ObamaWORLD

miércoles 11 de septiembre de 2013

¿Es el enemigo? Oiga, ¿pueden retrasar un poco la guerra?

El secretario de Estado, John Kerry, respondía a preguntas en una rueda de prensa en Londres el lunes por la mañana. Una periodista le preguntó si el presidente sirio, Asad, podía hacer algo para evitar la guerra. Kerry respondió:

Claro. Podría entregar cada una de sus armas químicas a la comunidad internacional la semana que viene. Entregarlas todas, sin retraso, y permitir un recuento total. Pero no va a hacerlo, y no puede hacerse, por supuesto.

Imagen de previsualización de YouTube

Estados Unidos no había ofrecido ninguna alternativa hasta entonces. De repente, sin anunciarlo, aquí había una: una semana para entregar las armas. Pero la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki, le quitó importancia en seguida:

El secretario Kerry hacía un argumento retórico sobre la imposibilidad y la improbabilidad de que Asad entregue armas químicas que ha negado usar.

Pero Rusia vio una oportunidad y quiso aprovecharla para evitar o retrasar un ataque americano. Poco después, el ministro de Exteriores, Sergei Lavrov, dijo:

No sabemos si Siria estará de acuerdo. Pedimos a Siria que no solo acepten colocar los almacenes de armas químicas bajo control internacional, sino también a su destrucción.

Al rato, el ministro de Exteriores sirio aceptaba la aparente propuesta rusa. Por la noche del lunes, Obama decía en varias entrevistas en la tele que había que explorar esa opción. En su discurso a la nación en la noche del martes, lo repetía. No habrá por tanto guerra por ahora. Así quedan las cosas.

1. ¿Fue una casualidad? El episodio ha sido curioso. Sin la aparición inesperada de Kerry, quizá todo hubiera seguido el curso habitual y ahora el mundo estaría pendientes del Congreso de Estados Unidos y de un posible voto para autorizar el ataque a Siria. En su lugar esperamos una vía más pacífica: una resolución sobre armas químicas de Naciones Unidas. El discurso de Obama de la noche no cambió nada.

¿Puede ser que un desliz evite una guerra? Obama dijo en una entrevista el lunes por la noche que esa opción es “la continuación de conversaciones que he tenido con el presidente Putin durante algún tiempo”. Si fuera verdad, ¿un comentario ambiguo e imprevisto del secretario de Estado era el mejor modo de presentarlo? El tablero de las relaciones internacionales es un misterio. Se parece bastante a una célebre escena del humorista español Miguel Gila, que he llevado al título.

2. El interés ruso. Era probable que el Congreso tumbara la opción del ataque; cada vez más congresistas no veían claro el ataque. Kerry, en otro alarde verbal, lo había bautizado como “increíblemente pequeño”, como si pidiera disculpas antes de lanzar los misiles. Pero Rusia prefirió no arriesgar y proteger mejor a su aliado sirio. La iniciativa permite ganar tiempo, pero no es tan sencilla.

Ahora Siria ha reconocido ya que tiene armas químicas. Pronto llegará el informe de Naciones Unidas sobre su uso. Si la presión internacional se mantiene y Siria no mueve un dedo, más países pedirán explicaciones a Rusia. La próxima vez no podrán usar la misma excusa. De momento, su jugada es buena, pero la partida sigue.

3. A Obama le salva la papeleta. En su discurso, Obama pidió posponer la votación en el Congreso sobre el ataque. Todo apuntaba a que la iba a perder. El fracaso en un voto así en el Congreso hubiera sido un tropiezo importante para el presidente: su capacidad de conseguir lo que quiere a través del Congreso hubiera quedado tocada. Si no lograba ganar en algo tan significativo, ¿cómo iban a aprobarse retos más confusos y difíciles como las nuevas batallas fiscales, la inmigración o alguna ley ambiental?

4. La guerra del gas. En el discurso de Obama salía el verbo “gasear” o la expresión “matar con gas” cinco veces; el verbo “matar” solo una, al principio, para decir que han muerto más de 100 mil personas en Siria. La crítica más profunda al posible ataque de Obama era que iba a actuar para evitar más muertes con gas, pero no con otras armas.

Su discurso afianzó este punto. Los vídeos de gas eran más terribles que otros, vino a decir: “El 21 de agosto, estas reglas básicas fueron violadas [las normas internacionales que prohíben las armas químicas], junto con otras de mera humanidad. Nadie disputa que se usaron armas químicas en Siria. El mundo vio miles de vídeos, fotos de móvil y relatos en redes sociales del ataque, y organizaciones humanitarias contaron historias de hospitales repletos de gente con síntomas de gas venenoso”.

Cuando, antes del 21 de agosto, habían ocurrido acciones parecidas con armas tradicionales, Obama calló. La línea roja es solo química. La petición de Obama a Asad parece ser: mata a quien quieras, pero con armas químicas no. Aunque la política americana era promover por todos los medios la caída del régimen, un ataque tan pequeño como prometían iba a ser insuficiente para que Asad abandonara.

5. El régimen sobrevive y los rebeldes pierden. De momento, pues, el régimen va a sobrevivir. Nadie va a pedirle a Asad que se vaya, como hasta ahora, sino que controle sus armas químicas. De repente, es más necesario que antes.

Solo hay unos grandes derrotados: los rebeldes, sean “extremistas”, “islamistas” o “moderados”. Aquí hay una buena explicación de qué les distingue: hay más de mil grupos repartidos por todo el territorio sirio que controla la oposición.

6. ¿Se retrasa o se oculta? Ahora está por ver la resolución que acuerdan las potencias en Naciones Unidas. La exigencia americana de revisar, proteger (o exportar) y destruir las armas químicas de Asad es irrealizable en una zona de guerra. Tardaría años.

Si Rusia y Siria juegan bien sus cartas, se correrá un velo sobre la amenaza militar de Obama. Si Obama tampoco insiste mucho, no habrá ataque. De hecho, nunca ha parecido quererlo con todas las fuerzas -podría haberlo ordenado y punto, sin pasar por el Congreso. El retraso le sirve por ahora; siempre es mejor una opción pacífica. Si va en serio o no, está aún por ver.

Etiquetas: , , , , ,

Comentarios 3 comentarios

Comentarios

  • 11.09.2013 Jesús M. Pérez

    Esto me ha recordado a “In the loop”. Una frase poco meditada y retórica del miembro de un gobierno termina provocando un terremoto internacional. En la película provoca una guerra y en la realidad la evita o retrasa.

  • 12.09.2013 M. VILLASECA

    Retrasar la guerra… no es una opción pero hasta ahora es una manera de tranquilizar a las masas. No creo que Obama tenga ganas de empezar una guerra, o al menos eso espero.

  • 15.09.2013 pgb

    espero que no sea una forma de involucrar a mas paises…

    no hay comentarios apenas, a ver si el lunes los que desde el trabajo no tienen otra cosa mejor que hacer o los opinadores profesionales animan un poco esto. seria curioso saber desde donde se conecta cada uno, en que se supone que trabajan los que se pasan comentando en internet todo el horario laboral…

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia
Fatal error: Uncaught wfWAFStorageFileException: Unable to save temporary file for atomic writing. in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php:29 Stack trace: #0 /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php(567): wfWAFStorageFile::atomicFilePutContents('/usr/home/obama...', 'saveConfig() #2 {main} thrown in /usr/home/obamaworld.es/web/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php on line 29