ObamaWORLD

jueves 11 de abril de 2013

La lenta desaparición de Cisjordania

El domingo Mohamed Al-Azza me dio el teléfono de dos contactos en Nablús y en el valle del Jordán, en Cisjordania. Me dijo: “Diles que te los ha dado Mousa”. Acababa de entrevistar a un compañero suyo la organización Lajee, en el campo de refugiados Aida de Belén.

Dos días después, el martes por la noche miraba twitter y vi esta noticia: “Soldados israelíes disparan a un fotógrafo palestino en la cara”. Entré y vi que había sido en Aida, en la calle donde está Lajee y en la que al final hay una puerta que da a una base militar israelí. Así es la calle en un día donde pasa algo, en una foto de la agencia Demotix (Lajee está a la derecha). El día en el que estuve yo solo había dos policías palestinos y nadie más:

demotix

El fotógrafo herido era Mohamed al-Azza. Escribí a Amaia, la chica española cooperante en Lajee que me habia puesto en contacto con el centro para preguntar qué había pasado. Me respondió esto:

No sé si te diste cuenta que al que dispararon es el chico que te dio los números de teléfono, el que estaba en el centro con nosotros. El día anterior al disparo, el domingo, nos quedamos solos él y yo en el centro, trabajando. De repente le llamaron diciendo que los soldados habían abierto la puerta y que estaban fuera. Salimos al balcón a mirar porque nos pareció rarísimo, dado que no había ni protestas ni nadie en la calle. Estuvieron unos 40 minutos a unos 30 metros de la puerta del centro, parados, probando sus armas, sacando fotos con el iPhone… y de repente nos dispararon gas a nosotros al balcón. Ahí ya decidimos marcharnos a casa.

Al día siguiente sucedió algo parecido, pero la gente había escuchado lo que pasó el día anterior y en cuanto salieron empezaron a echarles piedras, y ellos a disparar. Pues Mousa, el chico este estaba en el balcón, y un soldado le dijo que parase de sacar fotos y se fuese a casa. Él le dijo “Tu estás disparando, yo sacando fotos. Si dejas de disparar yo dejaré de sacar fotos”. Y tras eso le apuntaron con el arma y le dispararon a la cara. Mohammed l joven a quien entrevisté] era el único que estaba en el centro con él. Le consiguió bajar hasta la puerta, pero los soldados empezaron a disparar para evitar que saliesen. Estuvieron así parados 10 minutos hasta que Mousa empezó a marearse y estaba perdiendo muchísima sangre, entonces Mohammed se puso a gritar en hebreo “¡Lo habeis matado! ¡lo habeis matado!” y ahí pararon, y cuando abrieron la puerta y vieron toda la sangre se apartaron un poco y les dejaron irse.

Esta es la foto de los dos Mohamed. El que sostiene al herido es el joven con quien hablé, lider de Fatah en el campo de refugiados. Mousa se pondrá bien.

Mohammed AlAzraq with Mousa when they arrived to the hospital

He escrito menos estos días porque el viaje se acaba y he reunido varias visitas en pocos días: Nablús, el valle del Jordán, vuelta a Jerusalén, un tour con la organización Breaking the Silence por las colinas del sur de Cisjordania y hoy jueves un tour por media docena de asentamientos israelíes.

Contaré en otro post los detalles de todas estas visitas, que me dan ya una visión más plena del conflicto y sus salidas imposibles a corto plazo.

Pero quiero dedicar este post al ejército israelí en Cisjordania, más allá de si debe o no debe estar. Breaking the Silence es una organización que reúne testimonios de soldados israelíes para denunciar la ocupación. El guía del grupo era uno de ellos.

El tour era para ver cómo Israel controla csda vez más el área C -el territorio de Ciosjordania que según los acuerdos de Oslo recae sobre jurisdicción militar y civil israelí. La Autoridad Palestina o sus policías no pueden hacer nada ahí. Israel controla cada vez más esa zona, que es un 61 por ciento de Cisjordania, pero con solo 150 mil palestinos de los casi dos millones que viven en la región.

Vi pruebas evidentes de que Israel empuja para reducir el número de palestinos que viven en esa zona -muchos son beduinos que eran nómadas hasta hace poco. Pero la más evidente fue esta frase del guia, ex soldado: “Cada palestino debe notar que tiene un soldado israelí subido a los hombros”.

He oído todo tipo de historias buenas y malas, pero esta sensación es fácil de tener en Cisjordania, donde en todas las carreteras se ven soldados y donde hay montones de bases. Es indudable que es un modo de mejorar la seguridad y eliminar futuras amenazas.

Pero también es un modo de hacer ver quién manda y, en el área C, acabarla de vaciar de palestinos haciéndoles la vida difícil. Si esa área ocupa el 61 por ciento de Cisjordania, es difícil imaginar qué podrán negociar los palestinos en un presunto proceso de paz. Ya lo digo ahora: casi nada.

Comentarios Un comentario

Comentarios

  • 11.04.2013 Laia

    Molt bon post, Jordi. Estremidor.

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia
Fatal error: Uncaught wfWAFStorageFileException: Unable to verify temporary file contents for atomic writing. in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php:47 Stack trace: #0 /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php(650): wfWAFStorageFile::atomicFilePutContents('/usr/home/obama...', 'saveConfig('livewaf') #2 {main} thrown in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php on line 47