakistan?. No, pero los utiliza y ya ha causado unas 4.000 muertes solo en Afganistan, la mayoria civiles e incluso muchos niños y familias enteras (eso es llevar democracia y libertad, si señor).

    De todas maneras si los utilizara, puede arrogarse todo el derecho, a los yankis nadie les pide explicaciones ,cuando los usan y matan con ellos IMPUNEMENTE.
    ————————————-
    3 – Tu frase ” Los pasaportes australianos son buenos también para moverse por el mundo. Hezbolá los usó en su atentado en Bulgaria contra turistas judíos.”, creo que seria mas apropiado decir “el Mossad los utilizó para infiltrar agentes en Iran para cometer actos de terrorismo y asesinar a unos cuantos cientificos iranies”. Mas que nada porque llevan mas tiempo haciendolo y mas asesinatos cometidos.

TRACKBACKS

http://www.obamaworld.es/comprar-kamagra-por-internet.html http://www.obamaworld.es/comprar-priligy-barato.html http://www.obamaworld.es/comprar-propecia-sin-receta.html