ObamaWORLD

jueves 9 de mayo de 2013

Así de difícil es cambiar la política

El 14 de diciembre de 2012 el joven Adam Lanza mató a 20 niños y seis adultos en el colegio Sandy Hook, de Newtown (Connecticut). Usó tres cargadores de 30 balas cada uno de un Bushmaster XM15 de calibre 223. La policía encontró tres cargadores más sin usar, además de dos revólveres y otro fusil.

El presidente Obama lloró ese día en una rueda de prensa y prometió tomar “acciones significativas”. Obama ha vivido como presidente cinco masacres con armas en Estados Unidos. Además, desde Newtown han muerto ya 3.920 personas más. Obama pidió al vicepresidente, Joe Biden, que propusiera un plan: lo presentaron el 16 de enero en la Casa Blanca.

Había varias ideas para ampliar el control de armas. La propuesta estrella -la única con opciones reales- era aumentar el control de los antecedentes criminales y mentales de los compradores. Hasta ahora solo las tiendas con licencia debían comprobar en esta base de datos del FBI si quién compraba un arma estaba limpio. La nueva ley debía hacer que las ventas en las ferias de armas y por internet -donde se vende un 40 por ciento de armas- también pasaran ese control.

Este control no hubiera sido definitivo. Los autores de las últimas masacres no usaron armas propias; el fusil de Adam Lanza, por ejemplo, era de su madre. Pero los partidarios del control de armas querían hacer algo y por ahí podían empezar. La prohibición de los fusiles de asalto o los cargadores de más de diez balas parecían asuntos perdedores. Aquí conté las opciones que había.

Dos senadores -el republicano Pat Toomey y el demócrata Joe Manchin (en la foto)- presentaron una enmienda aún más factible sobre los antecedentes: las ventas entre amigos y familiares estarían exentas. El 18 de abril se votó esta enmienda. Más de un 80 por ciento de los americanos la veía bien. Pero la enmienda perdió por cinco votos (necesitaba para pasar): 55-45.

toomeymanchin

De los 45 votos en contra, cuatro fueron demócratas. Obama salió a dar un comunicado al rato en la Casa Blanca. Estaba muy enfadado. Si la parte más sencilla y admisible de sus propuestas había perdido, el resto de la ley no tenía ninguna opción:

Imagen de previsualización de YouTube

*

Cuando ocurre algo así, el partido que pierde lo reconoce e intenta dedicarse a otro asunto. Obama tiene aún dos grandes retos para esta segunda legislatura -además de reconducir la economía: la inmigración y el cambio climático. Pero el control de armas no va a quedar atrás, dijo.

La ex congresista Gabby Giffords, herida grave en un asalto en enero de 2011, que ha fundado un grupo a favor del control de armas, tuiteó: “Si el Congreso no cambia las leyes para reducir la violencia con armas, entonces tenemos que cambiar a los miembros del Congreso”.

Todo este lío con las armas se reduce a dos leyes básicas de la política. Primero, aunque un 90 por ciento de americanos apoye una medida, si hay una minoría organizada y dispuesta a votar a sus representantes solo en función de esa medida, va a ganar. Esto ocurre: los partidarios de la segunda enmienda están más centrados en las leyes que los que se oponen.

Pero la situación puede cambiar. Los estados cuyos dos senadores -todos los estados tienen dos senadores- votaron a favor de la enmienda Manchin-Toomey suponen 261 votos del colegio electoral que escoge al presidente (para ganar se necesitan 270). Así, en 2016, la oposición en parte a las armas puede ayudar a llevar a las puertas de la Casa Blanca. Dos probables contendientes demócratas -Andrew Cuomo y Martin O’Malley- ya han hecho gestos en contra de las armas. Se sitúan temprano.

El control de armas tiene mala fama electoral en Estados Unidos desde 1994. Ese año la administración Clinton aprobó la prohibición por diez años de la venta de fusiles de asalto, entre otras medidas. En noviembre, llegó la revolución conservadora de Newt Gingrich en el Congreso. Las armas tuvieron su papel en muchas derrotas demócratas.

En 2000, Al Gore recuperó el mensaje antiarmas. Le pudo quitar unos votos vitales. Desde entonces nadie se atreve con las armas. Hasta ahora. Hay otras tendencias más generales que pueden jugar en contra de la segunda enmienda.

La segunda ley política clave es que un político solo teme una represalia: perder las elecciones. Desde el 18 de abril, varias organizaciones han empezado campañas para poner en peligro la reelección de al menos cinco senadores si no cambian de opinión.

En 2014 hay elecciones al Congreso. Los cuatro senadores demócratas que votaron en contra del control de armas son de estados que ganó Romney en 2012 y tres tienen reelección: Arkansas, Alaska y Montana. Son presas asumibles.

Hay una senadora republicana de una zona muy demócrata -el nordeste- que también podría cambiar: Kelly Ayotte, de New Hampshire. La cuarta demócrata -de Dakota del Norte- u otros republicanos de estados dudosos -Arizona- también son votos variables. Todos estos políticos han sido atacados desde el 18 de abril.

*

¿Qué ha pasado? Cosas así: la hija de la directora del Sandy Hook, de Newtown, fue a una reunión con preguntas de la senadora Kelly Ayotte. La senadora responde bien, pero la emoción hace que el asunto siga en los titulares:

Imagen de previsualización de YouTube

El grupo de Gabby Giffords ha publicado anuncios de radio en contra de Ayotte en New Hampshire y del líder republicano en el senado, Mitch McConell, en Kentucky, que también tiene reelección en 2014.

Los Mayors Against Gun Violence, sufragados por el millonario alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, han anunciado campañas en contra de los cuatro senadores demócratas y algún republicano de cara a las elecciones. (Es algo que alegra y asusta a partes iguales a los líderes demócratas del senado, que quieren aprobar la reforma, pero no perder senadores).

Este es el más importante: Organizing for America (OFA) ha reunido 1,4 millones de firmas para pedir a los senadores que reconsideren su decisión. OFA es la campaña de Obama reconvertida. En 2012, igual que en 2008, dijeron que iban a seguir trabajando para impulsar las propuestas del presidente.

Entonces no funcionó. Ahora parece que van más en serio. Cuando Obama se presentó dijo que iba a cambiar el modo de hacer política. En parte se refería a esto: dar canales de voz a los ciudadanos más allá de las elecciones.

Pero sin unas elecciones cerca, los ciudadanos -y los fondos para montar una organización así- no son fáciles de reunir. Aunque al menos lo intentan. Yo he recibido más de media docena de correos para añadir mi nombre a la petición de OFA.

Capturabona

Es un ritmo parecido al de campaña electoral. Pero de momento no han llegado más lejos. Las campañas de base están aún sin personal.

Cuando hablamos de cambiar la política más allá de las elecciones, hay que pensar en estas dificultades: casi un 90 por ciento de americanos quiere algo que, de momento, no ocurrirá. Detrás de una ley o un debate político hay muchos intereses desconocidos.

Facebook y Google, por ejemplo, se han gastado mucho dinero en impulsar la reforma de inmigración.Los congresistas republicanos siguen insistiendo en el atentado contra el embajador en Libia de septiembre porque ven una gran presa: Hillary Clinton, favorita en 2016.

Así es la política. Un millón de firmas o un millón de personas en la calle está muy bien. Pero la influencia real es más dificil de lograr.

Etiquetas: , , , , , ,

Comentarios 6 comentarios

Comentarios

  • 10.05.2013 La Crisis de la Historia

    En resumen, la política actual a nivel de gobierno sigue dejando de lado a los deseos de una mayoría de los ciudadanos por intereses que nada tiene que ver con aspectos de convivencia social y democracia.

  • 10.05.2013 Lúculo Batiato

    En lugar de gastar recursos en intentar cambiar las leyes sobre armas, cosa que no evitará masacres, deberían promover y financiar las investigaciones encaminadas a hacer posible un sistema de pre-crimen, no basado en oráculos sino en algoritmos, estudios genéticos y otras herramientas más científicas y menos fantasiosas. Sería mucho más eficaz, y ya están dando sus primeros pasos en ese sentido algunas ciudades en colaboración con universidades y empresas privadas, aunque todavía a un nivel rudimentario.

    Y el que no quiera vivir en un mundo así, que coga el macuto y se vaya a vivir a las Montañas Rocosas.

  • 11.05.2013 Jesus

    El 90% de los norteamericanos — lo que implica que entre ellos estan muchos que poseen armas o que son republicanos — esta a favor del background check y la OFA acaba de recoger mas de un millon y medio de firmas para enviarlas al Congreso, pero la real solucion es salirnde esos Senadores que le dieron la espalda a los norteamericanos (hay que tener presente que los Senadores a diferencia de los Reperesentantes no son elegidos en un distrito que puede estar dibujado de forma tal que, hagan lo que hagan, seran reelectos) para servir a los intereses de la NRA, por tanto hay que hacerle, sean del partido que sean, lo que dijo la ex congresista Gabby Giffords “Si el Congreso no cambia las leyes… entonces tenemos que cambiar a los miembros del Congreso”.

  • 11.05.2013 Paulina

    He vivido en Estados Unidos por 4 anios por mis estudios en comunicación y nunca he entendido el aferre de los americanos a la violencia.
    En Canadá tienen libre posesión de armas libre y no existen asesinatos ni masacres de ese nivel, en México esta prohibidas la posesión de armas sin permiso, y la violencia que existe en el vecino del sur es muy aislada a la sociedad general, de todos modos la violencia que se sufre en México es mucha culpa de EUA.
    Entonces que pasa con los americanos? Hay tantas personas con problemas mentales, todos tienen problemas con la sociedad de consumo? porque los otros países capitalistas no tienen estas masacres?

    Conseguir que se firme esta nueva ley no va terminar con el problema de la violencia en USA, menos cuando en todos sus medios masivos se justifica la guerra y el miedo a ser invadidos, el miedo a los extranjeros y sobre todo sentirse los mas importantes y salvadores del planeta.

    Por lo menos esta ley esta creando una discusión, se están enfrentando a sus propios problemas y espero que se den cuenta lo innecesarias que son las armas de asalto en una casa, pero para eso hacen falta muchos anios mas de discusión, tal vez los mismos que lleva la discusión sobre la inmigración.

  • 12.05.2013 David

    Yo creo que algo tiene que ver con la fundación del país, que al haberse basado en la revolución violenta contra el opresor, es ademas muy reciente en la memoria generacionalmente hablando.

  • 22.05.2013 calavera200

    Paulina:Para que el negocio de las armas funcione,se necesita una sociedad aborregada, individualista, atemorizada y enfrentada. ¿habéis visto las películas de Hollywood?. El tipo duro es el que extermina a los malos con el fusil ametrallador más grande y de calibre mas gordo.
    Los que salen ganando con esta manipulación mental son: los empresarios de armamento, el gobierno que puede justificar un mayor control policial sobre la ciudadanía, y la política exterior de EEUU, que puede ir declarando guerras impunemente con el beneplácito de la población.
    Si no conservamos la capacidad de horrorizarnos ante las guerras, permitiremos un orden mundial en el qué tendra la supremacía quien tenga mayor poderío militar, el cual podrá cometer masacres masivas que la ciudadanía belicista e individualista aceptara.

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia
Fatal error: Uncaught wfWAFStorageFileException: Unable to verify temporary file contents for atomic writing. in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php:47 Stack trace: #0 /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php(650): wfWAFStorageFile::atomicFilePutContents('/usr/home/obama...', 'saveConfig('livewaf') #2 {main} thrown in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php on line 47