ObamaWORLD

viernes 27 de diciembre de 2013

Qué dicen las noticias más destacadas de 2013 de las prioridades americanas

La agencia AP pide a directores y editores de informativos americanos cada diciembre que escojan las noticias del año. Es una lista poco científica. En 2013 ha ganado la reforma sanitaria. Aunque en 2010 -cuando Obama la firmó- quedó primera el escape de petróleo por la explosión de una planta de BP en el Golfo de México.

La reforma sanitaria es la noticia de la era Obama. En cuatro de los cinco años desde 2009 ha ocupado uno de los cuatro primeros lugares. Solo desapareció en 2011: Bin Laden, Fukushima, primavera árabe y crisis fiscal en Europa.

Las noticias más destacadas del año desde 2009 según el sondeo de AP han sido, por orden: la economía americana, el petróleo en el Golfo de México, la muerte de Bin Laden, las matanzas (Newtown y Aurora) y la reforma sanitaria.

Es una mirada del mundo bastante americana. En 2013 me ha sorprendido que las revelaciones de Edward Snowden -para mí la noticia del año sobre todo en Estados Unidos- esté solo en el quinto lugar. Los otros tres lugares de honor son el atentado en la maratón de Boston, el Papa y el Congreso dividido (el cierre del gobierno).

Hay dos moralejas que me parecen importantes.

1. En política es más fácil dar que quitar. En noviembre de 2014 hay elecciones en el Congreso. Los republicanos tienen un objetivo: recuperar el senado. La reforma sanitaria puede ser una baza clave.

Pero tendrán un problema: 2 millones de americanos no tenían sanidad y ahora tienen. Durante 2014 serán más. Pocos políticos -sean del partido que sean- tendrán valor para pedir la derogación de la ley. Sería quitar la sanidad a esos millones de nuevos asegurados. Son solo un porcentaje pequeño de los americanos sin sanidad, pero son ya millones.

Algunos republicanos creen que los demócratas ganan elecciones porque reparten beneficios con dinero público, aunque ambos partidos usan dinero público para contentar a sus votantes (George W. Bush aprobó una gran subvención de medicamentos para jubilados).

Aquí el New York Times lo dice bien claro: “Es un hecho central de la política americana desde que Franklin D. Roosevelt firmara la Ley de Seguridad Social en la Depresión n los años 30]: una vez que un beneficio ha sido concedido, es casi imposible quitarlo”.

El buen o mal funcionamiento de Obamacare se sabrá en años, pero su implantación no va a detenerse.

2. La seguridad importa más que la privacidad. En la lista de AP me sorprende que el atentado de Boston esté segundo: hubo 3 muertos y más de doscientos heridos, pero fue un caso aparentemente aislado. Es cierto que los hermanos Tsarnaev estuvieron semanas en las portadas, pero su importancia es relativa -creía- al lado de las revelaciones de Snowden.

Pero me equivocaba. El New Yorker publicó hace unos días un reportaje sobre la evolución y posibles cambios de la Agencia de Seguridad Nacional (la NSA, la ya célebre agencia americana que se dedica a interceptar “señales de inteligencia”). Como senador, Obama tendía a pensar que la privacidad de los ciudadanos y más luz sobre el secretismo eran necesarios. Pero cambió de opinión.

Un motivo ocurrió hace justo cuatro años, en Navidad de 2009: Umar Faruk Abdulmutalab estuvo a punto de hacer estallar un avión a punto de aterrizar en Detroit. El entonces director del Centro Nacional de Antiterrorismo, Michael Leiter, dijo al New Yorker: “No es que pensaran [en la Casa Blanca] que el terrorismo se había acabado, pero hasta que no experimentas tu primer ataque concreto en tu país –eso cambia tu perspectiva muy rápido”.

En su inauguración en enero de 2009, una de las frases más célebres de Obama había sido: “Rechazamos la falsa elección entre nuestra seguridad y nuestros ideales”. La frase es ambigua adrede; la realidad también lo es.

Las agencias de inteligencia tienen una obligación y una tentación. La obligación es proteger a su país. La tentación es usar todos los recursos posibles para proteger al país para solventar también otros problemas.

No es un problema nuevo. He mirado otras grandes denuncias contra la Agencia de Seguridad Nacional en los 70. Son iguales a las de hoy. En 1975, el senador Frank Church montó un comité que llevaba su nombre para, después del Watergate, ver cómo se había sobrepasado la inteligencia del país en sus obligaciones. Esto es lo que dijo en un programa de tele, con un lenguaje típico de político:

Por la necesidad de desarrollar la capacidad para saber qué hacen nuestros potenciales enemigos, el gobierno ha perfeccionado una habilidad tecnológica que nos permite controlar los mensajes que van por el aire. Es necesario e importante que Estados Unidos pueda vigilar en el extranjero a enemigos o potenciales enemigos. Pero al mismo tiempo debemos saber que esas habilidades pueden volverse contra los americanos. No habrá un lugar donde esconderse.

Church hablaba de “conversaciones telefónicas, telegramas”. Hace unos días, Snowden dijo: “Lo que los gobiernos quieren es algo que no han tenido nunca. Quieren un conocimiento total. La pregunta es si eso es algo que deberíamos permitir”.

En 1944, el general Donovan, encargado de la inteligencia durante la Segunda Guerra Mundial, escribió al presidente Roosevelt: “En una guerra global y totalitaria, la información debe ser global y totalitaria”. De ahí nacería la CIA. Los espías necesitan toda la información posible. Hoy puede lograrse. Los metadatos dan más que eso.

Para muchos americanos, la diferencia básica es si se espía a extranjeros o compatriotas. No para todos. En 1972, un año después de la filtración de los Papeles del Pentágono sobre la guerra del Vietnam, un joven que había trabajado en la NSA publicó un artículo sobre sus tentáculos. Su objetivo era denunciar los excesos de su gobierno en plena Guerra Fría. Esta es la noticia que sacó en portada el New York Times:

Captura de pantalla 2013-12-27 a la(s) 01.52.32

En la rueda de prensa que dio aquel joven -Perry Fellwock- había una foto del Che Guevara. Decía que los sistemas electrónicos colocados en aviones americanos habían permitido por ejemplo al ejército boliviano detectar al Che en la selva donde le mataron. Eran otros tiempos.

Los jefes de la NSA usa la amenaza terrorista para asustar a los políticos. Quizá se podría hacer lo mismo sin tantos medios. Pero un atentado -en Detroit o en Boston- va a hacer llover críticas al político de turno. Por tanto, se asegurará tanto como le sea posible de que no ocurra. La privacidad y los abusos pueden quedarse por el camino. El objetivo crucial es un equilibrio entre seguridad y privacidad que es más fácil discutir hoy que el 12 de septiembre de 2011. Siempre será así de ambiguo; son problemas sin solución.

Pero las revelaciones de Snowden son fascinantes porque ponen de relieve otro asunto: su uso en otros ámbitos fuera de la seguridad. Nuestra vida digital queda grabada. Por ejemplo: como escritor, me gustaría saber qué lee y qué no lee un ciudadano de un libro mío. Pero como lector me parece abusivo. (Es una noticia de hoy.)

“Yo no quería cambiar la sociedad. Quería dar a la sociedad una oportunidad de decidir si debería cambiar ella misma”, ha dicho Snowden. El gobierno de Estados Unidos aún no ha tomado ninguna determinación de peso sobre cambios en la NSA.

El gran debate está en si pedir permiso judicial para investigar cada posible amenaza o poder seguir guardando toda la información telefónica y electrónica sin discriminar y por si acaso. No veo que las exigencias de los votantes sean enormes. Los americanos tienen otras prioridades.

Etiquetas: , , , , ,

Comentarios 3 comentarios

Comentarios

  • 27.12.2013 jorge c.

    buen artículo, pero el cuestionario ¿solo en U.S.A.? me gustaría saber qué piensan los medios en otros países, por ejemplo los de España…

  • 27.12.2013 Jordi Pérez Colomé

    Jorge C.,

    este blog se ocupa sobre todo de Estados Unidos. No sé si en España alguien hace una encuesta parecida.

  • 28.12.2013 jorge c.

    gracias por responderme, y sí tienes razón, pero creí que AP lo hacía en todos los países. Gracias nuevamente.

TRACKBACKS

especialidades de médico paga más alto levitra generico tecnología de Boston reed college farmacia