ObamaWORLD

jueves 30 de mayo de 2013

El peso de las costumbres

Hay varias diferencias curiosas entre mi trabajo en Israel hace unas semanas y ahora en Egipto. Las aparentes costumbres a veces son tópicos menores, pero a veces son rigurosamente ciertas.

1. Los amigos cuentan. En Israel es más fácil llegar a fuentes. En Egipto es importante que llegues de parte de alguien. No es ninguna regla científica, pero me fue más fácil contactar con gente en Israel. En Egipto he enviado más correos que han quedado sin respuestas; no muchos más.

2. En Egipto no pago nada. Esta es las más extraordinaria. Conté en este blog que en mis citas en cafés para entrevistar a gente en Israel, siempre pagaba yo. No tenía que insistir mucho. Aquí pasa justo lo contrario. Puedo ponerme como sea, que siempre -siempre- me han invitado. Solo pude pagarle un té a un profesor egipcio cuando era la tercera vez que tomábamos algo juntos. Estoy impresionado porque me ha pasado en todos los casos en los dos países. No recuerdo excepción.

3. El nivel de inglés. En Israel todos hablan inglés bien. En Egipto, no. Pero hay mucha gente que lo habla muy bien, rápido y sin errores. Diría que más que en España. Podría ser porque lo empiezan a aprender antes.

4. El grado de libertad. Egipto es una sociedad más reprimida que la israelí. La religión tiene un papel importante em ambas, aunque a niveles distintos. Pero hay algo que me ha sorprendido de estos días en Egipto: todos critican a quien le da la gana, sin temor a quien escuche. Es algo que diré pronto en el blog abierto, pero el grado de libertad en privado se acerca al de sociedades libres. Como me ha dicho hoy un joven: “Somos una sociedad abierta, aún no libre”.

*

Entre martes y miércoles vi al típico analista, Mohamed Nosseir, al que llegué a través del diplomático español que cité en el post anterior. Luego fui a la ópera y a cenar con los corresponsales españoles en Cairo: ninguno tiene más de 35 años. Estaba El País, Efe, la Ser, ABC, Tele5, Cuatro, Catalunya Ràdio. De todos estos, solo la agencia Efe tiene a gente con contrato en Cairo; el resto son freelance. No cuento con detalle sus penas porque un día este blog será abierto, pero son varias y numerosas.

El miércoles por la mañana fui a pasear con un cristiano copto que trabaja para una empresa española en Cairo. El contacto me lo dio el ingeniero español que vive aquí y conocí por twitter el sábado. Me paseó por varias iglesias coptas, me tradujo charlas con sacerdotes y vigilantes de iglesias. Los coptos dicen que están muy mal, pero tienen toda la esperanza de mejorar.

La mejor teoría conspirativa que oí fue que los Hermanos Musulmanes han ofrecido residencia al nuevo líder de Al Qaeda, Ayman al-Zawahiri, que es egipcio. Lo más trágico que vi para el país esa mañana es muy poco turismo, con tiendas incluso cerradas.

20130529_112155

Por la tarde vi a Ibrahim Awad, un politólogo de la Universidad Americana del Cairo que conozco desde mi primera visita. Es un comentarista serio, uno de mis grandes confesores aquí.

Hoy jueves promete ser un gran día. Por la mañana he hablado con dos jóvenes que se han presentado con una camiseta de los Simpson: uno era devoto musulmán -tenía la típica marca en la frente de quien se arrodilla mucho- y el otro era furibundo secular. Primero he hablado con Ibrahim Gamal Eldin. Es un joven de 20 años, estudiante de políticas y que desde dos años es socio fundador de una empresa de contenido -vídeo, texto- para webs de empresas. Conocí a su socio en twitter; no pudo quedar y me pasó el contacto de Ibrahim.

20130530_105708

Contaré mejor la historia de Ibrahim en el blog abierto, pero es el típico musulmán que en España y Occidente no creemos que exista: madre con niqab -cara cubierta-, musulmán practicante que cita versículos del Corán de memoria y furibundamente demócrata.

La segunda entrevista ha sido con Amir Ramsés, un cineasta que acaba de estrenar “Jews of Egypt”. Ricard González, de El País aquí, me dio su contacto. Me interesaba para saber más de los judíos, pero me ha acabado contando una interesantísima historia de censura fracasada en Egipto.

20130530_130959

Esta tarde tengo el encuentro con los estudiantes de la universidad religiosa de Al-Azhar. El alumno que lo ha montado se llama Osama y es el único que me ha dicho al despedirnos por teléfono hasta el dia siguiente: “Inshallah [Dios mediante]”. Promete. Tendré que ser delicado para ver si se sueltan a discutir.

Comentarios No hay comentarios

Comentarios

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia