ObamaWORLD

domingo 2 de junio de 2013

Los tipos de información

El otro día hablé en este blog de las diferencias entre trabajar estos días en Egipto y hace unas semanas en Israel. Olvidé dos más, distintas entre ellas:

1. La agenda. en muchos de mis días en Cairo, cuando salía de la pensión, solo tenía una vaga idea de lo que iba a hacer. Había quedado con alguien a primera hora y el resto eran solo acuerdos de “llámame y vemos”, sobre la marcha. Muchos caían y otros surgían. Solo la secretaría del embajador de España en Egipto me dio una cita con una semana de antelación.

En Israel, en cambio, la agenda era sólida, desde que acordaba ver a alguien tenía día y hora, a veces a semanas vista. Hoy sábado por ejemplo he salido por la mañana con cuatro posibles citas, y a las 4 de la tarde solo tenía confirmadas dos y aún no había visto a nadie. He acabado viendo solo a esos dos.

2. La información. A Israel fui a hacer un reportaje largo. A Egipto he venido a palpar el ambiente y escribir para el blog. La diferencia al final será menor del trabajo empleado. Sobre Egipto escribiré casi 5 mil palabras en 10 días. Sobre Israel y Palestina tengo previsto escribir 15 mil de un mes. Pero esas 15 mil palabras me habrán llevado más del triple de tiempo que las 5 mil de Egipto. Cuanto más se alarga un trabajo, más se definirse, más es un extracto del trabajo de buscar la información.

Llevo unas quince entrevistas en una semana en Egipto. En todas he hablado de temas parecidos: democracia, transición, islam, libertades. La historia básica sobre eso ya la he contado y acabaré de redondearla en el último post con un resumen global con nuevos datos.

Si siguiera más días en Egipto, debería cambiar de enfoque. El panorama que me dan los célebres analistas es en el fondo parecido. Las alternativas son tres más: buscar noticias -que es lo que hacen los corresponsales destinados aquí-, historias interesantes -que es lo que hice con la entrevista a diez jóvenes y que es algo que sigo buscando pero es difícil- o dedicarme a una historia más profunda -que es lo que hice en Israel y donde me obligaría a buscar gente más específica en algunos ámbitos y a aprender historia y religión locales.

No hay mucho más. Ya dije el otro día dije que me había encontrado con los periodistas españoles en Cairo. Su objetivo es buscar noticias o historias que les compren las redacciones locales. No es fácil. Por eso dejan tanto campo abierto a un blog en español como este. Sus medios no les dan espacio para cubrir lo que quieran. Pero aquí hay más historias que contar, más contexto. Está claro que si yo trabajara solo sobre Egipto, al final me sería tan complicado encontrar temas como a ellos. Pero aún así, hay espacio libre.

*

El viernes es el día principal de fiesta en Egipto. No tuve entrevistas. Fui a dar una vuelta por el Cairo islámico a ver cómo no había turistas y me dediqué a preparar el post que publiqué el sábado.

El sábado vi al joven Ahmed Fouad, a quien conocí hace un año: es un informático que trabaja para una empresa egipcio-americana, sobre todo con Microsoft de cliente. Su trabajo ahora es montar una app que incluya los libros escolares de los niños egipcios. El objetivo es venderla al Ministerio de Educación. Necesita ayuda y no encuentra a desarrolladores de software que pueda contratar y trabajar con él por falta de nivel. Cobra poco más de 250 euros al mes. Según dice es porque acaba de graduarse. Le pagarán 100 euros más cada año, hasta llegar a los mil, dice.

Es otro perfil de joven musulmán liberal. Está hasta las narices de los Hermanos Musulmanes y espera que en la gran mani del 30 de junio pueden echarles, que el país no puede permitirse tres años más así. En el último gran barullo a principios de diciembre ante el palacio presidencial, simpatizantes de los Hermanos le dieron una buena paliza.

Por la noche he cenado con María Sánchez, una joven arabista española que vive en Cairo desde hace tres años. La conocí en twitter y me interesaba porque está metida en Tahrir Bodyguard, una organización que se dedica a proteger a mujeres de acoso en las manifestaciones en Tahrir. El acoso a mujeres en Egipto es preocupante. María me ha contado las incomodidades o peligros por los que pasan las mujeres aquí, sus posibles causas y las soluciones. Espero poderlo encajar todo en el último post del blog en abierto.

Queda ya poco de viaje. A ver qué más encuentro. El martes es mi último día en Cairo.

Comentarios No hay comentarios

Comentarios

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia