ObamaWORLD

viernes 2 de agosto de 2013

Los británicos dimiten mejor que los españoles (y hacen mejor periodismo)

Este es el último artículo que he publicado en Jot Down. En los próximos días espero tener más tiempo para publicar algunos posts sobre mis otros temas recurrentes. El ebook sobre Israel se puede comprar aquí.

*

Nadie en España sabrá quién es Tom Watson. No importa: es un diputado laborista británico. Me interesa solo porque el cuatro de julio dimitió de su cargo como coordinador electoral del partido por un escándalo local. Para anunciarlo, envió una carta a su líder, Ed Miliband.

La carta es espléndida. Cuando salió, acababa de publicar aquí un artículo titulado El desprecio por la lengua española, sobre el mal uso de la lengua. Pensé que sería bueno poner ejemplos opuestos, de buen uso. Tropecé con este texto de un político y me pareció útil. Empieza así:

Querido Ed,

Dije que seguiría contigo como coordinador electoral general dentro del Gobierno en la sombra mientras fuera útil. Creo que sería buena idea para ti, y para mí, si dimito ahora de ese rol.

Como sabes, ofrecí mi dimisión el martes y me pediste que la reconsiderara. Lo he pensado y aún creo que es mejor para mí y para la futura unidad del partido que me vaya ahora.

No es para tanto, podrán pensar algunos. Pero sí es para tanto. He buscado una carta de dimisión de un político español. Se me ocurrió primero el presidente andaluz, José Antonio Griñán, pero no hizo ninguna carta, ni siquiera dimitió.

Gugleé «carta de dimisión» y solo salían recomendaciones de cómo escribirlas. Añadí «político”» a la búsqueda y apareció solo una carta de Josep Piqué de 2007; la dimisión española es rara. Aquel año Piqué dimitió como líder del Partido Popular catalán con una carta a Mariano Rajoy, presidente del partido. Empieza así:

Querido Presidente y amigo Mariano:

Como recordarás, hace varios días te escribí para comunicarte mi decisión de dejar la dirección del Partido en Cataluña y, por añadidura, mi dedicación a la política. Creo que te daba razones más que suficientes para justificar mi actitud. Y, pienso, sinceramente, que todas siguen siendo válidas. En otro momento, y en circunstancias distintas, ya te ofrecí mi puesto ante la clara desautorización a la que me había sometido la Dirección a través del Secretario General. Tu solicitud, argumentada sólidamente no sólo en términos políticos sino, sobre todo, humanos, y mi aprecio personal y político hacia tu persona, logró que, entonces, reconsiderara mi postura.

Recientemente, en virtud de lo que te expuse en mi carta, llegué a la conclusión de que mi permanencia no era sostenible y así te lo trasladé, con toda sinceridad y honestidad, y convencido de la irreversibilidad e inevitabilidad de mi salida, y desde la convicción de que era lo mejor, para ti y para el Partido, que fuera cuanto antes.

Tu petición de que abriera unos días de reflexión y, sobre todo, mi profunda voluntad de no perjudicarte, a la vista de los argumentos personales que me utilizaste, logró, de nuevo, que lo haya intentado otra vez, sabiendo, como tu sabes, que mi compromiso no iba a ir, en ningún caso, más allá de las generales y con el único objetivo, en lo personal, de contribuir a tu victoria que deseo fervientemente por el bien de España y de todos.

Siento la enorme cita, pero la culpa no es mía (he quitado aun un párrafo entero). Dice lo mismo que el inicio de Tom Watson: es mejor que me vaya ahora, aunque no quieras. Si no me he descontado, el fragmento de Piqué tiene 26 subordinadas o aclaraciones.

*

Para seguir leyendo, aquí.

Comentarios 5 comentarios

Comentarios

  • 02.08.2013 daniel999

    Es que en español, mientras más largo y enrevesado, mejor. Si no, mira el lenguaje legal, el de la hipoteca, el de la educación… Los políticos españoles son igual de mediocres desde hace mucho tiempo, pero cuando escuchas un discurso de antes de la Guerra Civil ¡se te caen unos lagrimones!

  • 02.08.2013 http://unviajedemilesdekmempiezaconunpequenopaso.wordpress.com/

    Muy bueno el artículo. En este país de sirvergüenzas no se dimite por nada. En otros dimiten por cosas que a nosotros nos parecen ridiculeces, como aquel alemán que era ministro y había copiado una tesis doctoral. En España sólo nos daría la risa si nos enteramos de que alguno de estos políticos ha copiado su tesis, con todo lo que llevan hecho ya…… En fin.

  • 02.08.2013 Verpuerto

    Ja. Si leyeras lo que yo escribí cuando dimití del Consejo General de Ciutadans, en plan Episodio Nacional. Cuanto más pequeños somos, más grandes nos ponemos. Qué tremendo.

  • 02.08.2013 Jordi Pérez Colomé

    Daniel999,

    el problema con épocas pasadas es que solo queda lo mejor, pero voy a repasar eso que dices de antes de la guerra. También un ámbito que conozco mejor, el periodismo.

    Verpuerto,

    envía, envía.

  • 01.09.2013 Marc

    Divertidísimos ambos artículos, Jordi. Xavier Giró, un excelente profesor de escritura de la facultad de Comunicación (UAB), solía recitar una frase como ejemplo de lo que no hay que hacer ni en política ni en periodismo. Era algo como: “Hemos adoptado un paquete de medidas necesarias de las que esperamos obtener los resultados deseados”.

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia