ObamaWORLD

domingo 3 de noviembre de 2013

Cómo es el mundo post-Snowden

Wikileaks llegó y se diluyó. Julian Assange está encerrado en la embajada de Ecuador en Londres. Chelsea Manning -el soldado antes llamado Bradley que pasó los documentos a Wikileaks- estará 35 años en la cárcel.

Pero el método de Wikileaks sigue vivo. Edward Snowden hizo lo mismo en 2013 que Manning en 2010: se copió archivos secretos desde un ordenador del gobierno. Manning trabajaba para el ejército; Snowden, para la CIA. El resultado ha sido el mismo: algunos secretos relevantes de Estados Unidos han quedado al descubierto.

El 5 de junio el Guardian empezó a publicar las exclusivas de los documentos de Snowden (en la foto, hoy en Rusia). Cinco meses después, este fin de semana, el Guardian y el New York Times han publicado dos magníficas piezas de resumen. Las revelaciones son ya imparables; pronto saldrán libros sobre el escándalo. El debate social ya no parará.

snowden-50

Durante este tiempo, se han sabido sobre todo dos cosas: uno, Estados Unidos captura millones de comunicaciones en todo el mundo sin criterio previo a través de una inmensa red y las conserva un tiempo. Segundo, escucha las llamadas o lee los mensajes de la mayoría de personas que quiere; sobre todo de dos tipos, líderes y presuntos terroristas.

En el primer caso, pueden estar nuestros correos. En el segundo, está el móvil pinchado de Angela Merkel o los emails de un líder somalí de Al Shabab, filial local de Al Qaeda. Los espías han hecho siempre lo segundo. Internet permite ahora lo primero y es el sueño de toda agencia de espionaje.

La NSA (Agencia de Seguridad Nacional en inglés) es el organismo americano que hace este trabajo. Su director, Keith Alexander, dice que para encontrar una aguja en el pajar, necesitan poder investigar todo el pajar. Estados Unidos obtiene su pajar mediante dos tipos de información: datos y metadatos.

Póngame 3 mil Bibliotecas del Congreso

Primero, los datos. Cada día la NSA puede reunir unas 3 mil Bibliotecas del Congreso, el centro de documentación más grande del mundo. En esos mensajes busca palabras o frases clave preestablecidas. En 2008, los términos de búsqueda se redujeron de 21,177 a 7,795. Tras esa búsqueda, los mensajes que quedan para revisar suponen dos terceras partes de una Biblioteca del Congreso.

Aparte de la selección automatizada, los agentes de la NSA pueden hacer búsquedas específicas. Aquí cuentan este ejemplo: buscaron las comunicaciones que contuvieran la palabras Ericsson -un fabricante sueco- y las palabras “radio” o “radar”.

Esta operación se origina por alguna sospecha o porque la pide un “cliente” de la NSA. Los clientes son las ramas del gobierno federal.

Es fácil imaginar las opciones infinitas que tiene este sistema, no solo contra el terrorismo, sino también para asuntos políticos o económicos. Snowden denunció sobre todo esta posibilidad: un agente menor de este inmenso entramado podía saber lo que quisiera sobre millones de ciudadanos -incluso americanos. Sus superiores lo han negado, pero no ha quedado claro desde qué escalafón puede accederse al sistema.

Con metadatos puedo mover el mundo

Segundo, los metadatos. Los metadatos son el rastro que deja una conunicación: emisor, receptor, hora, lugar, dirección ip. La unión de estos metadatos crea pautas de conducta. Tras analizar millones de pautas, pueden agruparse metadatos que apuntan al comportamiento de un terrorista.

La NSA -que es mayor empleador de más matemáticos de Estados Unidos- tiene un programa que se dedica a observar estas huellas digitales: uso de encriptación en el correo, búsquedas en la web de aparatos sospechosos, llamadas a países clave, transacciones de dinero.

La NSA ha llevado el análisis de metadatos a una cota más perfeccionada, pero no son los únicos que los usan. La campaña de Obama detectaba posibles votantes demócratas gracias a sus pautas de conducta. El marketing perfecciona cada día este sistema. Los humanos somos más previsibles de lo que parece.

El iPhone de esta periodista americana le decía el tráfico hasta su súpermercado porque cada domingo va. ¿Cómo lo sabe? Por el wifi o el gps del móvil. Los metadatos quedan archivados, aunque no lo saben todo.

Captura de pantalla 2013-11-03 a la(s) 22.52.44

El espionaje de llamadas españolas que publicó El Mundo entra en estos metadatos. Según parece, los espías españoles -el CNI- reunió los datos y en Estados Unidos los analizan. Si ven algo raro, avisan.

La NSA dice que así encuentra a terroristas. Solo ha publicado cuatro presuntos casos y no parece que  sea necesaria tanta prevención para encontrarles. Estos métodos permiten que el espionaje tradicional parezca más fácil. Aunque no siempre lo es. Los periódicos no han publicado métodos concretos a petición del gobierno americano para no dar facilidades a los enemigos.

Pero más allá del terrorismo, Estados Unidos tenía (o tiene) acceso a comunicaciones del líder supremo iraní o del ministro de Economía de Venezuela -y de un móvil no encriptado de Merkel. (Parece que los números los consiguen diplomáticos.) Siempre se ha hecho, pero Estados Unidos ha cometido el peor error en el que puede caer un espía: que te pillen.

*

En el mundo post-Snowden, todos sabemos que los datos privados pueden ser públicos. Quien no ha hecho nada malo puede creer que no tiene nada que temer. Pero ¿y si aquel guía de un viaje hace años a Yemen con el que tenemos tan buena amistad, a quien hoy tenemos en Facebook, tiene un primo miembro de Al Qaeda que se llama igual y nos pide dinero en un email y se lo enviamos por Western Union? ¿Y si la policía cruza los datos de compras de alcohol a mansalva para una fiesta y pone un control de alcoholemia en la esquina de casa? ¿Y si el Ministerio de Hacienda puede saber qué bufetes de abogados entran a menudo en páginas de falsificación de documentos?

El arte de lo posible en el mundo post-Snowden no tiene por qué ser legal o lícito. Pero quizá sí lo será. Está todo por legislar. Así que es mejor saber qué rastros digitales dejamos o cuáles no -si podemos escoger. La privacidad se ha vuelto más ambigua. Snowden aspiraba, según dice, a que fuéramos más conscientes.

Los espías deben preguntarse también cómo son más efectivas. Millones y millones de datos a veces pueden quedar sin analizar o traducir. Un poco de luz pública puede ser buena para los departamentos más secretos. Para los ciudadanos, también es el momento de exigir leyes o responsabilidades. En varios estados norteamericanos ya han empezado. El gobierno federal calculará más. Sea como sea, cada vez más, es un nuevo mundo.

*

He estado menos en el blog en las últimas semanas. Se me han juntado trabajitos con varias clases en la universidad. Espero recuperar pronto un ritmo más aceptable.

Etiquetas: , , , , ,

Comentarios 9 comentarios

Comentarios

  • 04.11.2013 rojobilbao

    Me resulta inaceptable dos cosas sobre todo:

    PRIMERO: Que la NSA espíe a ciudadanos norteamericanos. La NSA trabaja para el pueblo estadounidense con el dinero del pueblo. No es aceptable que lo utilice para espiarlos.

    SEGUNDO: Los países aliados de USA no deben permitir que se les espíe ni a los dirigentes ni a sus ciudadanos. Y deben responder en consecuencia. Cuando se pilla a un espía se le expulsa. En este caso rompería relaciones diplomáticas un mes. Para que espabilen.

  • 04.11.2013 Gorka

    No se diluyó majo, lo que pasa es que dejaron de publicarlos en periódicos como el que me llevó a este post…

  • 04.11.2013 Javier Leiva

    Gracias por el post. Como siempre, jugoso.

    Una pequeña errata: no es la “Librería” del Congreso sino la “Biblioteca” del Congreso.

    Saludos

  • 04.11.2013 Jordi Pérez Colomé

    Rojobilbao,

    la NSA dice que solo espía a ciudadanos americanos presuntamente vinculados a grupos terroristas o por error. Es verdad que se podrían evitar ambos si no se usara una red amplia que permite millones de intercepciones.

    Gorka,

    digamos que la “fuente” gorda de Wikileaks se agotó. Las exclusivas que han sacado luego han tenido menos repercusión. Cuando algo es importante, como ahora Snowden, siempre hay medios dispuestos a publicarlo.

    Javier,

    demonios, sí, mil gracias. Lo cambio.

  • 05.11.2013 Doctor Placer

    Los EE.UU. aún pueden reconciliarse con España y reparar en parte la iniquidad cometida con un sencillo detalle.

    Que le lleven al juez del caso Gurtel una copia del disco duro que se perdió por casualidad en Génova. No repara el daño pero algo ayudaría.

    Y una pequeña observación sobre el asunto: a los EE.UU. les importan los terroristas tanto como a los manifestantes de una convocatoria anti aborto les importa la vida de los seres humanos, o lo mismo que les importa la felicidad de las parejas a los que se manifiestan contra las bodas homosexuales.

    En todo caso a EE.UU. le importa el espionaje financiero, el industrial y el económico en general. ¿O acaso Merkel es sospechosa de terrorismo?

    Salud y República. Recuerdos a Obi que me estará escuchando.

  • 05.11.2013 David

    En ultima instancia el espionaje existe desde siempre , desde Roma , Grecia o Egipte y mas atras , lo unico que canvian son los metodos tecnologicos a su servicio

    Antes se interceptava un correo a caballo y ahora millones de correos o llamadas

  • 05.11.2013 Gaze

    El voyeurismo patético y amoral de Snowdman lo condena sabroso a la lista de los siete pecados mortales de Dante… i sin piedad, eh… (:-

    No my dear, Jordi… Christie es RINO, (su obesidad tambien pertenece a los siete pecados de Dante y no empalma bien con el Fausto imaginario y bizco del colectivo nacional…) por tanto no gana la presi…, los demócratas no lo quieren (el NYT) y mucho menos un alto porcentaje de republicanos… La Hillary, bueno esa tiene cuatro fantasmas a su haber eso no se olvida tan fácil como ella cree, su plata y género no le dará el trono y por otro lado la Obaminación de ladrillazos de marciano verde a manos de la ACA: “si te gusta tu doctor puedes quedarte con él”, se desangra a torrentes por si solo en otra gran mentira que ya arrojó 19 millones forzados a entregar la sanidad que tenían de antemano… tanto es así el negro hoyo de los Demos que para el 2014-16 estaremos tan cansados de tanto mierda demócrata que hasta los más liberales votaran por un republicano…. Os aseguro…. (:-

    Ah… bendita caricatura, esta lindura lo dice todo…

    http://media.cagle.com/137/2013/08/17/136130_600.jpg

    “When Insurers Drop Policies: Three Stories”
    “Troubled Start for Health Law Has Democrats Anxious”

  • 05.11.2013 Gaze

    El gran “If” es el tónico curador del ACA, según defensa del doctor Berry, solo que ya nadie le cree…

    …muchos jesuses perderán a huevo lo poco que tenían y pagarán un costisimo premiun que el bolsillo de miles de jesucristos no tienen… pero nadie quiere decir nada sobre ese gran “if”…

    http://investigations.nbcnews.com/_news/2013/....-insurance

  • 10.11.2015 Archie

    I admire Mr Drake for his prinlipced actions, but his statements here just aren’t credible. His actions differed substantially from those of Snowden, in that1. Drake didn’t break the law, in my opinion. At the very least, he worked very hard to avoid leaking classified. Snowden took a vastly different tack, stealing documents and sharing them with the press and (inadvertently, wink-wink) with China and Russia.2. Drake made every effort to press his concerns upward and to various oversight functions. Snowden did no such thing.3. Drake was senior and had a very wide understanding of how what he was doing fit into the overall NSA mission. Snowden was a junior computer guy with no read-in to programs that might make a difference to his decisions — such as what might kill someone or put the nation at further risk.4. Drake focused his concern on a single issue; Snowden stole 200+ documents to use as party favors.These differences together constitute the difference between a prinlipced dissenter and a criminal. To call Snowden a whistleblower, in fact, does discredit to what Drake himself achieved.

TRACKBACKS

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia